Enlaces accesibilidad

'Operación Triunfo' vuelve a La 1, 16 años después de su estreno en TVE

  • El Consejo de Administración de RTVE da luz verde por unanimidad a una nueva edición de 'OT'

Por
 'Operación Triunfo', el gran éxito de la televisión, próximamente de nuevo en La 1
'Operación Triunfo', el gran éxito de la televisión, próximamente de nuevo en La 1 rtve

La academia de 'Operación Triunfo' reabrirá sus puertas en TVE para descubrir y formar nuevos talentos musicales. El Consejo de Administración ha autorizado la producción de una nueva edición del talent show que cambió la historia de la televisión en España y que lanzó al estrellato a cantantes, hoy consagrados, como Rosa, Bisbal, Chenoa o Bustamante.

El pasado 22 de octubre se contaban 15 años del estreno del programa y TVE lo celebró con la emisión de 'OT. El reencuentro', una serie de documentales que culminó con un especial concierto en el Palau Sant Jordi de Barcelona, que sirvió para reunir, por primera vez desde entonces, a todos los concursantes de la primera edición. Más de 4 millones de espectadores siguieron estos especiales.

El histórico reencuentro arrancó en una sala de música en la que los concursantes de la primera edición de 'Operación triunfo' recordaron algunos de los temas míticos del programa

Para todos los públicos OT - El Reencuentro (I) - ver ahora
Transcripción completa

Queda muy poquito tiempo para que empiece Operación Triunfo.

De este gran proyecto musical saldrá el representante

de Eurovisión en España... (LA VOZ VA BAJANDO DE VOLUMEN)

(Aplausos)

(LLÀCER) ¡Corre, corre, cruza la pasarela!

(Aplausos)

(HOMBRE) ¡Dentro de cinco minutos dará comienzo

el concierto que todos esperamos!

(Gritos de euforia)

-¡Nos vemos, Sevilla!

(Música y gritos de euforia)

A tu lado me siento seguro.

A tu lado, lo juro, a tu lado yo quiero soñar.

A tu lado...

-Y ahora, algo que ya es un fenómeno social.

Cerca de 5 millones de espectadores vieron el lunes durante tres horas

el programa de Televisión Española Operación Triunfo.

Fue lo más visto...

(LOZANO) Los espectadores han decidido que el primer clasificado

de Operación Triunfo sea...

(AMBOS GRITAN) ¡Rosa!

(Vítores y aplausos)

¡Qué chulo!

Bueno, bueno...

(Melodía de piano)

Madre mía.

"Potito".

Piano y todo. (CONTENTA) ¡Micro!

(VERÓNICA) ¡Anda, qué chulo! (RÍE)

(AMBOS EXPRESAN SORPRESA Y ADMIRACIÓN)

¡Qué chulo! ¿Verdad?

¡Vaya! Esto ya...

(ADMIRADO) ¡Madre de Dios!

(VERÓNICA) Lo que nos va a unir a todos es Operación Triunfo.

Nos une toda una caja de sentimientos.

Una caja musical de sentimientos.

(RÍE) ¡Hola!

Qué bonito lo han hecho, ¿no?

(RÍE) ¡Hala!

(RÍE) ¡Flipa!

Libro de recuerdos.

-¡Qué fuerte!

-No empecemos con la llantina, que me emociono.

(GENO) Con mis 15 compañeros

es como si no existiera el tiempo, como si se hubiese parado

y hubiera quedado todo ahí.

Yo me siento muy orgullosa de mis compañeros, de los 15.

Son todos unos luchadores y unos artistazos

Como la copa de un pino y los llevo en mi corazón

y son mi familia, mis hermanos.

¡Qué fotos, por favor!

¡Hombre! ¡Hombre!

¡Hombre! (MUJER, CANTA) ¡Valenciaaa!

(TODOS RÍEN) (HOMBRE) ¡Guapos!

(MUJER CANTA) ¡Valenciaaa!

(PARREÑO) ¡Qué guapa estás! ¿A mí no me dices lo mismo?

A ti no.

Mira esta, qué mítica, la tuya con la guitarra.

¡Mire!

Creo que hay un vínculo muy importante entre los 16

que hemos entrado en Operación Triunfo 1.

Solo nosotros entendemos lo que vivimos.

(MANU) En la vida es muy difícil esta unión tan fuerte entre personas.

En los colegios se da, pero con los años se disipa.

Sin embargo, la nuestra ha quedado ahí bastante ligada.

(Aplausos y gritos de alegría)

(GISELA) ¡Qué fuerte!

(PARREÑO) Qué guapas están.

(NURIA) Hemos tenido un vínculo tan fuerte...

Aunque no nos llamemos, no nos veamos y pasen los años,

en el momento de verte se para y volvemos atrás.

(NATALIA) ¡Hola!

(Gritos de alegría)

-¡Ya era hora! ¡Qué ganas!

(NATALIA) ¡Jolín, cuánto tiempo sin veros!

Nos llevamos tan bien que es de envidiar.

No conozco ningún otro "talent show" o "reality" o como lo llames,

incluso colegios de cuando salimos de las clases,

que se lleven tan bien como nos llevamos nosotros.

(GRITA) ¡Pero bueno!

(Aplausos y gritos de alegría)

(MUJER) Estamos los 16, ¿eh? ¡Los 16!

(HOMBRE) Estamos todos. (OTRO) -Pleno, chicos, pleno.

(MUJER) Juntos, juntos, juntos.

(TODOS) ¡Eh, eh, eh!

Al final, todos congeniamos y formamos una agradable familia.

A algunos de ellos hacía doce años que no los veía.

Y es como si los hubiera visto ayer.

-Son mis hermanos, y lo siento así.

Si mañana les duele la barriga, soy el primero que va,

igual que ellos vienen. Puedo pasarme tres años sin verles,

pero los veo y no ha pasado ni un día.

Me encanta estar con ellos porque se alegran de lo que te pasa.

Ellos están siempre pendientes. Te cuidan.

Incluso te diría que la música quedó en un segundo plano

en aquel programa.

Quedó en un segundo plano, porque lo más emocionante

que hemos vivido todos es el compañerismo y la hermandad.

Yo estoy enamorada de mis compañeros.

Si supieran ellos lo importantes que son en mi vida,

el cambio tan grande que fueron

y su influencia en mi vida y en mi persona...

Ellos no se lo pueden llegar a imaginar.

Es imposible que sepan lo importantes que son para mí.

¡Qué bonica es!

(MUJER) ¡Dale un beso! (NINA) ¡Si es tu hermano!

En tu equipo no estoy.

¡Te quiero!

(TODOS RÍEN)

Tío, qué nervios, ¿no? Pues la verdad es que sí.

Es que ahora, llegar al sitio donde todo acaecía...

Donde todo empezó. Sí.

(Gritos de euforia)

Yo me acuerdo, cuando salíamos de la academia,

que había tal follón que era increíble.

La gente, las niñas... Madre mía. Iba la policía a abrir camino.

(Música emotiva)

Y ya por aquí se va al plató.

Madre mía.

Pues nada, por lo pronto esto sigue igualito.

Es muy fuerte, me pasan por el cuerpo

muchísimos recuerdos, de estar llorando como una cosaca,

de los nervios que tenía.

Volver aquí es como reencontrarse con aquella Rosa.

Choca mucho.

Yo tenía 20 años.

Pero mi cabeza era de 13 años.

Yo solo tenía miedo.

No sabía qué iba a pasar con mi vida.

Eso sí, sabía que no estaba preparada.

Ni emocionalmente, ni psicológicamente, ni físicamente

ni cultural... nada.

No estaba preparada para nada. No había por dónde cogerme.

En aquel momento, todas las cosas que mis padres me enseñaron,

resulta que para la vida que me había tocado de repente

no me valían.

Yo continuamente tenía un estado de culpabilidad,

de que todo va a salir mal.

Ya sé que debería alegrarme por toda la evolución de estos años,

(EMOCIONADA) ...pero yo no puedo ver vídeos, porque me choca mucho.

Me da rabia verme así. No es rabia. Me enfado.

Sí.

(Música triste)

Aquí se ha quedado la energía de Operación Triunfo 1.

Aquí se ha quedado la energía de mis compañeros y mía.

Seguro, vamos. Está aquí, se nota.

(Aplausos)

Creo que por eso Operación Triunfo tenía algo especial.

Cada uno competía con uno mismo.

Pero no competíamos unos con otros.

Ni siquiera pensaba... Era como que me daba miedo ganar.

Hasta que llegó el final no me lo podía creer.

Sentí... Fue una cosa rara. Como sufrimiento y alegría a la vez.

(AMBOS) ¡Rosa!

(Vítores y aplausos)

No sé qué hubiera sido de mi vida si no hubiera ganado.

Pero el haber ganado hizo que me pusiera las pilas.

Fue una conquista importante.

La más importante en mi carrera y como persona.

Europe's living a celebration

Es tu fiesta y no hay vuelta atrás.

Celebration! Celebration!

(Aplausos y vítores)

Era todo tremendo. Yo me acuerdo

que hubo una vez que me preguntaron en una rueda de prensa:

"Rosa, ¿tú cómo te sientes? ¿Qué sientes sobre el escenario?"

Dije que parecía todo como un potaje de lentejas.

Era así, eran todo cabecitas, cabecitas.

(Melodía de guitarra y vítores)

(Gritos de euforia)

Lo estamos hablando porque ahora cada día es distinto.

Ahora podemos caminar por la calle, Octavio.

Efectivamente. No podíamos caminar por la calle.

Ni en el aeropuerto. Efectivamente.

(Música emotiva)

Fíjate, tío, hasta dónde hemos llegado.

Octavio, que no venimos del pueblo. Venimos de la peor... De...

De una barriada... que eso no lo sabe la gente.

Nosotros nos hemos criado en el polígono de Almanjáyar.

Me da vergüenza, pero me siento orgullosa de dónde nos hemos criado.

Vergüenza, ninguna. Gracias a todo eso eres quien eres.

-¡Bueno, Rosa, este es tu pueblo! (SORPRENDIDA) ¡Pero bueno!

Muchas gracias.

Es que el programa nos ha cambiado la vida

en todos los aspectos. De hecho, cuando vuelvo a Granada

a veces me da pánico, porque retrocedo demasiado.

Empiezo a hablar mal, como mucho. "¡Niño!"

No, no, no. ¡No! ¡No puedo!

Es muy bonito y todo lo que tú quieras,

pero no.

Y ahora ya lo llevo mejor, pero yo antes me sentía,

hasta no hace tanto, extraña estando en mi casa.

Me encuentro como en medio de dos realidades.

Como si no valiera ni para un estilo de vida ni para otro.

Como que veo que todavía hay mucho que aprender y que evolucionar.

Quiero llegar hasta ahí.

A mí cuando me preguntan a qué estaría dispuesta

a hacer para entrar al programa,

lo primero que se me vino a la cabeza fue perder peso.

Dije perder peso porque es lo que más me cuesta en mi vida.

Es más, pequé de sinceridad, porque en ese momento pensé:

"¿Qué hago yo haciendo esto?"

Pero te digo una cosa: fue lo mejor que pude hacer.

Aprovechas cualquier sitio para hacer un poco de gimnasia.

(SORPRENDIDA) ¿Pero qué haces aquí?

¿Esto qué es? ¿"Surprise"? ¡Claro!

(Música agradable)

Néstor me ayudó muchísimo con el tema del deporte.

Fue una referencia para mí.

Yo, dentro de la academia, perdí 27 kilos.

El resto fue sola. Fuera. Y mi referencia era Néstor.

Yo me acuerdo que tú venías a las clases:

"¡Néstor, dame más caña, que quiero adelgazar!

Y yo te decía: "Tranquila, poco a poco.

Paso a paso, porque el peso..." Madre mía.

¿Te acuerdas? Me acuerdo.

A ver si me dejas en 80 kilos, Néstor.

¿En 80? Hostia, tú pides mucho, ¿eh?

(HOMBRE A LO LEJOS) ¿Qué, Rosa? (CONTENTA) 96.

(ILUSIONADA) Néstor, ven. Néstor, mira.

¡91,55!

En ti vi la luz. Para mí, el que tú sembraras

ese hábito en mi vida... Es una forma de vida.

Esa forma de vida, exactamente, a mí me salvó la vida.

Tú en la academia diste un cambio en esos tres meses...

¡Espectacular! ¿Sabes la de gente que me ha dicho:

"Tú eres el que ha adelgazado a Rosa"?

(RÍE) Y yo: "No, Rosa se adelgazó ella".

Yo le enseñé el camino.

Ahora es cuando yo estoy a gusto.

Ahora es cuando tengo una filosofía de vida...

Yo ahora puedo mirarte a los ojos.

Yo puedo sentirme cómoda sentada aquí.

Soy una mujer completamente distinta.

¿Te vas a poner de verdad? ¿Vamos a hacer clase aquí de algo?

No, te voy a hacer una prueba, a ver cómo estás después de 15 años.

Muy mal.

(Vítores y aplausos)

(HOMBRE) ¡Pero qué guapa está!

(Música agradable)

Estás más guapa que antes. ¿Estoy más guapa que antes?

En serio.

Oye, venid cuando queráis y hacemos estas cosas.

¿Qué tal, Manu? -Bien.

-Id sentándoos.

Sentaos.

"Se sienten".

(HOMBRE) ¡Se sienten! (MAYTE) Se sienten, "porfaplease".

(TODOS CANTAN) "Ese toro enamorado de la luna...

que abandona por la noche la 'maná'".

-¿Esto a cuento de qué es? ¿A cuento de qué?

-A ver, mirad cómo estoy.

(HOMBRE) Estamos todos igual. Yo no me lo creo todavía.

(MAYTE) Este momento es histórico.

Sabemos que vosotros os habéis ido reuniendo, pero nunca en la tele.

Nunca habíais estado los 16 juntos desde hace 15 años.

La verdad es que viendo el piano, viendo a Manu

y viéndoos a vosotros me entran unas ganas de daros temas...

(TODOS HABLAN A LA VEZ) -Pero no.

Hoy no va a haber reparto de temas.

No vamos a tomar tonos.

Solamente vamos a hacer un pequeño viaje

en nuestra memoria a través de lo que nos unió,

de lo que os unió hace 15 años, que fue la música.

Todo empezó con los castings.

(UNA MUJER GRITA) -Los castings.

Recuerdo cuando Toni y Mainat nos encargaron

hacer el casting de un programa llamado Operación Triunfo,

que nadie sabía que era ni que iba a ser lo que llegó a ser después.

Pero la verdad es que no teníamos ninguna presión,

porque tampoco nos habían marcado perfiles en concreto.

El equipo de casting íbamos muy tranquilas.

(MUJER) Y nos escogisteis a nosotros. (TODOS RÍEN)

-Recuerdo perfectamente los castings de todos.

En los castings finales tú también estuviste.

-Sí. -Los 100 que llegaron a Madrid.

¿Y qué sonaba allí? ¿Os suena esto?

(TODOS) Sí. (HOMBRE) -"Happy day".

(LA TOCA AL PIANO Y TODOS LA CANTAN)

(Aplausos y vítores)

¡Ay, qué frío hace!

Este fue el tema emblemático de los castings.

¿Qué recuerdos tenéis de los castings?

-Yo nunca olvidaré a Mireia, por ejemplo,

que constaban dos o tres días de castings

y apenas nos conocíamos, y pasó la primera prueba y estaba...

(PONE VOZ AGUDA) "¡Mamá, he pasado!" (TODOS RÍEN)

-¡Mamá, que me quedan solo dos, tío!

¡Que me quedan solo dos pruebas!

La de la mañana ya la he pasado. Ahora tengo que hacer la de la tarde.

-Yo tenía 100 pesetas y me dije: "Tengo que hacer llamar.

Si paso el segundo y el tercero me voy a casa, me tengo que ir..."

Me daba envidia que estuviera hablando todo el rato.

Yo no podía decírselo a la mía. -Haberme pedido el móvil.

-La odié toda la vida, pero ahora... Lo tengo grabado a fuego.

Como si fuera ayer. Recuerdo esperar. Incertidumbre.

Nervios. No sabíamos qué iba a pasar.

Cantábamos para que nos vieran "los de la televisión".

Como si fueran unos entes extraños, los que hicieron las pirámides.

Queríamos que los de la televisión nos dijeran si valíamos o no.

Una oportunidad.

Tengo 19 años y soy ya oficial de segunda.

Llevo tres años y medio trabajando diariamente.

Yo soy un tío currante. Tiro para delante.

Tengo amigos que dicen: "Me gano 200 talegos y no hago nada".

Para mí, la persona tiene que ser un tío que valga.

Con un par de cojones, aunque esté mal dicho.

Mi padre me dijo: "¿Qué le digo a tu madre?

¿Qué le digo a mi padre? ¿Vamos mañana a trabajar?"

Tu padre fue a todos los castings. Y Bisbal se presentó en el último.

Fue una repesca en Barcelona.

Estábamos seguros de que tenía posibilidades de poder salir.

Por eso se vino urgentemente de Almería ayer.

Por el trabajo no pude ir a los castings cercanos.

Yo tenía que hacer la prueba como fuera.

Me fui a Barcelona... ¿Entonces eres de Almería?

Sí, de Almería.

Nunca olvidaré que en los castings

que nosotros tres ya éramos bastante torbellinos

y en el último, yo no había visto nunca en la vida,

de repente me encuentro a un hombre sentado en un rincón...

-Estaba de pie ya. -No, tú no.

Así, con rizos, y digo: "Hola.

¿Qué tal?" "Hola, ¿qué hay? Encantado".

"¿Cómo te llamas?" (LO IMITA) "David Bisbal.

Estoy resfriado. Es mi oportunidad y me lo estoy tomando muy en serio".

Pensé: "Este no va a llegar a ningún lado".

(Risas y aplausos)

Lo que sí recuerdo era la espera, como bien ha dicho David,

donde tenías muchos nervios y ganas de entrar porque querías demostrar

tu sentir y presentar tu música.

Te daba alegría por todo lo que estabas viviendo tú

y también estabas esperando a que alguien,

porque entablabas ya una relación... Sí, alegría por los demás.

Querías alegrarte también y que alguien entrara.

Yo no me fui del casting de Madrid hasta que no entró David.

Quería esperarme. "Ha entrado este muchacho. De puta madre".

(LLORA)

De puta madre.

Me impactó hacer los castings con una psicóloga.

Hacer pruebas con psicóloga.

Aparte de cantar y el estrés que llevábamos,

Yo creo que pasé 14 pruebas o algo así.

Y hacer el casting con una psicóloga, como haciendo clase de teatro...

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

-Era como super-raro.

-En los últimos castings nos hacíais bajar como una escalera

a una habitación donde había un sobre en una mesa.

En el final. Eso lo tengo aquí.

-Decía: "El jurado de OT, después de muchas deliberaciones,

ha decidido que tú, David Bisbal, o cualquiera,

sea uno de los 16 miembros que formará parte de OT".

(Aplausos)

He entrado, chicos.

(LEE) -"Tras muchas deliberaciones,

el jurado ha determinado que seas una de las 16 personas...

(LLORA) ...seleccionadas para entrar en la academia y participar en OT".

Y ahí, en ese momento de la carta, hay un señor

que lloró lo más grande, que era Manu Tenorio.

¡Y luego la fama que tenía yo! No recuerdo nadie que llorara más.

-Yo los castings los fui pasando, incrédulo. Lo veía como muy lejano.

Pero el último paso, que ya estaba ante la imagen

de: "estoy a un paso y lo mismo puedo estar dentro que fuera

estando tan cerca,

cuando yo leí esa carta el mundo se me cayó en lo alto".

(LLORA)

-Sobre todo sufrió mucho tu papel, que quedó todo empapado.

-Todavía está ahí.

-Total, que pasan los castings finales,

os lo decimos a los 16 que entráis, hacemos la primera gala

y llega el momento de entrar en la academia.

(NINA) Chicos, ¿ya? Acabáis de entrar en vuestra casa.

(Vítores y aplausos)

El primer momento en que entré en la academia

lo recuerdo perfectamente. Fue una locura.

Todos corríamos de un sitio para otro.

"A ver qué hay aquí. A ver qué hay aquí".

Era todo tan grande, tan bonito...

Fue una sensación de decir:

"Sé que esto va a ser algo grande".

-Íbamos corriendo a los boxes. "Vamos a cantar aquí".

"Qué pedazo de salón, qué pedazo de tele".

"Hostia, las habitaciones". "Esta es mi cama".

Corriendo. "Yo me pillo esta". "Yo la otra".

-Todos teníamos una energía impresionante.

Entramos corriendo al gimnasio, a la sala de arriba...

Entramos a ver todo.

Como el día de Reyes para un niño pequeño, de verdad.

Fue algo superbonito y superinocente.

-Recuerdo mucho una sensación, que es como la inconsciencia.

El estar ahí un poco sin saber a qué vas, ni lo que te espera,

con mucha ilusión y muchas ganas, pero sin anclajes.

Fue brutal. Yo me acuerdo de la primera noche.

De cada noche. Ahora estoy viendo y oliendo...

aquella academia: las camas, las literas...

donde dormíamos, donde tenía al cabrón de Álex debajo de mí.

Lo tengo absolutamente todo grabado.

(Música emotiva)

(Risas y voces de alegría)

(NATALIA) En los castings

estaba con Chenoa, y cuando entramos en la academia

me coge de la mano y me dice: "Tú de mi lado no te vas,

que eres muy chica y te tengo que cuidar".

Me dijo eso, entra, y con los escalones se cae.

Y caí, me agarró ella.

Ese momento para mí es increíble.

(MUJER) Y va y te coge. (NATALIA) -Sí, la cogí.

(Risas)

¿Cómo lo recuerdas ahora? ¿Yo?

Estaba muy nerviosa, pero también estaba demasiado adulta.

Ellos me ayudaron mucho a volver un poco a mi edad.

(MUJER) Era nuestra mami. A mí fue al revés.

Además de ser un poco mami, estaba más...

Pero yo creo que los sueños eran los mismos de todos, ¿no?

Perspectiva distinta, mismos sueños. Una canción nos viene al pelo.

Chenoa, Rosa...

No, esta no.

(Piano: "A tu lado")

Esta, más adelante.

(Piano: melodía diferente)

Otra. Va más la cosa por "sueña... ¿con un mañana?"

Venid aquí.

¡Qué fuerte! ¿Habéis calentado?

¿Calentado? He dormido tres horas.

(ENTONAN)

(LAS ANIMAN) (HOMBRE) ¡Vámonos!

Sueña

con un mañana.

Un mundo nuevo

debe llegar.

Ten fe.

Es muy posible si tú estás

decidido.

-Siembra

en tu camino

un nuevo destino

y el sol brillará...

(AMBAS) ...donde las almas

se unen en luz

de bondad y el amor

que nacerá.

Sueña, sueña.

(Aplausos)

Sueña tú.

(Aplausos)

Sueña tú.

(Aplausos)

(H) Te vamos a bajar medio tono. (MUJER) ¡Qué bonito!

(El piano sigue)

(MUJER) Está Toni nervioso.

(HOMBRE) De esto nos podríais haber avisado.

(OTRO) Toca "Paquito el Chocolatero", que me la sé.

"Paquito el Chocolatero".

(MAYTE) Teníais muchos sueños.

(MUJER) Vamos para allá.

(HOMBRE) Es lo más bonito que nos ha pasado, y aquí estamos.

(Aplausos)

Hagamos lo que hagamos, vivamos lo que vivamos,

es lo más bonito que nos ha pasado, y ya está.

(ÀLEX) Realmente somos una familia de 16 personas

que no olvidaremos nunca.

(MADRE) Ahora que han pasado 15 años, ya es para toda la vida.

Si habéis mantenido este contacto y os queréis tanto de verdad,

eso ya es para toda la vida.

-Además, se ha visto que alguno al principio se quiso desenganchar

y al final todos hemos vuelto.

Los años nos han dado la razón para volver a ser una piña.

En la academia han pasado tantas cosas buenas y malas

que, si te pones a pensar, solo prevalece lo bueno.

Lo malo eran chiquilladas y tonterías que tenían que pasar.

-Cuando... -¿Me estás escuchando?

-Sí. -Me parece que quieres hablar.

-No me quieres escuchar. -Sí.

-Piensa en lo que he dicho.

-"¡Si no te miro no lo sé!" No consiento que me hablen así.

-No puede estar un compañero retransmitiendo la jugada

de que "se ha equivocado, la ha cagado aquí o allá".

Ya lo vemos. No hace falta que se retransmita.

-Yo soy así. Así me cogieron, y soy como soy.

A lo mejor quería hacer las cosas demasiado deprisa.

Cuando lo ves después de 15 años, ves cosas que podrían hacerse mejor.

¿Me arrepiento de lo que he hecho? Yo no soy de los que se arrepienten.

Pero sí se podrían haber mejorado.

El peor momento fue cuando me echaron, desde luego.

En ese momento, cuando piensas: "Si es, es, y va a pasar",

cuando te dicen: "Álex, tienes que abandonar la academia"...

(RESOPLA) Se te pone un nudo en el corazón.

Es la realidad, y como tampoco sabes qué va a pasar fuera,

porque no tienes comunicación, se acabó el sueño.

Es lo que pensé: "¿Se acabó el sueño? ¿Ya?".

(Música triste)

-Le nominaron al final con Juan Camus.

Juan Camus lo echó a él.

-Adoro a Juan, pero que se ventilara a tres o cuatro de repente,

no lo entendía.

Ya no sé si es injusto o no. Quizá la palabra no es "injusto".

Juan se lo merecía igual que yo.

Pero hubiera deseado haber tardado un poco más en salir.

-Por el esfuerzo tan grande que ha hecho, no solo artístico,

sino por el cambio que ha hecho a nivel personal,

vamos a escoger a Álex para que se quede en la academia.

(Aplausos)

-Para mí, Nina fue parte fundamental en todo este proceso.

Mis compañeros también, mucho, pero no creo

que hubiera sido lo mismo con otro profesor.

(EMOCIONADA) -La voz va muy unida a cómo tú eres.

Si tú progresas en tu actitud...

y si vas con la transparencia con la que va Álex,

no puede fallar. Nunca.

-Ni las cámaras lo vieron,

pero fue entrar con esa chaqueta cuando ya nos despedíamos,

y me dio un papelito en la mano.

"Siempre me tendrás para lo que quieras. Nina".

Fue parte fundamental para mí en todo esto.

Sé que no controlo las palabras

si llevo mucho rato en casa

y no sé dónde has estado.

Algunos nos sentíamos menos queridos que el resto.

Claro que había favoritos. Por supuesto.

Pero no lo digo yo, o sea, que Bisbal llevaba mes y medio

y le estaban haciendo un disco como anillo al dedo.

Yo también quería mi disco.

También necesitaba contarlo y de cantarlo.

Todos tuvieron su disco en solitario y a mí me hicieron hacer un grupo

con tres personas a las cuales amo: mi Geno, mi Mireia y mi Javián,

pero no es lo que quería.

Yo soy mucho más melódico, más "baladero",

mucho más cantautor, autodidacta,

y me veía bailando y cantando unas canciones

que ni me enteraba de qué estaba diciendo, y pensaba:

"Si yo canto con el corazón. ¿Qué estoy haciendo?

¿Por qué me vendo así?" "Porque debes hacerlo".

"¿Por qué?" "Porque sí". Pues así era.

(Gritos de euforia)

(Comienza la música)

La vamos a cantar todos juntitos, que esta sí que os la sabéis.

