arriba Ir arriba

Al menos dos personas han muerto y otras han resultado heridas, una de ellas de gravedad, este jueves por la mañana al ser atacadas por un hombre con un cuchillo que gritó "Allah Akbar" ("Alá es grande") y que fue posteriormente abatido por la policía en la ciudad de Trappes, a una treintena de kilómetros al oeste de París, han informado fuentes oficiales.

Según el Ministerio del Interior francés, las víctimas mortales son la madre del atacante y una hermana, por lo que las autoridades barajan como principal hipótesis que el suceso se deba a una disputa familiar, aunque el grupo terrorista Estado Islámico ha reivindicado el ataque. El delegado del Gobierno en el departamento de Yvelines ha precisado que en el suceso ha muerto también el agresor, y, según medios franceses, la herida grave es una mujer que pasaba por el lugar. Los hechos han tenido lugar en la calle Camille Claudel de Trappes, una localidad situada en la región metropolitana de París, cerca de Versalles, poco antes de las 9.00 horas.

Los familiares del hombre abatido este lunes en Cornellà de Llobregat (Barcelona) cuando intentó asaltar una comisaría armado con un cuchillo se plantea denunciar a los Mossos d'Esquadra por "actuación negligente", según ha podido saber TVE.

El abogado de la familia del atacante, David Martínez, ha explicado que en los próximos días se personará como acusación particular en la causa que instruye el suceso de Cornellá. Tras reunirse con la esposa de Taib, el letrado ha asegurado que la familia quiere que se investigue la actuación policial porque consideran que los agentes no "tuvieron la dilegencia oportuna para neutralizarle".

El consejero catalán de Interior, Miquel Buch, ha dicho en Las mañanas de RNE que su departamento mantiene la hipótesis terrorista como la principal línea de investigación sobre el intento de asalto de la comisaría de Cornellà de Llobregat, en Barcelona. "Sería un poco inconsciente por mi parte hablar de las motivaciones que conllevan a hacer el ataque, si tiene un origen o tiene otro. Por ahora lo consideramos un ataque terrorista con la información que tenemos".

Buch también ha defendido la identificación de las personas que trataban de retirar símbolos independentistas en Tarragona. Sobre las declaraciones del presidente catalán Quim Torra en las que animaba a atacar al estado Español, ha dicho que siempre van a actuar dentro de la democracia y alejados de la violencia. "Estoy convencido de que cuando el presidente de la Generalitat habla del ataque habla de otro tipo, judicial, administrativo, etc., y no un ataque violento, ni mucho menos".

Los Mossos d'Esquadra tratan como un "atentado terrorista" el ataque en la comisaría de Cornellà de Llobregat (Barcelona), en el que un hombre ha sido abatido tras entrar armado con un cuchillo y abalanzarse contra una agente con una voluntad "claramente homicida".
En rueda de prensa, el comisario Rafael Comes, jefe de la Comisaría Superior de Coordinación Central, ha explicado que se investigan como "atentado terrorista" porque los hechos han sido "extremadamente graves".
Los indicios en los que se basan es que el hombre ha entrado en la comisaría con una "voluntad claramente homicida" y predeterminada para "agredir a la agente y acabar con su vida", al tiempo que profería gritos de 'Alá es grande' y otras palabras que no se entendían.

