Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba
  • Condena al sanitario, que fue absuelto, por imprudencia en una de las muertes
  • Viñals tendrá que indemnizar a los familiares de Cristina Arce con 340.000 euros
  • El tribunal confirma los cuatro años de prisión para Flores, que anuncia un recurso
  • La noche de Halloween de 2012 murieron cinco jóvenes, una de ellas menor

Se trata de la fiesta de Halloween en la que murieron 5 chicas. Las familias de las víctimas han pedido penas de cárcel para los médicos que las atendieron. La defensa del principal responsable de la tragedia, Miguel Ángel Flores, ha negado que existiera un sobreaforo y ha responsabilizado al Ayuntamiento de Madrid por la falta de seguridad así como por las deficiencias de un recinto "ilegal" cuya pista era "inevacuable".

La Audiencia Provincial de Madrid ha rechazado el ingreso inmediato en prisión del promotor y principal acusado de la tragedia del Madrid Arena, Miguel Ángel Flores, tras ser condenado a cuatro años de cárcel por la muerte de cinco jóvenes durante la macrofiesta de Halloween en el Madrid Arena que tuvo lugar el 1 de noviembre de 2012.

Los testigos que asistieron a la macrofiesta del Madrid Arena, en la que murieron cinco jóvenes, relataron ante el juez del caso el caos y la masificación que vivieron aquella noche del 1 de noviembre de 2012. El promotor de la fiesta, Miguel Ángel Flores, principal acusado es muy distinta. El empresario no fue capaz de dar una cifra del número de entradas que se vendieron.

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado este martes a cuatro años de prisión al promotor y principal acusado por la tragedia del Madrid ArenaMiguel Ángel Flores, por la muerte de cinco jóvenes ocurrida en la macrofiesta de Halloween del 1 de noviembre de 2012 al considerarle el "máximo responsable". Por contra, en la sentencia del caso, la Sección Séptima de la Audiencia absuelve a los responsables del equipo médico en la fiesta del Madrid Arena Simón Viñals y su hijo Carlos así como al exjefe de la Policía Municipal de Madrid Emilio Monteagudo.

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado este martes a cuatro años de prisión al promotor y principal acusado por la tragedia del Madrid ArenaMiguel Ángel Flores, por la muerte de cinco jóvenes ocurrida en la macrofiesta de Halloween del 1 de noviembre de 2012, mientras que absuelve tanto al exjefe de la Policía Municipal de Madrid Emilio Monteaguado, así como al equipo médico que estaba al cargo del Madrid Arena aquella noche. Así consta en una sentencia que se ha notificado a todas las partes y en la que los magistrados de la Sección Séptima consideran al dueño de la empresa que organizó la fiesta mortal máximo responsable de la tragedia.

El empresario Miguel Angel Flores, acusado de cinco delitos de homicidio por imprudencia grave en la tragedia del Madrid Arena, ha hecho uso de su última palabra para defender de nuevo su inocencia, manifestando que reitera las palabras de su abogado en el sentir y pesar hacia las familias de las víctimas. Así lo ha expuesto ante la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid en la última sesión del juicio, que ha durado cuatro meses.

La defensa de Flores niega su responsabilidad y culpa al Ayuntamiento de las deficiencias del Madrid Arena

La defensa de Flores niega su responsabilidad y culpa al Ayuntamiento de las deficiencias del Madrid Arena

Turno para las conclusiones de las defensas. en el juicio del Madrid Arena. El abogado del principal acusado, Miguel Ángel Flores, ha atribuido la muerte de las cinco jóvenes en la fiesta de Halloween a los fallos estructurales del edificio municipal. Y ha negado la "visión apocalíptica", ha dicho, que dieron de la macrofiesta los medios de comunicación.

La Fiscalía mantiene la petición de una pena de cuatro años de prisión para el promotor de la fiesta de Halloween del Madrid Arena Miguel Ángel Flores, pero ha rebajado de dos años y medio a un año y seis meses de cárcel la petición para los jefes del equipo médico del evento, Simon y Carlos Viñals. En la primera sesión de las conclusiones finales del juicio del Madrid Arena que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid, la fiscal Ana Muñoz ha rebajado también la petición de pena al director general y número 2 de Diviertt, Santiago Rojo; al jefe de personal y número 3 de Diviertt, Miguel Ángel Morcillo; y al jefe de equipo de Seguriber durante la fiesta, Jose Antonio Díaz Romero. Para todos ellos, ha solicitado dos años y seis meses de prisión en vez de tres años de cárcel, aunque ha mantenido la acusación por cinco delitos de homicidio por imprudencia grave y dieciséis delitos de lesiones por imprudencia grave. Eso sí, ha retirado la acusación contra el técnico de operaciones de la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos (Madridec) Jose Ruiz Ayuso, quien ha roto a llorar poco después.

Las imágenes que han podido verse hoy en la sala muestran el botellón masivo en los aledaños del Madrid Arena. Varios coches de policía pasan a pocos metros sin detenerse. Dentro del pabellón, personal de Kontrol 34 y Seguriber, corta accesos y escaleras para redireccionar al público hacia la pista. El mismo objetivo que perseguía, según las acusaciones, Miguel Ángel Morcillo, número tres de Diviertt, cuando abrió las puertas del muelle por el que, según las acusaciones, entraron entre 2000 y 3000 personas sin control en 15 minutos.

En el juicio por la tragedia del Madrid Arena han tenido lugar las últimas declaraciones de los 140 testigos que estaban citados. El tribunal ha empezado a visionar las grabaciones de las cámaras de seguridad del recinto, en las que hemos visto nuevas imágenes de la avalancha mortal en la que murieron las cinco jóvenes fallecidas en la fiesta de Halloween. El último de los testigos ha asegurado que denegó la licencia al Madrid Arena porque hubo deficiencias en su explotación.

Un técnico sanitario contratado por Simón Viñals, el médico de la fiesta del Madrid Arena en la que murieron cinco jóvenes, ha asegurado este martes en el juicio en la Audiencia Provincial de Madrid, que "los médicos no sabían utilizar el desfibrilador" y que él mismo les explicó a Viñals y a su hijo cómo aumentar la potencia del mismo.

Durante su declaración en la vista, el técnico, Rodrigo Morales, ha afirmado que los médicos de la fiesta Simón Viñals, de 76 años, y su hijo Carlos Viñals, no sabían cargar el desfibrilador y que no aplicaron gel a las palas para que condujera la descarga eléctrica.