arriba Ir arriba

El Tribunal Supremo de Tailandia ha emitido una orden de búsqueda y captura de la ex primera ministra Yingluck Shinawatra, después de que no haya comparecido este viernes ante el tribunal que debía leer su sentencia condenatoria por un caso de negligencia.

El abogado de Shinawatra ha alegado que la ex mandataria, depuesta en 2014 por una sentencia del Tribunal Supremo, se encuentra enferma, pero no ha aportado ninguna prueba. El Gobierno tailandés no descarta que Yingluck haya huido o intente huir del país y ha ordenado extremar el control de las fronteras.

El portal de noticias Khaosod asegura que la ex primera ministra se encuentra en Singapur con su hermano Thaksin, también ex primer ministro y quien vive desde 2008 fuera del país para evitar una condena a dos años de cárcel.

La exmandataria estaba acusada de negligencia en la supervisión de un plan de ayudas al arroz que, según una comisión anticorrupción, causó pérdidas por valor de 600.000 millones de baht (unos 18.300 millones de dólares o 17.100 millones de euros) y fomentó la corrupción.

Yingluck, que defiende su inocencia y denuncia ser víctima de una persecución política, afronta una pena de 10 años de cárcel que podría ser suspendida y una multa de 35.700 millones de baht (unos 1.000 millones de dólares) en concepto de compensación. El tribunal ha fijado el 27 de septiembre como nueva fecha para la vista.

El español Artur Segarra ha sido condenado a la pena de muerte por un tribunal tailandés, que le ha declarado culpable por el asesinato premeditado en Bangkok de su compatriota David Bernat y de otros 12 delitos que se le imputan. Bernat quedó con su verdugo el 19 de enero de 2016, horas después de aterrizar en la capital tailandesa, y pasada la medianoche la pareja se dirigió al apartamento de Segarra, donde permaneció secuestrado y tuvo lugar el asesinato el día 26, según la policía.

Los tailandeses lloran la muerte del único rey que han conocido en los últimos 70 años. Miles de ciudadanos, entre rezos y lágrimas y, vestidos de negro han despedido el cortejo fúnebre que trasladaba desde el hospital Siriraj de Bangkok hasta el palacio real los restos mortales de Bhumibol Adulyadej, fallecido a los 88 años después de llevar un año ingresado.

El féretro ya ha sido instalado en la sala del trono para la ceremonia del baño del difunto, el primero de los rituales funerarios que terminará con la cremación del cuerpo en una fecha que aún no está fijada.

Tailandia vive este viernes su primer día de luto oficial, después de que el primer ministro, el general Prayut Chan-ocha, decretara que las banderas de los edificios públicos ondeen a media asta, y que la población se abstenga de hacer celebraciones durante un mes y un año de luto en el que todos los funcionarios deberán vestir de negro.

Tailandia es un país desconsolado que despide a su rey, entre el silencio y el llanto. Un país que se arrodilla ante el soberano y que castiga con cárcel de, entre 3 y 15 años, las críticas o insultos contra la familia real. Un país que guardará luto oficial durante un año por la muerte de Bhumibol Adul-yadej de 88 años. El monarca que más tiempo ha estado en el trono de la historia de su país y en el mundo: 70 años. El único rey que han conocido la mayoría de los tailandeses y al que veneraban casi como a un dios. Las cadenas de televisión emiten, en blanco y negro, sobre todo documentales sobre la vida del fallecido. Lo mismo que los periódicos. Los tailandeses también han ido a trabajar, de negro, en señal de luto por el soberano al que consideran el hombre que supo unificar Tailandia. Durante las siete décadas en las que reinó, el rey Bhumibol conoció 19 Constituciones y vivió 19 golpes de estado. El último, hace dos años cuando el actual Primer Ministro, Prayut Chan-ocha, se hizo con el poder. Acostumbrados a los vaivenes políticos, los tailandeses miran ahora con recelo al principe heredero de 64 años. Desde que fue nombrado sucesor al trono, su vida ha estado envuelta en escándalos amorosos y excentricidades. Las élites del país no creen que el futuro rey sepa ganarse el amor y el respeto de su pueblo ni vaya a tener ese aura de semidios que tuvo su padre.