arriba Ir arriba

Esta madrileña de 28 años lleva ya varios atendiendo su propia consulta de psicología y tiene que hacer esfuerzos para que sus pacientes la vean como terapeuta dada su juventud. Paula es psicóloga, aunque antes quiso ser médico y aún antes bióloga marina, porque desde siempre ha sido inquieta y soñadora.