Esa mujer me está matando.

Yo creo que el OT nuestro fue tan bueno

porque nadie era consciente de lo que estaba pasando fuera.

Yo me di cuenta de la magnitud de eso cuando nos sacaron a firmar discos.

Dije: "¿Qué está pasando? ¿Qué hemos hecho?"

(Gritos de euforia)

"Àlex Casademunt va a firmar discos y hay más de 11.000 personas".

En ese momento yo digo: "¿11.000 personas?"

Tirando las estanterías de la planta de vender los discos,

la gente por encima, y pude firmar un minuto.

Empecé a firmar, y había unos tipos haciendo un cordón:

"¡Avalancha, evacuación!" Me sacaron en volandas tres policías

y no pude firmar.

Me subieron a un coche patrulla con las sirenas.

Me llevaron para casa y yo decía: "¿Qué acabo de ver ahora mismo?"

Lo duro de la fama tan repentina es precisamente esto,

que sea tan repentina, que de repente te prive de cosas tan simples

como quedar con un amigo, que no le dabas importancia,

pero cuando salías de ahí, sí.

El momento más duro fue no poder entrar en un restaurante.

Primero, ver que todo el mundo te está mirando.

Todo el mundo quiere saludarte, y luego, a lo mejor te dejan comer.

-Si nos hubiera pasado a ti o a mí

quizá se nos hubiera subido la pelota...

No hubiéramos sabido llevarlo. -Correcto.

-Y él lo ha llevado siempre con naturalidad.

¿Y cuando se te ha acabado el "boom"? Mantente luego.

-Pero hay "booms" que son como muy en picado.

Yo ahora mismo estoy en un sitio más estable que cuando el "boom".

No tengo esa inquietud y esa inquina de "me gusta ser famoso y conocido".

Ya nos han conocido tanto que incluso cuando la cosa iba bajando

lo he agradecido. De verdad, no lo he echado de menos.

Al contrario.

Fue difícil. Llevo esa espinita clavada.

Tengo mucho que dar, y pongo la radio y pienso:

"¿Yo no podría estar ahí? ¿No podría tener un hueco?"

Yo quiero mucho a la música y me costaba mucho venderme con ella.

Me he vendido muchos años.

Por eso creo que hago mucha interpretación y no música,

porque he intentado gastar un par de cartuchos últimamente

y lo que me ofrecen, con todo lo que he sudado por ello,

no me sale a cuenta. No me gustan...

los estigmas, no me gusta que de repente se nos...

Que nos reduzcan a un grupo de "triunfitos"

cuando hemos hecho cosas tan buenas aquí.

¿Sabes qué me falla a mí de este país?

La memoria y la hipocresía.

La memoria de no entender lo que llegamos a hacer.

Juntar a familias enteras que ni se hablaban

los lunes por la noche, todos sentados,

llevarte a tu familia a un concierto

y comprar discos para tu hija, que hacía mucho que no lo hacías.

Revivimos la música en España. Le dimos un vuelco a la música.

Luego todo el mundo se nos echó encima con los años.

Llega un momento en que piensas que la industria de la música

está tan contaminada que a veces es preferible hasta salir.

-Ahora vamos a ir a un tema que a mí me afecta directamente.

El repertorio y las quejas del repertorio.

Todos os quejabais un montón.

Hasta Chenoa, que nunca se quejaba, hubo un día que dijo:

(CON VOZ LLORONA) "Solo me han tocado cuatro frases".

(M) ¡Pero eran las mejores canciones! (MAYTE) Tú, tú, tú.

Hay una canción que os gustó especialmente a tres personas.

(HOMBRE) O sea, que no nos gustó. Y me estás mirando. Mala cosa.

¡Ah, sí, me acuerdo de esa!

Canta, Javi.

¡Pero con el baile, por favor!

Levántate, coño.

(Música animada)

¡Álex!

Qué me has hecho, Mariana, no sé,

qué me has hecho Mariana, mi amor,

me tienes por las cuerdas, lo sé,

volando por las nubes y el sol.

Qué me has hecho Mariana, di qué,

qué me has hecho Mariana, mi amor.

Será que es realidad o es alucinación...

(Gritos de euforia)

Madre de Dios, qué temazos.

Un saludo a quien escogía las canciones,

la madre que la parió. (RÍE)

Espera, no, para esto. ¡Me pido una, dos y...!

Me apasionas, me transformas, me diluyes, me disuelves,

me acaloras, me enloqueces, me desbordas, me diviertes,

y no tengo escapatoria, tienes el control.

¡Toma!

Tienes... tanto que me abrumas (TARAREA)

y la imaginación...

Estoy loco ya de atar por aproximación.

Qué me has hecho Mariana, no sé,

qué me has hecho Mariana, mi amor.

¿Tú te acuerdas de la coreo? No.

(Risas)

¡Temazo!

-Hay que darle desde aquí un saludo de corazón a Poty

por esos tres pasos que repetía en todas las canciones.

Pero siempre quedaban bien. -¡Era este!

¡Vale! Una, dos y...

Chum, cha, cha, cha. Pum, cha, cha, cha...

(Risas)

Tenéis que entender la dificultad de montar una gala

con un repertorio variado, que no sea todo en inglés,

que no sea todo baladas...

y que además suponga un reto para vosotros.

¿Entendéis ahora?

Decidme, ¿hay alguna canción que no podáis soportar escuchar?

(CANTAN) ¡Del este al oeste!,

desde el norte hasta el sur.

aunque no pretendas...

La amo... Voy a grabar un grandes éxitos.

(CHICAS) "Nadie como tú..." (MIREIA) Esa creo que fue peor.

(HABLAN A LA VEZ)

(HOMBRE) "Cuando un amor se va..."

(VARIOS) Cuando un amor se va...

deja tristeza, melancolía...

Y soledad...

Cuando un amor se va,

cuando el amor se va,

siempre una parte de su cariño

se queda atrás.

-Como tú, nadie como tú,

no hay nadie como tú.

Como tú, como tú...

Nadie como tú, no hay nadie como tú.

Como tú.

(DÚO) Desde el este, al oeste,

desde el norte hasta el sur.

Aunque pretenda convecerte,

tu verdad solo

la tienes tú.

(Gritos de euforia)

A mí mi repertorio la verdad es que sí me gustó mucho,

muy a mi voz.

Tuve boleros, flamenquito con "Las noches de Bohemia"

y un poco de todo. La que no me gustó nada

fue la que hice con Juan. "Ay qué pena de mí,

aquí esperando..."

(Risas)

-¡Pero la química explosiva!

-No por Juan, pero es que... (CANTAN)

(TODOS) Ay coloraíto el corazón,

buscaré un amor desde mi balcón.

Luego había canciones que os gustaban,

pero no sabíais de quién eran. Como por ejemplo mi amigo David

que no sabía que Lucía era... ¿De quién era?

Muy bonita, ¿eh?

Por favor, un trocito.

(MANU) No me acuerdo nunca. ¿Tienes la letra aquí?

(Música romántica)

En versión Orozco.

Vuela esta canción...

para ti, Lucía,

la más bella historia de amor

que tuve y tendré.

Es una carta de amor

que se lleva el viento pintada en mi voz

a ninguna parte

a ningún buzón.

-Y no hay nada más bello

que lo que nunca he tenido.

Nada más amado

que lo que perdí.

Perdóname, si

hoy busco en la arena

esa luna llena

que arañaba el mar...

¡Bonito!

-Si alguna fui un ave de paso,

lo olvide para anidar

allá en tus brazos.

-Si alguna vez fui bello y fui bueno

lo olvidé todo para anidarme aquí en tus dedos.

-Si alguna vez fui sabio en amores

lo aprendí de tus labios cantores.

-Si alguna vez amé,

si algún día, después de amar, amé...

(AMBOS) fue por tu amor, Lucía,

Lucía...

-Tus recuerdos son

cada día más dulces,

el olvido solo

se llevó la mitad.

Y tu sombra aún

se acuesta en mi cama con la oscuridad

entre mi almohada

y mi soledad.

-No hay nada más bello

que lo que nunca he tenido,

nada más amado,

que lo que perdí.

Y perdóname si hoy busco en la arena

esa luna llena

que arañaba el mar.

Si alguna vez amé,

si algún día después de amar, amé,

fue por tu amor, Lucía.

Lucía...

Aaaah...

(Aplausos)

Lucía...

(Aplausos)

(Aplausos)

¡Grande, grande!

¡Bien, Manu!

¡Qué maravilla, una así quería yo!

(MAYTE) Tú, ¿recuerdas una vez que te di un tema con Gisela

te gustó tanto, tanto, tanto

que te abalanzaste sobre mí

y a partir de entonces cada vez que te daba una canción...

Pero no era por la canción, mi amor.

Ya, no disimules.

(MAYTE) "Vivo por ella".

¡Toma ya! ¡Toma ya!

(MAYTE) ¡David!

¡Pero qué petardo eres!

Qué petardo eres.

Vivo por ella sin saber

si la encontré o me ha encontrado.

Ya no recuerdo cómo fue,

pero al final me ha conquistado.

Vivo por ella, que me da

toda mi fuerza y libertad.

Vivo por ella y no me pesa.

-Vivo por ella yo también,

no te me pongas tan celoso.

Ella entre todas es la más,

dulce y caliente como un beso.

Ella a mi lado siempre está

para apagar mi soledad.

Más que por mí, por ella yo vivo.

Por ella...

-Es música que invita...

-Esta frase...

-a tocarla suavecita.

(Aplauso)

-En mi piano a veces triste

la muerte no existe

si ella está aquí.

-Vivo por ella que me da

todo el afecto que le sale.

A veces pega de verdad

pero es un puño que no duele.

-Vivo por ella que me da

fuerza, valor y realidad,

para sentirme un poco vivo.

-Cómo duele cuando falta...

-Vivo por ella en un hotel...

-Cómo brilla fuerte y alta... -Vivo por ella en propia piel.

(DÚO) Si ella canta mi garganta

mis penas más bellas espanto...

-Vivo por ella y no sé qué más...

(TARAREA)

(TARAREA)

Que me meo.

-Si está junto a mí...

-Voy a hacer un Rosa, ¿eh?

Si estás junto a mí...

(HOMBRE) ¡Ole!

(Aplausos)

Yo tenía la ilusión de grabar un disco.

Y tenía la ilusión de seguir indagando

y seguir explorando mi carrera artística.

-Recuerdo antes de OT estar viendo estos vídeos

de los grandes clásicos, de Phil Collins.

Y de alguna forma imaginarte qué se sentirá

estando ante ese público.

Los miraba pensando: "¿Podré estar algún día ahí?"

-Cuando salí de Canarias era isleña, y mi sueño era volar.

Volar bien alto.

Pero ahí tenía pocos recursos para poder volar,

o para poder crecer como artista.

-"A priori" no tenía...

ningún objetivo, realmente.

Pero mirándolo ahora

con el tiempo a lo mejor si te das cuenta

de que lo que quería era...

vivir de esto.

Cuando entré en OT me despedí de los dos trabajos,

de la guardería y del casino.

Me fui sin saber si me iban a coger.

Me la jugué. Pero iba así, ¿eh?

Mi familia decía: "Bueno, tú disfruta,

no sabemos qué va a ser, pero te apoyamos, te queremos

y te vemos por la tele".

Y en ese momento dentro de mí sentí algo que me dijo:

"Ya está. Algo ha cambiado y tienes que seguir".

Y así fue.

(MAYTE) Cuando os presentasteis al programa,

¿qué buscabais? -Sacar un CD.

-Que alguien nos escuchara.

-Que alguien nos escuchara. Cuando me presenté pensaba:

"A ver si alguien nos ve, a alguien le gusto...

le gusto yo en concreto, y puedo grabar una canción".

Este era mi pensamiento.

-Yo le dije a Gisela, no sé si te acordarás...

(Risas)

"Yo creo que el programa no va a durar mucho".

(Risas)

(MAYTE) Tú con una vista... -Eres un poco negativa.

-No, la que no duró fui yo.

-Rosa, por ejemplo, casi no había salido de casa.

No, yo empecé a crecer a partir de ahí.

Y si me dices qué es lo primero que pensé...

Pensé en la oportunidad tan grande que no tiene que pagarlo mi padre

y la suerte... Estaba flipando...

Estaba deseando empezar a trabajar

en lo que tanto costaba, para las clases de canto, etc....

Ese era mi mayor regalo, lo que pensaba.

-¿Y Vero?

-Yo entraba y solo pensaba en quedarme más.

Y yo solo quería estar presente en el momento

y vivirlo intensamente porque sabía que un día se iba a acabar

o que me iba a ir...

Y yo solo me sentía agradecida...

-¿Te enamoraste de esa casa?

Una de las cosas que más valoro, a toro pasado, digo,

es haberme aguantado. Porque no había por dónde cogerme.

De las carencias que tenía... (MUJER) ¡¿Qué dices?!

Ya os lo he dicho en el WhatsApp.

(MUJER) ¡15 años después seguimos con lo mismo!

¡Rosa, déjame decirte una cosa!

En la vida se agradece encontrar personas nobles y buenas como tú.

Nos has aportado tú más a nosotros que nosotros a ti.

(Aplauso)

Calla, hombre... (MAYTE) Resumiendo...

Compartisteis uno de los momentos más importantes de vuestras vidas.

O el momento que os lanzó a todos.

Y, o sea...

Y os habéis hecho amigos de verdad.

Y eso os va a unir siempre. (MUJER) Son un poco imbéciles.

No, pero con nuestros defectos y nuestras virtudes.

(Música animada)

(NATALIA) "Hay un amigo en mí".

¡Exitazo!

¿Te acuerdas del paso?

Hay un amigo en mí...

-Hay un amigo en mí...

Cuando eches a volar

y tal vez añores tu dulce hogar...

-lo que te digo debes recordar...

porque hay un amigo en mí.

-Hay un amigo en mí.

(DÚO) Hay un amigo en mí...

Hay un amigo en mí...

Cuando eches a volar..

(TARAREAN)

-No necesitas a nadie más,

porque hay un amigo en mí.

-¡Oh, sí!

(DÚO) Hay un amigo en mí.

¡Eeeeeh!

(Aplausos)

Siempre me he dejado llevar por el buen rollo.

Éramos 16 chavales que entramos para divertirnos y pasarlo bien.

Y tu mirada es azul como el mar azul...

(TARAREA)

(Risas y aplausos)

(HOMBRE) Yo te enseño el papel, ¡ríe!

(TARAREA)

A mi Verónica.

He encontrado un alma gemela que era de Cantabria.

Álex.

Le quiero un montón, es mi mejor amigo.

A mi hermana, Gisela.

(Risas)

(Música emotiva)

-Lo primero que une es el humor, cuando conoces a una persona.

Entonces yo con Manu Tenorio enseguida... Y con Javi...

O sea, con los sevillanos me junté enseguida.

Enseguida congeniamos.

No era consciente de que había cámaras todo el rato.

Yo estaba con colegas, pasándolo bien,

como en una acampada o en un albergue

y estábamos todos que lo flipábamos.

Nos dan de comer, nos dan clases, tenemos ratos libres...

La verdad es que nos trataron fenomenal.

(Música animada)

Dime que no estoy equivocado.

Todo un día más detrás de ti.

Yo nunca me he sentido identificado con OT,

con el espíritu musical de OT.

-Quizá por el concepto "intérprete". Porque no eres un intérprete.

-Igual es eso, no lo sé, Manu.

Pero es verdad que yo salí no muy contento

de mi paso por el concurso.

No he ofrecido todo lo que puedo ofrecer

porque me hacen cantar canciones que no me molan.

Yo soy muy "anglo", soy muy americano...

tengo claro lo que quiero. Entonces cuando yo entré ahí

había gente más joven que se podía moldear más al estilo.

Yo tenía claro lo que quería hacer.

Y lo pasaba mal cuando me ponían canciones.

Y yo decía: "Sé que lo puedo hacer mejor,

pero me estáis poniendo un bolero.

-Cantarlo todo de la misma manera puede ser un problema futuro.

-A mí que no me cambien, me gusta mi voz rota.

Como si salgo la semana que viene.

El jurado fue justo. Yo no lo hice bien en OT

porque las canciones no pegaban conmigo ni con mi rollo.

Estoy, macho, quemadísimo, tío.

Igual se piensan los del programa que mi rollo

es Backstreet Boys o NSYNC.

(CANTAN EN INGLÉS)

Valgo mucho, tengo un estilo diferente al de mis compañeros,

yo soy más roquero, ellos más melódicos.

Yo seguiré cantando mi rocanrol.

En Operación Triunfo aprendí

una lección importante: no le puedes gustar a todo el mundo.

Entonces a raíz de ahí yo estoy más tranquilo.

Hago mi música. Si te gusta, bien. Si no te gusta, también.

Pero a mí me gusta y es lo que hago.

Yo ahora toco bastante por garitos, con poquita gente

y yo lo disfruto igual.

Yo no puedo engañarme a mí mismo y hacer algo que no me gusta.

Hoy me he vuelto a ver...

Musicalmente he tenido suerte, pero en la vida, no.

Porque la vida me dio un palo muy duro,

que fue la muerte de mi hermano Gonzalo

y paré; me frenó eso.

No quería saber nada del mundo, ni de televisión ni de música.

Te di todo lo que soy...

Pero bueno, este es mi hermano.

Se puso como nombre artístico Mr. One.

El último nombre artístico que tuvo.

Y lo tengo tatuado como un libro de cabecera.

Y cada día que tengo un día malo, un día jodido...

pues lo miro y digo: "Hostia, si la vida son dos días".

Nada me matará...

Es que, claro, mi hermano era como mi padre.

Mi padre faltó cuando yo tenía, ¿qué años? Nueve años.

Y luego mi hermano fue un poco mi mentor.

Fue mi mentor... En fin.

Noah, ¿quieres ponerte las gafas del papá?

¡Corre!

Si mi hijo se quiere presentar a OT, que se presente.

Como yo ya sé cómo va el éxito musical, hoy por hoy,

igual dentro de 15 años ha cambiado y es otra cosa.

Pero hoy por hoy... Hostia, prefiero que sea guitarrista.

Oye, luego a las 15:00, ¿no? La paella es a las 15:00.

-Está cansadito. -Pues nada, cariño.

(HOMBRE) ¡Por fin, hijo! ¡Por fin!

¿Cuántas pallas tomaste en OT? -Como esta, ninguna.

No, es que tú sales de Valencia...

y a cualquier cosa le llaman paella. ¡¿Una paella con guisantes?!

-No caigamos en los tópicos. -¡Exacto!

-Soy una persona feliz con las experiencias que he vivido.

Y me quedo con lo mejor...

y estoy trabajando en la música y vivo de la música

gracias a Operación Triunfo. A quien le guste y a quien no,

pero vivo de la música. Hago lo que me da la gana.

-Flipasteis mogollón con la movida esa...

(Música entrañable)

-Es verdad, fue una experiencia tan brutal,

que solo la entendemos nosotros.

Nuestra familia y amigos no lo entenderán jamás.

Es una experiencia que siempre nos unirá.

(ÁLEX) Para nosotros era la novedad entre muchas partes.

En OT 2 y OT 3 se está más pendiente de las cámaras,

pero nosotros íbamos completamente vírgenes.

Estábamos viviendo una experiencia de dentro de verdad,

sin pensar qué podían decir o en qué televisión se veía,

que se hizo una fusión tan bonita que pasó.

Ocurre una vez en la vida.

Aparte creo que hubo un casting muy bueno.

Diferencias de edades y estilos.

Todo el mundo se ayudaba porque nadie en estilo pisaba al otro.

La esencia de todos estaba clara y era diferente y era bonita.

Y la gente de casa se identificaba con alguien,

incluso con los profes habría gente que se identificaría.

Y luego entre vosotros teníais muy buen rollo.

Y eso lo transmitíais y erais un equipo.

-Es muy fuerte que cada uno tengamos nuestra personalidad

y que hayamos hecho una piña.

-Porque nos respetamos todos. Es que somos tan diferentes,

que es muy difícil

lo que ha conseguido el casting y ha sido a través del respeto.

Porque sabemos dónde no nos tenemos que meter

y nos ayudábamos.

¿Y sabes qué había de corazón? Admiración entre nosotros.

No hubo rivalidad, había admiración.

No sabíamos qué obtendríamos, por lo tanto fuimos naturales.

(NAÍM) Yo lo que creo que siempre ha habido

es ya no solo respeto y admiración, por encima de todo es cariño.

Es que es cariño. -Bajo mi punto de vista, Naím...

Quiero decir una cosa, creo que toda la gente que vio el programa

y se sintió de alguna manera identificado,

se llevó la motivación de unos chavales por su sueño

a la oficina, a su trabajo... A todo, de alguna manera.

Fue una motivación para todo el mundo.

La gente tiene la percepción de que el programa fue ayer.

-"¡Hombre, Manu!" -Y han pasado 15 años.

Pero es un programa que unió familias...

-Pero todavía te lo dicen, y hace 15 años de aquello.

(MUJER) "Yo te he votado".

-Bueno, vamos a hacer un juego.

Manu va a tocar unas notas de algunas canciones

y estaría bien que cada uno

reconozca si era suya y que se arranque un poquito.

(HOMBRE) Eso es muy fácil. (MAYTE) Ya veremos.

(MUJER) La va a tocar al revés.

(Música emotiva)

(TARAREA)

¡Oh!

(CANTAN EN INGLÉS)

Está muy alta, ¿eh? Está muy alta.

(CANTAN EN INGLÉS)

(Aplausos)

(MAYTE) Vamos a ver.

¿Y esta? (MUJER) Esta es mi abuela.

(Música lenta)

(HOMBRE) "Adoro". (EXCLAMAN)

Naím. Ven, David.

(Vítores)

-Adoro...

la calle en que nos vimos.

La noche

cuando nos conocimos.

Adoro...

las cosas que me dices.

Nuestros ratos felices

los adoro, vida mía...

(Aplausos y vítores)

-Adoro...

la forma en que sonríes.

Y el modo en que a veces me riñes.

Adoro...

la seda de tus manos,

los besos que nos damos

los adoro, vida mía.

-Y me muero por tenerte

junto a mí,

cerca, muy cerca de mí.

No separarme de ti.

-Y es que eres mi existencia y mi sentir.

Eres mi luna y también eres mi sol.

Eres mi noche de amor.

(Aplausos)

Qué bonito, joder.

(ÁLEX) Naím, nunca he sabido hacer ese giro:

¡Te adoro vida míaaaa!

Mira que lo he intentado.

(Música animada)

(MAYTE) Ahí va otra.

Qué máquina de canción.

(HOMBRE) "It's raining men".

(Música animada)

(CANTAN EN INGLÉS)

(CANTAN EN INGLÉS)

(Aplausos)

(VITOREAN)

(HOMBRE) ¡Esto se viene arriba!

(CANTAN EN INGLÉS)

-¡El baile!

(GISELA) No me acuerdo del baile, Rosa.

(MAYTE) ¡Siéntese, señora!

(Música lenta)

(MAYTE) Mítica canción donde las haya.

¡Tengo un micro! (PARREÑO) ¿Bohemia?

-¡Noches de Bohemia! -Pero esa es portuguesa.

(TODOS DAN PALMAS)

(ANIMAN)

(Música lenta)

Noches de Bohemia y de ilusión,

yo no me doy a la razón,

tú cómo te olvidaste de eso.

Busco y no encuentro una explicación

solo la desilusión

de que falsos fueron tus besos.

-Yo ya no sé cómo olvidarte...

(QUEJÍO FLAMENCO)

-Cómo arrancarte de mis adentros,

desde que te marchaste mi vida es un tormento.

¡Guapa!

-No me pidas que me calle...

(QUEJÍO FLAMENCO)

-Y tú no sabes lo que siento

me has hecho una herida en mi sentimiento.

(TODOS VITOREAN)

(AMBOS) Noches de bohemia y de ilusión

yo no me doy a la razón

tú como te olvidaste de eso.

Busco y no encuentro una explicación

solo la desilusión

de que falsos fueron tus besos.

Noches de bohemia y de ilusión,

yo no me doy a la razón,

tú cómo te olvidaste de eso,

Busco y no encuentro una explicación,

solo la desilusión

de qué falsos fueron tus besos.

¡Ahora a ver quién lo supera!

(DAN PALMAS) Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho...

(MANU) ¡Muy bien, parece que la hemos cantado ayer!

Parece que la cantamos ayer.

(MAYTE) ¡Y la última!

La última de este juego.

(Música romántica)

(MUJER) ¡Oh! Por el amor...

Esa es de después.

(CHICAS) ¡Por el amor de esa mujer!

-Somos dos hombres...

(ÁLEX) Hola, ¿qué tal? Joder, esto es un tema mítico.

Ella tiene todo lo que siempre soñé.

-Soñé. -Es la chica que busqué,

es la chispa de mi piel...

-Mi primer amor, mi primera vez.

Te reviento.

Ella es el regalo que tanto esperé

cuando no pensaba ya

en volverme a enamorar.

Ella es como el sol de otro amanecer.

(AMBOS) Por el amor de esa mujer (TODOS COREAN)

somos dos hombres con un mismo destino.

-Pero yo sé que ella me quiere a mí

y que juega contigo...

(RÍEN)

(RIENDO) Por el amor... Por el amor de Dios.

(LES ANIMAN)

Con un mismo...

y aunque me digas que ella es para ti

y aunque seas mi amigo

Lucharé.

(Aplauso)

(MUJER) ¡Bien! ¡Qué grande!

(RÍEN)

(HOMBRE) Bueno, parad. Cuidado, que le dais a Mireia.

(MAYTE) Cuáles creéis que fueron

las grandes historias de amistad del programa.

El que más mérito tiene de que lo queramos es Javián

porque es el tipo políticamente menos correcto del mundo,

pero quien le conoce le adora. Un aplauso para Javián.

(Aplauso)

(HOMBRE) ¡Bravo!

-Yo quería decir que en la academia me hice muy amigo de este

y cuando me dijeron: "No, tú con Fórmula Abierta",

digo: "¿Qué hago yo con Javián? Si no tenemos nada que ver".

Habíamos estado dos o tres semanas dentro.

El apoyo de mi vida en 15 años ha sido este señor de aquí

además hemos pasado muchas.

Y fue un descubrimiento, porque no sabía cómo era.

(MIREIA) ¡Somos dos santas para aguantarte a ti!

Las chicas también hemos sido muy amigas. ¡Cállate!

(Risas)

También tenemos historias, que solo hablan los tíos, joder.

¡Bravo, Chenoa, muy bien!

-Las chicas hacíamos mucha piña.

Con los chicos también, pero entre nosotras es distinto.

Y esa amistad ha perdurado en los años, eso es lo importante.

Esto es un marujeo del copón, vais a ver lo cotillas que son

las chicas de OT, contando sus cotilleos.

Queremos ir al baño. No nos dejan ni hacer pis.

¡Le revienta no enterarse de las cosas!

Recuerdo una cosa muy bonita y es cuando conocí a Rosa.

Me viene y me dice: "Yo a ti te conozco".

Y empezamos a hablar y yo había ido a su pueblo.

Y a partir de ese momento Rosa y yo...

ya no nos despegamos.

Ya nos sentábamos las dos, estábamos juntas siempre.

Gisela, que os quiero mucho a las tres.

(LLORA) Pero sería un delito no...

A mi Vero.

(Aplauso)

"Que está muy preocupada, porque hoy le ha salido mal.

