Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los guardias civiles citados la mañana de éste jueves en el juicio del procés han declarado que el gobierno catalán buscaba financiación en el extranjero para sostener la República Catalana. También que los Mossos d'Esquadra les ayudaron cuando se vieron acorralados por manifestantes tras el registro de Unipost. Un guardia civil dice que los Mossos planificaron la salida del registro de la sede Unipost en Terrasa (Barcelona) por una "ratonera". Explica que el letrado de la administración de justicia iba encapuchado y que los manifestantes le llamaban "traidor". Los guardias reconocen que no tenían orden judicial para el registro de Unipost. El Govern buscó financiación para la independencia en el exterior y pidió 11.000 millones a China. 

Las respuestas a que el presidente catalán, Quim Torra, haya tapado la pancarta del lazo amarillo en el Palau de la Generalitat con otra que reivindica la libertad de expresión, no se han hecho esperar. Al llegar al Consejo Europeo en Bruselas, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dicho que los independentistas están patrimonializando las instituciones, y ha recordado que España es un estado social y democrático.
Por su parte, el lider del PP, Pablo Casado, insiste en que Sánchez tiene que aplicar la ley de seguridad nacional para que los Mossos retiren los símbolos independentistas. Ciudadanos ha presentado otra denuncia ante la Junta Electoral Central.


El presidente catalán, Quim Torra, ha tapado la pancarta del lazo amarillo en el Palau de la Generalitat con otra que reivindica la libertad de expresión siguiendo la recomendación del Síndic de Greuges de retirar los lazos amarillos en período electoral. El cambio en la fachada del Palau llega tras haber vencido, hace más de 24 horas, el último plazo dado por la Junta Electoral Central (JEC) para quitar los lazos amarillos de los edificios públicos de la Generalitat.
Alrededor de las 10:20 horas, varias personas han salido al balcón de la fachada principal del Palau de la Generalitat y han tapado la pancarta con el lazo amarillo con otra que también pide "libertad para los presos políticos y exiliados", pero con un lazo blanco con una franja roja, símbolo que reivindica la libertad de expresión.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al ser preguntado en Bruselas, por la colocación en la Generalitat de un cartel con el mismo mensaje pero con un símbolo distinto, ha asegurado que el Ejecutivo estará "a lo que diga la Junta Electoral Central" y ha criticado a "algunos actores independentistas" por "patrimonializar" las instituciones públicas: "Las instituciones públicas son de todos y por tanto sus dirigentes tienen que respetar la neutralidad y esa concepción de la institución plural, no patrimonializarla como están haciendo algunos actores políticos independentistas".

En el Tribunal Supremo los agentes de la guardia civil que participaron en los registros realizados los días previos al referéndum ilegal del 1-0 continúan relatando el contenido del material incautado. También las serias dificultades que tuvieron para salir de los edificios a cuyas puertas había numerosos concentrados. Un guardia civil apunta que el ex Govern buscó 11.000 millones en China para financiar la república independentista. Aragonés se encargaría del Banco Central de Cataluña y Salvadó de la gestión de impuestos.

La líder de la oposición catalana, Inés Arrimadas, ha acusado a la Generalitat de recurrir a una "artimaña" por aceptar retirar los lazos amarillos de los edificios públicos tras el informe del Síndic de Greuges. En una entrevista en La Noche en 24 Horas, Arrimadas ha asegurado que si Torra accede a retirarlos, es por la Junta Electoral, y cualquier otro argumento no es sino otra "artimaña del independentismo".

El Defensor del Pueblo catalán recomienda retirar los símbolos independentistas de los edificios públicos tras las exigencias de la Junta Electoral Central. Una decisión que el presidente de la Generalitat Quim Torra ya conocía desde el viernes. Sin embargo, el presidente catalán ha dilatado la situación hasta la publicación de un comunicado en el que ha dicho que acatará esa recomendación. Sin embargo, los símbolos siguen presentes en muchos edificios de la Generalitat.

La retirada de los lazos amarillos ordenada por la Junta Electoral Central ha provocado un nuevo enfrentamiento en el Parlamento catalán entre el presidente Quim Torra y la líder de la oposición, Inés Arrimadas. La segunda le ha reprochado al primero no cumplir la ley y Torra ha respondido que nunca aprohibiría la libertad de expresión. Por su parte, el Gobierno insiste en la obligación de cumplir la ley, mientras que Pablo Casado cree que habría que aplicar de nuevo el 155.

En las próximas horas veremos qué dice el defensor del pueblo catalán sobre la polémica de los lazos amarillos y si abre la vía para que Quim Torra los retire.

El desafío, de momento, sigue ahí; los símbolos continúan en los edificios de la Generalitat pero el Gobierno habla de pura gesticulación. En Radio Nacional, la portavoz, Isabel Celáa, defiende que Moncloa está actuando como debe y advierte a Torra de que está rayando la desobediencia.

Una información de Sandra Gallardo.
 

El brigada de la Guardia Civil que realizó el registro de la nave donde se guardaban las cerca de diez millones de papeletas que fueron incautadas antes del referéndum del 1-O ha situado al actual presidente de la Generalitat, Quim Torra, en las inmediaciones de la nave de Bigues i Riells, en Barcelona, en los días previos a la actuación policial.

Amanecemos pendientes de que la Junta Electoral Central mueva ficha después de que el Govern haya incumplido el mandato de retirar la simbología independentista de los edificios oficiales cuando ya se ha cumplido el plazo extra que se había concedido para ello. El máximo intérprete de la legislación electoral en nuestro país tiene ahora la opción de pedir a los Mossos que retiren los lazos amarillos y las banderas esteladas. También puede trasladar a la Fiscalía los hechos para que se determine si las autoridades catalanas han incurrido en un posible delito de desobediencia que podría conllevar inhabilitaciones.

La Consejería de Empresa y Conocimiento ha sido la única que, de momento, ha retirado el lazo amarillo de su entrada principal, aunque en uno de sus balcones sigue colgando un cartel en contra del juicio del 'procés', después de que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, desoyera el segundo aviso sobre estos símbolos de la Junta Electoral Central. El presidente ha pedido un informe al Defensor del Pueblo catalán y se compromete a hacer lo que le indique. Mientras tanto, insiste en que los lazos son libertad de expresión.