arriba Ir arriba

Más de 200 personas han muerto y otras 250 han resultado heridas en Somalia en el atentado con camión bomba ocurrido el pasado sábado en la capital, Mogadiscio. Se trata del atentado más grave de la historia del país.

Un camión bomba estalló la tarde del sábado en el centro de la ciudad, en el distrito de Hodan, una bulliciosa zona comercial con tiendas y hoteles. Según los medios locales, citados por la agencia Efe, la gran mayoría de los fallecidos en el ataque eran civiles, principalmente vendedores ambulantes que comerciaban en la que era una de las calles más transitadas de la ciudad.

Una segunda explosión, en el barrio de Madina, se cobró dos muertos.

Nadie ha reclamado la autoría del atentado, si bien todas las miradas apuntan al grupo yihadista Al Shabab, que se afilió en 2012 a la red internacional de Al Qaeda y que controla parte del territorio en el centro y el sur del país. El grupo terrorista pretende destruir al gobierno somalí e instaurar una versión fundamentalista del Islam.

Al menos 20 personas han muerto en un atentado con coche bomba en la capital de SomaliaMogadiscio.

El coche ha estallado en una calle muy concurrida en el centro de la ciudad, en el distrito de Hodan, donde se encuentran oficinas gubernamentales, hoteles y restaurantes. La explosión ha destruido varios edificios cercanos y ha incendiado numerosos vehículos, por lo que la cifra de muertos podría aumentar.

Unas dos horas después, una segunda explosión ha tenido lugar en el distrito de Madina. Una fuente policial ha asegurado a Reuters que se trata de otro coche bomba. Dos civiles han muerto en la explosión y un sospechoso ha sido detenido.

Estefany y Naydelin, de Guatemala, y Josephine y Ezelina, de Malawi, han viajado a España para explicar su lucha contra el matrimonio infantil en sus países, que este año lo han prohibido por ley, aunque las menores explican a Efe que lo más importante para evitarlos es hablar con los padres para que les dejen estudiar. Las cuatro activistas han recibido la ayuda de la ONG Plan Internacional, que les ha permitido poder seguir estudiando y librarse de ese futuro que ya tenían escrito: casarse al cumplir los 13 ó 14 años.