Y está muy mal de la garganta.

Yo ya me he curado".

Y encima eres buena compañera,

porque estás diciendo que Verónica está mal de la garganta.

-Ay, se me cae la lagrimilla.

Rosa...

No tengo palabras, bueno sí que las tengo, y es amor.

Las palabras que tengo para Rosa es amor.

Y estoy muy agradecida de haberla conocido

porque éramos dos amigas que sin necesidad de hablar

estábamos super a gusto.

Una de las razones por las que no me quería ir

era porque iba a echar de menos a Rosa...y...

Era un momento muy bonito

el que he vivido allí gracias a ella.

Era divertida, simpática, cariñosa...

Y muy espiritual y ella no lo sabía todavía.

Y para mí fue más que una amiga fue un regalo.

Pues mi vida en Los Ángeles...

Porque recibí la llamada de Seymour Stein,

el presidente de la discográfica que descubrió a Madonna.

Me acuerdo de que cuando me llamó, estaba que no me lo creía.

Me había escuchado cantar en español y quería que compusiera en inglés.

Y entonces, me vine a Los Ángeles, estuve componiendo música,

compuse con Phill Collen, el guitarrista de Def Leppard.

Hemos hecho una canción increíble, se llama "Army of one".

Estoy en mi salsa, estoy descubriendo una nueva Vero cada día.

(CANTA EN INGLÉS)

Mi día en Los Ángeles es: procuro levantarme muy temprano

y estoy componiendo, voy al estudio, grabo demos

o hago coescrituras.

(CANTA EN INGLÉS)

Hacer deporte, hacer surf, depende de las condiciones del mar.

Hay días en los que actúo, entonces preparo el show.

(HABLAN EN INGLÉS)

-¿Estás nerviosa?

-Estoy nerviosa, pero de ganas de salir.

-Tú tranquila.

-(HABLA EN INGLÉS)

-Poder hacer más cosas diferentes,

como actuar en salas con 2.000 personas

y luego irme a una sala más pequeña, el típico bar americano,

para cantar para 100 o 200 personas.

Así que, lo que le añado es la aventura de vivir aquí.

Siempre acompañada con la música.

(Gritos de euforia)

(HOMBRE) Detectamos que en directo tienes problemas de afinación.

(CANTA EN INGLÉS)

Cuando grabas en el estudio, esos problemas desaparecen.

(HOMBRE) Creemos que esos problemas se deben a tu inseguridad.

-(CANTA EN INGLÉS) ¡Me fui!

-Tú confiabas en ti misma. -Sí.

(NINA) Curiosamente, hoy es el día que menos ha desafinado,

mejor dicho, hoy no ha desafinado.

(VERÓNICA) He desafinado, lo sé.

No vale decir que lo reconozco, porque aunque lo diga, desafino.

Lo que tengo que hacer es meterme dentro de... no sé.

La culpa es mía por decirlo tanto.

No era cierto, era simplemente inseguridad.

Cuando te subes nerviosa no das lo mejor de ti.

Pero era muy dura conmigo misma y ya está.

Lo que pasa es que el programa me etiquetó muy fuerte con eso.

Nada, son momentos y al final,

creo que al ser tan inocente también,

tampoco sabes defenderte, no sabes qué decir.

Yo simplemente he seguido cantando, he estado en los escenarios.

No he tenido ningún problema, me he sentido feliz, a gusto.

Salgo, canto, me bajo y feliz.

He crecido como persona, siento que cada vez crezco más.

Procuro siempre sacar el lado bueno, el lado positivo.

Porque la vida es una y yo necesito saber

que me voy a la cama sintiéndome bien con lo que he pensado,

con lo que he hecho y con lo que he sentido.

Y con lo que he dado, inspiración, dar amor, dar cariño a la gente

y decir: "Disfruta con lo que yo hago", y ya está.

Creo que cuando sueñas y sientes algo en la vida, te pasa.

Y yo sueño y siento mucho.

Y me alegro de que haya sido con este programa,

porque he conocido a 15 compañeros maravillosos

y he hecho sentir a mucha gente.

Así que si esto es lo grande que me pasó hace 15 años,

no me puedo imaginar las cosas grandes

que me pueden seguir pasando.

Pero ese momento, está ahí para siempre, aquí.

Escucha, escucha.

("Conga" de Gloria Estefan)

-No os preocupéis, está bastante mal.

¿Qué pasa, Rosa? Que lo he pisado.

No pasa nada.

Yo te persigo.

No, no me persigas.

Por favor, no me persigas.

Chavalito joven, buena voz, a cantar y a bailar,

a menear el culito.

Que por cierto, parecía que me había tragado una escoba,

qué manera más horrible de moverse.

Otra cosa que aprendisteis, o no, en la academia

fue a cantar y a bailar a la vez.

(Risa)

-Con Poty era superdivertido trabajar, porque era un encanto.

A mí, se cagaba en mi madre, con perdón.

Agradecíamos mucho el momento Poty.

Me decía: "¿Quieres quitarte la escoba que te has tragado?"

Pero en la discoteca de pueblo nada más que bailábamos así.

(RÍE) Con el cubata en la mano.

-Una cosa que tiene Poty es que hace coreografías muy vistosas,

pero luego los pasos tampoco son tan difíciles.

Y aun así había momentos que os costaba.

-No me quiero enfadar, Rosa.

La cosa más sencilla es lo que te estoy explicando.

Si ya lo sé.

No, solo piensas en cantar.

Independientemente de que montemos una coreografía paso a paso,

tiene que haber la gracia de cada uno.

A ver.

Alegría, ¿eh?

Muy bien.

¿Lo hacemos mal como para amarrarnos?

Sí.

Un, dos, ¿qué pasa con las manos de cowboy?

Muy bien, mueve las caderas.

Quiero amanecer dormida entre tus brazos.

Muy bien.

Además en la tele como casi todo es mentira,

luego salimos ahí... "¡Coño, cómo bailan estos tíos!"

-Yo aún me acuerdo de "Será que no me amas".

-Vamos a hacer otro juego como el de antes,

pero a ver si recordamos las coreografías de estas canciones.

-No es fácil cantar y bailar a la vez.

(HOMBRE) "Lady Marmalade".

"Lady Marmalade".

(CANTAN EN FRANCÉS)

(CANTA EN INGLÉS)

(Gritos de euforia)

(CANTAN EN FRANCÉS)

Era más rápido el paso, después.

(Gritos)

No sé qué está pasando, que todo está al revés,

que tú ya no me besas como ayer.

Que anoche en la playa no me dejaste amarte

algo entre tú y yo no va bien.

(LOS TRES) No culpes a la noche, no culpes a la playa,

no culpes a la lluvia, será que no me amas.

No culpes a la noche, no culpes a la playa,

no culpes a la lluvia, será que no me amas.

Ya no sé, ya no sé qué va a pasar.

Ya no sé, ya no sé qué va a pasar.

Ya no sé, ya no sé.

(MANU) Mítica, ¿eh? Mítica.

(Música: "Walking on sunshine")

(NATALIA) Me acuerdo de la letra.

Busta, ven, tienes que practicar conmigo el mortal.

(Risa)

(JAVIÁN) ¿Qué tengo que hacer?

(VERÓNICA) Me coges así.

(NATALIA) Me coges por aquí y súbeme.

(Grito)

(JAVIÁN) Venga, otra vez.

(Gritos)

(CANTAN EN INGLÉS)

(CANTAN EN INGLÉS)

Muy bien, David.

(NOEMÍ) Un momento, por favor.

Un tema que ahora aún se sigue bailando

en todas las orquestas, bodas, bautizos, comuniones.

(GRITA)

Con ese paso que me encanta.

-Lo siento, vas a tener que bailarla.

-Vámonos.

Mi mente da vueltas y no puede parar.

Pienso en tu cuerpo y en tu forma...

(TODOS) Oh, no, ¿qué voy a hacer si no estás?

Ya no duermo, no como y no puedo trabajar

y en la oficina no me quieren ni hablar.

Oh, no, ¿qué voy a hacer si no estás?

(MANU) La coreo.

Y hablo con la luna a solas,

le pregunto qué harás ahora.

Y ya no deseo aguantar más.

Más, te quiero y quiero más de lo que tú me das,

regálame un beso y no te arrepentirás.

Te quiero y quiero más, y no te olvidarás de mí jamás.

Por eso, más, te quiero y quiero más de lo que tú me das,

regálame un beso y no te arrepentirás,

te quiero y quiero más y no te olvidarás de mí jamás.

Gracias.

(HOMBRE) El paso del armadillo.

-En las nuevas versiones.

(NOEMÍ) A ver, sentaos, sentaos.

-Joder, qué fuerte.

(NOEMÍ) ¿Guardáis buen recuerdo del grupo?

(MIREIA) Sí, sí.

(JAVIÁN) Sí, yo siempre he sido de grupo, desde los 15 tengo uno.

A mí me vino especialmente bien compartir la experiencia

con tres compañeros.

Y se lo agradezco, me trataron magnífico.

(MIREIA) Nos unió mucho.

-Dejad hablar a Mireia.

-Mi idea era salir como solista, está clarísimo.

Con Geno, lo comentamos muchas veces,

que habíamos sido las únicas que no tuvimos la oportunidad.

Pero sí que es verdad que yo no lo cambio, por nada.

No lo cambio.

-Miro el pasado y estoy tan agradecida

de haber pertenecido a Fórmula Abierta, de verdad.

Aunque soy carne de escenario, me encanta el escenario.

-Lo eres.

-Sí, el escenario me pone, me encanta.

Pero la vocación de enseñar

ha sido a raíz de estar en la academia, en OT.

El tema de Operación Triunfo me dio la bombilla.

A hacer lo mismo, formar una academia con su equipo de profesores,

las disciplinas de teatro musical, de danza, de todo lo que hacíamos.

A mí se me encendió la bombilla: "Quiero esto".

Y quiero que sea mío y quiero dirigirlo yo

y tener a mi equipo y quiero estar al frente y enseñar.

¡Vamos!

¡Más rapidito!

Sin empujar.

Me apasiona enseñar.

Me apasiona, no me gusta, me apasiona enseñar.

Se me dan superbién los niños, me encantan.

He descubierto una vocación.

-Se te da muy bien.

-Tengo mucha empatía con los críos.

Me dan una energía y una vitalidad tremenda

y la verdad es que soy muy feliz.

Que nunca jamás.

Tenemos nuestro hogar.

Me gusta, me siento bien, me siento plena.

Me siento realizada.

Transmitirles lo que yo he aprendido es una gozada.

Eso para mí es la mayor satisfacción de mi vida.

Qué fuerte, verlos ahí.

Me recuerda a la academia, el olor a madera.

Me transporta a cuando estaba en la academia

que era tan inmensamente feliz.

Recuerdo una felicidad inmensa estando allí dentro.

Uno de los fallos que yo he pensado que he tenido al entrar.

Una vez entré, la pisé, fue perder mi foco.

Hice un casting, para mí, fantástico, me lo curré.

Fui a por todas, estaba enfocada totalmente a entrar.

Y mi mundo se hace trizas.

Una vez la pisé, no sé qué me hizo perder el hilo.

Y ese fue mi fallo.

No estaba al 100% como en el casting.

Por muchas cosas, muchas razones.

Eso de que me controlen, de que haya cámaras en los espejos.

Que estén controlando cada movimiento que hacía,

con todo eso a mí se me fue.

Y quizá por eso me echaron la primera.

-Viene el momento más fuerte,

porque después de solo dos semanas en OT,

ya tenemos que despedirnos de una de las concursantes.

Debe quedarse en la academia y, por tanto, seguir en OT...

Nuria Fergó.

-Me alegro, tía, lo sabía.

Es como el hundimiento del Titanic, es el fin, ya no hay nada más.

Eso pensaba en aquel momento.

Estaba viviendo todo con tanta intensidad

que cuando me dijeron: "Te vas tú",

nunca lo olvidaré, lo tengo grabado para siempre en mi memoria.

Quiero dar un mensaje para todos mis compañeros, los 15,

quiero decirles que los voy a echar mucho de menos.

Que los quiero mucho

y que tengo muchas ganas de abrazarlos.

Que los quiero.

¡Uh!

(SOLLOZA)

Se me remueve todo.

Sí, porque siempre he sido muy cariñosa

y estaba superaferrada a ellos, no sé.

Y me veo tan niña ahí, tan ingenua, como me dijo una vez Rocío Jurado.

"Qué ingenua eras, Geno".

Pues sí, era muy ingenua.

Era muy tonta, muy niña.

Es que me veo tan inocente,

que creo que pensaba que me iba de acampada.

No me dio tiempo a demostrar nada.

Quizá tenía un nivel más lento.

Iba a un ritmo más a galope y otros iban corriendo.

Por eso creo que fue injusto,

porque tenía que pasar una o dos semanas más

para que la gente viera mi progreso.

Son cosas que pasan, es un concurso, yo ya lo tengo más que superado.

Todas las experiencias son buenas, las malas también, al menos para mí.

(RÍE)

Más, te quiero y quiero más de lo que tú me das,

regálame un beso y no te arrepentirás.

Al principio, Operación Triunfo era todo facilidades,

era todo puertas abiertas, al principio, los tres primeros años.

Todo era de color de rosa.

Éramos el fenómeno en aquel momento en España.

Pero a partir de ese tercer año, del cuarto en adelante,

ya fue más complicado, se acabó el contrato

y ya cogí mi camino sola.

Sí que ya me costó más todo.

Reconozco que ser Geno Machado OT, que era mi segundo apellido,

me beneficiaba, me daban papeles protagonistas.

Pero también pienso que no es la realidad.

Que los papeles protagonistas te los tienes que ganar tú.

Tienes que ir a un casting y demostrar que vales,

que puedes ser protagonista.

Estuve en un momento determinado de mi carrera muy abajo.

Hubo un momento de crisis, no sonaba el teléfono.

Me afectó en que yo tocaba puertas y hubo un momento: "¿Triunfito? No".

Fue duro para mí.

Y un momento también de desamor con la profesión.

Se acabó, porque toqué fondo.

Estar abajo, estar en la tierra

y el haber estado en malas situaciones y circunstancias

te hace ser humilde.

Pero resurgí como el ave fénix.

Y entonces dije: "No, estoy aquí, tengo que seguir, esto es lo mío,

voy a luchar".

Nunca has parado, nunca.

Incluso cuando la gente pensaba que Geno estaba perdida,

había gente mucho más cercana que veía que estabas luchando.

-Hemos pasado por momentos buenos, también por momentos malos.

-Muy malos. -Muy malos.

Pero nunca he tirado la toalla.

Me lo he construido todo, lo he hecho todo,

me lo he fabricado todo.

Ya que se cierran puertas, las abro yo.

Me las cierran y las abro, empujo y abro.

Y así ha sido mi trayectoria.

He subido, he bajado, he vuelto a subir,

ahora espero mantenerme. (RÍE)

Con eso ya, feliz, estar aquí.

-Ahora estás madura, antes eras una niñita de 19 años

que va y se encuentra de pronto un mogollón superdifícil de tragar.

-Sí, que vino un poco grande.

-Ahora eres una mujer con 34 años,

mucho más madura artísticamente, de aquí a Lima.

-Lo mío me ha costado.

Lo mío me ha costado.

El éxito depende de cómo lo mires.

No es vender un millón de discos, no es tener millones en la cuenta.

Es que tú te sientas en calma, en equilibrio en tu vida,

vayas feliz todos los días a trabajar por la mañana.

Eso para mí es el éxito y entonces, yo sí que lo he conseguido.

(LOZANO) Los espectadores de Operación Triunfo

han decidido por un 49,9% de los votos

que nuestro representante el 25 de mayo en Tallin, Estonia, sea...

¡Rosa!

("Europe's living a celebration")

Europe's living a celebration, todos juntos vamos a cantar.

Europe's living a celebration, nuestro sueño, una realidad.

(NINA) Es inevitable que en un rincón de nuestro corazón,

sintamos un poquito de pena, ¿sabéis por qué?

A los chicos les hubiera encantado ganar

para poderos devolver un poquito de todo el amor que les habéis dado.

Celebration, celebration.

(Gritos de euforia)

(URIBARRI) Pasó Rosa, pasó España, como un ciclón por Europa.

-Rosa, ¿alguna vez te habías imaginado allí arriba?

No, no.

A ver, sueño, todos soñamos,

porque cuando alguien pide algo con tanta fuerza mira lo que ocurre.

Y el resto, ¿todos pensabais

que ella tenía que ser la representante?

(TODOS) Sí.

Sí.

No hay nada mejor que el apoyo para ir a Eurovisión,

de toda la energía de España con la que tenía que estar era Rosa.

La coherencia mandaba y la energía también.

Y todos estábamos a favor y siempre que nos dicen algo, digo:

"La que llevaba el mayor peso ahí, era ella,

nosotros estábamos para dar un poco de soporte".

Todo el mundo ve que ir a Eurovisión fue un gran premio,

pero lo que no entiendo es como la gente no es capaz de ver

la otra parte de la película, la presión mediática

que ella tuvo que soportar,

de tener esa responsabilidad, de representar a tu país.

-Ya habíamos ganado antes de ir.

-Yo flipaba con esa presión, a mí me da algo.

En las entrevistas siempre he dicho, porque además lo sentía,

el apoyo tan grande de que vinieran los compis.

No te puedes ni imaginar.

Éramos muy piña.

Recuerdo cuando nos comunicaron quiénes íbamos a acompañarla,

me alegré muchísimo por Geno, fue una emoción para todos.

Que sepáis que, a ver, a mí me dieron a elegir.

Tony Cruz me dio a elegir, fíjate.

(ÀLEX) Gracias, Rosa.

(Risas)

En su momento, quise que fuéramos todos a Eurovisión.

(HOMBRE) No puedes por las reglas.

Todos, yo no sabía, con tanto Eurovisión que he visto,

no sabía que solo podía llevar seis personas.

Solo se podían seis personas.

Lloré lo que no había escrito para que fuéramos todos.

Con mi inocencia y todo, llorando desesperada.

Quería que fuéramos

y estaba agobiada de tener que elegir seis.

Espérate, me muevo.

Tengo una anécdota de dentro, a ver si se acuerdan.

Menos mal que no ganamos, te explico por qué.

A todos los países nos ponían cosas típicas de la tierra.

A nosotros, nos pusieron jamón, queso y vino.

Y un toro en medio.

A los demás les daban "12 points" y hacían: "Ja, ja, ja".

"6 points", mira, unos saltos... jodimos el sillón.

Con los nervios, nos trincamos las botellas de vino.

Claro, porque habitualmente no bebíamos.

Vimos las dos botellas de vino y digo: "Este es el momento".

(Risas)

Si tenemos que dar las vueltas, nos caemos.

-Repetir la canción dando la vuelta y pom.

(MANU) Al centro y para adentro.

Yo lo dije: "Espero que quedemos en buena posición,

pero como quedemos los primeros, tenemos que cantar de nuevo,

no vamos a tener oído para afinar".

(Risas)

¿Qué os parece si acabamos este primer capítulo del reencuentro

de OT cantando "Europe's living a celebration"?

La versión original, ¿vale?

Yo no estaba, yo no estaba.

Estoy feliz de encontrarme hoy aquí

y no me preguntes más por qué.

Ya corre en mis venas la emoción y nace en mí una ilusión.

Siento algo nuevo en mi interior que me lleva a ti.

Un camino por hacer sin nada que esconder.

Europe's living a celebration. Todos juntos vamos a cantar.

Europe's living a celebration. Nuestro sueño una realidad.

No se oirán jamás las voces

que no nos dejen dar el paso final.

Si existe en nosotros la pasión y brilla una luz en tu interior.

Ahora el tiempo nos cambió y será para siempre.

No dudes, por favor, lo dice el corazón.

Europe's living a celebration. Todos juntos vamos a cantar.

Europe's living a celebration. Nuestro sueño una realidad.

No nos dejes, amor. No digas adiós.

Y crece, va creciendo la fuerza y la ilusión.

Celebration, celebration, celebration, celebration.

Celebration, celebration, celebration, celebration.

Europe's living a celebration.

Niños.

Vamos a cantar. Europe's living a celebration.

Es tu sueño una realidad.

Europe's living a celebration. Nuevos tiempos, la necesidad.

Celebration, celebration.

(GRITAN)

OT - El Reencuentro (Capítulo 1)

En el segundo documental, los concursantes recordaron junto a Àngel Llacer sus mejores momentos en la academia y también los más duros. 

Para todos los públicos OT. El Reencuentro - Capítulo 2
Transcripción completa

(ÀLEX) Busta, métete dentro y saca platitos, va, majo.

"Welcome to my house".

(MANU) Qué casa más bonita.

(TODOS) ¡Arriba, abajo, al centro y para adentro!

-Dame una goma.

-¿Sabes lo que le dijo...?

¡Eh, familia, a comer!

(JAVIÁN) ¡A comer!

-¿Alguien quiere pan?

¿Dónde vas con calzoncillos?

(MUJER) ¡Toma ya!

(TODOS) ¡Olé!

(TODOS) ¡Rosa, Rosa, Rosa!

(GRITAN)

-Pero bueno, bueno, bueno...

(LLÀCER RÍE)

Me alegro de verte. (LLÀCER) Hombre.

¿Qué tal?

(LLÀCER) Cuidado, ahora empieza lo complicado, he llegado.

¡Cuidado! (LLÀCER) Cuidado, hombre.

-(MUJER) Àngel. -(HOMBRE) ¿Qué pasa?

-(LLÀCER) Qué fuerte, hola. -(MUJER) ¿Qué pasa?

-(NATALIA) ¿Qué tal, guapo?

-(LLÀCER) ¿Qué tal? -(NATALIA) Muy bien.

-(HOMBRE) ¡Venga, David!

-(MUJER) Os estáis portando muy bien, bravo.

-(HOMBRE) Bravo.

(LOZANO) Tercer ganador de Operación Triunfo.

(AMBOS) David Bustamante.

(Gritos de euforia)

(GRITAN)

Gracias, gracias, gracias.

Gracias, Dios mío de mi vida, gracias.

(LOZANO) ¿Has visto...?

(LOZANO) Claro que sí, vamos. ¡Me cago en diez!

(GRITA)

¡Grande, gracias, España!

Estos vídeos no...

Hace muchos años que no los veo porque me remueven mucho

los sentimientos, la verdad.

Eran unos sentimientos muy fuertes.

Nunca había estado en la tele,

nunca había cantado profesionalmente.

Había soñado con algo parecido,

pero ni adivinaba saber cómo funcionaba todo esto, ¿no?

Era un crío.

Nunca había hecho un...

Un retroceso tan intenso, ¿no?

Sobre todo aquello.

Y hoy en día miro atrás, veo esto y digo: "Lo conseguí".

Había gente que creía en mí

y otros que no,

pero el tiempo me dio la razón.

Lo conseguí.

Realmente he crecido, ¿no?

Como persona, han pasado muchísimos años,

me ha cambiado la vida mucho.

Hoy en día soy un padre de familia, tengo 1.000 millones

de responsabilidades.

Tengo muchas más tablas.

Que no quería...

No quería emocionarme, ¿eh?

Pero...

Pero sigo teniendo la misma ilusión, ¿no?

La verdad es que me siento un privilegiado.

Soy una persona muy feliz

porque parece que fue ayer, han pasado 15 años, pero...

Pero no parece que haya pasado tanto tiempo.

(LOZANO) ¿Qué significa para ti San Vicente de la Barquera,

David Bustamante?

Pues es lo que me vio nacer.

Para mí es algo muy importante y además es que es un paraíso.

Es algo a lo cual le tengo mucho cariño,

como cada uno tendrá a su tierra, supongo.

San Vicente de la Barquera.

(RÍE)

San Vicente de la Barquera.

Más bonita que ninguna

de las villas marineras.

Pam, pam.

Yo es que soy muy...

Soy muy de mi tierra y adoro...

Tengo pasión por mi pueblo.

O sea, San Vicente era mi vida.

¿Cómo no iba a hablar de San Vicente?

Me conozco cada rincón, cada callejón.

Aquí en estas calles soñaba con ser quien soy, ¿no?

Entonces es...

Es muy especial.

Es increíble, sobre todo,

lo del auditorio es increíble porque me lo otorgó el pueblo,

los vecinos.

Alucino, ¿no?

Que te den en vida un homenaje de esta magnitud, ¿no?

Que un edificio se llame como yo me parece una barbaridad, ¿no?

Pero el pueblo en agradecimiento...

Fue uno de los días más bonitos de mi vida.

Yo siempre que vengo aquí, ellos son más despegados, ¿no?

Venís aquí al documental...

Pero yo soy muy besucón y muy...

Les doy unos besos, pero porque les quiero, ¿sabes?

Y me gusta estar con mis amigos,

y les abrazo y les beso...

Y les digo que les quiero porque es verdad.

Me acuerdo yo del primer concierto que vine aquí al campo de fútbol,

tío, de ver aparte de vosotros en protección civil abajo.

Era volver habiendo conseguido el sueño, tío,

y ver a toda mi peña, a mis colegas ahí,

mirándome como diciéndome: "Mira el cabrón este, con las brasas

que nos daba...".

La vida aquí es, pues eso,

como antes, relajada.

Aquí las cosas no cambian mucho.

Es como una especie de cápsula en el tiempo.

Se hacen las mismas cosas que antes y me encanta.

Me encanta.

(RÍE) No me jodas.

Pero ¿cómo eres tan caradura?

Vaya, un amigo.

¿Qué dices?

Hombre, pero si no te había visto.

Qué alegría.

Mira, fíjate tú.

Me dio también la academia, aparte de todo,

me dio a los mejores amigos, ¿no?

Como son Isa y Poty, que estamos siempre juntos.

Vamos de vacaciones juntos.

Vivimos en la misma urbanización,

nuestras hijas son las mejores amigas.

(POTY) Van al cole.

Nuestras mujeres son las mejores amigas.

Tú y yo nos aguantamos. Nosotros es otra cosita.

Cuando viene alguien nuevo al grupo y pregunta, ¿no?

¿Desde hace cuánto os conocéis?

(RÍE) Desde los cástines.

Desde los cástines.

Increíble, ¿no?

¿Qué tienes aquí?

(POTY) Tengo mis cosas, a ver ¿qué tengo?

Mira, chaval.

Mira.

Pero eso no lo tengo ni yo.

(POTY) La carpeta de los fans.

¿Esto me lo puedo quedar?

10.000 personas con camisetas con mi cara

de la noche a la mañana.

Dos meses y medio después de yo entrar en un programa

de televisión.

¿Cómo...?

¿Cómo lo tomaríais vosotros, ustedes,

los que están en casa viéndome?

¿Cómo lo tomarías?

Es absolutamente de locos.

Mira, mira, mira.

Esto sí que es un gran reserva.

De la noche a la mañana, 19 años, de repente te conoce todo el mundo.

Nos hicimos millonarios con 19 años.

Miré el banco y nunca había visto tanto dinero en mi vida.

En mi vida.

O sea, tener la salud mental de tomar las buenas decisiones,

de hacer un trabajo psicológico para saber digerir cada cosa.

Tenía un rato conmigo mismo después de actuar

delante de 90.000 personas nos sobrepasó a todos, ¿no?

Pero éramos carne absolutamente de psiquiatra.

No es normal, es muy difícil de digerirlo.

Os voy a decir una cosa, ¿eh?

Fue muy bonito.

Lógicamente ahí empezó y cambió todo, pero no cambio...