Barcelona, Cambrils y España entera han rememorado loa atentados del 17 de agosto en su primer aniversario. Al acto principal, celebrado en la Plaza de Cataluña, asistieron SS.MM. los Reyes de España D. Felipe y Dª Letizia, así como el presidente del gobierno, Pedro Sánchez; el presidente de la Generalitat, Quim Torra; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, así como otras autoridades y líderes políticos. A pesar de la petición hecha por las asociaciones de víctimas del terrorismo de no utilizar políticamente el día del recuerdo a las víctimas, grupos separatistas colocaron dos pancartas en el centro de Barcelona contra la presencia del Rey. En nuestro reportaje también entramos en el sumario judicial, conocido recientemente, donde se detalla cómo los terroristas planearon los ataques y cuáles eran sus intenciones y objetivos. Un año después se puede asegurar que los asesinos de la Rambla pretendían llevar a cabo una matanza mucho mayor que incluía objetivos como La Sagrada Familia y el Nou Camp. Ocurridos en pleno proceso independentista, los atentados, en su primer aniversario, obligan a repasar los comportamientos de las autoridades autonómicas en aquellas fechas y la instrumentalización del dolor en beneficio de su propia causa. Informe Semanal ha visitado en Cataluña los escenarios de la tragedia y ha hablado con víctimas y testigos del atentado como Pablo Abecassis, vecino argentino y trabajador en la Rambla; Cecs Roca, taxista que auxilió en tareas de transporte de las víctimas; Silvia Melendres, testigo del atentado; David Garriga, criminólogo del CISEG, experto en terrorismo yihadista; Ali Yassini, presidente de la Comunidad Musulmana Annour de Ripoll; Sara Bosch, psicóloga experta en atención a víctimas de terrorismo de la UAVAT; así también hemos hablado con David Martínez, inspector de la Unidad Territorial de la Guardia Urbana de Ciutat Vella y con uno de los instructores de las diligencias de los Mossos de Escuadra.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha efectuado una declaración institucional en catalán y castellano en la que ha señalado que este sábado era un "día de recuerdo para las víctimas" y se ha puesto a disposición de ellas. "Si en algún momento os hemos fallado o no os hemos podido dar la satisfacción que necesitabais, estamos a vuestra disposición, porque los más importante de Cataluña es su gente", ha señalado. Además, Torra ha destacado el "trabajo ejemplar" de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de Emergencias.

Los homenajes del primer aniversario del doble atentado en Cataluña han arrancado este viernes con una ofrenda floral en La Rambla. Los familiares de los 16 fallecidos han depositido sus flores sobre el mosaico de Joan Miró, el punto en el que el terrorista dejó abandonada la furgoneta tras arrollar a la multitud.

Barcelona ha acogido este viernes por la mañana la ceremonia de homenaje a las 16 víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils en la Plaza Catalunya. El acto, centrado en las víctimas, ha contado con la presencia de los reyes, Felipe VI y Letizia, el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau.

La ciudad condal ha rendido homenaje este viernes a los 16 asesinados en los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils el 17 y 18 de agosto de 2017. Un año después de la tragedia, los familiares de las víctimas mortales han regresado a La Rambla para depositar flores en recuerdo de sus seres queridos. Después se han unido autoridades y ciudadanos, que durante toda la mañana han improvisado altares en la arteria de Barcelona. En el acto principal organizado por el Ayuntamiento de Barcelona, un poema de John Donne y cuatro canciones han servido para recordar a las víctimas.

Fueron 16 las víctimas mortales que aquel 17 de agosto de 2017, hace un año este viernes, se cobró el terror yihadista en Barcelona. También son víctimas sus familias, sus amigos, parientes y allegados. La memoria de los fallecidos y de los supervivientes quedó atada a ese lugar y a esa fecha, como reconoce la canadiense Fiona Wilson, hija de Ian Wilson, asesinado en el ataque, y Valerie, que aún se recupera de las heridas sufridas: "Dejamos parte de él aquí". Los detalles se aferran al recuerdo, sonidos, imágenes, amplificados por el terror que movió aquella tragedia: "La furgoneta acelerando y el impacto contra los cuerpos", evoca Silvia Gallart, quien se salvó, "nos pasó a un metro", relata, o Adriana Martín, ilesa, y con su madre y una hermana malheridas. Angustia concentrada en pocos minutos que un año, más posiblemente, no logra diluir.

Francisco Javier Vázquez, jefe de la Unidad de Lucha contra el Terrorismo Internacional de la Guardia Civil y responsable de la investigación de los atentados del 17A, ha dicho en Las mañanas de RNE que es necesario despolitizar este tipo de asuntos y ha destacado que la colaboración y coordinación entre los agentes fue "bastante adecuada". Sobre el desarrollo de la investigación, Vazquez ha afirmado que en ningún momento ha habido errores individualizados aunque todo es mejorable.

"Desde luego, este tipo de atentados, estas situaciones, no podemos descargar la responsabilidad en el policía que estaba en las las Ramblas y que debería haber evitado el atentado, debemos irnos a buscar la concatenación de errores o de fallas del sistema, que es lo que creemos que ha habido, en momentos muy anteriores al momento del atentado", ha explicado.