arriba

El grupo punk ruso Pussy Riot, que saltó a la fama tras escenificar una plegaria contra el presidente ruso, Vladímir Putin, en el principal templo ortodoxo del país, acción que les costó la cárcel, ha vuelto a la carga, esta vez con un vídeo contra la corrupción en las altas esferas.
"Chaika" (Gaviota), se titula el vídeo, que hoy, a menos de veinticuatro horas de su publicación en Youtube, había recibido cerca de medio millón de visitas, y que arremete contra el fiscal general de Rusia, Yuri Chaika, salpicado por acusaciones de corrupción desde la oposición liberal.
Sin cubrirse el rostro con pasamontañas multicolores -a diferencia de sus anteriores acciones- y con una cuidada coreografía, las Pussy Riot interpretan una canción en la que critican el falso patriotismo.

Los ataques rusos sobre los rebeldes socavan los esfuerzos para encontrar una solución política, acusa el secretario general de la OTAN. Los bombardeos dificultan, aún más, que la ayuda comprometida en la Conferencia de Donantes de Londres, 9.000 millones de euros, llegue a la población civil. El 25 de febrero, tercera cita en Ginebra en busca de la paz. Mientras, el éxodo continúa.

Hace 10 años la prensa internacional se hico eco de la muerte de Alexander Litvinenko. El exagente del KGB fue envenenado con polonio-210 en 2006. La historia tenía todos los ingredientes de la mejor novela negra, con espías y envenenamientos con sustancias radiactivas. Se investiga desde entonces y ahora un juez británico afirma que Putin ordenó "probablemente" su asesinato (21/01/16).

Un pueblo de Siberia, indignado por la gestión de la política local en Rusia, ha convertido a un gato, Barsik, en el candidato a la alcaldía que más apoyos recaba. La localidad, que lleva varios meses sin alcalde, no podrá elegir directamente al máximo representante municipal, sino que lo harán entre el gobernador y un comité técnico. Una iniciativa surgida en una red social ha convertido a Barsik en símbolo de la protesta ciudadana.

La fragata rusa "Smetlivi" tuvo que efectuar varios disparos de advertencia para evitar chocar a unos 22 kilómetros de la isla griega de Lemnos con el buque de bandera turca, que llevaba rumbo de colisión, según informó la fuente castrense en un comunicado. Al parecer, el buque pesquero turco no había respondido a las advertencias previas, pero cambiaron drásticamente su rumbo después de escuchar los disparos. El Ministerio de Defensa de Rusia se ha reunido este domingo con urgencia con agregado militar turco en Moscú. Rusia ha advertido a Turquía de que habrá "nefastas consecuencias" por sus "provocaciones".