O sea, esta época por la de antes ni de coña.

Ahora es realmente lo bonito,

donde todo está más pausado, más tranquilo,

donde estoy disfrutando de mi carrera,

donde disfruto de mi tiempo libre con mis amigos,

donde lo veo todo con una perspectiva positiva,

¿sabes?

Pese a que hayan pasado años, me ponen la sintonía de la entrada

de OT y se me revuelve el estómago igual que si estuviera allí

porque pasaba tantos nervios, tanto miedo, no tenía ningún tipo

de experiencia, tenía tantas ganas que me...

No puedo verlo.

Tengo un recuerdo y no es positivo porque no va a serlo todo.

Tengo un recuerdo duro porque pasé mucho tiempo allí

y llegó un momento en que me ahogaba.

Tuve un ataque de ansiedad y las paredes se movían.

Que lo pasé mal, me salió hasta un sarpullido de urticaria.

No todo es positivo.

No todo era cantar, no todo era bailar.

Había mucho en juego, ¿no?

(RÍE)

El éxito fue tomar las buenas decisiones de tener

siempre a gente de verdad que me dijera: "Eh, baja aquí".

Buenas, familia.

-(HOMBRE) ¡Hombre! -(MUJER) ¡Hola, guapo!

(HOMBRE) ¿Qué tal todo? Muy bien.

Con el pueblo y con la familia siempre bien.

Aquí en San Vicente quien me conoce de siempre

y me tiene cariño me llama Titín.

Hubo un tiempo donde me llamaban Bustamante y me dolía mucho.

Es mi apellido, pero me dolía porque para mí que me llamaran

Bustamante significaba que había podido la tele

al resto de mi historia, ¿no?

Me resquemaba.

Nosotros somos una familia bien avenida.

La verdad que desde pequeño tengo recuerdos desde que era

muy pequeñajo con mis primos,

de estar siempre juntos, de ir a la playa en verano.

Íbamos ahí con la furgoneta de la obra, con las mesas,

las sillas.

Mi padre que me ha venido a acompañar

ha estado todo el día solo y está esperando.

Si su hijo pasa y está contento, él ya es feliz,

así que tranquilo estoy.

Pues fue mi padre conmigo porque mi madre tenía que cuidar

de mis otros dos hermanos

y luego al final se convirtió como en un amuleto.

Soy un poco supersticioso y no...

Mi madre se quería cambiar por mi padre en el segundo castin

y dije: "No, no, no, no vayamos a fastidiarla".

Y dice: "Joder, ni que fuera gafe".

(GRITA) ¡Sí!

(GRITA)

Mi padre siempre estuvo con nosotros

y hoy en día...

Soy padre

y si tengo que fijarme en alguien, lo tengo muy cerca, es mi padre.

¿Y por qué?

Porque siempre ha estado ahí.

¿Y qué va a hacer tu padre, va a estar 100 días fuera esperándote?

Mi padre siempre estará ahí.

Perdón.

Dejadme un segundo, por favor.

(MUJER) ¡Corre, corre!

(Aplausos)

Siempre han estado ahí y por eso

les agradezco porque han sido muy amorosos,

han sido rectos cuando han tenido que serlo

y han hecho que la familia nuestra sea lo que es hoy, ¿no?

Pues una familia muy unida.

Os quiero.

Os quiero con locura.

Tengo la mejor familia del mundo.

(Gritos de euforia)

Yo creo que lo que más conectó con la gente es mi historia en sí

porque se sienten identificados conmigo.

Yo era un tío y sigo siendo un tío de la calle, de barrio, de aquí,

de un pueblo que con 15 años trabajaba en la obra para sacarse

cuatro cuartos como todo el mundo.

Me ven como uno más como a ellos porque así es, yo soy uno más.

El que inventó ese formato

inventó algo bonito, algo grande, algo histórico

y fue mi Operación Triunfo

sin ninguna duda.

Pasé de la nada al todo.

De la nada al todo.

Cumpleaños feliz.

Cumpleaños feliz.

Te deseamos todos, Àngel,

cumpleaños feliz.

(APLAUDEN)

Me duele la cara...

-Por ejemplo.

Me duele la cara...

-Claro, porque tú solo sabes cantar con esta voz.

Me duele la cara

de ser tan guapo.

Esta está fatal de la cabeza, ¿es que no la ves?

No, no, disculpa. Es broma.

Mal no estoy para nada.

Eh, perdona, que me estoy metiendo contigo

y te estás picando que te cagas.

Te estás picando... Paso de ti.

Cada vez que hayas hecho una frase me pegas una...

-¿Qué te pegue? -Sí.

-¡Qué fuerte! -¿Vale?

Juegas a quererme, yo juego a que te creas que te quiero.

¿Para qué te voy a pegar?

-Cada vez quiero que me pegues.

(Música)

-(RÍE) No puedo.

-Está superbién, te da una actitud superguay.

Te da una actitud muy buena para la canción, te lo juro.

Dímelo, dímelo, ¿vale?

Y luego...

Es como si os acercarais a...

A las tetas.

Como si subierais las manos por la cintura hasta las tetas.

Yo paso, ¿eh? No.

Es broma.

-Pero si... -Es interpretar.

-Tampoco hace falta que vayáis ahí...

(CANTURREA)

No, hombre, no.

No te ha nominado ni Dios.

La semana pasada no me hiciste caso.

-Porque te he hecho caso, gracias a ti no me han nominado.

-De verdad, de verdad, os lo digo de verdad.

Muy buen...

O sea, que tenéis unos corazones así de grandes y...

Llegué y enseguida me sentí como si estuviera en mi casa.

Supongo que a todos os ha pasado.

Y que estoy muy contento de haberos conocido

y siempre me preguntan: "¿Y a ti quién te gusta más?".

Y digo: "Es que no hay quien me guste más".

Es que no sé ya quién me gusta más porque todos tenéis

un corazón enorme y lo que quiero decir es

que se lo tengo que agradecer

a Nina porque gracias a ella os he conocido, Dios.

(TODOS) ¡Oh, vamos!

-(LLÀCER) Pues 15 años han pasado

y la verdad es que os veo bastante igual.

¿A que sí? Mejor, creo que mejor.

-(MUJER) Mejor, Àngel.

-Mejor, a ver...

-(HOMBRE) ¿Cómo que mejor?

-(LLÀCER) Bueno, las chicas mejor.

-Gracias, guapo. -(LLÀCER) Es verdad.

-(ÀLEX) Estás igual, pero te ha empezado el pelo

como un poco más atrás con los años.

-O sea, yo tengo la misma forma, pero que va subiendo.

-(HOMBRE) A ver, no vayáis por ahí, venga.

-(LLÀCER) No, vamos a acabar fatal.

Escuchadme una cosa. Abre el cofre ya.

A mí me hacía mucha ilusión encontraros y entonces os he traído

un baúl donde hay elementos que creo que nos van a agudizar

los recuerdos.

Buscando en el baúl de los recuerdos.

¡Uh, uh!

-(LLÀCER) Antes me gustaría preguntaros cómo estáis.

¿Tienes hijos?

Tienes una niña, ¿no?

Es que tampoco sé mu...

Sé que no os lo vais a creer, pero no tengo muy claro

vuestras vidas.

Se supone que salís en la revistas, pero no compro...

Mal hecho por no llamar y preguntar.

Vale, por eso te tengo a ti.

Tú tienes hija y estás casado. Sí.

-(LLÀCER) ¿Tú tienes...? -(VERÓNICA) Yo no.

-Ni lo uno ni lo otro. -Tú no estás casado.

-(VERÓNICA) No estoy casada. -(MUJER) Libre.

-¿Y tú? -(VERÓNICA) Estamos solteras.

(LLÀCER) Tú también estás soltera.

Ella como siempre, no hablemos de mis novios.

Siempre me dice: "A mí no me preguntes".

Porque no me gusta hablar de eso, habla.

Sé que Manu tiene como un hijo que es así como rubio...

-(MANU) Tengo un niño que es una maravilla.

-(LLÀCER) ¿Cómo se llama? -(MANU) Pedro, se llama Peter.

Obviamente también estoy casado con mi mujer

de hace ya ocho o nueve años.

-¿Tienes un hijo de cuántos años? -Tres añitos tiene ahora.

-(LLÀCER) Tres años.

-Un mini yo. -(HOMBRE) Y qué guapo es.

-Y canta por la mañana: "Hola papi, hola papi".

-(LLÀCER) ¿Y tú, Geno? -(GENO) Dos.

-(HOMBRE) Dos maridos.

-(GENO) Tengo dos...

Dos maridos, dos amantes...

-(LLÀCER) ¿Qué tienes? -Dos chicos.

-(LLÀCER) ¿Tienes dos hijos?

-Nueve y dos, y estoy desquiciada. -(LLÀCER) ¿Y dónde vives?

-Necesito un psicólogo. -(LLÀCER) ¿Dónde vives?

-En Marbella.

-(LLÀCER) En Marbella. -Sí.

-(LLÀCER) ¿Y Mireia? -(HOMBRE) Con la jet set.

-Yo estoy en Madrid. -(LLÀCER) Silencio.

-(LLÀCER) Vives en Madrid, ¿y qué?

-Yo vivo en Madrid, estoy casada y tengo niños.

-(LLÀCER) ¿Cuántos?

-Eh, bueno, tres.

-(ÀLEX) Espera, que los cuento. -(LLÀCER) ¿Tres?

-(LLÀCER) Eres muy joven para tener tres niños.

-(MIREIA) Sí. -(LLÀCER) ¿A qué edad los tuviste?

22. Qué jovencita.

-(HOMBRE) ¡Hostias!

-(LLÀCER) 22 años. -Tienen 10 y 11 años.

El de mi marido tiene 13.

-Todo niños en casa. -(GENO) Así está...

-(LLÀCER) ¿Quién más tiene hijos?

-(LLÀCER) Tú también. -(JAVIÁN) Una hija.

-(LLÀCER) ¿Tienes una hija? -(JAVIÁN) Sí.

Una hija de siete años que me ha cambiado la vida.

Lo que decías antes que hemos triunfado todos,

para mí mi triunfo consta de que cada noche le puedo contar

un cuentecillo

y trabajar en lo que me gusta y ese es mi objetivo.

Entonces ella es el centro de mi mundo.

Evidentemente, ¿no?

Es normal.

No digo nada nuevo, verás tú.

Seguro que todo el que tiene hijos dice lo mismo.

-(ÀLEX) Reconozco que disfruta de su hija y de su tierra.

Sí que tiene calidad de vida, que a fin de cuentas es

lo que cuenta.

-(LLÀCER) ¿Y tú? -(ÀLEX) Yo tengo alguno...

(RÍEN)

(HOMBRE) Los tiene repartidos por el mundo.

Pero no están reconocidos todavía.

(LLÀCER) Rosa sé que no, ¿y tú, Naím?

-(NAÍM) No. -(LLÀCER) Gisela tampoco, Nuria...

Tú sí claro, yo fui a tu boda.

-Sí. -Yo fui a tu boda.

-(LLÀCER) Luego te separaste. -Sí.

Pues no vayas a las siguientes, ¿vale?

(RÍEN)

-(LLÀCER) ¿Y Alejandro?

-(ALEJANDRO) Yo tengo uno de dos años, Noah se llama.

-Noah. -Sí.

Con una mujer fantástica que se llama Laura...

-(ÀLEX) Y canta cada noche...

-(LLÀCER) ¿También canta?

-Sí, canto canciones todo de Laura: "Amo a Laura"...

(RÍEN)

-No, no canta, mi hijo sí, con dos años ya canta,

es una pasada.

¿De verdad?

Y es como decía Javi lo mejor que me ha pasado en mi vida

y gracias a ellos estoy retomando la música después de unos años

que he pasado complicados, que no me quiero poner ahora triste.

Pero sí, maravillosa la vida gracias a mi hijo y a mi mujer.

(LLÀCER) Qué bien, ¿y tú, David? Tengo una niña guapísima.

(LLÀCER) ¿Qué edad tiene? Tiene seis años.

(LLÀCER) Seis años. Sí, muy bonita y en fin...

Es una alegría.

Me veo muy reflejado en las palabras de Javián

porque es cierto que dentro de todo el trabajo que tenemos

que es muy fuerte, para mí mi premio es llegar a mi casa,

no sentir que estoy en una burbuja de música, sino solo mi familia

y mi gente.

(LLÀCER) Lo tienes superprotegido. Superprotegido.

(LLÀCER) ¿Como padre cómo eres?

Bueno, ¿qué te voy a decir? Y yo qué sé.

(MUJER) Un padrazo. Creo que soy un padre moderno.

(LLÀCER) ¿Qué es un padre moderno?

Sí, porque nuestros padres por ejemplo no tenían

la misma afinidad que tenemos nosotros hoy con nuestros hijos.

Otra vida completamente diferente.

Cuando tu hija te diga: "Me voy, volveré a las 6:00". Ya verás.

Todavía me queda un poco para eso.

Sinceramente me gusta mucho meterme en su mundo.

Juegas con ella, empiezas a...

Te metes en los cuentos por ejemplo y eres tú el protagonista.

Ella te pregunta cosas y tú simplemente estás jugando.

(LLÀCER) Va, todo el mundo sabe cómo llegasteis vosotros

a la academia, pero os voy a decir cómo llegué yo.

A ver, ¿cómo llegaste?

(LLÀCER) Yo llegué porque os veía por la tele la primera semana...

Yo estaba en mi casa y pensaba: "Pero estos chicos no saben

lo que cantan, nadie les dice lo que tienen que cantar,

les dicen cómo cantar, pero no qué están diciendo".

Un día dije: "¿Dónde es esto?".

Me fui hasta San Xust. Tú solo con tu coche.

-Con mi coche. -(HOMBRE) ¿En serio?

-(LLÀCER) ¿No os acordáis que no estaba al principio?

(TODOS) Sí.

-(ÀLEX) Pensaba que eras un fichaje.

-(GISELA) Te conocían o algo...

-Entonces dije: "Mira, perdonad, pero me necesitáis".

Era real.

¿Y no te dijo Tony: "Mándame un mail y fuera"?

No, porque me vio tan decidido y me dijo: "Pasa y da una clase".

Y entonces me acuerdo que me tocó con Mireia

y me acuerdo como que hablaba normal

y decía: "Bueno, no sé qué...".

De golpe me puse a gritar y entonces vino Nina y me hizo como:

"Bien, contratado".

Y desde entonces he pasado 15 años gritando.

Quiero amarte así con todo lo que tengo.

Quiero amanecer dormida entre tus brazos.

Vale, muy bien, vale.

Quiero amarte así con todo lo que tengo, ¿qué tienes?

-Cuerpo, no tengo nada más.

-Bueno, ¿qué cuerpo?

Tienes ahí un par de tetas y un par de no sé qué...

(RÍEN)

-(LLÀCER) Gracias a Mireia.

(LLÀCER) Venga, va.

(LLÀCER) Voy a sacar...

-(MUJER) Las bragas.

(LLÀCER) Ay, mira... Vaya, la que tienes ahí liada.

-(LLÀCER) ¿Os acordáis de esto? -(MUJER) Sí, qué horror.

-Era lo peor de todo eso.

-(LLÀCER) ¿De qué teníais miedo?

-(GISELA) No era miedo, era pena. -(NATALIA) Era mal rollo.

Queríamos salvar a todos.

Queríamos salvar a todos.

-Salvabas a uno, pero te cargabas a los demás.

-Sí, no te caigo bien, era un poco raro.

-(NAÍM) El problema es al que no salvabas.

La historia es con el que no salvabas.

Cuando tú tenías a dos personas y de repente tenías más afinidad,

de alguna manera le dabas el voto, lo salvabas, pero al que no salvabas

dices: "Joder,

que no tengo nada en contra de él, pero simplemente más afinidad".

(LOZANO) Naím.

Natalia.

-Cada vez es esto más difícil, pero que de verdad que...

que me perdonéis, pero a Vero.

-Os quiero muchísimo a los tres y voto a Nuria.

Esta semana lo ha pasado mal y seguro que aquellos dos

me van a entender, Nuria.

Es muy difícil porque son tres pedacitos de mi vida, ¿vale?

Pero ya sabéis como es.

A Bustamante.

-La verdad es que ha sido una de las elecciones más difíciles

que he tenido que hacer, pero también creo que Alejandro.

Humanidad sobre todo, eso es lo que tenéis, chicos.

Naím.

Solo hago lo que me dicta el corazón y ya está.

Que a la Vero.

(CHICA) Venga.

(LLÀCER) Claro, era una competición, ¿competíais?

-(HOMBRE) No. -(MUJER) No, para nada.

(ALEJANDRO) Creo que el único momento cuando salíamos a las galas

que lo querías hacer mejor que nadie, pero...

-(GISELA) Era como un reto personal, no era...

-Por orgullo personal, exacto.

-(LLÀCER) Pero no queríais iros.

-(ALEJANDRO) No, nadie, cuando se iba alguien

nos poníamos a llorar.

Queríamos una carrera discográfica, pero no sabíamos que iba a pasar.

(GISELA) Pero aceptábamos el programa cómo era, pero...

-(VERÓNICA) Nadie se quería ir. -(GISELA) Claro, porque hicimos piña.

No competíamos, hacíamos lo que nos gustaba hacer,

que era cantar, pero no para echar al otro.

-(MANU) No había ningún espíritu de competitividad.

No había toxicidad. (MANU) Querías hacerlo bien.

No querías hacerlo bien para superar al otro.

-(ALEJANDRO) Ya que estamos en directo...

-¿Dónde está el micro? -(LOZANO) Por Dios, Alejandro.

(ALEJANDRO) Y esto va por ustedes.

A tu lado yo sin ti, la fuerza y la pasión.

Mi música es tu voz.

Mi música es tu voz.

(Gritos de euforia)

(ALEJANDRO) Os quiero muchísimo, chicos.

No eran relaciones tóxicas, eran sanas, lo que pasa es

que competías contra ti mismo, porque cuando llegabas

a la otra gala y estabas nominado, no culpabas a nadie,

te responsabilizabas y te sentías mal.

Bueno, yo no fui nominada.

(LLÀCER) ¿Nunca fuiste nominada?

No. Qué fuerte.

(LLÀCER) ¿Quién fue nominado?

-(HOMBRE) Yo. -(HOMBRE) Yo tres veces.

-(LLÀCER) Vale, ¿quién no fue nunca nominado?

Yo no lo sé, es que estaba en Babia.

Tú, ¿no?

Y tú.

(TODOS) Y tú.

¿Rosa, fuiste nominada? Creo que sí.

(LLÀCER) Una vez. No, tres veces seguidas.

Quiero agradecer al jurado todas las veces que me nominaron.

(RÍEN)

¿Cuántas veces te nominaron? Muchas, desde el principio...

Lo que pasa es que era uno de los favoritos y me salvaban.

Me nominaron, yo no sé con cuántos me fui hasta el final.

No, Juan. Juan fue el más nominado.

-(MUJER) Fue Juan.

-Y perdona, salí porque dije públicamente que votaran a Verónica.

(MUJER) Bueno, madre mía.

(HABLAN A LA VEZ)

-Estaba tan harto de estar nominado que dije que saliese Verónica

e irme yo y así es como fue. El público

me echó a mí para salvar a ella.

-A ver, de alguna manera, cuando intentas hacerlo lo mejor posible,

te nominan, lo intentas hacer, te vuelven a nominar, pierdes...

-(LLÀCER) Quieren que te vayas.

-Sí, tienes que echar a gente.

Tienes que echar a gente y se rigen unos criterios.

Supongo que tiene que ver con la industria musical.

-Al final esto se transforma en un programa de televisión.

-(NAÍM) Exacto, esa es otra historia.

-(LLÀCER) Yo siempre lo digo,

es un programa de televisión que os sirvió o no

para hacer vuestras carreras.

-(NAÍM) La meta que yo buscaba cuando me presenté a OT

es curiosamente ninguna.

Me acuerdo, es que tengo muchísimos flases,

el anuncio que se hacía es: "Vete ensayando, Operación Triunfo".

Y llamaron por mí, yo no llamé.

No creo que me planteara una meta.

Sí es cierto que en el momento en que te presentas a un concurso

es para intentar ganar, pero mi objetivo no era ganar.

Era poder dedicarme a esto.

¿Sí?

Hola, ¿qué tal?

Pues bien, de camino aquí con el estreno.

No, no, llevo un mes durmiendo una media de tres horas

y enganchado ahí, pero bien.

Nervioso, porque estoy muy nervioso, pero bueno, bien.

Hoy empezamos. El estreno es a las 22:30.

El sitio es un teatro romano, el teatro romano de Regina.

Estoy, por decirlo finamente, acojonado.

Bastante. Muchísima presión. Es muchísima responsabilidad.

Sí que es una reválida, no te voy a mentir. Es un estreno

de un musical que lleva mi nombre.

La reputación está sobrevalorada, pero al fin y al cabo,

los palos me los puedo llevar porque pueden decir que la música es mala.

-Qué pasada. -Es flipante.

-Qué chulo, tío. -Es lo más.

-800 personas, tío. ¡800 personas!

(NAÍM) Soy una persona luchadora y no me rindo.

-Qué fuerte.

-Antes lo hacía como una lucha titánica, épica

que no tiene ningún sentido. No te dan un premio, no tienes...

nada al final del camino. La historia es el camino.

Ya no es solo el trabajar de lo que te gusta, sino el hecho

de llegar aquí a un sitio como este a que tus idas de olla,

tus tonterías, las coja gente y las vuelva una obra,

una canción, un musical, algo que les enseñas a los demás.

Es como que te abren un poquito y te exponen.

¿Qué queda de OT en mí?

Irremediablemente forma parte

de mi trayectoria profesional, y por ende,

a nivel personal, pero de ese Naím no queda...

no me veo muy... Hay cosas que le envidio, ¿eh?

Por ejemplo, me gusta mucho porque es muy inocente.

-A pesar de todo, de las presiones, preocupaciones,

a pesar del trabajo, aún tiene tiempo para seguir componiendo.

Si no te conociera.

Qué sería de mí.

Luchar valió la pena, valió la pena llegar hasta aquí.

Y aunque somos diferentes.

Nos une una obsesión.

(NAÍM) Este tema es la leche.

Ha habido gente que me ha dicho: "Es que sois tontos,

es que tú y Juan sois tontos. La cantidad de dinero. Repartid

los derechos". Pero es que no lo entenderíais nunca.

Nosotros no pensábamos en millones de copias, en dinero.

Si yo hubiera sido alguien muy estratega,

hubiera pensado en dinero y me hubiera asegurado el futuro.

¿Entiendes lo que te quiero decir?

Sí es cierto que hubo gente que sacó más que nosotros.

Gente que sí hizo y gente que no hizo tanto.

Lo que sí haría sería coger esa gente que no hizo tanto

y repartirlo entre los que sí.

Lo único que quería era hacer la máxima cantidad

de cosas posibles antes de irme.

A tu lado hoy brilla mi estrella.

A tu lado mi sueño

se hará por fin realidad.

Cuando algo no me parece bien, lo digo

y cuando algo no me parece justo.

Ojo, sigo pensando que hay cosas que no se han visto

porque no se tienen por qué ver cuando ya sales,

pero que las he vivido yo, mi familia y todos.

Que no han sido justas conmigo después,

quiero recalcarlo para que quede claro, después de mi salida de OT.

Para mí en ese momento,

discográfica y productora eran lo mismo.

Y tomaron ciertas decisiones que conmigo, en mi opinión,

no eran justas.

Hubo un momento en el que perdí el punto de vista, pero no solo yo.

Es inevitable, aunque sea un tiempo corto,

es que dices:

"Todo esto es por mí. Qué fuerte".

Hostia, pues sienta demasiado bien.

¿Sabes como cuando te bebes un vino muy dulce, muy bueno,

y sin darte cuenta estás borracho?

Pues viene a ser un poco una comparación en ese aspecto.

Después del programa, he hecho cine, he hecho televisión,

me he ido a otro país. He estado haciendo musicales,

ahora estoy dirigiendo un musical, después haré radio

y haré lo que me apetezca hacer porque yo quiero llegar,

tener 85 años y decir: "Cuántas cosas he hecho".

A lo mejor notarás que crece, decrece y vuelve a crecer.

No te preocupes.

Temible es.

-(NAÍM) Vamos.

Ardiente es. Sensible es.

-Cuidado, pero súbeme, ¿eh?

Con respecto al éxito y al fracaso,

te enseña más el fracaso, pero es más difícil de digerir el éxito.

El fracaso lo digerimos todos, todos somos fracasados,

incluso los que tienen éxito.

El éxito es una persona que ha acertado una vez más que tú.

Yo creo que aprender del fracaso es interesante.

Si aprendes del fracaso y llega el éxito ya es la hostia. (RÍE)

Yo no me siento conmigo mismo una persona en absoluto fracasada.

Me divierto, me lo paso bien, aprendo,

disfruto, me pagan y me aplauden.

Eso para mí no es un fracaso.

-Operación Triunfo fue como una pantalla, una ventana

donde todo el mundo te veía y te dio a conocer.

Pero luego para seguir ahí había que trabajar muy duro.

-A día de hoy cuando escucho OT tengo sentimientos encontrados.

Porque, por un lado, el pasar por la academia me ha dado

el dedicarme a mi sueño,

pero, por otro lado, ha tenido una cara amarga según qué momentos.

La marca OT en este país ha tenido muchos detractores,

se nos han cerrado muchas puertas.

-Había muchos artistas, no diré nombres, que nos tiraban piedras.

Nos tenían manía, y sin embargo, es cuando más han vendido discos.

Había un sector que no le gustaba mucho la idea, luego me enteré.

Creo que luego les encantó de repente.

Ahora hay un tratamiento por un sector que es despectivo

y por otro es maravilloso.

Da a entender que tienes que estar preparado para cualquier opinión.

Al final es una opinión y la tienes que respetar. Yo ahí no me meto.

Operación Triunfo para mí fue un trampolín, la oportunidad,

esa alternativa que llevaba 10 años buscando, ¿me entiendes?

Y fue esa oportunidad que me proyectó al gran público

y que me dio la oportunidad de iniciar

una carrera en condiciones.

-Pero para todos.

-Luego depende de cómo se lo haya gestionado cada uno.

(HABLAN A LA VEZ)

-A todos nos ha valido para trabajar perfectamente.

-(LLÀCER) A ver, di, di.

Yo pienso que menos quitando los tres primeros que ya sabíamos

que todos íbamos a tener un proyecto musical,

pero para todo lo demás fue una oportunidad muy grande.

Aparte fue un castin público donde te vio cualquier productor

o cualquier discográfica y dijo: "Este muchacho no ha ganado,

pero quiero darle una oportunidad porque me gusta".

(NATALIA) Eso fue lo que me pasó a mí. Salí una de las primeras

y nada más salir tenía un disco para mí.

Me mandaron a grabar y me hicieron el disco de mis sueños.

Para mí fue una grandísima oportunidad.

Ellos estaban dentro y yo estaba ya cantando con mi disco.

-Se nos abrieron muchas puertas, pero también se nos cerraron otras.

-¿Sí o no? -Sí, muchas.

Muchas radios que nos ha costado mucho entrar,

hay mucha gente detractora nuestra y nos han cerrado muchas puertas.

Y a veces nos ha costado mucho defender la música.

-¿Puedo decir algo? -Sí.

-Tuvimos una oportunidad, pero no quiere decir que todo

va a salir bien.

