arriba Ir arriba

Sebastian Kurz, el político más popular en Austria, se convertirá en el primer ministro más joven de Europa. Austria ha girado a la derecha en las elecciones generales celebradas este domingo. Con más del 97% escrutado, el conservador Partido Popular (ÖVP), el partido de Kurz, ha obtenido el 31,7% de los votos.

En segunda posición se sitúa el Partido Socialdemócrata (SPÖ) del canciller federal, Christian Kern, con el 26,9% y en tercer lugar el ultraderechista Partido Liberal (FPÖ) con el 26,0%. Por detrás están los liberales del partido NEOS, mientras Los Verdes se quedan fuera del Parlamento.

"Este resultado es un claro mandato para cambiar Austria - ha declarado Kurz - Si recibimos un encargo para formar gobierno voy a hablar con todos".

Nació como Margaretha Geertruida Zelle y murió como Mata Hari. Tenía entonces 41 años cuando fue ejecutada por espía y traidora en Francia, un descenso rápido a los infiernos de quien fue en vida un mito erótico. Dicen que en el juicio sumarísimo donde se le condenó gritó: "Soy una ramera, no una traidora". 

La leyenda de la espía más famosa del mundo ha vuelto a la ciudad del norte de Holanda que la vio nacer, Leeuwarden, con una exposición que conmemora el centenario de su muerte y busca arrojar luz sobre su convulsa vida.

Más de seis millones de austríacos están llamados a las urnas este domingo para votar en las elecciones legislativas, adelantadas tras la ruptura del acuerdo de Gobierno entre el conservador Partido Popular Austríaco (ÖVP) y el Partido Socialdemócrata (SPÖ). Sebastian Kurz, ministro de Exteriores de Austria, de 31 años, y líder del ÖVP, es el favorito para ganar las elecciones con sus propuestas, entre las que está cerrar las principales rutas de los inmigrantes en Europa: la de los Balcanes y la del Mediterráneo

Los socialdemócratas del SPÖ se han alternado el poder con el ÖVP durante los últimos 30 años, pero Kurz decidió poner fin a la alianza cuando tomó las riendas del partido en mayo. Los sondeos proyectan al ministro de Exteriores como la fuerza más votada, con el 33% de los votos. El segundo puesto está disputado por los socialdemócratas y el ultraderechista Partido de la Libertad (FPÖ), cuyo candidato estuvo muy cerca de ganar las elecciones presidenciales de 2016.