arriba

La dirección del colegio los Maristas Sants-Les Corts se negó, en 2011, a dar "ningún tipo de información" a los Mossos d'Esquadra para investigar la queja de un padre sobre el abusador confeso Joaquín Benítez, de la que el vicario provincial de esta orden había informado a la Fiscalía.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha revisado hoy todas las denuncias e investigaciones en marcha con relación a los casos de supuestos abusos sexuales a menores ocurridos en este colegio barcelonés y ha reclamado el máximo "respeto para la dignidad y la intimidad de las posibles víctimas y sus familias".

Los responsables de los Maristas han reconocido que los Mossos les han pedido información sobre cinco personas -cuatro profesores y un monitor de comedor en prácticas, externo al centro, y a quien apartaron tras conocerse las denuncias de varios niños- por presuntos abusos sexuales. El director del centro asegura que se personaran como acusación en todos los casos, y niega que incumplieran sus obligaciones. El padre de una de las víctimas pide al juez que encarcele al profesor de gimnasia acusado de los abusos y al que dejó en libertad este fin de semana.

Los Mossos d'Esquadra han abierto una investigación sobre un caso de presuntos abusos sexuales a menores de un monitor de comedor en el colegio Maristas de la calle Antoni Capmany del barrio barcelonés de Sants dedicado a la enseñanza de Infantil y Primaria, y que se suma a los casos denunciados en el Maristas Sants-Les Corts de la calle Vallespir.

El padre del joven que denunció por abusos sexuales al exprofesor del colegio Maristas-Les Corts de Barcelona ha asegurado este lunes haber recibido correos electrónicos de otros exalumnos que mantienen haber sufrido abusados sexuales de otros profesores del mismo colegio.

En declaraciones a los periodistas, Manuel no ha querido concretar más porque no hablará sobre otros casos que no atañan a su hijo, y recomienda denunciar a los que aseguran haber recibido abusos de otros profesores --no aclara si éstos siguen ejerciendo en el centro o no--.

El Juzgado de Instrucción 6 de Barcelona investiga cuatro denuncias contra un exprofesor del colegio Maristas Sants-Les Corts de la capital catalana, acusado de abusos sexuales a alumnos. La instrucción se abrió a partir de la denuncia de un particular y este mismo viernes los Mossos d'Esquadra han remitido al juzgado tres denuncias más, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) en un comunicado. El magistrado ha abierto diligencias previas por un presunto delito de abusos sexuales a menores y ha dado traslado de la denuncia al investigado para que designe abogado con el fin de que pueda estar personado en la causa.

La ONU ha recibido nuevas denuncias de abusos sexuales a menores cometidos por cascos azules destinados a la misión de paz en la República Centroafricana. Concretamente, los cascos azules supuestamente implicados son de Georgia, Francia y un tercer país no identificado.

Los crímenes denunciados incluyen violación y fueron cometidos en 2014, pero no han visto la luz hasta hace pocas semanas. Todos los abusos tuvieron lugar dentro o alrededor de un campamento habilitado para personas desplazadas en las proximidades del aeropuerto de Bangui.

Ha muerto la bebé de 17 meses a la que un hombre lanzó por la ventana en presencia de su madre en Vitoria. La pequeña permanecía desde entonces en estado grave en el hospital. Al parecer, el suceso se produjo después de que el hombre fuera descubierto por la madre abusando sexualmente de la niña. La pareja se habría conocido esa misma noche. El presunto agresor está detenido.

La policía en Colonia tiene en su poder 350 horas de video y ha aumentado en 100 el número de funcionarios para estudiarlas. La calidad de las imágenes es un problema, reconoce el Jefe de policía, contra el que se dirigen ahora todas las críticas por haber ocultado datos. Las actas presentadas por los agentes, reveladas por la prensa, prueban que muchos de los 80 que identificó la policía esa noche se presentaron como refugiados y actuaron con una sensación de impunidad ante unos agentes desbordados. Entre los 31 sospechosos sólo del área de la estación, 9 son argelino, 8 marroquíes, 4 sirios, 5 iraníes, 1 iraquí, 1 serbio, 1 americano y 2 alemanes.

Se supone que la ONU debe hacer lo posible para proteger a los civiles cuando estalla una guerra. Pero la ONU no solo no protegió a los niños de la República Centroafricana, sino que fue responsable de permitir los abusos que se cometieron contra ellos. Así de contundente es el informe que la propia ONU encargó para investigar las denuncias que llegaban del país africano y que se ha hecho público este jueves. El informe reconoce tanto abuso de poder por parte de los oficiales como deficiencias a nivel institucional. Se considera probado que los soldados ofrecían dinero y alimentos a los niños a cambio de de abusar sexualmente de ellos y que ninguno de los responsables de la misión detuvieron los abusos ni protegieron a los niños.

Durante los desplazamientos para competir fuera de Vitoria, el ahora detenido alquilaba habitaciones en las que supuestamente ocurrían los hechos. El entrenador les daba un trato especial si dormían con él o mantenían relaciones íntimas. Si la menor no consentía el abuso, las ridiculizaba frente a sus compañeras y compañeros de este gimnasio de la calle Reyes Católicos de Vitoria. La Consejera de Educación espera que se aclare pronto el caso.

El gobierno ha aprobado la creación del Registro Central de delincuentes sexuales para que estos condenados en firme, no puedan trabajar con menores ni realizar ninguna actividad que implique un contacto habitual con niños o adolescentes. El registro incluirá cualquier delito contra la libertad sexual como los abusos sexuales, las agresiones, el acoso, la prostitución o la pornografía con independencia de la edad de la víctima o del condenado.