Hemos estado ahí en la palestra para lo bueno y para lo malo.

Habrá cosas que nos han venido bien y otras que no.

Mejor que estar en casa esperando a que te llegue,

hemos tenido, hablo por mí,

una oportunidad de escaparate espectacular,

que luego ya la radio diga que no quiere ponerte,

pues es lo que hay. ¿Sabes qué te quiero decir?

Pero mi oportunidad ha estado ahí.

Como el que no está arriba y va a un trabajo

y le dicen que no le quieren.

Una cosita. ¿Entendéis lo que digo?

(HABLAN A LA VEZ)

La inmensa mayoría son cosas positivas

porque nos dieron a conocer a un gran público.

Nosotros vivimos el último año bueno de la industria musical,

a partir de ahí la industria se hundió.

Por eso pasan tantas cosas, las radios cambiaron.

Nos echan la culpa.

¡Que nos van a echar la culpa! Eso será el que no tiene ni idea.

Aquí nadie te quita tu puesto de trabajo.

Si haces buenos discos, la gente estará contigo.

Dice Rosa que mucha gente nos echó la culpa.

Exacto, algunos artistas nos echaron la culpa de la industria.

Ya y del cambio climático.

(RÍEN)

OT fue una cosa que unió a familias

que se sentaban cada lunes, que motivó a gente

para trabajar y mejorar en sus trabajos.

Éramos chavales de la calle, no veníamos de ningún sitio.

Yo era un albañil, él trabajaba en una orquesta.

Y la gente se sentía identificada con nosotros.

Vayamos por partes. Voy a sacar una cosa que me hizo mucha gracia,

que recuerdo muchísimo.

Es esto. Bueno, no sé si era esto o no.

Yo sé qué es. Las gafas que se dejó Àlex.

(HABLAN A LA VEZ)

(LLÀCER) Àlex se dejó unas gafas. Y él lloraba.

En la vida he llorado.

La historia de esto, ¿la sabes?

-En el control de arriba... -(LLÀCER) Espérate. Cuéntamelo.

-Yo me dejo las gafas sin querer. Vamos al reencuentro

y nos damos un abrazo. Subo arriba y digo: "Mis gafas". Y eran caras.

Y de repente las veo ahí, el cámara las enfoca

y digo: "Ahora cuando esto las bajo a buscar".

"No, ahora te las traemos". Y hace él: "Se las ha dejado aquí.

Si las ha dejado para mí". Y yo: "No, quitárselas.

Quitárselas que son para mí".

Y él pensaba que se las había dejado para él.

Mira, se dejó las gafas el cabrón. ¿Quién?

Vaya, es que tú lloras por todo. Pero no puede ser.

(EMOCIONADO) Son las de Àlex. ¿De quién son?

De Àlex. ¿De Àlex?

Si las dejó aquí será por algo. Que voy a llorar yo.

Déjamelas, se las guardo y mañana se las doy yo.

¿Para estar llorando todo el día? No, las tengo yo.

(MANU) Fantástico. Lo primero que me dijo al salir:

"Págate una cena y devuélveme las gafas, porfa".

(RÍEN)

(LLÀCER) ¿Y el estar encerrados os afectaba a este nivel?

Él lloraba por ver unas gafas de Àlex. Yo me moría de la risa.

Yo lo pasé muy mal, realmente mal, porque tenía ansiedad

porque echaba de menos mi pueblo, mis amigos,

a mi familia. Tenía 19 años, nunca había salido de mi pueblo.

Lo máximo a jugar un campeonato, pero no estaba acostumbrado.

Me sentía en familia.

Cuando no estaban, les echaba de menos,

pero pasé muchos ratos de angustia,

de no saber si lo estoy haciendo bien.

De qué pensarán, estarán orgullosos de mí.

Eso me generaba angustia.

Estoy fatal. Ya lo sé.

Intenta sobrellevarlo, te lo pido por favor.

A mí me haces sufrir.

Y a mucha gente más.

Estamos contigo y te queremos. Lo estoy pasando demasiado mal.

Bueno, pues entonces.

Entonces ya sabes lo que tienes que hacer, ¿vale?

Lo estás pasando mal, te saldrán ronchas.

Imagínate cómo estoy. Claro.

Lo estoy pasando fatal. Ya sabemos que lo pasas mal,

ponle solución.

Mucho estrés. No tenía experiencia de subirme a un escenario.

Los nervios que tengo ahora me predisponen a hacerlo bien.

Pero en ese entonces, no me dejaban dar lo mejor de mí.

Y yo lo pasé muy mal. Hubo muchos momentos de mucha tensión.

Que gracias a mis compañeros se pudo sobrellevar,

se lo agradezco hoy.

El problema que yo tenía, sobre todo en la última parte

del programa, era que no teníamos una agenda

desde por la mañana hasta por la noche donde explicaran

lo que ibas a hacer durante el día. Muchas veces querías descansar

porque una siesta siempre es necesaria para todo el mundo.

Teníamos muchas actividades. Desde por la mañana

con el deporte. No había tiempo para nada.

De repente te ibas a dormir y venía un artista y perfecto,

y te daba muchísima alegría, eran estrellas que admirábamos,

pero llegaba un momento en que te levantabas a las 7:00

y te acostabas muy tarde. No dormías

lo que una persona debe dormir para rendir correctamente.

Sumado con la presión de fuera... era horrible.

Eso era lo más difícil.

Estás con 16 personas que no conoces de nada,

bueno les has visto en los cástines, es como cuando tienes pareja,

son 24 horas en un sitio cerrado, que no podíamos salir

ni casi a tomar el aire, que luego eso cambió.

-(JUAN) Y claro... -(MANU) Menos mal que lo reconoces.

Lo peleé yo.

Dije: "Vamos a ver, no puedo estar aquí 24 horas encerrado

entre cuatro paredes y no tener un sitio donde tomar el aire".

Y entonces nos hicieron un patio para salir a echar un cigarrillo

y fui yo el que lo reivindicó.

Nunca se sabe lo que se tiene hasta que se pierde.

Menos mal que tenemos solecito. Esto es vida.

No sé cómo se puede vivir 24 horas al día debajo de un techo.

Es una locura, por muy bien preparado que esté, necesitas

el contacto con el medio, que no sientas que hay un techo.

-No me acordaba cómo olía el sol.

¿Huele el sol? Hombre, ¿no lo hueles? Huele a sol.

-Lo bueno de esto es que entramos ahí y estamos todo el día currando.

Eso también nos salvó de la rutina, porque hubiésemos acabado

como otros programas que se meten de hostias.

-(JAVIÁN) Yo no sufrí, yo me lo pasé estupendamente.

-Nada de presión. -Algunos no sufristeis.

(LLÀCER) No sufrías. No sufría por estar ahí.

Sí es verdad que cuando salí, me agobié.

Es muy importante mi familia y necesito verlos mucho

y al salir lo primero que quiero saber es cuándo les voy a ver.

Y me dijeron: "Espera, te voy a explicar la agenda. Mañana tal,

pasado tal, etc.". Y cuando llevo 35 días, pero ¿cuándo veo a mi gente?

Y aquello sí me asustó un poco. Si llevaba un mes y medio encerrado

y ahora iba a estar 40 días sin parar de hacer promoción.

Aquello me asustó. Por eso mucho de nosotros

tuvimos la idea de trabajar con alguno de nuestra familia.

Era muy importante para sentirnos cuidados

en todo momento e ir centrados.

También éramos muy jóvenes, no sabíamos por dónde tirar.

Eso está clarísimo, pero sí es cierto, me lo pasé muy bien dentro.

Es más, recuerdo que cuando terminó absolutamente todo,

incuso Eurovisión, la gala de Eurovisión,

me acuerdo que Rosa y Chenoa nos quedamos en un momento que

nos preguntábamos: ¿Y ahora qué?

Por favor, dejadnos un poquito más de tiempo en la academia.

Y nos daban permiso. Nos decían que si necesitábamos más tiempo

nos lo iban a dar. ¿Os acordáis?

Y nos sentíamos muy bien.

(GISELA) Al final era como que estábamos salvados dentro.

Y entonces al final no queríamos salir.

Era como que la inseguridad era ir ahí fuera.

(HABLAN A LA VEZ)

-¿Sabéis la sensación que tuve cuando nos fuimos en Navidad

-a firmar cada uno a nuestra ciudad? -Queríamos volver.

-Yo firmaba y pensaba en todos vosotros.

¿Cómo estarán ellos? Tenía ganas de volver a la academia.

Es el cuarto de la Fergó hace un año. Ya vivía en Madrid.

(NURIA) Y me acuerdo que fuimos a ver a las familias.

Les hicieron a nuestras familias guardar todo el material.

Había seguridad en casa cenando en la habitación de al lado.

(RÍE) Era para controlar si tu madre o tu hermano

te enseñaban algo. Es que no podíamos ver nada.

Todo controlado. Teníamos que decir qué gente queríamos que viniera.

Un control bestial.

-Adelante. -Hola.

-Hola.

-A día de hoy, OT, después de haber sido mami,

ha sido y es la mejor experiencia de mi vida.

Me la cambió totalmente.

Nuria, Madrid, 32.

-Pero ¿eres de...? -Málaga.

Yo solo tenía 22 años. Había terminado mi COU

y no he estudiado carrera, no he ido a la universidad

ni he estado en Málaga, ni me he relacionado con más gente.

Yo tenía mis tres amigas del pueblo y apenas iba a conciertos

ni nada, tenía una vida tranquila. El meterme de lleno con 15 personas

me abrió la mente que salí y dije: "¿Perdona?

¿Qué estaba pensando yo?" Eso me ayudó

y lo de los príncipes azules ni te digo.

Salí diciendo que ni príncipe azul ni nada, que no existía.

Me encantó la experiencia de cada uno de ellos,

lo que habían vivido.

(NURIA) No sé por qué se fijaron en mí, por qué fui elegida,

No lo sé. Yo pienso que querían gente diferente.

La naturalidad o el carisma. Algo que supuestamente yo tengo.

Mi objetivo era que si yo valgo, alguien me va a ver

y dirá que esta niña vale. Yo me voy a mover para que me vean.

Pero si hay materia se verá y me cogerán y fue lo que pasó.

-No me esperaba para nada que iba a estar en este programa.

Ha sido un fenómeno televisivo y social brutal.

-Y me sorprendió. -¿Votabas o no votabas?

Bueno, a ver. Prohibido

en casa no votar a otra que no fuera Nuria.

-Aunque sea por ser del mismo pueblo.

-Eso es así y mira que a mí me gustaba Chenoa.

-Lo sé, ya me lo has dicho muchas veces.

Todo ha ido encauzado para llegar a donde tenía que llegar: el tren

que me llegó con el programa.

Una vez fuera, nos encontramos lo que nos encontramos

y yo me dejé llevar.

Tengo que decirte que el primer año me sentía como marioneta

de dónde voy. Tenía que estar preparada y todo organizado.

-Me fui a Nerja a conocer a sus padres

antes de que saliera de la academia, fue como una pedida de mano.

-Eso dijo mi madre.

-Vete a decirles que te llevas a su hija un año entero.

-Me acuerdo de la cara del padre. -El padre es más seriote.

-Su madre se puso muy contenta de conocer con quién estaba.

-Fue todo seguido: programa, gira, grabar tu disco en una semana.

Tantas ganas de grabar un disco y lo grabé en una semana.

No poder elegir canciones. Esto es lo que hay, métete y grábalo.

Ahora hemos terminado, pero ahora haces tú gira sola.

Fue todo tan rápido que te dejaba llevar.

No te daba tiempo ni a pensar.

Derramaré mis sueños

si algún día no te tengo.

Lo más grande se hará lo más pequeño.

Yo me acuerdo, y lo vuelvo a decir y lo diré, yo fui a un psicólogo.

Y lo diré, digan mis compañeros lo que digan:

todo el que entró ahí, creo que estábamos para psicólogo.

No psicólogo malo, de "uy, un psicólogo porque está..."

No tomemos eso, sino rollo desahogarte, explicar tu experiencia,

cómo te tomas la nueva vida, cómo...

Porque te agobias, eres una persona normal.

Y mucha gente te dice: "Qué coraje nos daba

cuando nos echábamos la fotito y uno te decía:

'¿Qué? Esto es lo que hay. ¿No querías fama?'"

Miraba a la mujer y decía: "¿Le contesto o no?"

Porque estaba equivocada.

"Señora, yo me echo la foto con usted", yo me callaba,

porque no era plan, pero mi cara era un poema.

La miraba y le hacía así...

Porque me daba mucho coraje.

"Señora, ¿quién le ha dicho a usted que yo quiero fama?

Yo quiero trabajar de lo que me gusta,

y porque usted está en su casa o por ahí,

y está haciendo así, o lo que sea, y nadie la ve,

a mí también me gustaría que nadie me viera".

¿No te acuerdas que nos metíamos en el centro comercial

y nos cerraban para nosotros allí?

Porque aquello era una locura.

-Ir a firmar discos y luego, quedarnos de compras.

-Sí, nos metíamos dentro, nos cerraban...

-Porque no parábamos un segundo.

-¿Y tú sabes qué era el gusto de una muchachilla de pueblo...?

(JORGE RÍE)

-No, no, es verdad.

Esto de decir: "Tráeme todo lo que quieras.

Venga, ropa, me da igual".

No miraba ni precio, ¿verdad? -Sí, sí.

-Era como la "Pretty Woman".

Claro, yo antes no me podía comprar mis cremitas ni mis cosas,

porque yo no trabajaba. -Claro.

-Y el hecho de decir: "Ahora, me da igual, porque hay dinerillo.

¿Qué necesito, esta crema?" -Que te cuiden.

-Eso, que me cuiden, ¿verdad?

Mira, qué gusto daba. (BEA RÍE)

-Tengo que decir que me he privado de hacer cosas que haría,

porque ya era un personaje público.

Te voy a explicar una tontería que yo sé que...

A lo mejor me echaba un noviete, ¿vale?

Pues esa persona se ha privado de hacer cosas conmigo

como haría normalmente, porque yo,

el miedo de la prensa, no quiero que salga tal...

Si tenía que ir agarrada de la mano por la calle, pues no iba.

Cosas de las que me he privado porque he querido llevar una línea.

Que nunca me he tapado, pero sí me acuerdo que al principio,

con el "boom", sí intenté que se hablara de mi carrera

y no de mi vida personal.

-Y lo importante es que, tanto la gente de antes

como la que te has ido encontrando, puedas confiar en ellos.

-Sí, porque en este mundillo, sabes que hay cosas bonitas

y no tan bonitas, y yo me doy por superafortunada,

porque siento que me queréis,

que tengo mucha gente buena a mi alrededor

que me apoya, que me quiere y que me mima.

Y que me da consejos buenísimos.

-Ella también los sabe mantener, ella es fiel.

-Es fiel. -Las cosas como son.

-Gracias, amiga. -Hombre, no va a ser todo malo.

No voy a estar todo el rato... (NURIA RÍE)

-Metiéndome... Que Jorge dirá: "Hay que ver".

-Qué bueno, qué bueno.

Ahí están ya. Venga, vamos. Vamos, campeona.

Nuestra profesión no depende de nuestra voz.

Depende desde de una persona que te lleve bien,

que haya mucho dinero detrás para manejarte.

Lo digo por si la gente no lo sabe, que lo sepa.

Si yo quiero estar donde quiero estar,

mi objetivo y estar arriba,

hace falta un equipo atrás bueno, que diga:

"Yo apuesto por ti y vamos a tirar para arriba".

Pero mucho de aquí.

(HOMBRE) ¡Anda, mujer! -Anda ya, mujer.

Pero siempre estáis igual. -Anda ya, mujer.

-Hasta que te subes, esos nervios están ahí.

Yo tendré la edad que tengo y habrán pasado 15 años,

pero es como que en la mente y en todo,

es como que me queda aquí, todavía me queda esto y esto.

No es: "Ya tengo esta edad y aquí estoy".

Es mi motor para seguir adelante, pase lo que pase.

Esta profesión es una montaña rusa. Que subes, bajas, bajas, subes.

Pero no puedes perder las ganas de seguir haciendo lo que te gusta,

de saber que la gente está ahí porque le gusta lo que haces.

Porque les das vida.

Y ya ves, mi vida, las vueltas que da la vida.

Mil vueltas y una salida, el camino de vuelta hacia ti.

¿Cómo es Nuria Fergó cuando sube a un escenario?

Pues yo me transformo, me crezco.

Y sale algo que en mi día a día pues no,

pero yo subo arriba, me veo mi traje,

mi esto, lo otro, mis músicos, pin pan...

No sé.

Es difícil que te lo diga yo. Es raro decírtelo yo,

pero sale la Nuria artista, lo que llevo dentro, claro que sí.

Primavera... (PÚBLICO) Clara.

-Zapatitos nuevos de tacón, ay, coloraíto el corazón,

buscaré un amor desde mi balcón.

Estoy viviendo de la música y haciendo lo que me gusta,

que ha sido mi sueño siempre, y a día de hoy, lo sigo haciendo

y no me veo haciendo otra cosa.

Cuando la gente me dice: "¿Y tú qué habrías hecho si no hubieras...?"

Y digo: "¿Sabes qué pasa? Que no me lo planteo,

porque como no voy a hacer otra cosa que esta

porque no sé hacer otra cosa más, pues es lo que hay.

Así que ya buscaré yo mi salida y mis cositas

pero me vais a ver mucho rato". (RÍE)

(Aplausos)

¡Muchísimas gracias!

Nosotros no éramos conscientes de que había tanta gente viéndonos.

Es que no éramos conscientes. No teníamos ese concepto.

Entiendo que la gente, a día de hoy, se cree que estábamos fuera.

No, señores, estábamos dentro, cinco meses.

Incomunicados.

Psicológicamente, creo que teníamos miedo todos.

No creo que nadie esté preparado para afrontar

una situación tan grande y tan colosal con esa edad.

Yo recuerdo de coger, y todo lleno de tráfico,

la policía con dos motos delante de nuestro autobús,

abriéndonos paso por la Castellana,

como si fuéramos el papa. Aquello fue muy Beatle.

-Yo había veces que decía: "¿Esto está pasando?"

Lo que pasa es que pasaba todo tan rápido, que no lo asimilabas.

Tú a día de hoy me pones en el Bernabéu

a cantar delante de 100 mil personas y yo creo que no me sale ni la voz.

(MIREIA) Cuando empezó la gira grande de Operación Triunfo,

ahí fue el momento en el que yo me eché las manos a la cabeza

y dije: "Esto es una locura. Esto es muy grande".

Lo que movíamos los 16 fue muy grande.

(MANU) Es que nos enfrentamos a una realidad

a la que no estábamos acostumbrados.

Y de repente, salía de la academia el Manu de toda la vida,

pero tú en tu casa, no eras el Manu de toda la vida.

Yo veía a mi madre y a mi abuela, a mis tíos

que me miraban como desencajados.

"Manu, ah, sí, pasa, pasa".

Y empezabas a firmar y tal y decías: "Mamá, cierra ya la puerta".

Y ella: "¿Pero cómo no vas a recibir a más gente?

Si tienes a todo el barrio en la puerta".

(TODOS RÍEN)

Y decías: "Pero, mamá, entiéndeme, estoy colapsado".

Y ella no lo entendía, te miraba: "¡Pero, Manu"!.

Y ahí sentías tú: "Yo me quiero volver a la academia otra vez,

con mis colegas allí, encerrado".

(JUAN) Acuérdate, Laura,

cuando fuimos a ver a Paul McCartney en Londres,

el follón que se montó en el aeropuerto.

-Yo me acuerdo. -Era la primera vez

que salíamos de la academia.

Claro, porque estábamos en el aeropuerto.

Perdón, sí.

-El primer autógrafo que firmé contigo fue

a las de la limpieza del aeropuerto.

En el Prat.

Que vinieron a nosotros como: "¿Juan, Chenoa?"

Y claro, te quedabas, porque estabas en un espacio cerrado.

Firmaba un autógrafo

(JUAN) Hemos firmado un autógrafo en el aeropuerto.

Hemos ido a tomar un cortado. Era temprano, no había nadie.

Solo uno.

El de la barra dice: "Oye, un autógrafo para mi hija".

(TODOS RÍEN)

No me jodas. (JUAN)Sí, sí.

Y las limpiadoras del aeropuerto, hemos estado con ellas,

porque justo entraban en el turno, y han empezado a venir.

"Juan, otra vez el nominado, con lo que he llorado contigo".

A Juan lo han tenido loco. ¡Qué fuerte!

O sea, ¿conoce la gente...?

(MIREIA) Nosotras, que salimos de las primeras,

la verdad es que creo que somos

las que más hemos vivido esa sensación.

Porque cuando empezó realmente lo que vosotros decís del "boom",

de empezar el auge de OT...

-Desde el primer día que pisé la calle.

-Claro, nosotras estábamos fuera. Empezamos en la postacademia,

ya hacíamos los bolos, hacíamos discotecas...

-Cerraban una planta en un centro comercial

para que compráramos tranquilamente. -Claro.

-Y tú decías: "No puede ser".

Que te cierren una planta de ropa...

-Y entonces, perdón, cuando os dais cuenta de que la gente hace eso,

¿os preocupa la imagen que dais?

-Claro. -Sí.

-¿Qué crees que pensarán nuestros padres de nosotras?

¿Crees que estarán contentos?

-No sé, yo pienso que... (RESOPLA) Yo qué sé.

-¿Habremos hecho algo mal? -Eso es lo que me...

A lo mejor hemos hecho algo y ellos lo han tomado de otra forma.

-Sí, tía.

Estábamos más preocupados de cómo gestionar

lo que todos éramos conscientes que venía,

porque ya en Navidad lo éramos,

y lo primero fue llevarnos con la psicóloga.

Y cuando salimos, y vemos el impacto, que era como...

No había un dique para aguantar eso.

Ni psicológicamente ninguno estábamos preparados,

y por eso todos queríamos volver a la zona de confort.

Y era de la academia a la casa. (LLÀCER) La protección.

(Gritos de euforia)

(JUAN) En esta noche especial, es un placer

llevarnos también algo especial de esta mi segunda tierra,

y qué mejor que alguien suba al escenario con nosotros

a cantar "Mi música es tu voz".

No veo ninguna mano levantada, ¿eh?

(Gritos de euforia)

Y yo me he fijado que había una chiquilla por aquí, llorando,

que no paraba de llorar, y no quiero que llore.

Quiero que suba y que sonría. Por favor, ayudadla a subir.

¿La ayudáis a subir, por favor?

Esta bolsa es para ti.

¿Cómo te llamas? (CHICA SOLLOZA)

-Ven conmigo, ven conmigo.

(LLÀCER) Hay una cosa, que yo vi unas imágenes de un concierto.

¿Os acordáis? Tú sacabas a alguien.

Decías: "Y queremos sacar a una persona".

-Sí, le daba una rosa. -Al acabar las giras.

-Y entonces, yo...

Era muy fuerte, porque lo vi hace muy poco,

cómo los mirabais, ¿no? Mirabais a esa persona,

y hacía cuatro días que erais esa niña a la que sacabais.

Y yo me acuerdo que Gisela,

me acuerdo de ti porque la miras con una cara como para protegerla.

(GISELA) Sí.

-Y yo pensaba: "Estos..." -Subían temblando.

Una de las niñas que subió, que está grabada en el DVD,

la película que luego se grabó, a mí me vino a ver un día.

Dijo: "Yo soy la que salgo", era una de las que subía Juan,

que era el encargado de subir a la chica, y vino.

Y ya tiene 59 años. (TODOS RÍEN)

Y la tía muy maja. "Es que yo estoy ahí".

Claro, para ella es superimportante

y el recuerdo es la película, que sale.

Claro. -Pero es que la cosa esta es

que todo el mundo que estaba allí, quería estar allí.

-Yo tengo una experiencia cojonuda.

Estaba trabajando en una cadena de comida rápida en Valencia.

(LLÀCER) ¿Antes o después? -Antes.

Y yo recuerdo que venían las niñas con los nombres...

Recuerdo que vino a la Plaza de Toros Backstreet Boys,

y venían todas con el nombre de los de Backstreet Boys y tal.

Y bueno, al poco tiempo, tocamos allí,

y mis excompañeros de ese restaurante me decían que iban con mi nombre,

aparte del de todos,

pero vinieron también niñas con mi nombre y toda la historia.

Esa ilusión, eso es brutal.

Es por lo que estás comentando de la niña...

Entiendo cómo se sentía esa niña,

porque el fenómeno fan lo viví desde fuera

y luego desde dentro.

De la noche a la mañana, nos recibió la familia real.

¿Qué pasa? (ÀLEX) Tú no te pongas tanto.

Que se vea también al rey.

-Me acaba de dar la mano y dos besos, ¡qué guay!

¡Don Juan Carlos! Encantados.

-Adiós. ¡Don Juan Carlos!

Hemos visto al príncipe Felipe,

que nos ha dado un beso a todas las chicas.

(CANTURREA) -Conozco al rey, conozco a la reina, conozco al príncipe.

Me ha dado la mano,

y me he acordado de mi madre y de mi padre porque creo...

El príncipe me ha dado dos besos.

(ÀLEX) Increíble, fue de los más bonitos.

(LLÀCER) Un momento, que va Vero.

-No, que yo quiero decir una cosa. -Dila, claro que sí.

-Que todos lo pensamos igual. Una o dos, ¿eh?

Pero es verdad que los fans para nosotros

han sido el apoyo más bonito que hemos tenido.

Un regalo del cielo.

(LLÀCER) Pareces Carmen Sevilla, Vero.

-No, es que es verdad. Los fans son...

Nuestra vida es especial gracias a los fans.

Es por eso. No es que sea gente.

Es que es una gente que es un amor incondicional.

Y eso ha sido porque te han visto como una persona en la academia.

Te han visto como ellos.

-¿Te puedo decir una cosa?

(Música lenta)

(RÍEN)

-¡Venga, salta, venga!

-Lo habéis visto. No ha habido malos rollos.

Dime alguno. No.

Habéis visto alguna bronca pero de cosas normales,

como tú dices, de convivencia.

Es complicado.

Es complicado. Son muchos meses, muchos días de convivencia.

Gente que no conoces de nada,

de repente, ponerte a competir, a convivir.

Es... complicado.

Yo cuando salí en Navidad, llegué muy tocada.

No volví bien.

Me hizo tener miedo de que empezaran a aflorar sentimientos en todos

que no tenían nada que ver

con lo que habíamos conseguido como compañeros.

Que empezara el punto ese de...

No de codazos y lucha, pero que podía pasar.

Y eso no me hacía mucha gracia.

Entonces, ocurrió algo histórico.

Y por eso estamos haciendo este reencuentro,

porque esto que ocurre es histórico.

Lo que vivimos y la semilla que plantamos fue histórica.

-Pero también es verdad que fue el primero.

Da igual, si no conectas, da igual.

"Gran Hermano" era el primero y no se soportan.

-Pero era distinto, nosotros trabajábamos.

No era: "Vamos a ver qué relaciones tenemos entre nosotros".

Teníamos un objetivo.

-Pero no tenemos por qué mantener el contacto,

y después de 15 años, no solo lo mantenemos,

sino que somos superbuenos amigos.

-Y es un arma de doble filo, porque nos dedicamos a lo mismo.

Se puede generar más competencia que en ningún otro "reality".

En carreras, en comparaciones... -No, porque nosotros...

Pero nosotros desde el programa nunca fomentamos eso.

