arriba Ir arriba

Líderes populistas europeos, como el primer ministro húngaro, Víctor Orban, ya han felicitado a Donald Trump. Su victoria ha sido acogida con satisfacción en distintos puntos de Europa. En Francia la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen ha felicitado al nuevo presidente de los Estados Unidos y "a la América libre". Comparte opinión el eurófobo partido de la Independencia del Reino Unido, el UKIP cuyo líder, Nigel Farage, ha bromeado con la posibilidad de ser el representante de Trump en Bruselas.

"Señor, perdona tanta crueldad": es lo que ha dejado escrito el papa Francisco en el libro de honor del csampo de exterminio. En silencio, caminando y solo, ha cruzado la puerta del campo de concentración de Auschwitz, por debajo del letrero nazi que reza:"El trabajo os hará libres", que también cruzaron más de un millón de personas camino del exterminio entre 1940 y 1945. El pontífice, además, ha saludado a varios supervivientes y a cristianos que ayudaron a los judíos perseguidos.

Berlín, uno de agosto de 1936, Adolf Hitler inaugura los undécimos Juegos Olímpicos, una oportunidad que los nazis supieron aprovechar para realizar una gran operación de propaganda. Maniobra solamente ensombrecida por la actuación del atleta estadounidense Jesse Owens, que se convirtió en el primer afroamericano en ganar cuatro medallas de oro en unos Juegos Olímpicos modernos echando por tierra la teoría de la supremacía aria de Adolf Hitler.

La noche temática incluye los siguientes títulos: "Los secretos de las olimpiadas de Hitler" y "Jesse Owens".

Basada en hechos reales la de 'Lobos sucios' es una historia que permaneció silenciada durante más de sesenta años. Debut en el largo de Simón Casal, 'Lobos sucios' es una historia donde cabe espionaje, amor y elementos mágicos. Una película que nos recuerda la hazaña de estas dos mineras que, desde una pequeña aldea, tuvieron su papel en la segunda guerra mundial.

En noviembre de 2013, el descubrimiento de una fabulosa colección de cuadros en Munich sorprende al mundo. Cornelius Gurlitt logró esconder en su apartamento más de 1.400 obras de arte, una colección ilegal que su padre Hildebrand Gurlitt hizo durante el Tercer Reich enriqueciéndose gracias a los nazis para los que trabajó como marchante. Se especializó en el arte moderno, que los nazis odiaban y consideraban degenerado.