Enlaces accesibilidad

Un joven muere tras negarle asistencia médica

  • El joven, que sufría una cardiopatía, se desplomó en el suelo cuando jugaba al fútbol
  • Los servicios de emergencia no llegaron hasta que no habían pasado 17 minutos
  • La familia denuncia que los sanitarios de un centro de salud cercano se negaron a auxiliarle
  • Según los facultativos, se atuvieron a un protocolo que les impedía dejar las instalaciones sin personal
  • Toda la información en la página web del programa 'La Mañana'

Por
La Mañana - Muere tras negarle la asistencia médica

Los hechos tuvieron lugar en enero de 2018. Aquella tarde Cristian Paniego, un joven de 21 años, jugaba al fútbol con sus amigos en unas instalaciones deportivas situadas en Corral de Almaguer, la localidad toledana en la que residía junto a su familia. Paniego se desplomó de manera repentina sobre el terreno de juego y se dio un golpe en la cabeza. Se había provocado una brecha de la que había comenzado a brotar sangre. Sus amigos sabían que ese podía ser el menor de sus problemas. Eran conocedores de la cardiopatía que sufría y temían que se pudiera haber manifestado de la peor de sus formas. El grupo se puso en contacto con el 112 para solicitar auxilio. Tres de ellos tomaron a decisión de conducir hasta el centro de salud más cercano, situado a poco más de 600 metros del lugar.

“Me llamó su novia y me dijo que Cristian estaba mareado”, ha declarado en el programa ‘La Mañana’ Milagros Hortelano, la madre del joven. La progenitora ha atendido al magacín matinal para relatar lo que ocurrió aquella fatídica tarde en la que perdió a su hijo para siempre. Según ha indicado, los amigos de Cristian tuvieron la oportunidad pedir asistencia a dos facultativos cuando llegaron al ambulatorio. Sin embargo, estos habrían decidieron no acudir en auxilio del joven alegando que había otro equipo médico fuera y que no podían dejar las instalaciones sin personal porque así lo marcaba un protocolo. Tampoco contaban con el vehículo en el que se encontraba equipamiento necesario para socorrerlo, ya que en ese momento se encontraba realizando otro servicio en Lillo, un municipio situado a 12 kilómetros de la localidad.

“Llegué al polideportivo y me encontré a todo el mundo a su alrededor”, ha proseguido Milagros durante su entrevista. “Mi hijo estaba colocado de manera lateral y tenía un color moradito”, ha detallado. Fue en ese momento cuando, según su relato, tomó la decisión de desplazarse al mismo centro de salud al que ya habían acudido los amigos de su hijo. La respuesta que obtuvo por parte del personal médico fue la misma que la expuesta a los jóvenes minutos atrás.

Cuando los servicios de emergencia acudieron hasta el punto en el que se encontraba su el joven inconsciente ya habían transcurrido 17 minutos. Los sanitarios consiguieron reanimarlo con una inyección de adrenalina y acto seguido lo trasladaron en helicóptero hasta el Hospital Virgen de la Salud, en Toledo. El joven sufrió allí dos infartos más y falleció horas después. 

Cristian padecía una estenosis por la que necesitaba acudir a revisiones médicas de manera periódica. “Los médicos nos aseguraron que podría hacer una vida más o menos normal. Nos dijeron que era recomendable que no se operara porque podía ser peor”, ha comentado Milagros. Ahora que el joven ya no está con vida, la familia intenta salir adelante con mucha fuerza y voluntad. “Sacamos las fuerzas de donde podemos pero cuando volvemos a casa nos sigue faltando él”.

El polideportivo tenía un desfribilador que no pudieron utilizar 

El polideportivo en el Cristian se desplomó aquella tarde contaba con un desfilibrador para atender casos de urgencia. Sin embargo, nadie pudo tener acceso al equipo durante los 17 minutos en los que el joven permanecía a la espera de ser atendido. Según ha confirmado la familia del fallecido en el magacín matinal, el desfibrilador se encontraba desinstalado en un cuarto bajo llave. Y el responsable de las instalaciones no estaba presente porque tenía se encontraba en el funeral de su abuela. 

Sobre este otro punto se ha mostrado crítico Javier Peña, el abogado de la familia. El letrado también ha estado presente junto a los padres durante toda la conexión en directo. "Es inaceptable que se hubiera comprado ese aparate siete meses atrás y que no estuviera accesible al público", ha declarado cuando ha llegado su turno de palabra.  

La familia denuncia una posible omisión de socorro

Peña ha dado a conocer que hay dos procedimientos abiertos por la muerte de Cristian Paniego. “Hay uno penal por la omisión de socorro, porque los facultativos tienen que reaccionar de otra manera ante una situación como esta. Y por otro lado está lo del desfibrilador”, ha explicado. El abogado considera fundamental para el devenir de los acontecimientos de aquella tarde el tiempo que transcurrió desde que el joven cayó al suelo hasta que llegaron los servicios de emergencia. "Se sabe que a las 20:03 se avisó al centro de salud y durante 17 minutos ningún sanitario se desplazó hasta el polideportivo, que está a 600 metros, dos minutos en coche. Nosotros nos dedicamos al derecho sanitario y sabemos lo que es una cardiopatía urgente. El tiempo que pasó es una eternidad para un caso como este”, ha declarado.

‘La Mañana’ ha intentado recabar la versión del Ayuntamiento de Corral de Almaguer. Sin embargo, los representantes del consistorio han declinado la oportunidad de realizar alguna declaración bajo el pretexto de que el caso está judicializado. El mismo argumento ha dado el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), si bien el interlocutor con el que se ha puesto en contacto el programa ha querido dejar claro que los dos facultativos que se encontraban en el centro de salud de la localidad toledana se atuvieron a un protocolo por el que no pueden dejar solo al centro. 

Televisión

anterior siguiente