Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El enviado especial de TVE a Malabo Luis Pérez entrevista al presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, al cumplirse medio siglo de la independencia de este país africano que fue colonia de España. Obiang es uno de los líderes políticos más longevos del mundo y en su país no se vislumbra una alternativa en el gobierno, que solo ha conocido dos presidentes: el propio Obiang y su tío, Francisco Macías. El mandatario niega en esta entrevista que los opositores a su gobierno sufran torturas.

El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, ha rechazado que en su país haya torturas porque, según asegura no tienen "necesidad de torturar a nadie". Así lo ha afirmado en una entrevista en exclusiva a TVE, en el cincuenta aniversario de la independencia de la ex-colonia española, en la que también ha señalado que su país "siempre ha necesitado el apoyo de España" y ha negado que en las cárceles haya presos políticos, pese a las denuncias de decenas de opositores. 

Guinea Ecuatorial acaba de cumplir 50 años como país independiente. Y en ese medio siglo, la ex-colonia española solo ha conocido dos presidentes: Francisco Macías y su sobrino, Teodoro Obiang, que subió al poder tras un golpe de estado en 1979.

Casi cuatro décadas y varias generaciones de guineanos después, Obiang sigue inmune al paso del tiempo, aferrado como parece a la presidencia del país. El presidente es uno de los líderes políticos más longevos del mundo, y en Guinea no se vislumbra, ni por asomo, una alternativa al mandatario cuando éste deje el poder.

Hoy Obiang presume de liderar un país petrolero con la renta per cápita más alta de África. Un país con flamantes autopistas de seis carriles, con nuevos edificios de bancos, empresas e instituciones que dibujan una moderna y pujante capital. Un país que, sin embargo, sigue mostrando rincones donde habitan los olvidados del desarrollo. Porque según datos del banco Mundial, más de la mitad de la población vive hoy con menos de dos dólares al día y no tiene acceso al agua potable.

Guinea Ecuatorial acaba de cumplir 50 años como país independiente. Y en ese medio siglo, la ex-colonia española solo ha conocido dos presidentes: Francisco Macías y su sobrino, Teodoro Obiang, que subió al poder tras un golpe de estado en 1979.

Casi cuatro décadas y varias generaciones de guineanos después, Obiang sigue inmune al paso del tiempo, aferrado como parece a la presidencia del país. El presidente es uno de los líderes políticos más longevos del mundo, y en Guinea no se vislumbra, ni por asomo, una alternativa al mandatario cuando éste deje el poder.

Hoy Obiang presume de liderar un país petrolero con la renta per cápita más alta de África. Un país con flamantes autopistas de seis carriles, con nuevos edificios de bancos, empresas e instituciones que dibujan una moderna y pujante capital. Un país que, sin embargo, sigue mostrando rincones donde habitan los olvidados del desarrollo. Porque según datos del banco Mundial, más de la mitad de la población vive hoy con menos de dos dólares al día y no tiene acceso al agua potable.

Medio siglo después de la independencia de España, Guinea Ecuatorial sigue siendo el único estado soberano de África que habla español. Su presidente Teodoro Obiang, que derrocó a su tío Francisco Macías en un golpe de Estado en 1979, gobierna desde entonces el país con puño de hierro. Un equipo de TVE ha entrevistado al mandatario. Durante la entrevista, Obiang ha negado que en Guinea Ecuatorial se torture a la oposición, porque asegura que no tienen "necesidad" de ello. También ha negado que se encarcele a la oposición.

La excolonia, situada en el golfo de Guinea con algo más de 1,2 millones de habitantes y que presume de ser el único país soberano que habla español en África, se desayunó hoy con la noticia del indulto ordenado por el mandatario a última hora del miércoles.

"Se concede indulto a algunos penados con ocasión de la conmemoración del 50 aniversario de la independencia nacional", dijo Obiang, que dirige el país desde 1979 y es el decano de los jefes de Estado africanos, en el decreto publicado hoy por el Gobierno.

