arriba Ir arriba
  • Los últimos, Australia y Alemania. Taiwan será el siguiente en sumarse a esta lista
  • España fue el cuarto país en regular los matrimonios homosexuales
  • El primero fue Holanda en 2000 y Sudáfrica en 2006 fuera de Europa
  • Irlanda ha sido el primer país en aprobarlo mediante consulta popular
  • El Supremo de EE.UU. lo legalizó en todo el país tras una larga batalla legal

El pleno de la Cámara baja alemana ha aprobado este viernes la legalización del matrimonio homosexual, un proyecto impulsado por los socialdemócratas rompiendo el acuerdo de coalición con los conservadores de la canciller, Angela Merkel. La iniciativa, a tres meses de las elecciones generales, ha sido apoyada por 393 diputados y 226 en contra, uno de ellos, el de la propia canciller. Merkel ha defendido ante el resto de diputados que para ella, el matrimonio es "entre un hombre y una mujer." "Para mí, el matrimonio es, en vista de nuestra Constitución, la unión entre un hombre y una mujer es la razón por la que he votado en contra de la ley", ha expuesto ante la prensa.

La canciller ha recordado que en los últimos años se habían eliminado "paso a paso" todas las discriminaciones para las parejas homosexuales y faltaba el derecho a adoptar niños. Tras reflexionar mucho sobre el bienestar de los menores, ha dicho, llegó a la conclusión de que "la adopción también debería ser posible" para las parejas homosexuales.

Merkel, consciente de las diferentes opiniones en su partido, ha decidido que los diputados del grupo parlamentario conservador votaran en conciencia. Ha calificado el debate que ha derivado en la aprobación del matrimonio homosexual de "emocional", también para ella, y ha confiado en que ahora no se pierda el respeto y que, con la votación, se haya generado paz social y cohesión.

El 112 y las unidades móviles de emergencia social de la Comunidad de Madrid atenderán de manera especializada a víctimas de agresiones homófobas, según ha afirmado este marrtes la presidenta madrileña Cristina Cifuentes.

La Comunidad ha avanzado que se ha aprobado un protocolo contra la "LGTBfobia", que supone "un paso más contra los delitos de odio". Gracias a él, el 112 atenderá de manera especializada los delitos de odio de los que son víctimas los miembros del colectivo LGTBI (Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales).

Según los últimos datos del Ministerio del Interior, en 2015 hubo 169 agresiones LGTBIfóbicas en España, y en lo que llevamos de año ya se han denunciado más de 70 tan solo en la Comunidad de Madrid, que este martes ha presentado esta campaña.

Gracias a este protocolo, se propone la actuación de las Unidades Móviles de Emergencia Social de la Comunidad de Madrid, de conformidad con las competencias territoriales, que serán activadas a través del 112 en cuanto se detecte una agresión o situación de emergencia por motivos de orientación sexual o identidad o expresión de género, que de manera espontánea sea informada por la persona que llame.

A día de hoy, la homosexualidad sigue considerándose delito en 75 países, y en siete de ellos se castiga con pena de muerte -Sudán, Arabia Saudí, Mauritania o Afganistán, entre ellos-.

Hace unos 26 años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sacó de su listado de enfermedades mentales la homosexualidad. Actualmente, el matrimonio homosexual es legal en 22 países.

En España, en lo que llevamos de año ha habido 71 agresiones a personas homosexuales, por las que solamente ha habido 25 denuncias.

Este martes 17 de mayo se celebra el Día Internacional contra la Homofobia y nuestra compañera Inma Gómez-Lobo ha estado charlando con Jesús Generelo, presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB).

El papa Francisco ha pedido acoger a los divorciados en el seno de la Iglesia y ha defendido el respeto de los homosexuales y su no discriminación, aunque ha subrayado que sus uniones no pueden ser consideradas matrimonio.

Francisco ha publicado este viernes su exhortación apostólica, Amoris Laetitia (La alegría en el amor), en la que cumple las expectativas de los divorciados. Para ellos, así como otras familias "irregulares", el pontífice pide a la Iglesia Católica que sea más acogedora y menos crítica y marca un camino pastoral para que puedan recibir la sagrada comunión.

En sus reflexiones, Francisco insta a las iglesias a que realicen un discernimiento especial en casos como: divorciados vueltos a casar, matrimonios civiles o parejas que conviven antes de pasar por el altar, porque "no todos están en pecado mortal". Si bien, advierte en el texto, estructurado en nueve capítulos y 325 puntos, no puede esperarse una nueva normativa canónica.