arriba Ir arriba

La canciller alemana Ángela Merkel y el presidente estadounidense Donald Trump se han encontrado en la tarde de este jueves en Hamburgo, ciudad germana que acoge desde este viernes la cumbre del G20. Precede esta reunión de la UE y países industrializados y emergentes un clima de posibles desacuerdos tras desmarcarse Trump de los consensos sobre cambio climático y proteccionismo económico. Antes del encuentro Ángela Merkel ha dicho que no está "preocupada", y se ha mostrado dispuesta a hacer todo lo posible para buscar acuerdos, pero ha asegurado que no va a ocultar "disensos", sino que les va a "poner nombre".

Tras un apretón de manos ante las cámaras, la reunión, con una duración prevista de una hora, comenzó a puerta cerrada. En sus declaraciones previas, Merkel reconoció la existencia en la cumbre de opiniones diferentes en temas "importantes". Alemania, explicó, está convencida de que la globalización puede ser beneficiosa para todas las partes y defenderá la importancia del "libre comercio con reglas justas". Una de las bilaterales que genera más expectación es la de Trump y el presidente ruso Vladimir Putin. Ángela Merkel ya se ha desmarcado y dice "que no la contemplen como una mediadora entre ambos", y que en temas tan sensibles como la situación en Ucrania, tiene "una posición muy clara".

La policía alemana ha utilizado este jueves de cañones de agua a presión para dispersar a grupos de manifestantes identificados como violentos que se mezclaron con una marcha convocada por la izquierda radical contra la celebración de la cumbre del G20 en Hamburgo, que se abre formalmente el jueves. Los antidisturbios, presentes en el lugar de la concentración y a lo largo de todo el recorrido previsto con un fuerte contingente, detuvieron la marcha poco después de su arranque, al detectar entre los manifestantes a cerca de un millar de encapuchados, informaron fuentes policiales. Se produjeron los primeros altercados y lanzamiento de algunos objetos contundentes en dirección a los efectivos policiales, tras lo cual las fuerzas de seguridad bloquearon la calle por la que iba a discurrir la manifestación.

Una veintena de jefes de Estado y Gobierno de todo el mundo, incluida la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente francés, Emmanuel Macron; la primera ministra británica, Theresa May, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, han participado de la despedida al político alemán, cuyo féretro se ha cubierto con una bandera de la UE. El expresidente del Gobierno español Felipe González ha sido uno de los múltiples líderes políticos que han acudido al homenaje al excanciller alemán, fallecido este mes a los 87 años, a quien ha agradecido su apoyo durante el proceso de entrada de España en la UE y de quien ha valorado que apostó por el proyecto de la moneda única "a pesar de que sabía que le podía costar el cargo acabar con el marco alemán".

El pleno de la Cámara baja alemana ha aprobado este viernes la legalización del matrimonio homosexual, un proyecto impulsado por los socialdemócratas rompiendo el acuerdo de coalición con los conservadores de la canciller, Angela Merkel. La iniciativa, a tres meses de las elecciones generales, ha sido apoyada por 393 diputados y 226 en contra, uno de ellos, el de la propia canciller. Merkel ha defendido ante el resto de diputados que para ella, el matrimonio es "entre un hombre y una mujer." "Para mí, el matrimonio es, en vista de nuestra Constitución, la unión entre un hombre y una mujer es la razón por la que he votado en contra de la ley", ha expuesto ante la prensa.

La canciller ha recordado que en los últimos años se habían eliminado "paso a paso" todas las discriminaciones para las parejas homosexuales y faltaba el derecho a adoptar niños. Tras reflexionar mucho sobre el bienestar de los menores, ha dicho, llegó a la conclusión de que "la adopción también debería ser posible" para las parejas homosexuales.

Merkel, consciente de las diferentes opiniones en su partido, ha decidido que los diputados del grupo parlamentario conservador votaran en conciencia. Ha calificado el debate que ha derivado en la aprobación del matrimonio homosexual de "emocional", también para ella, y ha confiado en que ahora no se pierda el respeto y que, con la votación, se haya generado paz social y cohesión.

El excanciller alemán Helmut Kohl, que gobernó Alemania desde 1982 a 1998, ha muerto este viernes a los 87 años en su casa de Ludwigshafen (suroeste de Alemania), según ha informado su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU). "Estamos de luto. Descanse en paz", manifiesta la CDU en su perfil en la red social Twitter.Kohl fue el canciller que más años ha gobernado en la república federal -cuatro legislaturas- y el artífice de la reunificación alemana, tras la caída del muro de Berlín en 1989. La Unión Socialcristiana (CSU), el partido bávaro hermano de la CDU de Angela Merkel, ha indicado también en Twitter: "Estamos de luto por el excanciller Helmut Kohl. Kohl era un gran estadista, sus logros para nuestro país son incalculables".