arriba Ir arriba

Defender los derechos humanos es cada vez más difícil en el mundo. Los activistas, hombres y mujeres, se arriesgan a ser blanco de procesos judiciales, campañas de desprestigio, acoso, amenazas y, en los casos más extremos, desapariciones forzadas y asesinatos. En 2016, 281 activistas perdieron la vida, 125 más que el año anterior.

Amnistía Internacional (AI) considera que estos niveles de persecución, intimidación y violencia son inéditos, y por ello ha lanzado una campaña internacional con el lema "Valiente" para destacar el trabajo de estas personas y pedir su protección.

"Eritrea es una gran prisión", ha explicado Berekhet, quien tuvo que huir de Eritrea tras fundar una web informativa para denunciar la falta de libertad del régimen.

América Latina es especialmente peligrosa para los activistas que defienden los derechos de los indígenas a la tierra y el medio ambiente. El caso más conocido es el de la hondureña Berta Cáceres, asesinada en marzo de 2016.

Pascual Bernabé Velázquez representa al "gobierno plurinacional" de los indígenas mayas de la región de Huehuetenango, en Guatemala, que se oponen a las empresas hidroeléctricas. Los líderes indígenas han sido encarcelados y posteriormente puestos en libertad, y algunos asesinados.

"Defendemos el territorio, el agua, las montañas, los animales - ha asegurado durante el acto de AI - El Gobierno, con sus propias leyes, que son para los empresarios, está presionando a las personas".

El papa Francisco ha aterrizado en El Cairo para un viaje histórico de dos días. Su visita se produce tres semanas después de los atentados contra los coptos en el norte del país. A la minoría cristiana egipcia, Francisco le brindará un mensaje de cercanía y aliento. El papa también participará en una conferencia de paz organizada por la principal institución del islam suní.

La Guardia Civil ha detenido en El Espinar (Segovia) a un presunto yihadista de 43 años y origen egipcio que estaba en busca y captura y que tendría documentación alemana, según informa RNE. El sospechoso formaría parte de una red terrorista con vínculos en Egipto que no ha sido especificada. Sí hay constancia de que fue investigado en Alemania por presuntos vínculos con Al Qaeda en Hamburgo, la red desarticulada en 2002 y de la que formaría parte los pilotos que secuestraron y estrellaron los aviones del 11S en EE.UU. En aquel momento fue investigado pero puesto en libertad. El sospechoso pasará este sábado a disposición judicial. Las lucha antiterrorista ha colaborado conjuntamente en la detención con los servicios de Inteligencia egipcios y alemanes.