Descubrimos Guinea Ecuatorial, un país que ha progresado en infraestructuras, con autovías que cicatrizan la selva continental, complejos turísticos de élite, paseos marítimos impecables… pero continúa manteniendo los déficits democráticos y sociales previos a la eclosión de los petrodólares. 

Así luce la nueva Guinea Ecuatorial: un país regado por el dinero del oro negro. Un equipo de 'En Portada' descubre una Guinea Ecuatorial que se proyecta hacia el futuro a través de la que pretende ser la capital del país, Oyala. Es el gran proyecto del presidente Teodoro Obiang Nguema, con el que intenta inmortalizar su paso por el poder.

Sus defensores lo comparan con Brasilia (Brasil) o Abuya (Nigeria), pero con la diferencia de que Guinea Ecuatorial apenas tiene 700.000 habitantes. Sus detractores ven en Oyala, el principio del fin de la abundancia y un pozo de inversiones sin fondo.

Este reportaje se rodó durante los días en que Guinea Ecuatorial celebraba la Copa de África de fútbol, todo un reto por la rapidez con la que se tuvo que organizar y motivo de orgullo para muchos de sus ciudadanos.

En Portada ha viajado a Guinea Ecuatorial para retratar el cambio experimentado por el país en los últimos 20 años, desde que el descubrimiento de petróleo en 1995 marcara un punto de inflexión. La nueva Guinea Ecuatorial es un país regado por el dinero del petróleo pero detrás de la exuberancia de las grandes infraestructuras, el país mantiene los déficits democráticos y sociales previos a la eclosión de los petrodólares. La paradoja de la abundancia se estrena el jueves 16 de abril a las 23.40 h en La 2.

En distintos medios internacionales se destaca que España va a ser la primer selección europea que juegue en Guinea. En el Washington Post se pregutan por qué no se han dado explicaciones sobre la decisión de jugar el partido allí, y The Guardian se hace eco de las acusaciones de la organiación Human Rigths. El New York Times, La Republica o Le Monde también recogen en sus páginas comentarios al respecto. 15-11-2013

Cinco millones de euros. Es la cifra que los jugadores de la selección de fútbol de Guinea Ecuatorial se embolsarán si este sábado consiguen derrotar a España, que visita Malabo en una cita amistosa calificada de "histórica" por el Gobierno ecuatoguineano, de "sucio juego propagandístico de Obiang" por parte de la oposición y de agradecimiento al pueblo africano por la Federación Española de Fútbol.

Tres visiones diferentes para un partido que dará más que hablar por todo lo que le rodea que por el mero espectáculo deportivo en un choque que enfrenta al líder del ránking FIFA y a la selección número 119 del mundo.

El seleccionador de fútbol de Guinea Ecuatorial, Andoni Goikoetxea, ha asegurado en RNE que la Roja, que disputará este sábado un amistoso en Malabo, encontrará "comodidad, un campo en buenas condiciones y seguridad". El entrenador español, que dirige a la selección africana desde marzo, ha indicado que tiene "un equipo competitivo nutrido de jugadores, sobre todo, de Segunda y Segunda B de España". Entre sus figuras, ha destacado a Nsue y Balboa, y ha explicado que una de sus principales funciones es ayudar al desarrollo "del fútbol base y formar las selecciones inferiores".

La justicia francesa ha decomisado millones de euros en artículos de lujo y arte del hijo del dictador de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang. El origen de la operación es una denuncia de la oenegé Transparencia Internacional por presunto desvío de fondos públicos. El registro de la mansión parisina de "Teodorín", como es conocido, ha durado una semana.

Es el país más pequeño de África y el único donde se habla ampliamente el castellano. Fue colonia española y provincia de nuestro país hasta finales de la década de los sesenta y seguimos teniendo mucho en común. En esta ruta virtual por Guinea Ecuatorial 'Nómadas' recorre su isleña y selvática capital, Malabo, para saltar después a Bata, una urbe vibrante en suelo continental (16/01/10).