arriba Ir arriba

Rawan Alowsh, una niña siria de 5 años, ha quedado enterrada por completo después de que aviones sirios y rusos reventaran este viernes el edificio donde vivía su familia en Alepo. Rawan gime mientras unos voluntarios intentan rescatarla. Solo asoma una mata de pelo negro, y varias manos a su alrededor quitan escombros para impedir que se asfixie. Finalmente, los hombres consiguen extraerla.

La operación ha quedado registrada en una secuencia de vídeo tan demoledora como el ataque que este viernes ha dejado casi un centenar de muertos en Alepo. Según Sky News, la cadena que ha emitido estas imágenes, los padres de Rawan Alowsh, Mohamed y Kefaeh, sus tres hermanas y un hermano, la totalidad de la familia, ha muerto en el ataque, en el distrito Bab al Nairab de la ciudad.

Las llamadas a la paz y al diálogo han resonado en la Asamblea General anual de la ONU celebrada esta semana en Nueva York. La mayoría se han centrado en la crisis bélica de Oriente Medio, especialmente la guerra de Siria, un conflicto que ha comprometido la convivencia internacional como ningún otro desde las grandes confrontaciones mundiales del siglo XX. Tanto por la tensión entre intervinientes como por la oceánica crisis de los refugiados que huyen del desastre.

La última tregua, avalada por todas las potencias en juego, Rusia, Estados Unidos, la oposición y el ejército de Asad, fue la oportunidad más respaldada desde el principio de las hostilidades para empezar a tejer la paz. Sin embargo, el alto el fuego ha quedado en un cese fallido, interrumpido por bombardeos en sus últimos días y coronado por el ataque aéreo a un convoy de ayuda humanitaria con suministros para 78.000 personas, que dejó al menos 21 muertos.

Este incidente ha desatado un intercambio de acusaciones sin responsabilidades claras que, sumado a nuevos bombardeos sobre la población civil en Alepo, ha ensombrecido el horizonte sirio y enmarañado la arena diplomática. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó el ataque de "repugnante, salvaje y aparentemente deliberado". Más fotos de niños ensangrentados para un horror cotidiano que los buenos propósitos en Nueva York no alivian.

El partido oficialista Rusia Unida, pilar del régimen del presidente Vladímir Putin, ha obtenido más del 54% de los votos en las elecciones a la Duma, la cámara baja parlamentaria, con el 93% del voto escrutado. Los comicios, además, han estado marcados por el desencanto de muchos electores, que ha llevado a la participación más baja de las últimas citas electorales.

"Ya se puede anunciar con seguridad. El partido ha logrado un muy buen resultado. Ha ganado", ha celebrado Putin en la sede de la formación tras conocerse los primeros sondeos, que ya apuntaban la sólida victoria de su grupo. El mandatario ruso ha destacado que, a pesar de que "la vida no es fácil y hay muchos problemas sin solucionar, la gente vota de todas formas por Rusia Unida. La gente quiere estabilidad".

Los buenos resultados de Rusia Unida parecen demostrar que el descontento de parte de la población por la crisis económica, los efectos de las sanciones occidentales, la fuerte devaluación del rublo y otros problemas no han hecho mella en la popularidad del jefe del Kremlin.

La tregua vigente en Siria desde el pasado lunes ha expirado a la media noche de este domingo, coincidiendo con un recrudecimiento de la violencia en varios puntos del país en las 24 horas anteriores. Se han registrado bombardeos contra civiles y aviones de guerra volvieron a atacar este domingo en Alepo, por primera vez desde que se hizo efectivo el alto el fuego. Los aparatos, de origen desconocido, lanzaron varios misiles sobre distintos barrios rebeldes de Alepo y en el de Al Sajur falleció una mujer y otros residentes resultaron heridos, según el Observatorio. Por otra parte, la ONG denunció que al menos diez civiles han muerto este domingo, entre ellos dos niños, y decenas resultaron heridos en un ataque perpetrado por helicópteros militares en la provincia meridional de Deraa.

El cese de hostilidades pactado por Estados Unidos y Rusia el pasado 9 de septiembre ha hecho disminuir el número de muertos diarios en Siria, pero desde la noche del sábado al menos 170 personas fallecieron en el país, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La mayoría de ellas, al menos 90, eran soldados del régimen sirio, muertos en un bombardeo de la coalición internacional liderada por Washington, que alcanzó "por error" posiciones del ejército en Deir al Zur (noreste). Ese grave incidente ha puesto en entredicho el acuerdo entre Washington y Moscú, los cuales no han anunciado aún la renovación de la tregua.

Rusia celebra este domingo elecciones legislativas para renovar los 450 escaños de la Duma. La península ucraniana de Crimea, anexionada unilateralmente por Rusia a su territorio, también participa en estos comicios. EE.UU. ha asegurado que no reconocerá los resultados en este terrotorio separatista. Alrededor de 110 millones de rusos están llamados a las urnas y el partido del Kremlin parte como gran favorito en unos comicios en los que quieren evitar las protestas a toda costa.

El alto el fuego acordado por EE.UU. y Rusia en Siria entra este lunes en vigor en medio de serias dudas sobre su efectividad, al no haber sido aceptado por parte de la oposición siria, y después de un sangriento fin de semana.

La principal alianza opositora, la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN) aún no ha decidido si aceptar o no la tregua. El Ejército Libre Sirio (ELS), la principal facción que la compone, afirmó que no aceptaba el acuerdo pero en las últimas horas ha escrito a Washington asegurando que "cooperará positivamente".

Por su parte, un dirigente del Movimiento Islámico de los Libres de Sham, uno de los grupos armados más prominentes de Siria y de tendencia salafista, ha asegurado que las brigadas rebeldes han respondido de forma "constructiva al pacto", al igual que las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una coalición armada kurdo árabe que ha obtenido los mayores logros en la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico

Los bombardeos continúan matando civiles y niños en la ciudad siria de Alepo en medio de la repulsa internacional por el uso de armas químicas por el ejército gubernamental sobre la población esta semana. La condena a Asad por instituciones internacionales como la Organización contra el uso de Armas Químicas intenta canalizar esta indignación para estrechar las negociaciones por la paz. Se suma la propuesta presentada en Londres por el grupo negociador de la oposición siria para lograr una capitulación en tres fases. Estas iniciativas han activado, por enésima vez, las voluntades de los principales actores en el conflicto y en Ginebra están pendientes de una posible nueva reunión entre los jefes de las diplomacias de Estados Unidos y Rusia para estabilizar un alto el fuego definitivo.