Es decir, en los otros programas hacen todo para que aparezcan,

para crear un programa de relaciones.

Perdón, no, no. ¿Qué?

La psicóloga muchas veces intentaba enfrentarnos.

Y nosotros lo advertíamos con Manu y con Alejandro, que decíamos:

"Ni entréis, ni entréis".

Y aparte, era una premisa. Pero entramos.

Era para descargar a ver quién se sentía mejor o peor,

y lo que buscaban era bulla.

Bueno, yo lo sentí así, pero vamos que no.

Creo que quedó pendiente el otro día,

y me gustaría hacerlo con vosotros, es un ejercicio.

Yo os planteo la situación. Id diciéndoos cosas.

¿Cómo te veo? Y le podéis decir el cómo te veo.

-Veo gente que no sabe escuchar. Él no sabe escuchar.

Es nervioso y no sabe escuchar. Y con Àlex pasa lo mismo.

(ÀLEX) ¿Qué pasa conmigo? -Que me pasa lo mismo.

-¿Que no te he escuchado? -No, ¿sabes? No.

-Pero ¿sabes por qué?

Porque a mí quizás tampoco me han escuchado.

-Hay verdades que son impronunciables.

No me levantes el dedo, David. No me contestes así.

¿Pero qué chulería es esta? No grites, yo no te estoy...

Salto la voz cuando me saltan la voz.

Te estoy hablando con todo el cariño del mundo.

Cuando alguien te quiere... Pero decís las cosas en bajín.

Espera un momentín a que termine de hablar.

Que tú hablas mucho y yo nunca te interrumpo.

Pero lo que yo no puedo hacer es ir persona por persona diciendo:

"¿Tú hablas mal de mí?" Entonces cuando...

Pero a ver, Verónica, si te han dicho una persona,

¿somos todos unos mentirosos?

¿Es lo que tienes en tu corazón ahora?

Ya que hemos levantado la calle y hemos llenado esto de mierda,

vamos a llenarlo más de mierda. -¿Quién ha sido?

-El que tenga cojones, que lo diga. (VERÓNICA) Lo siento mucho.

A mí me parece una falta de respeto muy grande

que no lo suelte aquí en medio. Para mí, personalmente.

Y te digo más, yo ahora mismo estoy supercabreada.

Si quieres que me exprese, estoy mosqueada.

Y lo que está muy mal es esa persona que va diciendo:

"Tas, tas, tas". Cobarde.

¿Qué estás...? Me cago en diez.

Estás metiendo problemas, dañando la relación que hay aquí.

(MANU) Es meter cizaña.

A lo mejor tú no eras partidario. No, partícipe.

No, partidario de que se llevara a cabo

la competencia entre los concursantes,

pero yo sí he sentido, quizás a lo mejor es la televisión,

por el propio espectáculo, por lo que sea...

(LLÀCER) ¿En vuestra edición? Por supuesto que sí.

Por supuesto que sí. (NURIA) ¿En los temas que sacaban?

No, no en los temas, sino generar esa competencia,

con fans y con todo eso,

que al final nos ha perjudicado después al tiempo,

y eso sí que es verdad que no me gustaba de la televisión.

De lo que era el programa de televisión.

Mucha gente se cree que David y yo, lo que sea,

o que Laura y yo, ¿me entiendes?, que estamos así, un poco mal,

y eso no es cierto.

(TODOS VITOREAN)

(LLÀCER) ¡Ole!

(TODOS VITOREAN)

(Aplausos)

Escondidos...

(LLÀCER) Pero escúchame, ¿qué te pasa, Rosa?

(LLORA) Me ha dado mucha alegría, tío.

(TODOS RÍEN)

(PARREÑO) Ven aquí, mi amor.

Cortad, tío, cortad. -Es increíble.

(LLÀCER) Escúchame.

-Nos hemos emocionado todos y ha sido un momento bonito.

(LLÀCER) Siéntate, Alejandro.

(RÍE EMOCIONADA) Ha estado eso muy bonito.

Dejadla, dejadla que llore, que le hace falta.

Ay, mi niña. (ÀLEX) Hay mucho corazón ahí.

(SUSURRA) (SOLLOZA)

Es que ha sido, ¡guau! Límpiate, cariño.

(Música lenta)

Con mis compis nunca he visto ligas.

Las ligas de primera división, segunda división.

Jamás las he visto. Y no las permito, aparte.

No solo no las he visto, sino que es algo que defiendo mucho.

No las permito,

porque parece que subirse a un escenario ahora es fácil,

y no es así.

Y yo creo que todos los compañeros han demostrado

que realmente tienen talento y que comen de su trabajo,

y por ese lado no me los pueden tocar. A ninguno.

Nosotros conseguimos ser compactos, y casi blindados.

Había un sentimiento de protección entre todos

que era maravilloso.

Y aún hoy en día, sigue el espíritu de ese blindaje,

de esa comunidad tan bonita.

Júrame una y otra vez que tú...

No te vas a reír, ¿no? No, yo estoy bien.

Es que si lo hago... Si te has parado tú.

Si te partes, no puedo, ¿eh?

(LLÀCER) "A mí no me desnudéis. Espera, espera.

Que esta canción os pone muy calentorros.

A ver, no, joder". Este Àngel.

(Música romántica)

Y la música atrás... Es que sois, de verdad...

(Música romántica)

Mientras hacemos el amor.

(LLÀCER) "¡Ay! ¿Qué ha pasado?

Me estoy enamorando. (BISBAL Y CHENOA RÍEN)

Chenoa, ¿por qué te ríes tanto al ensayar con David Bisbal "Besos"?

No hacía falta ni cantar. Ponía la música y hacía... (RÍE)"

Sí, hacía: "Uuuh". No podía, pero...

Por eso. Pero es divertido. Un rato, luego ya te pones serio.

Pues bueno, a mí me resulta muy tierno,

porque es muy verdad.

Yo me reía porque cuando alguien me gusta me suelo reír mucho.

Entonces, claro, yo decía:

"Es que debo estar aquí, sin ensayar nada y riéndome".

No podía decir según qué palabras, me daba vergüenza. Te da pudor.

Cuando no te importa, no te importa y cantas.

Pero claro, decirlo era como "Qué fuerte, qué fuerte".

Pero me provoca mucha ternura,

porque aparte creo que era muy de verdad, muy bonito.

Fue una linda historia.

Yo entiendo muchas veces que la gente siga con el recuerdo.

Yo, es mío, es mi vida. Yo estoy encantada de tener

un documento tan bonito.

Escondidos, solos por amor.

-La oscura habitación.

-Tu cuerpo, el mío.

-El tiempo de un reloj.

(AMBOS) Escondidos, solos tú y yo.

-Atrapados sin poder salir. -Del interior.

-De tu interior.

(AMBOS) Mientras que hacemos el amor.

Lo estás viviendo, pero para ti es tan natural,

que es como que está pasando, pero nosotros estamos cantando.

Porque solo pensábamos

que salían las clases, la actuación, y chao.

Entonces hay cosas que tú pensabas que no se notaban,

y claro, la cámara pilla todo.

Las miradas, la química, la canción...

Es que es persona, parece que se olvida de...

-Si todos pusiéramos encima de la mesa todo lo que nos pasa,

pues anda que no hay temas.

No, pero yo en chándal no salgo más. Tío, paso.

(RÍEN)

(EMOCIONADA) Ya está. No puedo decir nada más. Hasta luego.

Es un clásico esto. Es un clásico.

Es como el de la Faraona: "Si me queréis, irse".

Irse.

Tú tienes el tuyo, de tu chándal, ¿no?

(TODAS RÍEN)

Podría haber elegido un color más llamativo,

porque el gris es muy feo.

Estabas muy triste. Vamos a reconocerlo.

(TODAS RÍEN)

Fuera de OT, he aprendido a templarme más.

Soy muy intensa, entonces me he aprendido a templar,

por una cuestión de protección mía.

Porque mi carácter a veces no era muy bueno para luego...

(ENFADADA) Juan, Juan, Juan, Juan y Juan.

O sea, tócate los cojones, Juan.

Pues nada, es de Juan. Si me parece muy bien,

y aparte tiene su sello.

Yo tenía mucho miedo de no sentirme integrada.

Venía con un bagaje de seriedad quizás excesivo para 26.

Chist, tranquilo, que me voy a empezar a cabrear, ¿eh?

Tranquilo, relájate.

(LLÀCER) Tienes mal carácter.

No, mal carácter no. Tengo el carácter que tengo.

Tuviste mal carácter, conmigo por lo menos tuviste mal carácter.

Bueno, pues quizás porque me has dado...

Tengo confianza,

y al que más quieres es al que más jodes.

Y eso es así. "Y punto, siempre es así.

Al que más quieres es al que más jodes".

Que la gente igual piensa

que soy una prepotente de mierda y una sabiondilla.

Pero que piensen lo que les dé la gana.

Bueno, sí, me reconozco. Sí, soy así.

Haciendo honor a la verdad, lo gestiono mejor,

pero no lo he variado mucho más.

Cuando ves a una persona con carácter

no solo hay que achacarlo a algo negativo,

también tienes que tener mucha fe en su palabra,

y yo lo que quería ganarme era el respeto.

(ENFADADA) No, no, no. Ahora soy yo la que...

Ahora me he puesto ya de malas.

Que se la haga él solo, que firme, y ya está,

y yo se la canto con el mismo corazón.

No tuve una mala experiencia con ninguno, al contrario.

Y todo lo que necesitaban, lo tenían con todo el cariño del mundo.

Pero bueno, nunca fue una intención de avasallar a nadie.

Me avasallaba a mí misma.

De hecho, la misma enemiga era yo de mí.

Y yo lo sabía, pero no me salía la...

No me he curtido en algodón,

entonces pues claro, sale el carácter de la pelea,

y eso, ¿qué hago? ¿Vuelvo a nacer, sabes?

Esta mujer es lo mejor que hay en este lado del río.

La mujer más cojonuda del mundo. Por cojones, ¿eh?

"Yo soy la mami. A mí me llaman la mami.

Y cuando alguien quiere hablar, me dice: "Chenoa, ven para acá".

No quiero que te presiones, tía. Al contrario, aprovéchalo."

Y tómalo como un halago.

Y aprende a recibir halagos, y que te digan que eres guapa.

Y a que te digan muchas cosas. Sí.

(LLÀCER) "Ayudas a Rosa como nadie.

Rosa es anti-tú, y la ayudas como nadie.

Yo sé que ayudas en este grupo. No se ha dicho nunca eso.

Y al contrario".

No llores por eso, mi vida. (SOLLOZA)

No era solo yo. Rosa éramos todos a una con ella.

Y la teníamos, la tenemos, la queremos.

Y en general, con todos los compañeros.

No me cuesta, me satisface mucho si puedo ayudar,

si puedo escuchar muchas cosas de esas.

Muy simpática, muy cariñosa, muy tierna,

y muy amiga de sus amigos. Ya está.

El mejor aprendizaje fue

que ellos me hicieron sentir como más frescura,

me dieron eso que yo no tenía.

Yo tuve una época

en la que pretendí ser constantemente feliz,

y casi me enfermo.

Y eso era porque estaba vendiendo una moto.

Y bueno, pues ya está.

Dije: "Se acabó, yo soy así".

Yo en OT aprendí mucho a ser feliz. Muy feliz.

(Música melódica)

A mí que me observe la gente, lo llevo a días.

No es 24 horas de buen grado.

Yo salgo por la puerta y ya está.

A mí también me gusta ir a un centro comercial y a un cine,

pero lo escucho. Escucho lo que están hablando.

"Mírala". No sé qué estarán mirando.

Aparte es que yo me miro y es como...

"No me habré peinado bien, estaré hecha un cirio".

Hay días que tengo mucha inseguridad.

Y los días que me siento muy insegura,

pues no salgo mucho a la calle.

Prefiero quedarme en casa

y agarrar fuerza con la gente con la que soy Laura.

Es como que lo necesito.

Y luego ya, pues bueno, tiro pa'lante.

(LLÀCER) Hay un momento...

Hay una cosa, una vivencia única que tenéis los 16,

y es que supongo que en algún momento os sentís solos.

Es decir, que la fama esta,

aparte de los que seguís arriba del todo,

de la fama esa de llenar estadios, o sitios, locales...

Ahora la cosa está muy mal. Lo sé.

Pero hay un momento que esa fama baja, desaparece,

y ese "boom" del OT desaparece.

Y entonces hay un momento que yo creo que os sentís solos.

Y mi pregunta que te hago a ti, Nuria, no sé, porque me vienes aquí,

es decir, ¿hay temores tuyos

que solo te pueden ayudar a resolver las otras 15 personas que hay aquí?

-Hombre, es obvio que el cambio ha sido con ellos.

El cambio de mi vida ha sido con ellos.

Yo siempre he dicho, no sé lo que pensáis,

que todos hemos estado para psicólogos.

Todos.

(LLÀCER) Para ir al psicólogo. -Sí.

(PARREÑO) ¡No lo entiendo!

-Yo no he hablado... (LLÀCER) Esperad.

-Porque yo siempre... (RÍEN Y GRITAN)

(LLÀCER) Dejad acabar a Nuria, hombre, por favor.

-Yo nunca lo he hablado con ellos,

pero yo siempre lo he dicho. El que me diga que no, miente.

Porque un psicólogo... Son profesionales.

Pero ¿para qué? Para desahogarte, para decir todo eso.

Porque a tu familia se lo puedes contar, o a tu amiga,

pero necesitas un profesional para que vea el porqué sientes eso,

que te dé...

Me han mirado... ¿Qué me ha pasado a mí?

Y lo voy a contar aquí, a mí y no sé si a vosotros, ¿vale?

Que esto me estoy abriendo ahora de más, pero no pasa nada.

(LLÀCER) Te lo agradezco.

-¿Qué pasa? Sí, hemos tenido mucha fama,

un cambio brutal,

hemos tenido muchas cosas que no esperábamos tener.

Pero yo llegaba luego a mi casa a Barcelona, y estaba sola.

Yo tenía a mi familia fuera, no tenía una pareja para compartir,

no tenía unos amigos dentro, conmigo.

Yo lloraba lo más grande.

Yo pensaba: "Los fans no tienen ni puñetera idea,

que se creen que tengo la hostia de dinero,

puedo hacer lo que me dé la gana,

y estoy sola llorando en mi casa

porque no tengo con quien compartir todo esto".

-O en un hotel, también.

-Me ha pasado así. De tener días libres sueltos,

y la psicóloga me decía:

"Nuria, en ese tiempo, ¿qué te gusta, bailar?

Vete a bailar". Y yo decía: "Vamos a ver,

si yo tengo dos o tres días libres, ¿dónde me voy ahora?

¿A una academia donde todos me ven diferente?"

Porque yo puedo ir a bailar con la gente,

a una clase de baile porque me gusta bailar.

Pero los que están en la clase, no me ven como ellos.

Para mí, me siento un bicho raro dentro,

no puedo hacer lo que me gustaría.

Y yo he tenido años de agobio que no he podido disfrutarlo.

Luego ya sí, pero al principio, he llorado lo más grande.

-Mira, yo, os acordáis, que cuando salimos entonces,

la gente nos trataba distinto.

Los que ya nos trataban antes, nos trataban distinto.

Y yo muchas veces, necesitaba ver

a alguno de vosotros, o del esto, para sentirme cómodo.

-Mis padres jamás me han llamado Juan.

Mis padres me llaman Juan Luis, mi familia me llama Juan Luis.

Nadie me ha llamado Juan.

Pues de la noche a la mañana, empezaron a decir "Juan, Juan".

Y eso para mí, es extraño. Tócate los cojones.

Juan, Juan, Juan.

(MANU) Mi abuela siempre "Manuel Ángel, Manuel Ángel".

Y yo llegaba a mi casa y "Manu, Manu".

Y yo "¿Pero cuándo he sido yo aquí en mi casa Manu? Soy Manuel Ángel".

(ÀLEX) Mejor que te hayan llamado Manu que Manuel Ángel.

(TODOS RÍEN)

(LLÀCER) A ver, Natalia, que tú eras la más joven.

¿Fue duro para ti?

-Pues es que yo acababa de terminar el instituto.

Termino el instituto, me meto en una academia,

yo había sido una niña muy protegida. Estaba con mis padres,

nunca había salido de casa.

Yo no era una chica de irme de campamentos y tal.

Me meto en una academia, pero es que yo me sentí muy a gusto,

me sentí muy protegida por ellos. A mí todos me querían muchísimo.

Manu me decía "yogurín", todos me llamaban tal,

y yo me lo pasé muy bien.

Ahora, cuando salí, me pasó un poco lo que le pasó a Nuria.

Recuerdo las primeras Navidades, la Nochevieja con la familia,

pero los Reyes los pasé yo sola en un piso en Barcelona, llorando,

y yo lo pasé muy mal.

Porque aquí, estaban todos dentro de la academia,

pero yo, cuando íbamos saliendo, nos metieron en un piso en Barcelona.

Y a veces, se iban todos de bolo, y yo me quedaba sola en ese piso.

Nadie sabe lo que es llamar a tu madre y a tu padre llorando,

que estás a 1200 km de tu casa, diciéndoles: "Tengo miedo".

(LLÀCER) Tenías 19 años, ¿no? -Eso es muy jodido, ¿eh?

(LLÀCER) Pero por lo que yo entiendo del discurso que estamos haciendo,

es que este no es un proceso bueno para...

Sí es bueno, pero no es fácil. (LLÀCER) Bueno, eso, difícil.

(ÀLEX) Fácil no lo es.

Y hay que estar muy bien amueblado para haber pasado 15 años

con todo lo que hemos vivido.

(NAÍM) El proceso es difícil.

(LLÀCER) Entonces, el proceso de dejar de tener fama...

De tenerla de golpe y dejar de tenerla.

Hay dos casos.

Es que no hemos dejado de tenerla. (LLÀCER) Algunos sí, algunos no.

-Nos conoce todo el mundo a todos.

(LLÀCER) ¿Os conoce todo el mundo? -Sí.

(GENO) Àngel, a mí en mi caso, y es supercurioso,

y me lo pregunto mucho.

Fui la primera y después de 15 años, voy por la calle y...

O voy a otra ciudad por trabajo y tal, y me conoce la gente.

(LLÀCER) No seamos hipócritas.

Muchas veces nos miran, y me incluyo, con menosprecio.

Nos conocen y dicen... Bueno, no siempre es para alabarte.

(JUAN) No le puedes gustar a todo el mundo.

Yo tengo un cachondeíto cuando voy por la calle con el "Europe" que...

(LLÀCER) ¿El? Con el "Europe".

Yo por la calle sola, con mi bolsito, mis cosas...

Bueno, porque también hay una... Perdón.

Hay una... No, no.

Es que no sabes si están de cachondeo o no.

Hay un grupito de... (CANTA) "Europe's living"

Hay una muy mala fama, o una muy mala...

Es "hola" o pasas. Hay una muy mala educación,

que es esa educación de que eres muy "cool"

por meterte con los demás.

Y en la sociedad española se ha ido fomentando de una forma

que a mí personalmente no me gusta.

(LLÀCER) Pero tengo que decir que en nuestra época, hace 15 años,

no era así, ¿eh?

No, no, por eso lo estoy diciendo. Porque es una moda.

Todo viene por modas. Yo lo que quiero...

Perdón, Vero, que quieres hablar. No, se va quedando atrás.

Pero lo que estábamos diciendo que cada uno ha pasado...

Yo creo que lo bonito de todo

es que todos hemos vivido un momento malo,

pero lo hemos vivido cada uno en silencio.

Cada uno lo hemos vivido...

Y hay cosas que no se han podido compartir.

porque han sido muy nuestras.

Y hemos tenido que superar nosotros nuestros miedos,

nuestras ansiedades solos. Y eso es bonito

porque yo creo que ese pedacito de cada uno lo llevamos dentro.

Y luego, sí que se comparte, porque ya lo has superado.

-Hay una cosa que es muy...

(GISELA) Àngel... (LLÀCER) Espera.

Déjale que Javián hable. -Ay, perdón.

-Es duro lo que ha dicho.

A mí me ha costado tela asumir todo eso.

Mis amigos y familia me decían:

"Tienes que hacer lo que quieres hacer".

Y yo: "No puedo".

Yo, por ponerte un ejemplo concreto,

yo soy guitarrista de un grupo hace muchos años

que no tiene nada que ver con OT.

Yo hay días que me subo al escenario y hay 2000 personas en las ferias,

y eres Javián, pero al día siguiente,

voy a un barecito con 200 personas con mi grupo de "rock".

Toco la guitarra, no estoy cantando.

Yo allí ayudo al cantante a cargar los altavoces, el amplificador.

Yo voy cargando.

Y escucho, voy andando: "Mira para lo que ha quedado".

Te dan ganas de volverte y decir...

¿No hay una lectura mejor de decir:

"Joder, con dos cojones"? (ÀLEX) Está currando.

-Yo estuve en Los Ángeles.

Vi a un guitarrista que admiro mucho, Scott Henderson.

Terminó el bolo, puso el coche en la puerta, abrió el maletero

y cargó los amplificadores. Y pensé: "Esto lo aprendo para mí".

Y ya no me da vergüenza ir con mi amplificador, cargándolo.

¿Y qué pasa? (PARREÑO) Eso es envidia.

-En este país, si no sales en la tele, parece que estás muerto

y que no estás trabajando, y eso es mentira.

Trabajamos, hacemos lo que nos gusta,

nos dedicamos a la música, y aunque no salga en la tele,

yo personalmente, que no soy una persona muy mediática,

yo hago mis musicales, mi música, me dedico a lo que me gusta.

(GENO) Todos vivimos de la música.

(GISELA) Pero si no sales en la tele, no se reconoce.

(MIREIA) Y además nos lo dicen muchísimo.

La gente ese tema, es lo típico.

"Jo, qué bien, Bisbal y Busta que están ahí.

Qué pena que los demás no estéis haciendo nada".

Y es como... ¿Perdona?

Que esta niña, o esta niña esté haciendo otro programa de televisión,

o están en un musical mis compañeros, ¿eso es no hacer nada?

(LLÀCER) Ya que hablas de Bisbal.

Tú que eres aquí como el Bisbal... No, yo no...

Bueno, sí. Nunca me he considerado...

Me da igual lo que te consideres. Es que me da mucha rabia.

Te honra que no te creas que eres la hostia.

Bueno, dime.

Eres David Bisbal, una estrella mundial. Y rima.

Mi pregunta es, tú eres David Bisbal,

¿tú te sientes más feliz que los demás?

Yo me siento feliz porque he podido disfrutar de mi trabajo

y lo comparto con la gente que yo quiero.

Yo no necesito ser el número uno para ser el más feliz del mundo.

¿Me entiendes?

Entonces la pregunta es: "¿Tú te sientes más feliz que los demás?

¿Crees que eres más feliz?"

Seguro...

(TODOS HABLAN A LA VEZ)

-Esa pregunta es absurda. -Vaya pregunta más absurda.

(LLÀCER) Pero un momento... -Yo quiero escuchar lo que dice.

Yo he dicho que seguro... Siempre he dicho que mis compañeros

que salieron en el mismo programa que yo,

con sus historias de discográfica, o con sus trabajos,

que me parece que hacer un musical es uno de los trabajos más bonitos

y más sacrificados del mundo de la música,

por así decirlo, seguro que están felices de hacer lo que hacen

y a donde han llegado,

porque ha sido un regalo igual para todos.

(LLÀCER) Vale. Nadie es más que nadie.

Pero esa pregunta es para todos.

(LLÀCER) Esta pregunta que hago es absurda

porque el razonamiento que hace mucha gente es esta pregunta.

Que se creen que es más feliz. No.

Es verdad, eso es así.

Yo muchas veces digo: "¿Por qué?

¿Por qué David es más feliz que Mireia

que decidió abandonar la música un tiempo y estar con sus hijos?"

-El nivel de estrés es distinto.

Es que esa pregunta es prejuzgar. Bueno, pues muy bien.

Es prejuzgar a una persona que está aquí.

Pero si realmente lo que está diciendo

es que tú eres una persona muy feliz,

que Mireia es una persona muy feliz, y que se siente una persona exitosa

con lo que recibe en su profesión,

y lo comparte con su gente más querida, y punto.

(MANU) Y disfruta con su hogar. Totalmente.

(GENO) Felicidad son momentos.

Yo he estado en momentos superduros. Ahora estoy en un momento bueno.

Y quién sabe dentro de cinco años si estoy... No sé.

Como decía mi padre: "La obra irá pidiendo material". Y no hay más.

Esto me parece muy interesante, ya no por nosotros,

sino para la gente que está fuera.

Yo conozco artistas que están empezando

que no son felices a no ser que consigan...

Totalmente de acuerdo, y ahí iba yo también.

Es decir, si quieres a toda costa ser un número 1,

vas a sufrir si no lo consigues. ¿Entiendes lo que te quiero decir?

Pero si tú te sientes un número 1 siendo el 300,

pues eres feliz y punto.

Siendo corista de Julio Iglesias, protagonista de un musical,

en Madrid, o haciendo lo que sea, ser feliz.

Pero es que como no lo consigas, parece que me amargo.

(Música melódica)

(JAVIÁN) Yo con 26 años o por ahí, me fluyó algo de no sé,

que dije: "Yo quiero salir en la tele y ganar dinero fácil".

Y empecé a apuntarme a todo, o sea tampoco...

Yo entré en un "casting"

donde había gente que llevaban desde chicos cantando.

Que su sueño era cantar, y todos cantando y tal.

Y yo llevaba un año en una orquesta. Y había cantado con una guitarra,

porque yo soy guitarrista, y había cantado cuatro canciones.

Un concurso de cantantes, te repito. Yo no era cantante.

Entonces empiezan mis traumas, mis complejos, mis movimientos de:

"Yo soy el peor".

De castigarme en el sentido de "yo no merezco estar aquí".

A mí un compañero mío me dijo: "No sé por qué te han cogido a ti.

Creo que tú no deberías ser parte de esto".

Claro, yo agradezco la sinceridad que tuvo,

pero me clavó un puñal en el corazón.

Y es porque yo sabía que era verdad.

Aparte, un cambio que sufrí también muy raro,

es que yo soy "heavy", pero "heavy heavy".

Con los pelos por aquí, las botas militares,

y de pronto, en el programa, una vez que me cogen

y que empiezo a ver cómo funciona aquello,

digamos que me pongo un traje, el de la música latina.

Me hice un traje para poder llegar al programa,

y una vez allí, para poder seguir teniendo

una continuidad económica y laboral.

Porque si entro y digo:

"Por mis cojones, que soy 'heavy' y aquí me ponéis 'heavy'",

pues no hubiera tenido trabajo, termina el programa y a mi casa.

Y yo quería seguir trabajando.

("She bangs", Ricky Martin)

¡Ay, mírala!

(CORO CANTA EN INGLÉS)

Me enloquece cuando baila, camina, no puedo parar,

esa mujer me va a matar.

Yo todavía no he visto los programas.

No sé por qué, pero de verdad, no sé por qué.

Y no es que me dé tristeza verlo.

Al revés, me da alegría verlo todo,

pero es que lo veo y me pongo a llorar.

Y no quiero parece un ñoñas, pero es verdad,

lo veo y todavía hay algo que no he cruzado.

Necesito algunos años más para asimilar ciertas cosas.

(MUJER) Vamos, Ale.

-Ale, ¿quieres sandía o un plátano?

