arriba Ir arriba

El presidente de la patronal Cepyme, Antonio Garamendi, le desea "lo mejor al presidente del Gobierno porque creo que es lo mejor para España" y afirma que vivimos "un momento dulce pero complicado" y que cada uno desde su responsabilidad tiene que trabajar. Entrevistado en Los Desayunos de TVE, considera que "la alternancia política da estabilidad" y apunta que salió con "buenas sensaciones" de la primera reunión en la Moncloa con Pedro Sánchez. Dado el poco apoyo parlamentario del Ejecutivo, prevé "una dificultad enorme para la gestión" para la que se necesitará "mucho más consenso".

Doce días después de llegar a La Moncloa, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mantenido este miércoles la primera reunión de diálogo social con los líderes de patronal y sindicatos. En el encuentro ha participado también la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, quien ha señalado que ve posible lograr un acuerdo social y político que modifique puntos esenciales del estatuto de los trabajadores, pese a que es consciente "del lugar que ocupa" el Gobierno por la "aritmética parlamentaria".

Los agentes sociales han planteado al Gobierno en la reunión los pormenores del acuerdo para el empleo y la negociación colectiva que están pactando, y que supondrá un incremento salarial para los tres próximos años "de en torno" al 2%, más un 1% adicional, con un salario mínimo de 1.000 euros por convenio y una cláusula de garantía.

  • La organización empresarial presenta varias iniciativas para superar la crisis
  • Como en otras ocasiones, cree que es necesaria una consulta legal y pactada
  • El cambio sugerido exigiría celebrar un referéndum en la comunidad autonóma
  • Si se aprobara, asegura que supondría un reconocimiento nacional de Cataluña

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha firmado este martes con los agentes sociales el acuerdo para el aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), con el que se subirá un 4% en 2018, hasta los 736 euros al mes, aumento que se elevará al 5% en 2019 (773 euros) y al 10% en 2020, hasta situarse en 850 euros mensuales. La subida estará condicionada a un incremento anual del PIB superior al 2,5% y una creación de 450.000 empleos.
 

La patronal ya estudia la última propuesta de los sindicatos para lograr un acuerdo sobre la subida salarial de este año. Ambas partes se han dado de plazo hasta final de mes para culminar una negociación, que se encuentra estancada a cuenta de la denominada 'cláusula de revisión salarial'. Una garantía que los sindicatos consideran imprescindible para sacar adelante el acuerdo y aceptar la subida planteada por los empresarios.

La patronal ya estudia la última propuesta de los sindicatos para lograr un acuerdo sobre la subida salarial de este año. Ambas partes se han dado de plazo hasta final de mes para culminar una negociación, que se encuentra estancada a cuenta de la denominada 'cláusula de revisión salarial'. Una garantía que los sindicatos consideran imprescindible para sacar adelante el acuerdo y aceptar la subida planteada por los empresarios.

La reunión de los sindicatos y la patronal del sector de la estiba, la novena entre las partes, ha terminado sin acuerdo. Las posturas se han alejado porque la patronal Anesco ha presentado una propuesta que choca frontalmente con el objetivo de los sindicatos de mantener los 6.000 empleos.  Anesco ha puesto como condición para instar a las empresas a que subroguen los empleos que los estibadores se bajen el sueldo un 30% y renuncien a las condiciones de su convenio colectivo. Algo que a los sindicatos les parece inaceptable.