arriba Ir arriba

En la sesión de este miércoles del juicio por el caso Nóos, ha declarado como testigo el que fuera secretario de las infantas, Carlos García Revenga. Según ha dicho, no comunicó a la Casa Real la creación del Instituto Nóos ni habló de este tema con el abogado del rey Juan Carlos. Y aunque admite que fue tesorero de la fundación de Urdangarín, asegura que nunca intervino. También ha asegurado que desconocía la labor de la infanta Cristina en Aizoon, la sociedad que compartía a medias con su esposo, aunque cree que "no hacía nada".

El expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps ha asegurado ante el tribunal que juzga el caso Nóos que no tuvo ninguna intervención en la adjudicación de proyectos financiados con fondos públicos a Iñaki Urdangarin ni recibió directamente ninguna propuesta por parte del marido de la infanta Cristina. Camps, que ha comparecido como testigo ante el tribunal de la Audiencia de Palma que juzga el caso Nóos, ha manifestado que no fue consciente de que Urdangarin formaba parte de la organización de los foros Valencia Summit, en los que él participó en 2004 y 2005 y por los que la asociación del marido de la infanta cristina cobró 3,1 millones de euros.

En el juicio del caso Nóos este martes ha declarado como testigo Rita Barberá. La exalcaldesa de Valencia, del PP, ha reconocido que se reunió con Iñaki Urdangarin y Diego Torres, por recomendación del expresidente del COI, Juan Antonio Samaranch, pero ha negado que ese encuentro, en el que se habló del Valencia Summit, se produjera en Zarzuela.

La senadora y exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha reconocido que se reunió en su despacho con Iñaki Urdangarin y su exsocio, Diego Torres, para negociar el impulso de unas jornadas "paralelas" a la celebración de la Copa América de vela de 2007 y que fueron proyectadas bajo el nombre Valencia Summit y ha añadido que "no se concretó nada y no se negoció absolutamente nada del precio de las jornadas".

El exjefe de la Casa del Rey Alberto Aza ha asegurado que instó a Iñaki Urdangarin a "abandonar toda actividad comercial" cuando a principios de 2006 surgieron críticas políticas por los trabajos del Instituto Nóos para administraciones públicas de Valencia y Baleares.

En su declaración por videoconferencia como testigo en el juicio del caso Nóos ante la Audiencia de Palma, Aza ha explicado que su orden no respondía a la sospecha de que el marido de la infanta Cristina "estuviera realizando actividades ilícitas", sino al daño que causaba a la institución monárquica que se comentase que Urdangarin recibía "un trato o beneficio especial", por lo que él se empezó a preocupar por las actividades del exduque de Palma.