arriba Ir arriba

Cuatro hombres de nacionalidad marroquí han sido detenidos, dos de ellos en Ceuta y Altea (Alicante) y otros dos en las ciudades marroquíes de Tetuán y Castillejos, en una operación conjunta de las policías de España y Marruecos contra el terrorismo yihadista. Los detenidos integraban dos células yihadistas que actuaban de forma coordinada y en colaboración directa con la organización terrorista Estado Islámico (EI).

La palabra 'Shems' significa 'Sol' en árabe. También es el nombre de la Escuela Nacional de Circo instalada a las afueras de Rabat en Marruecos. Bajo su carpa, jóvenes marroquíes se ejercitan como acróbatas y aprenden los secretos de un espectáculo a medio camino entre el arte del entretenimiento y el deporte de élite.

Esta particular escuela de circo 'Shems' o del 'Sol', nació como un proyecto social para rescatar a niños de la calle. Sobre la pista, han aprendido el oficio de fascinar al público, y a otros niños. El circo les ha alejado de una incertudumbre abocada a las drogas, la miseria y la prostitución. Pero ese tiempo de sombras quedó atrás bajo la la 'luz' de 'Shems' -valga la redundancia-. Bajo la atenta mirada del director de la institución, Alain Laëron, los jóvenes practican saltos, equilibrios y piruetas, y adquieren la mágica capacidad de 'iluminar' a su público.

Un nuevo caso de violación vuelve a sacudir Marruecos: esta vez ha sido un menor de 14 años, violado por tres de sus vecinos en la ciudad de Casablanca, una agresión que grabaron con el móvil y que amenazaban con difundir en internet si los denunciaba. El caso vuelve a destapar la violencia sexual que sufren muchos menores en Marruecos y que en numerosas ocasiones queda impune.

Una zona muy popular donde habitan sobre todo sirios, subsaharianos y marroquíes sin recursos. La gran mayoría no tiene acceso a la sanidad. Por eso es tan importante el pequeño gabinete médico que acaba de abrir este doctor. Aquí atiende a los que no pueden pagar una consulta. Desde hace un año los inmigrantes regularizados tienen derecho a un seguro médico en Marruecos. Pero está muy lejos de ofrecer una cobertura amplia y de calidad. La sanidad sigue siendo la gran asignatura pendiente en un país con solo 6 médicos por cada 10 mil habitantes.

El primer contacto con el combatiente yihadista, ahora arrepentido, fue a través de Facebook. Se comprometió a darnos una entrevista después del Ramadán. El encuentro fue en una ciudad del norte de Marruecos, pero la policía marroquí le tenía vigilado. Se presenta como Alubía, su nombre de guerra. En septiembre de 2014 viajó en avión desde Casablanca a Estambul y luego, a Antioquía.

Esta mujer marroquí de 39 años, Samira, tenía media cara oculta bajo un tumor y vivía un auténtico calvario rechazada por su entorno social y familiar. El tratamiento de reconstrucción de su cara ha sido posible gracias a la cooperación internacional con la implicación de la ONG ADRA, la Fundación Cavadas y el Hospital de Manises. Un tratamiento que ha necesitado de un año y tres intervenciones, y que requerirá un seguimiento prolongado. Ahora Samira y gracias a la ayuda de la ONG ADRA emprenderá una nueva vida en Marruecos.

El Consejo de Seguridad de la ONU se va a reunir la próxima semana en Nueva York para abordar la situación del Sáhara Occidental. El ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, participará en ese encuentro y, para prepararlo, recibió ayer en el Congreso a los portavoces de Exteriores de los distintos grupos parlamentarios. Todos, salvo el del Grupo Popular, pidieron al Gobierno en funciones un papel más activo en la defensa del pueblo saharaui y su derecho a un referéndum de autodeterminación. Los saharauis llevan ya cuatro décadas viviendo en el olvido y refugiados en una de las zonas más inhóspitas del planeta, desde que Marruecos ocupó el Sáhara occidental, entonces colonia española. Hablamos con Mohamed Ali Ali, encargado de Asuntos Políticos y Culturales en la delegación saharaui en España.

Apaleados en su propia casa y exhibidos desnudos en la calle. Es el brutal ataque sufrido por una pareja de homosexuales en Marruecos. Lejos de proteger a las víctimas, la justicia marroquí les acusa además de "actos sexuales contra natura". Uno de los chicos está condenado a 4 meses de prisión. El otro, ha vuelto este lunes al banquillo en un país que castiga la homosexualidad con hasta 3 años de cárcel. El apoyo a los agresores es casi unánime. Consideran a las víctimas unos depravados con antecedentes penales que merecían la paliza. Tan solo dos activistas de Femen han salido en su defensa y han acabado detenidas. En los últimos meses ha habido agresiones homófobas similares en otros lugares de Marruecos. Es la primera vez, dice su abogado, que alguien defiende en los tribunales su condición homosexual. Le apoya una campaña en internet. Contra el artículo del Código Penal que castiga las relaciones entre personas del mismo sexo. La campaña para despenalizar la homosexualidad en Marruecos ha recogido más de 80.000 firmas. Muchas fuera del país. Dentro, son muy pocos los que defienden públicamente esta opción sexual.