-Me encanta veros a todos juntos. Me encanta que lo pases bien.

-¿Entonces?

-Pero yo tengo recuerdos que tampoco son tan buenos.

Yo lo pasé mal, tú sabes que lo pasé mal.

Yo tuve un susto por parte de tus fans.

-Ya, pero eso forma parte de eso, es normal.

-Ya, pero imagínate para mí lo que fue.

-Y cuál es mi sorpresa, que salgo del programa,

y el primer concierto donde voy de "rock", me insultan.

Pero me insultan a grito pelado. Mil personas insultándome.

"Fuera de aquí, ¿qué haces aquí?"

Yo salí llorando del concierto, claro.

Es el primer cambio que yo sufro de decir: "¿Qué has hecho, tío?

Te has presentado a un 'casting' de cantantes sin ser cantante,

estás haciendo latino sin ser latino".

Pero no puedo,

siento que muero,

me estoy ahogando sin tu amor.

Ha sido una experiencia muy fuerte, mucho.

Era un cambio...

Yo la semana de antes de entrar en el programa,

cobraba 80 euros por noche.

Salgo del programa, y nada más salir, ya tienes bolos,

ya empiezas a hacer conciertos.

"Aquí tienes el repertorio. ¿Y qué voy a hacer? Tres canciones.

¿Tres canciones? ¿Eso es un concierto?

¿Y cuánto voy a cobrar? 6000 euros".

Pero es un "shock".

Esa noche canté seis, repetí los tres temas dos veces.

Yo tenía que justificar que estaba ganando ese dinero,

no me lo podía creer.

Es algo que sientes que no te mereces.

Y yo pensaba: "¿Por qué hace poco ese mismo público me pagaba 80 euros

y ahora me paga 6000?

¿Ahora valgo más que antes o antes valía menos que ahora?"

(Música melódica)

(NIÑA) ¡Qué pimiento más raro!

-Mi día a día es el de una persona normal.

Es estar con mi mujer, con mi hija, hacer mis tareas normales.

Y mi trabajo, los fines de semana más que nada.

Y entre semana, el trabajo consta

de las heladerías que llevo para adelante,

pues las gestiones que tenga que hacer con ellas.

Llevo ya diez años de heladería, y ahora tengo dos en la playa.

Y gracias a eso, mi día a día puede ser

el dedicarme a mi familia y a la música.

(CHICAS) ¡Javián, Javián!

-Estoy seguro de que el programa ha cambiado mi forma de ser.

No lo creo, estoy seguro.

Yo no tengo recuerdos de ir a una tienda

con la soltura y la naturalidad que va una persona anónima.

Porque aunque ha bajado mucho el nivel de fama,

voy a las tiendas y sigo haciéndome fotos con gente.

Eso te crea inevitablemente una coraza.

Al principio, la coraza era muy gorda,

hasta el límite de que estaba traumatizado de salir a la calle,

mi familia me reñía.

"Vamos a ir... No, yo no voy".

Con la gorra, las gafas, acojonado, y tenía pánico a salir a la calle.

Y no quiero pensar lo que vivirán algunos que están por ahí arriba.

Pero porque lucho, ¿eh?

Si no, tendría que renunciar a muchas cosas.

No quiero renunciar a llevar a mi hija al colegio.

Yo, por pelotas, hago que sea normal.

Yo voy al cine, voy a comer, hago todo porque quiero hacerlo.

Mi objetivo es ser muy feliz, no separarme de mi familia,

no separarme de mi Sevilla y no separarme de mi música.

Estos cuatro objetivos, si tú me entregas un Grammy,

o pierdo uno, o pierdo dos, o pierdo tres.

Esto mucha gente, con los años lo he ido contando, y lo primero es:

"Tú tienes envidia". Ya está. "Tienes envidia".

Me da pena que alguien pueda pensar que yo pueda fracasar.

Fracasar, Dios mío. ¿Qué pasa?

Que como no me ven en las primeras listas de la radio,

ya estás fracasado, ¿no?

Entonces, fracasar...

Tengo todo lo que deseo, lo que quiero.

Vamos a cambiar eso, hostia. Vamos a cambiarlo ya.

Que yo soy una persona con mucho éxito, muchísimo.

Tengo mi casa, mi coche, pago mi hipoteca,

y tengo dos duros en el bolsillo para irme a comer una tapita.

No quiero más, es que no quiero más.

(LLÀCER) Ahora voy a abrir esto, porque vamos a cambiar de tema.

(PARREÑO) ¿Hay más cosas ahí?

-Vamos al final ya, ¿eh? No tengo más.

-Pues vaya mierda.

-Ah, esto no lo he sacado. Vamos a sacar esto.

¡Oh!

(TODOS VITOREAN Y APLAUDEN)

(JUAN) ¿Dónde están mis royalties?

(PARREÑO) Este es de platino. -Qué bonito.

(LLÀCER) Mira, Juan.

A ver, os voy dando. Mira, mira. (MUJER) ¡Piruleta!

(RÍE) Bueno, tú ríete.

Aquí parezco que he fumado, niño.

(PARREÑO) 17 de diciembre de 2001, ¿eh, chicos?

Qué bonito, tío. (PARREÑO) ¡Hostia!

(RÍEN)

Consigue ya tu helado de Operación Triunfo.

(TODOS RÍEN) -David, ¿por qué reniegas de esto?

-Ay, qué cejas.

-Mira qué cara, y qué cejas.

Bueno, yo tampoco estoy... ¿Estoy muy...? Mira.

Estás mejor ahora.

(LLÀCER) Bueno, a ver...

(DAVID Y VERO CANTAN) ...la vida mimándote.

(RÍEN)

(LLÀCER) Enseñaos, ponedlos ahí, ti, ti, ti.

¿Habéis cambiado?

-Hombre, si pongo la cara como que huelo mal.

-Sí, poneos que se os vea así.

-Yo he cambiado muchísimo. -Habéis cambiado bastante.

(ÀLEX) Bustamante solo se ha subido el pelo.

(LLÀCER) Rosa, cuando te ves no te gustas nada, ¿eh?

No es que no me guste, no es que no me guste.

(VERÓNICA) Le he dicho que de esa Rosa yo me enamoré.

Y todo el mundo. (LLÀCER) Toda España.

(GISELA) Todos nos enamoramos.

(LLÀCER) ¿Pero qué te...? Eres un ejemplo.

(LLÀCER) Rosa...

Es muy difícil de explicar. (LLÀCER) Pues explícamelo.

Imposible. ¿Por qué?

¿Por qué? Silencio.

¿Por qué? (FARFULLA)

Pues por un lado me da rabia de no haber...

(DUBITATIVA) De no... Pues eso, de a pesar...

Aquí entré con 20 años,

pero de cabeza tenía como si fueran 13.

Pues si no habías vivido.

Ya, pues no había vivido,

pero al final, todo en esta vida se paga con creces.

Entonces las carencias que ha habido me han dado muchos problemas

y han sido causa de que yo,

en vez de pasarlo bien durante 15 años,

pues lo he pasado mal.

El discurso es al revés.

Yo te pregunto: "¿En qué has mejorado?

¿Qué te notas mejor? ¿Qué diferencia ves buena de eso a ahora?

¿En qué has crecido?

La gente lo que ve es el físico, que parece que todo es el físico.

¿Pero y tú qué crees? Tú.

Que he rellenado mucho en mi alma y en mi cabeza.

Yo tengo hábitos que no tenía.

(LLÀCER) Pero eso del físico es una mentira,

porque si tú no te gustabas y la gente solo ve el físico,

¿por qué ganaste? Exactamente.

Eso es lo que no me gusta. ¿Y por qué ganaste?

Yo tengo dentro de mí... En esta época...

(LLÀCER) No, ¿por qué ganaste?

Yo qué sé, porque os tengo engañados, yo qué sé.

(GISELA) ¿Qué dices? Piénsalo.

¿Por qué? ¿Por lástima?

-¿Qué dices? (LLÀCER) ¡Va, hombre, Rosa!

-Primero, era la mejor voz que había en España.

(VERÓNICA) ¡La voz! (GISELA) Pero, Rosa, por favor.

-Rosa cuando salió el programa...

¿Os acordáis de aquello de "Ausencia"?

Yo conté 27 segundos un día.

(ENTONA) ¡Ah! Se iba a reventar la vena.

Número 1, por eso.

Y número 2, porque no se había visto nunca a lo mejor

una persona tan así en ese momento, que tuviera esas ganas,

que la arropáramos tanto, y España desnudó la cámara

desde el primero día y la quiso como la quisimos nosotros,

como la siguen queriendo y como la querrán toda su vida.

Perdón, y solo voy a decir una cosita más.

Lo que tú sí sientes, porque yo te conozco,

trabajas mucho ese punto de "yo me siento un fraude".

Y eso no es así.

Has ganado por voz y por muchísimas cualidades

que ahora encima las has potenciado, con lo cual...

Yo lo que no entiendo es

por qué eres una juez tan implacable contigo misma.

Es que eres salvaje contigo misma. Es que te fustigas.

Es que no te reconoces tus méritos, tus logros, tus superaciones.

Yo tengo aún 35 años y hay todavía muchas carencias.

(TODOS) Pero como en todo el mundo.

Como todos, ¿a que sí?, como todos.

(LLÀCER) Silencio.

Si yo me quiero mucho ahora mismo.

El problema... ¡Silencio!

El problema es que eres demasiado exigente contigo misma,

y sigues buscando algo que ya has alcanzado con creces.

No. Y no te das cuenta.

Ya has alcanzado. Todos somos exigentes.

Eres un gran ejemplo de superación.

Y tú has ganado no simplemente por voz.

En esta vida, los cantantes con más éxito no es por la voz.

Pues no, pues no.

Son los que cantan con el alma, y tú lo haces.

Eso te iba a decir, que no es cuestión de voz.

(ÀLEX) Es tu alma. Eres grande y eres un ejemplo.

Cantamos todos con el alma.

Y vosotros que sois padres, más todavía.

(LLÀCER) Os cuento por qué he sacado esto,

que me viene muy a colación.

(MANU) Me recuerdas a la psicóloga, venga.

(LLÀCER) No, no era en plan psicóloga.

Era para hacer un poco...

Porque siempre me han preguntado: "¿Y quién se lio en la academia?"

(TODOS EXCLAMAN) ¡Bueno! ¡A tope!

(JAVIÁN) ¡Yo con Juan!

Yo lo voy a contar. Yo con la foto de Manu.

Yo me lié con Àngel y con Nina, ya está.

(ÀLEX) Con Nina fui yo. (GISELA) Yo también.

Yo fue con Manu Tenorio. (LLÀCER) Perdón...

(MANU) ¡Cállate, tío!

(NURIA) ¿Tú crees que después de 15 años

vas a venir con la preguntita y ahora vamos a largar?

(PARREÑO) Manu, eso me ha dolido. -No se cuenta nada.

-Pensaba que era el único.

-¿Qué te pasa?

Es de un muchacho. Es de un muchacho.

¿De aquí dentro? Sí.

¿Compañero tuyo? No.

Se me escuchó Manu, y la gente pensaba que era Manu Tenorio.

Pues no, yo me estaba enamorando de Manu Guix.

No sé cómo es porque no lo conozco bien,

pero se ve una persona, un hombre muy sensible.

Estás enamorándote. (RÍE)

Qué mal y qué bien se pasa.

Ya te digo que no es malo, pero... (LLORA)

Qué mal y qué bien.

¿Y no puede ser un poco de admiración eso?

A mí Manu me llenaba tanto cuando tocaba el piano.

El día que canté "Something", no me lo podía creer.

Manu tocándome, Manu Guix tocándome el piano a mí.

("Something" de los Beatles)

(CANTA EN INGLÉS)

No me lo podía creer. Esa boca que tenía, supersensual.

Cómo cantaba ese niño, cómo canta Manu Guix.

(NAÍM) ¿Hay algún rollito entre dos concursantes?

-No. -Hay rollito de primavera.

-Pareja buena hacéis un rato, ¿eh?

-Ya, lo que pasa es que yo no sirvo para ella.

Yo soy del vulgo, yo soy gente del pueblo, del pueblacho.

Hola, petarda.

Contigo no voy a ser menos.

Ve para arriba y vete desnudando que ahora subo yo. (RÍE)

La química que se vio entre los dos, pues para qué quieres más.

No se podía hacer otra cosa.

Tiene una boca con unos labios muy carnosos y bien dibujados.

-El típico sevillano que empieza: "Ay, no sé qué",

a decirte cuatro cosas, eso mola, eso le gusta a cualquiera, ¿no?

-Ah, y unas orejas que se salen del mapa.

(RÍEN)

-Es lo que visteis. Había mucha química.

Eso estaba ahí, en el escenario. ¡Ojito!

-En aquella época, pues eres jovencito,

y tienes las prioridades un poco desbarajustadas.

Somos pareja ya, ¿eh? -¿Sois pareja?

-Sí. -Esto es la exclusiva de esta semana.

-La exclusiva. -Es mentira.

-Verónica y Àlex, pareja. -Es mentira.

(ENFADADA) ¡Àlex! ¡Desde luego!

("Love is in the air")

-Le doy un pico a Geno,

y eso en la primera gala, fue sonadísimo.

Además, yo tenía una novieta en Mataró,

imagínate la primera gala cómo se quedó.

(Aplausos)

-No tengo novio. Por ahora, no. No quiero.

-Lo ha dicho, no quiere novio.

-Que yo tengo novia. -¿Y tú tienes novia?

(Risas)

-Ya me buscasteis un divorcio antes de entrar.

("Love is in the air")

-Hay buena amistad. Hay muy buena amistad.

Lógicamente, puedes sentir atracción, pero no...

Si la pregunta es: "¿Hubo falta de sexo?",

en mi caso te voy a responder: "Sí".

O sea, solteros, jóvenes, con ganas, con afición,

porque yo he tenido siempre mucha afición,

al amor y sus artes.

(CANTA EN INGLÉS) (LLÀCER) Van a llover hombres.

-Así no había quien se concentrara.

("It's raining men")

Yo creo que fui la chica más odiada en ese momento de España.

(TODOS VITOREAN)

-Para todas las chicas de España.

¿Ves? Lo que te digo.

¡Ay, Dios mío! Se me han subido los colores y todo.

¡Qué calor que hace!

Que no, hombre, no, es un leyenda.

Porque yo esperé a mi mujer hasta el matrimonio,

que lo sepan todos.

(LLÀCER) Sentaos.

A ver, ese amor de juventud que creció en la academia,

por favor, os pido que lo reviváis

y os sentéis junto a la persona que amasteis.

-Mira yo, mira.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

(LLÀCER) ¿Con quién vais?

(TODOS RÍEN Y HABLAN)

(PARREÑO TARAREA)

-Yo es que iba a tope. (TODOS RÍEN)

(LLÀCER) ¿Esta es la verdad de OT?

Esta es la verdad. Esta es la verdad de OT, ¡venga!

Somos novios.

Mantenemos un cariño limpio y puro.

-Tan limpio y puro.

-Como todos,

procuramos

el momento más oscuro.

-Para hablarnos,

para darnos el más dulce de los besos.

Y recordar de qué color son los cerezos.

Sin hacer más comentarios,

somos novios.

-Para hablarnos.

(AMBOS) Para darnos el más dulce de los besos.

-Y recordar de qué color... -... son los cerezos.

-Sin hacer más comentarios,

somos novios.

(AMBOS) Somos novios.

-Siempre novios.

(AMBOS) Somos novios.

(Aplausos y vítores)

Muy bien, cariño.

-Mira, la verdad, es que me hacía mucha ilusión venir,

eso es verdad.

Porque a muchos os he visto, os veo más,

y a otros os veo menos,

y la verdad es que lo que más me ha gustado

es que seguimos siendo los mismos.

Nos han pasado mil cosas en la vida a nivel personal, profesional,

que pasamos por un momento muy difícil y muy bueno,

que fue Operación Triunfo, esta es la conclusión que yo saco,

pero que todos hemos sido valientes, habéis sido valientes de pasar

por todos los obstáculos que la vida

después de eso os ha puesto delante.

Y lo que más me gusta de todo

es que una, hay verdad en todos,

y dos, que hay amor, amistad.

Y eso me alegra y os lo agradezco.

Yo sé una cosa que yo creo

que el hecho de haber hecho el reencuentro

después de 15 años, cierra un ciclo,

pero a mí me gustaría que aquí cerráramos un ciclo

y que dejáramos OT...

atrás,

que nos lo guardáramos muy dentro,

y que empezáramos una vida sin ello.

-Sin ello, no. Eso es imposible.

Pero ¿por? (LLÀCER) Me gusta, eso quería oír.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

Estaba flipando.

(TODOS ENTONAN) ¡OT 1!

(LLÀCER) ¡Venga!

(TODOS) ¡OT 1! (ÀLEX) ¡Gran Hermano!

¡Que te sientes, vete de aquí!

(LLÀCER) Venga, vámonos.

Vámonos para allá, venga.

Lo que nosotros vivimos no lo vivió, ni lo vive, ni lo va a vivir nadie.

Nosotros somos los 16 concursantes de la Operación Triunfo 1.

Y eso es historia de la televisión, de la música de este país.

Madre de Dios.

Lo que ha pasado, y mira dónde estamos y seguimos aquí.

Y ole nosotros lo que hemos vivido,

que eso se queda para nuestra memoria,

para contárselo a nuestros niños. Es un subidón.

-Es algo tan fuerte que nos ha unido,

es un vínculo que siempre va a estar ahí toda la vida.

Pues digamos que Operación Triunfo es el hijo,

y nosotros como si fuéramos los padres.

-Y estoy haciendo lo que hago por OT.

Nunca renegaré de mi formato, al contrario.

Amo el producto y el programa.

-Yo estoy muy orgullosa de ser una "triunfita"

y jamás me ha molestado que me reconocieran por eso.

A mí me dieron la oportunidad

de expresar el sentimiento de la música

en un programa de televisión, y gracias a ese programa,

una discográfica me pudo grabar mi sueño, mi primer disco.

Para mí, Operación Triunfo creo que fue

el descubrir que se puede ser muy feliz haciendo lo que te gusta.

(JUAN) Para mí el reencuentro de los 16

y que hayamos tenido la suerte de ser los 16 es algo enorme, grande.

-Yo salgo de Operación Triunfo, y salir de OT es un regalo.

(Música lenta)

OT. El Reencuentro - Capítulo 2

La directora de la academia, Nina, protagonizó junto a los concursantes el tercer documental en el que rieron y lloraron al volver a ver algunas de sus imágenes más emotivas en el programa. 

Para todos los públicos OT. El Reencuentro - Capítulo 3 - ver ahora
Transcripción completa

Bueno, chicos, pues como el cuentacuentos.

Sentaros todos a mi alrededor, niños,

os voy a contar mi historia.

Mira.

Ese es el paso David Bisbal.

Antes de entrar a Operación Triunfo yo era un muchacho

que trabajaba en una orquesta y solamente

deseaba que alguien pudiese hacer cumplir mis sueños

que era grabar un proyecto musical.

No sabía cómo quería hacerlo, pero sí sabía que ese era mi sueño.

Ese era el muchacho que se presentó a los cástines y al programa.

Siempre me traiciona la razón y me domina el corazón.

(RÍE) Vaya camiseta, ¿eh?

Yo la verdad es que estoy malo, estoy un poco acatarrado

y tengo infección en la garganta.

Yo estaba supernervioso porque me acuerdo

que esos días me puse enfermo. Me acuerdo perfectamente.

Yo lo único que quería era irme a mi casa.

Quiero acabar esto, me quiero ir.

Esto es de verdad, ¿no?

(RÍE) "¿De verdad, tío?", digo.

¿De verdad, tío?

Es una ilusión y no les voy a defraudar.

Voy a luchar con todas mis fuerzas porque es lo que quiero en la vida.

Y tengo que conseguirlo.

Principalmente, desconocía absolutamente todo

lo que tenía que ver con la televisión.

Buscaba quizás un sueño más a nivel musical.

Me encontré en un programa nuevo de talentos y...

Nadie sabía lo que era. No, nadie sabía lo que era.

Sí que ha merecido la pena pasar por Operación Triunfo

porque, evidentemente, me arriesgué mucho,

me esforcé para conseguir mi sueño y lo pude cumplir.

Después, cuando conseguí mi sueño, aparecieron cinco más.

Y cuando volví a conseguir esos cinco sueños, aparecieron 15.

Eso significa la vida, tener motivaciones para esforzarte,

para poder mejorar, para no quedarte estancado.

Lo bueno, tío, es que sigues siendo una persona

que su día a día es de lo más normal, como yo o como cualquiera.

Sabes que muchas veces pienso que el sentido común

juega un papel fundamental en este mundo.

Aparte que juegan papel fundamental también los valores

y lo que te ha dado tu tierra desde que eres niño.

Estoy muy feliz y muy orgulloso de la tierra que tenemos.

Recuerdo el primer videoclip que grabé, "Ave María",

fue aquí, en las playas de Cabo de Gata,

concretamente en la de Mónsul. Y a raíz de ahí me dio tanta suerte

que decidí llevar a mi tierra como un talismán.

Scott me ha dicho que quiere ponerme en esta primera roca

para que haga una interpretación del tema, desde arriba hasta abajo.

(HABLA EN INGLÉS)

Tuve la ventaja de venir directamente de una orquesta.

Cuatro años en una de las mejores orquestas

de Andalucía

a mí me dio la oportunidad de cantar en diferentes pueblos

y me ha pasado absolutamente de todo. Desde perder el tono

o que no te escuchas absolutamente nada, o que estás cantando

muy concentrado y escuchas al de delante con el perrito piloto.

Lo que sucede es que yo no era un artista que llegó hecho.

Y me faltaba muchísimo para formarme como artista.

Allí dentro fue duro, porque estar totalmente aislado

del mundo exterior fue difícil.

Los bajoncillos que te daban en la academia de Operación Triunfo

era quizás por una agenda de trabajo a la que tú no estabas acostumbrado.

Pero vamos, siempre he sido un muchacho fuerte en ese sentido

a nivel de sentimientos y a nivel psicológico.

La simpatía de uno hay que sacarla. Si no hay alegría, no hay nada.

Totalmente.

(IMITA A CHIQUITO) ¡Pecador sexual,

con su graduado escolar!

¡Lo heredé en el 57, "te da cuen"! ¡Pecador de la pradera!

Estaba claro que Chiquito de la Calzada

había marcado una época en mi vida. (RÍE) Porque no paraba de imitarlo.

La alegría siempre va por dentro y es cierto que no ha cambiado,

sino que se ha potenciado.

¡Ole, este es mi amigo de toda la vida!

Me cago en diez, cómo me cuida.

Hostia tío, no sé si estoy siendo un rollo, pero esta es mi historia.

Te quiero un huevo, Rosa, y lo sabes bien.

(LLÀCER) ¡Dile tú algo! ¿Y qué le digo?

He tenido siempre relación con todos.

No he tenido un favorito o alguien con el que no he llegado a conectar.

Siempre he sido un muchacho

que me ha gustado llevarme bien con todos.

No dentro de la academia, sino en general

y tener relación con todos.

Escondidos, solos por amor.

¡Una mierda, mira!

Te lo he dicho... Solo, vale, solo.

Si quieres hacemos "solos". Solo.

¿Quieres solos? Pues solos.

Vale, venga, solos. No, no.

No. Ahora lo hacemos como tú.

Si es que me regañaban por todos lados.

(RÍEN)

Tienes razón. Pues tengo razón. Pues coño, hazlo.

¡Eres un cabezón! ¡Que me has dado en los huevos!

(RÍE)

Así subirás de tonos.

Júrame una y otra vez que tú.

Si es que me lo sé de memoria.

¡Si lo hago y te partes no puedo! ¡Si te has parado tú!

Esta canción, aparte de que tuvimos muchísima suerte

porque era una canción muy agradable de cantar,

pues, evidentemente, la conexión que tenía con Laura era muy buena.

Era lo que sentía al cantar con ella.

Estaba siendo un privilegiado por cantar

con una de las artistas top del programa.

Dime tan solo una palabra.

No me presenté al programa con el ansia de ganar.

Lo único que quería era que alguien me diera una oportunidad.

Yo lo digo claramente, a mí me dieron la oportunidad

de expresar el sentimiento de la música en un programa

y gracias a ese programa de televisión, una discográfica

me pudo grabar mi primer proyecto discográfico.

Así que nunca he sentido rechazo, ni muchísimo menos.

(Gritos de euforia)

(Sintonía de Operación Triunfo)

La música, ¡la música no puedo!

-(MANU) Qué nervios me entran.

-¡Mira, ese soy yo!

Con la gorra, ese soy yo.

No reconocido, pero soy yo.

(LOZANO) Nina será la directora de la academia.

-Pensaba que ibas a decir la mala.

-No, la Rottenmeier de la academia no.

Por ahí ha sonado ese nombre.

-Por cierto, hablando de la academia, ¿cómo va a ser el ambiente?

¿Cómo vas a preparar a todos nuestros chavales?

-Esperamos que sea un ambiente francamente agradable.

Vamos a trabajar, esperamos, de una manera cómoda.

(NINA) Chicos, ¿ya? ¡Acabáis de entrar en vuestra casa!

(GRITAN Y APLAUDEN)

(NINA) Vosotros os lo jugáis todo, a mí no me van a echar...

-¡Ay, qué cara! ¡Uy, las mechas!

(NINA) Ni tengo que cantar el lunes, pero vosotros sí, pero no lo parece.

No lo parece, no tenéis esa conciencia.

-Os vais a ir antes de lo que creéis. -(ALEJANDRO) ¡Una camisa genial!

-Os queremos ver trabajando, os queremos ver concentrados.

Qué guapa, ¿eh?

-(ÀLEX) ¡Mira la camisa!

-No sois conscientes aún de lo que tenéis que hacer.

No interesa al programa vuestras tonterías.

Pero si yo no... Perdón, no he terminado.

Interesa que trabajéis, que os preparéis,

que estéis concentrados.

No digas "claro", porque no lo parece.

-No estamos todos, ¿no? -(HOMBRE) No, Rosa.

Rosa, a la próxima no entras, ¿eh? Vale, vale, vale.

¡Eso es lo que no quiero que hagas, un esfuerzo!

¿Por qué? No quiero.

Por mi cansancio físico yo no voy a perder algo que me gusta

que es la clase de interpretación. No te van a dar ninguna medalla.

Tenéis que dormir nueve horas mínimo.

(RÍEN)

Porque lo que no quiero es que os durmáis ahora.

¿Vamos a hacer relajación?

Sí, vamos a hacer relajación,

pero al primero que vea dormido le pego una patada en el culo.

(RÍEN)

-(Hombre) ¡Yo estaba dormido de verdad!

-Por amor de Dios, cuando estemos trabajando,

a ver si sois capaces

de concentraros. Es que no quiero ver reír a nadie en una clase...

(ALEJANDRO) ¡Yo estaba durmiendo! (RÍE) ¡Uy, por Dios!

y vuestra respiración mucho menos.

Con simpatía, se ve que las cosas no entran.

A mí me da igual ser simpática o ser antipática.

Lo que quiero es que cantéis y hagáis vuestro trabajo, ¿vale?

A mí me cuesta lo mismo sonreír que estar de mala leche.

(RÍEN)

¡Porque si cantas encima no te la puedes aprender!

¡Ahí no quiero que habléis! Es que me pegáis unos discursos.

¡Es que no escucho nada! Los que están así porque no sé qué.

