arriba Ir arriba

En Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso, el teniente coronel Francisco Vazquez, jefe de Terrorismo Internacional de la Guardia Civil, ha reconocido que muchas cárceles son un punto de encuentro, en el que los presos muchas veces se unen a causas terroristas y atraidos por procesos de radicalización. Y aunque en las de nuestro país no hay tantos casos, lo importante es evitar que se conviertan en un espacio de unión de los radicales.

Las fuerzas de seguridad francesas han matado este jueves en un barrio cercano al centro de Estrasburgo a Chériff Chekatt, el hombre que abrió fuego este martes en las inmediaciones del mercadillo navideño de la ciudad francesa y que, según la agencia Amaq, vinculada al Estado islámico, era un "soldado" del grupo yihadista.

Más de 350 policías buscan en Estrasburgo al responsable de la muerte de tres personas en un mercadillo navideño, y no descartan que haya salido de Francia. Lo han identificado, es un ciudadno francés, nacido en Estrasburgo. Se sabe que está herido y que huyó en un taxi. El conductor dice que le confesó que era el autor de los disparos.

Un hombre con un arma de fuego y un cuchillo ha atacado a los transeutntes sembrando el pánico en las abarrotadas calles en torno a un mercado navideño. Los vídeos de varios testigos muestran a las víctimas tendidas en el suelo mientras reciben los primeros auxilios.

"Primero he escuchado varios tiros y pensé que podían ser petardos o que estaban atracando una tienda, pero entonces vi a mucha gente correr enloquecida", cuenta un joven.

El atacante tiene un primer enfrentamiento con los militares que intentan detenerle y resulta herido. Lo confirma el conductor del taxi que le lleva a un barrio cercano. El atacante le confiesa que ha entrado en acción. Cuando desciende del coche se cruza con unos policías que le dan el alto y vuelve a haber un intercambio de disparos. Mientras, se ha acordonado toda la zona.

Se cumplen tres años de los atentados terroristas de París. En la sala Bataclán un grupo disparó de forma indiscriminada contra cientos de personas que asistían a un concierto y mataron a 90. Fue el colofón a una serie de ataques coordinados iniciados en el Estadio de Francia y que se extendieron por varias zonas de ocio. En total murieron 137 personas y 415 resultaron heridas.

La policía intenta detener al supuesto terrorista que hoy ha matado a una persona en Melbourne, Australia, y ha herido a otras dos. No lo logran y uno de los agentes acaba disparándole. Poco antes el atacante había estrellado su coche contra un centro comercial. El jefe de la policía ha confirmado que se investiga como acto terrorista porque el autor estaba fichado por las agencias de inteligencia y antiterrorismo.

Ha confirmado que el agresor vivía en un suburbio de la ciudad y tenía antecedentes por delitos de robo y drogas, aunque ha desmentido que el hombre gritara Allahu Akhbar, Alá es grande, como se había especulado. Las autoridades, por el momento, no dan credibilidad al Estado Islámico que, como suele hacer en estos casos, ha reivindicado la autoría del atentado. 

Ramón González es uno de los supervivientes del atentado terrorista en la sala de fiestas Bataclán en París. Fruto de su experiencia es el libro que acaba de publicar con el título "Paz, amor y death metal". Aquel viernes 13 sonaba sobre el escenario una canción sobre el diablo antes de que se desatase el infierno.

González decidió escribir este libro dos semanas después de sobrevivir a la masacre. Dejó su trabajo como ingeniero y ahora se dedica a dar clases de español en París al tiempo que cultiva su pasión por la escritura. Esta obra es el primer fruto de su nueva vida.

Xavier Aldekoa (Barcelona, 1981) y Alfonso Armada (Vigo, 1958) se han propuesto acabar con los estereotipos y clichés en una obra dialogada que bebe en la más pura tradición oral del continente africano. Los dos reporteros recorren la belleza y las contradicciones de África rebelándose contra los falsos tópicos.
Los periodistas han hablado de las nuevas tecnologías en el continente, el posicionamiento preferente de China en la política y la economía de la mayoría de los países africanos así como la necesidad de que los africanos tomen las riendas de su propio destino. También repasan los intereses que tiene España en países como Mozambique, Namibia, Senegal o Sudáfrica, donde la expansión de empresas dedicadas a la energía solar se mezcla con los asuntos de pesca, la prevención del terrorismo yihadista y los programas de desarrollo desplegados en zonas estratégicas para frenar la emigración a Europa.