Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El expresidente de CAM Modesto Crespo se embolsó más de 640.000 euros entre 2009 y 2011, cantidad que equivale a 30 veces las dietas que le correspondían por su cargo y que "nunca" fue aprobada por la asamblea de la entidad. Así consta en un informe del Banco de España que ha recibido el juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez, que instruye la causa contra la antigua cúpula de la CAM.

El expresidente de CAM Modesto Crespo se embolsó más de 640.000 euros entre 2009 y 2011, cantidad que equivale a 30 veces las dietas que le correspondían por su cargo y que "nunca" fue aprobada por la asamblea de la entidad. Así consta en un informe del Banco de España que ha recibido el juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez, que instruye la causa contra la antigua cúpula de la CAM. Crespo, aprovechando su presencia en otros puestos de empresas participadas en exclusiva por la caja, engordó sus ingresos en los últimos años antes de la intervención de la entidad. El modus operandi consistía en ocupar cargos en algunas filiales de la caja con los que percibir ingresos que no debían contar con el visto bueno de la asamblea de la caja, la cual sólo le daba luz verde a las dietas como presidente, unos 20.654 euros en ese periodo. "La cuantía de esta remuneración, que no está vinculada a asistencia, y su efecto retroactivo, desnaturaliza su concepción como dieta", resalta el informe, que señala que los 640.000 euros que percibió Crespo fueron aprobados por el consejo de administración de la CAM, "pero nunca" por la asamblea general.

  • La Comisión solicita que se aclare la salida a bolsa de Liberbank y BMN
  • Bruselas pide un plan de negocios sólido para la Sareb, el 'banco malo'
  • La CE destaca que se han cumplido la mayoría de las condiciones del rescate
  • Bruselas asume que España no ha cumplido con el objetivo de déficit de 2012

Ver también: informe de la Comisión Europea (en inglés y PDF)

El Banco de España va a aumentar la vigilancia sobre las entidades financieras. Prácticamente en todos los bancos habrá inspectores permanentes que revisen sus cuentas. Es una de las medidas propuestas en el informe que se ha enviado a Bruselas para mejorar la supervisión del sector bancario español y prevenir riesgos futuros.