arriba Ir arriba

Las encuestas rápidas realizadas por las dos cadenas públicas de la televisión alemana tras el único cara a cara entre la canciller alemana, Angela Merkel, y su contrincante socialdemócrata, Martin Schulz, ante las elecciones del 24 de septiembre dan por ganadora a la líder conservadora.

Según la encuesta difundida al acabar el debate por la primera cadena de la televisión pública, ARD, el 55% de los encuestados han visto a Merkel más convincente, frente al 35% que han señalado a Schulz.

Los últimos sondeos preelectorales sitúan al bloque conservador de la canciller -integrado por la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y a su ala bávara de la Unión Socialcristiana (CSU)- 14 puntos por delante del Partido Socialdemócrata (SPD), a tres semanas de las elecciones.

AURORA MÍNGUEZ (Corresponsal de RNE en Berlín).- Cuando están a punto de cumplirse dos meses de las elecciones generales en Alemania, la CDU y el SPD continúan negociando a un ritmo muy lento. Es el periodo más largo para la formación de un gobierno en el país. El Bild Zeitung publicaba hoy un titular que resumen la opinión general: "¿Cuándo os ponéis a gobernar?".

El Partido Socialdemócrata alemán (SPD) analiza hoy la posibilidad de consultar a los militantes antes de decidir si la formación negocia participar en una gran coalición de gobierno con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller, Angela Merkel, ganadora de las elecciones del domingo. La mayor parte de los alemanes dicen que las prioridades de esa gran coalición deben ser: reducir la deuda pública, un acuerdo sobre familia y políticas sociales, los precios de la energía, acordar un salario mínimo y solo en quinto lugar subir los impuestos a las rentas más altas.

El presidente del grupo parlamentario de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido de la canciller Angela Merkel, Volker Kauder, ha pedido al Partido Socialdemócrata (SPD) no retrasar innecesariamente el comienzo de las negociaciones para formar una coalición de gobierno. Podrían tardar semanas en llegar a un acuerdo, pero acercar programas no parece insalvable.