Me importa un pito. Solo te digo que cantes para saber qué tonalidad.

Y ya está.

Yo no recuerdo esto así, tío. (HOMBRE) Yo no me acuerdo de nada.

-Pero si no trabajamos coordinados y ordenadamente, no va a salir nada.

Va a salir un churro. A todos os va a salir un churro.

(APLAUDEN)

Menos mal que iba a ser un ambiente agradable.

¡Guapa! ¡Qué guapa estás!

Como somos muchos, vamos a hacer un abrazo colectivo.

-Por favor, por favor... -(MANU) Reparte, reparte.

-Estoy supernerviosa, no os lo podéis imaginar.

Estoy superemocionada.

-(ALEJANDRO) Espero que vengas de buen rollo, que hay cervezas.

-(NINA) Además, empiezo el vídeo diciendo:

"Va a ser un ambiente francamente agradable".

Me ha gustado lo de: "Os iréis antes de lo que creéis".

Qué motivación, por favor. Por favor.

¡Qué guapa estás!

Bueno, venga, vamos a... Yo ya mandando y organizando.

Vamos a sentarnos. Yo me voy a sentar aquí si me dejáis.

Bueno, ¿qué tal? Es muy fuerte veros a todos.

(RÍE) ¡Y no pienso llorar!

¿Cómo lo lleváis? ¿Qué sentís?

-(VERO) Estamos felices todos.

-Déjame decir una cosa, yo llevo desde que me llamaron

organizando agendas y todo. Y ayer yo me encontré mal de la barriga

y digo: "¿Qué me pasa? si no he comido en todo el día".

Y era que sabía que os iba a encontrar y nos íbamos a ver.

Y ya no digo nada más, va.

¿Qué?

-(VERO) Que no, que estamos muy felices todos.

-Con esa cara, no sé.

-(NINA) Rosa y Vero juntitas.

-(VERO) Decía eso, nada más. -(MANU) Lo sé, que era broma.

¿Sabes lo que ha pasado? Que aparte de reencontrarnos todos

de todo lo que nos ha pasado en nuestra carrera, hay algo más.

Cuando hablamos de nuestras vidas, de cómo ha cambiado,

a los que tenemos hijos, cómo hablan y se mensajean: "¿Quieres jugar?"

Todas estas cosas, son muy fuertes, ¿no?

Porque hacía años que todos no estábamos.

(HABLAN A LA VEZ)

¿Imágenes habías visto? Porque yo cuando pasaba

de repente por realización o producción y veía algún resumen

decía: "No, no quiero verlo, porque si lo veo me va a condicionar".

Y para bien o para mal, no voy a ser la que soy.

Y yo no sé si vosotros habéis visto imágenes o no.

(TODOS) Muy poco, no muchas.

-(MANU) Yo, sinceramente, en mi casa no tengo ningún recuerdo de OT.

Físicamente, no hay nada que pueda ver. Lo tengo guardado.

Y yo me he dado cuenta que lo tengo guardado

porque fue un momento tan feliz y tan pleno en mi vida

que me cuesta asumir que ya forma parte de una etapa que se ha pasado

y que no va a volver. Entonces prefiero

no chocarme diariamente con la sensación de que ya no estoy.

Entonces prefiero que lo he vivido, sé que está ahí,

-pero no verlo todos los días. -No renegáis de OT, ¿no?

(TODOS) No.

-Estamos aquí gracias a OT.

-¿Os han preguntado alguna vez a lo largo de estos 15 años...?

-Mil veces. -¿Verdad?

-(MANU) Como la pregunta: "Te ofende que te llamen triunfito?"

¿Que si me ofende? ¿Por qué me iba a ofender?

-Yo creo que se ofende el que lo pregunta.

-Según el tono con el que te lo digan,

porque una cosa es que te lo digan y otra que lo digan con desprecio.

A mí, personalmente, se me cambia bastante el gesto

cuando pretenden o intentan avergonzarnos o hacernos sentir mal

por venir de la tele, con música y de la manera en que hicimos

que además fue supersana. Entonces me pongo un poco a la defensiva,

pero sí que contesto con bastante coherencia

para también hacer un poco de argumento.

Está bien, puede haber de todo.

¿Os puedo decir que estáis mucho más guapos todos ahora?

-(TODOS) Y tú también. -Gracias.

Pero aún no tenéis los 50 como yo, ¿eh?

¿Cuántos tenéis? Rápido.

-34. -37.

-37. -35.

34. 34.

-41. -21.

-¿21?

-41. -¿41 también?

Sois de la misma quinta. Sí.

-43. -¡Olé! me vas detrás, ¿eh, Juan?

38 35.

-33. -42.

-35. -38.

-37.

49, dentro de 30 días cumplo los 50.

-Pues para la edad que tienes yo firmo ya.

-De verdad, estáis muy guapos. Bueno, yo...

Quiero deciros que es un privilegio para mí cerrar este reencuentro.

Yo siempre me he sentido privilegiada de formar parte de OT.

Lo mejor de OT creo que, para mí,

no fue la parte artística, que también porque a mí OT también

me reportó muchas cosas buenas, sino la humana.

-El mensaje que se envió. -Eso.

Yo no sé si... Como a mí me tocó hacer...

No sé si me tocó, pero me dicen que me tocó el papel

de mala de la película, pero no era ningún papel, esa soy yo y sabéis

que es mi manera de trabajar y... ¿Así eres realmente?

(RÍEN)

¿Así de desagradable? No, qué va.

-Yo no sé... -Eras dura.

-No lo sé, he hecho lo que he visto hacer en mi casa,

que es hacer las cosas bien. Y para hacerlas bien

-hace falta rigor... -Era muy profesional,

pero para nosotros que éramos unos chiquillos ahí,

-era muy duro. -Sí.

-Yo me acuerdo que decía: "Pero, ¿por qué me está hablando tan mal?"

Y Manu y yo decíamos: "Oye, le caigo mal a Nina, que me habla mal",

-y nos enfadamos y todo... -A todos nos caías mal.

-Ah, vale. Pues entonces perdona, que era general.

-Perdona, ¿eh? Me voy a OT 2, perdón. -Yo no sé si ahora que lleváis

las riendas de vuestra carrera...

Yo no sé ahora si... ¿Cómo veis eso de la disciplina?

-Imprescindible. -¿Fuimos demasiado duros?

-Es imprescindible. -No, lo que pasa es que fue

la primera vez. Fue la primera vez de todo, Nina.

Y había momentos en los que sí te sentías

como atacado, ¿no?

-Y ahí encerrados, Dios mío. -Sí, sí.

Cuando salimos lo notamos. No podíamos dormirnos.

La disciplina nos pegó bajón.

-Hay un comentario que nunca olvidaré de Manu,

de un día haciendo clase de relajación o no sé qué era,

que dice: "¿Y esto qué coño tiene que ver con cantar?"

-Muy mío, muy mío. -No, no, qué va.

-Pero también tiene que ver la fragilidad con la que uno

entra allí. Está expuesto, está en un sitio diferente,

entonces te aplican una serie de disciplinas y es desconcertante.

-Pero se agradecía, por otro lado, que te marcaran tanto,

tener esos horarios. Luego se crea una rutina y es...

-No parábamos de currar. -Al menos yo lo agradecía.

-Ahora te entendemos a ti. -Ay, menos mal.

Yo os tengo que confesar... No tengo tu pelo, pero lo intento.

Yo os tengo que confesar que venía un poco...

-"¿Les hará ilusión verme?", ¿no? -Sí.

(TODOS) Claro que sí.

-Es que es verdad, yo qué sé. -No podías faltar.

¿Y a mí, Nina, me querías? Es broma.

Mira, de ti tengo un recuerdo de un día que no sé si va a salir

en alguno de los vídeos que por eso decía: "¡Callaos,

no me habléis todos de golpe!", porque venías al piano y me decías:

"Nina, es que esto no me sale..."

Sí, y tú me dices: "¡Para! Es que eres tonto".

¿Te acuerdas de eso? Sí, perfectamente.

Me cuesta lo de un rayo misterioso, porque es que...

¡Espérate, David! Vale, vale.

No te quiero oír más que me digas lo que te cuesta

o lo que no te sale, no te quiero oír más.

Qué nervioso soy, Nina. No te quiero oír más, de verdad.

Vale. Por favor.

Vale. Tío, confía en ti.

Vale, vale. Sí, si yo confío en mí. Vale.

Por favor. Sí, y yo dije:

"Ya no te pregunto más, perdón".

(RÍEN)

No sé si hubo algún momento en que pensasteis

que esto no era para vosotros.

Supongo que recordarás, ¿no?

-Sí, pero creo que eso se tergiversó un poquito.

-Pero a ti te pasó que en un momento dijiste...

-No, es que se empezaron a sacar discos casi todas las semanas

y yo dije: "Vamos a ver, los discos no se graban en una semana".

Y de pronto se canalizaron esas dudas que yo tenía

como que yo quería irme de la academia.

¿Cómo voy a irme de la academia? ¿Cómo voy a irme de la oportunidad

de mi vida?

-Lo que pasa es que no me cuadra que si venís aquí a lo que venís,

lo que no veo cómo se puede saltar es la grabación de un disco.

Hay algo que no me cuadra.

-Creo que las personas nos tenemos que plantear dudas, ¿no?

Y hay que plantearlas para seguir avanzando, para seguir creciendo

y seguir aprendiendo y no hacer las cosas como si uno fuese un burro.

Lo que a mí me ralla es la fugacidad que pueda tener esto.

Pasa una semana y ya se lanza un disco.

-¿Si grabamos una canción tuya estarás más de acuerdo?

-¡No, qué va! -¿No es eso?

-Para nada, no te confundas.

-Es que, además, hay una cosa que creo que es muy injusta.

Hay ocho personas esperando fuera. ¿Qué quieres que te diga?

¿Nos vemos luego, te lo piensas?

-No, no me lo tengo que pensar. Yo me quedo.

Quiero aprender y esta es la única oportunidad que he tenido

de aprender y quiero aprender.

La ignorancia es muy atrevida.

Hay que satisfacer a un público y había que sacar los discos.

Pero lo que estaba planteando era un razonamiento muy lógico.

Los discos en una semana no se pueden hacer.

Y eso es así.

(LLORA)

(TODOS) ¡Olé!

Yo me emocioné mucho porque llevaba ya muchísimo tiempo

luchando por buscarme un sitio.

Y yo ya tenía muchas bodas en el cuerpo,

muchos "Paquito el Chocolatero", que lo hice con todo el gusto

y me lo pasaba bien y disfrutaba.

Y realmente yo tenía muy claro cuando estaba en los cástines

que a través de la televisión por lo menos algo iba a pasar.

Yo tenía la ilusión y la esperanza de que todos estos años que yo

he pasado dejándome el pellejo tendrían que salir por algún lado.

-(MUJER) Manu, ¿a qué te dedicas?

-Me dedico a... Soy bohemio.

Yo, realmente, llevaba una vida medio bohemia en Sevilla, en Triana.

Tenía un pequeño ático en una azotea

y cuando llegaba la primavera yo me ponía allí con mi guitarra,

mis papeles, mis libros...

Y cuando no, pues con mis amigos tomándome una cerveza.

Y, claro, de ahí a estar encerrado entre cuatro paredes

era para mí un poco...

(RESOPLA) Un poquito claustrofóbico.

¿Siguiendo esta dinámica de trabajo puedo estar aquí tres meses?

Tres meses son muchos días.

Hombre, yo sobre todo echaba mucho de menos a mi familia.

-(HOMBRE) Que tenía muchas ganas de escucharte.

-Y yo también, te quiero una barbaridad.

-Estoy muy orgulloso de ti

(LLORA)

Para mí también es importante que mi familia estuviese orgullosa

y poderles brindar

todo lo que ellos toda mi vida me habían estado brindando.

Tú eres el metrónomo que marca el compás de mi corazón.

Te quiero mucho, mamá.

-(MADRE) No me digas esas cosas, que me emociono.

-Por mi madre, exclusivamente por mi madre

porque yo siempre he visto esperanza en sus ojos

y siempre me moría de rabia porque no sabía llenarlo

con mi futuro, con mi trabajo. No sabía cómo lograrlo.

Y siempre me costaba, pero veía esos ojos de esperanza.

Y al final ella tenía razón.

(LOZANO) Los espectadores de Operación Triunfo

han apoyado esta semana a...

¡Mano Tenorio!

(Gritos de euforia)

-(MANU) Yo tenía la sensación de que iba en una lanzadera.

Fuera se estaba generando un acontecimiento espectacular.

Ese algo que estaba esperando, ese pálpito que yo tenía,

esa sensación que yo sentía dentro de mí

por la cual yo lloré cuando me dieron la carta.

Por eso me emocioné tanto, porque algo de mí sabía

que iba a pasar algo importante.

La presión mediática que sufríamos todos era muy dura.

Pero nada comparada con la que padecía Rosa.

Insufrible.

Era una presión mediática enorme, una popularidad ya

completamente ilimitada.

Todos éramos muy populares, pero de alguna manera,

ella despertaba tanto... ¿sabes?

Tanto cariño, tanta pasión desmedida

que yo creo que en su posición me habría costado mucho digerirlo.

(LOZANO) ¿Qué se siente al ver tu foto en las paradas de autobús?

-La verdad es que no suele ser algo normal para mí.

Pero estoy alucinado e impresionadísimo.

A mí la popularidad me costó mucho digerirla

porque yo cuando decidí ser artista

para mí no era una carrera hacia la fama ni la popularidad.

Yo lo que buscaba en la vida

era vivir de mi música y de mis canciones.

Va relacionado, pero no tiene nada que ver con querer ser famoso.

Entonces, claro, esta popularidad desmedida para mí era un poco...

Un poco dura.

Yo creo que después la cosa se ha apaciguado mucho

y después mi popularidad y mi trabajo se han equilibrado mucho

hasta estar más afines a mi forma de ser y mi personalidad.

Yo creo que lo he conseguido bastante bien.

Es cierto también que probablemente en algunas decisiones que tomé

en mi vida me habré equivocado.

Pero después de Operación Triunfo también ocurrieron

muchas circunstancias que no fueron tan favorables

para con los compañeros de Operación Triunfo.

Se vendieron muchísimos discos.

La única pregunta que pongo en el aire es

¿por qué de pronto nos ha costado tanto trabajo seguir luchando?

Como yo siempre he sido muy constante pues creo que eso

también me ha llevado a que pueda seguir viviendo de la música

de una manera holgada y disfrutando muchísimo, como el primer día.

Hola, cariño. ¿Qué tal, cómo estás?

Nada, todo muy bien. Ahora voy a ir un rato al gimnasio

y después cojo el avión para allá y nos vemos esta noche

y cenamos juntos.

Dale un besito a mi chico.

Hasta ahora. Te quiero.

Yo creo que los momentos más bonitos

que yo me llevo son los momentos con mi familia y con mi música.

Pero, claro, los dos van siempre de la mano.

La música la disfruto mucho

y ha sido y es el eje de mi vida

porque yo nací siendo esto y me voy a morir siendo esto.

Mejor o peor, eso ya son valoraciones.

No os hacéis ni idea de la tensión de nervios que pasamos nosotros.

Realmente era...

Era angustia, eran muchos, muchos nervios.

Yo me subía al escenario y me subía nerviosa y ya está.

Y cuando te subes nerviosa pues no das lo mejor de ti.

-Yo me hacía pequeña, como que querías hacer cosas

para que la gente te viera pero veías que el otro hacía más

y te entraba la inseguridad.

-De repente todo lo que pensabas que habías hecho bien

y que todos te decían: "Cantas bien",

pues ahora cantabas mal.

-Creo que cada uno que hemos entrado allí nos hemos machacado.

Nuestro peor enemigo éramos nosotros mismos.

Yo no viví el programa todo lo bien que lo debería haber hecho.

Ojalá pudiera volver atrás y volver a vivirlo.

Y solamente es culpa mía, de nadie más.

-Supongo que una de las razones por las que lo pasabas mal

como decía ahora Javián...

-Y me arrepiento, Nina. Ojalá pudiera pegarme una torta y decirme:

-"Tío, pásalo bien, hombre"... -¡No, hombre!

-Me diría tantas cosas... -Era imposible.

Y había momentos de bajón, pero es que os pegábamos mucha caña,

os llevábamos con disciplina férrea

y no sé si algunos de estos momentos de bajón que vamos a ver os cuadra.

-Y además estábamos en un programa de televisión.

Y en la última fase, sobre todo, eran muchas cosas acumuladas.

Noches de bohemia y de ilusión.

Oh, qué chiquitillos. Qué chicos, tío.

Mi Nuri, qué chiquitilla.

Eso es una mierda como una catedral de grande.

-(MUJER) ¿El qué? -Todo. La actuación que yo hice.

Encima terminé como si fuese una chirigota.

-No sé por qué estoy así. Debería de estar bien pero no puedo.

-¿Estás sufriendo?

-Además estoy mal. Estoy...

Que no disfruto con lo que estoy haciendo, no sé explicártelo.

-No es que quiera ver lo malo, es que...

¡Mira, es Néstor!

Estaba cuadrado, el cabrón. Pues ahora está...

Mejor.

(LLORA) No me sale, no tengo "feeling" para cantarla.

Pero ¿por qué no? No lo sé.

Otro amor vendrá

porque voy a dedicarme a vivir sin ti.

Quiero ser feliz.

Me cuesta mucho controlar... ¿Qué, Geno?

-Igual. -¿Piensas lo mismo?

(RÍEN)

-Con las gafas de sol. -Buena explicación.

-Mañana será otro día.

-Una crisis, una crisis.

-¿Tú sabes qué significa crisis? Es una palabra japonesa.

(RÍEN)

Y no has cambiado.

Tengo una crisis en japonés.

(RÍEN)

De lo mal que lo pasó.

Nadie lo sabrá en la vida.

-(LLORA).

Un dolor aquí y estoy cantando fatal y me salen ronchas otra vez.

Llorón, llorón. Hasta urticarias me salían.

-¡Qué fuerte, Rosa! -Vaya tela.

Estaba pendiente de la letra, pero ya ni de la letra,

ni del baile ni de nada.

(RÍE)

Una mierda...

(RÍEN)

(RÍEN)

Y al final pues imagínate, iba descontrolado. Por lo menos yo.

Hala, "hasta luego, Lucas".

¿El sobaco es normal? "Hasta luego, Lucas", dice.

-Estoy quemadísimo. -Pero odio esa canción.

-No es mi rollo, tío.

(LLORA) ¡Por favor, Dios mío, ayúdame!

-(HOMBRE) Tranquilo, que te ayudará. Ahí estaba...

-(RÍE) Joder, que si te ayuda.

-¿Veis? Yo no tengo ni malos momentos.

(RÍEN)

¿Os dais cuenta?

-Esos repasos de gala eran terribles.

Porque, claro, vosotros fuisteis la primera edición

de OT, pero las que vinieron después ya sabían dónde estaban

y tenían esa conciencia que nosotros y me incluyo, no teníamos

porque no veíamos los programas, entonces eso es lo que pasa

cuando uno revisa lo que hace, que le hace ser consciente

de lo bueno y de lo malo, y eso es lo que nos hace crecer.

Y era una edición espectacular. Espectacular y durilla.

Y lo que decías tú, que hacerlo delante de los demás era duro.

Claro, nos conocíamos, pero... Joder, perdón.

(RÍEN)

Por favor, entended que es muy difícil.

A ver, chicos, entendedme.

Era un examen que tenías que repasar delante de todos.

Yo en ese plano no podría estar ahora mismo.

(RÍEN)

¿Eso era lo más duro? Era la primera vez

para todos que nos oíamos nuestra voz grabada

y nos veíamos en la tele, entonces ver los gestos,

lo mal que nos movíamos... Se veía muy grande todo.

Muchas ganas, pero no hacíamos bien nada. Era muy cruel y sufríamos.

Decíamos: "Ojalá se vaya la luz y se apague la televisión".

Yo he visto vídeos y no entiendo por qué funcionó el programa.

(RÍEN)

No sé si con el tiempo he adquirido más oído o tengo más conciencia

de la musicalidad en general, pero yo veo eso y veo una atrocidad.

No es que me incluya, es que yo soy el protagonista de las atrocidades.

-¿Qué era lo que peor llevabais?

-Yo tenía mucho miedo. -¿Miedo a?

Recuerdo el día de la gala con miedo, muchos nervios, salí

al escenario y dije: "Me escondo debajo del pelo" y tú me imitabas.

Decía: "¿Qué hago delante de toda esta gente? ¿Qué hago

-cantando aquí?", tenía mucho miedo. -Pero ¿y lo que os ha hecho crecer?

-Eso sí, por supuesto. -¿Cómo se enfrenta luego...?

-Yo me di mucha cuenta de que el poder de la palabra es fuerte.

Y cuando tú te ves y la importancia que le des a lo que digas

es también lo que vas a expandir, y a veces era duro

y solo te ves las cosas malas y a veces era muy triste

porque yo ahora veo muchos vídeos y digo: "¡Qué bonito!"

Y no sabes por qué eres tan duro contigo mismo, y es...

Es miedo a hacerlo mal porque queríamos hacerlo perfecto.

Todas las ganas y la ilusión de unos críos que quieren empezar,

que quieren que les vean a ver si graban un disco.

Teníamos una responsabilidad. Teníamos miedo a hacerlo mal

porque no teníamos las herramientas, para eso entramos aquí,

no teníamos las herramientas para hacer lo que teníamos dentro

porque no estábamos hechos todavía.

Ni las herramientas ni, seguramente, la calidad que tenéis ahora.

-Pero eso es bonito, yo veo programas de canto,

que lo hacen todos muy bien

y ves lo que dice Álex, lo mal que lo hacíamos.

Pero ese era nuestro encanto, que éramos auténticos.

-Creo que lo que más le gustó a la gente fue ver semana a semana

el esfuerzo de nosotros trabajando, diciendo que no podíamos,

todo eso, todo lo que es la academia, el trabajo fuerte.

Tienes conciencia de tus fallos durante la actuación.

Terminar de cantar y saber dónde has fallado,

tienes esa conciencia. Después ves el vídeo y se confirma.

Te acuerdas perfectamente por las sensaciones.

Yo, por ejemplo, lo que ha contado David,

que ha estado en las orquestas

y ya sabe lo que es estar en un escenario

y cuándo sabes que te equivocas,

yo eso no lo sentía, yo iba directamente como al toro.

Lo soltaba y ya está. Con miedo y a ver qué pasaba.

Mi primera vez al subirme a un escenario no controlaba nada.

Pues tú has cantado y cantas, sobre todo Mireia,

lo más perfecto, afinado y bonito, de las mejores desde el principio.

Le doy toda la razón, Mireia tenía una voz...

Es espectacular. Porque ya no tiene.

-Si tengo que quedarme con algo que me haya servido de OT,

del programa, es el momento de enfrentarte a la gente,

de enfrentarte a las cámaras, vivir el "Cortamos,

que estamos en publicidad", todo ese mundo

que yo no había vivido nunca.

Yo creo que para mí fue lo más importante

y lo que más fuerza

me dio a la hora de enfrentarme a las giras,

el pisar escenario.

-Mireia, descansa. Tú ahí, tranquilita, reposando,

mañana será otro día.

-Así. -Llama a la doctora.

-Tengo a Mireia mareada en el suelo, ¿está la doctora por ahí?

-¿Estás mejor tumbada? ¿Se te pasa la sensación de mareo?

(LOZANO) He de decir que Mireia está malita, tiene la gripe.

Te vi arder en la hoguera de la primavera

de mi juventud.

-No, porque no salía mi voz, ¿no ves que no puedo hablar?

-Este oficio es un poquito duro, de mucha energía física

y de mucha cosa interna y creemos que ahora no estás muy fuerte.

-Nadie tiene ni idea de lo mal que lo pasó.

Nadie lo sabrá en la vida.

-Sí, me pasó lo peor

que le puede pasar a un artista. Además cuando estás tocada de aquí

no puedes hacer nada. Los cantantes somos así, cuando estamos nerviosos,

cuando tenemos estrés, todo nos afecta a la garganta.

Fue muy duro.

Fue difícil, sobre todo, que me expulsaran.

Esa semana tendrían que haber visto otros méritos míos,

como que mi compañera ensayaba una coreografía con Poty,

y yo que estaba enferma me la aprendí

de verla sentada en una silla, entonces yo creo que esas cosas

hay que valorarlas muchísimo más

que que yo haya tenido una mala actuación

por estar enferma.

Ya no duermo, no como y no puedo trabajar.

Y en la oficina no me quieren ni hablar.

Yo, realmente, en la música no soy la que decide parar.

Es la discográfica la que decide parar con Fórmula Abierta.

Habían sido muchos años con todo el tema de la música,

de trabajar cantando... Necesitaba un respiro

y ya a raíz de ahí pues quise ser mamá

y fue cuando me decidí por hacer un parón.

-Estábamos comprando, cogimos ya todas las cosas,

fuimos a pagar y dije:

"¿Sabes que mi madre es famosa?"

-¿A tu madre qué le pasó? Se quedó a cuadros y todo el mundo se giró.

A raíz de todos estos años haciendo musicales

y teatro, muchas de las obras eran infantiles.

Entonces mi marido me sentó un día y me dijo:

"A ver, señora.

Este es tu mundo y tienes todo mi apoyo para volver".

Tardamos en crear el proyecto cuatro años

y ya fue cuando dijimos: "Venga, otra vez", la manta

a la cabeza y vámonos para Madrid, siempre arrastrando a la familia

siempre por mí.

Mis hijos fueron mis conejillos de indias.

Escribía una canción y decía: "Escuchadme".

"Ay, mamá, pues a lo mejor esto un niño pequeño no lo entiende

si lo dices así", yo me quedaba muerta.

¿Qué os gusta más, los vídeos de antes o la banda de ahora?

-La banda.

-La banda os mola, ¿eh?

Yo lo considero un público muchísimo más exigente que los mayores.

Tienes que tener la capacidad de dar un espectáculo

muy variado para que el niño esté en todo momento pendiente

de lo que estás haciendo.

-Mucho trabajo, muchas horas y muchos problemas.

-Es un trabajo muy inestable, es luchar todos los días

por que el fin de semana siguiente tengas un concierto o una promoción.

Para mí es igual de importante que me digan unos amigos:

"Oye, ¿te apetece venir a hacer un acústico?" Claro que me apetece.

Yo todo lo que sea cantar, me da igual dónde sea.

-Se te ilumina la cara. -Sí.

Soy feliz cantando.

Si yo no hubiera entrado en el programa, si no hubiera tenido

la oportunidad de subirme a un escenario, de aprender,

de entrar en un grupo, de hacer giras multitudinarias,

de estar continuamente de viajes, si yo no hubiera hecho

todo eso no sé si a lo mejor, ahora mismo,

15 después, habría sido capaz de sacar mi propio proyecto.

-Como artista creo que es mucho más de lo que la gente conoce.

-Estuve muy poquito tiempo en la academia.

Yo, sinceramente, creo que he triunfado

lo que me han dejado triunfar,

no lo que yo quisiera.

-A nivel musical yo recuerdo que para una de vosotras fue un reto

que ahora que lo pienso me toca de cerca porque es música de ABBA.

¿Te acuerdas de ese dúo que hiciste con Rosa?

Eso fue un reto...

¡Ah, "Gracias por la música"!

Me encanta la letra de la canción.

¿Te acuerdas? Era la segunda o tercera gala.

Soy muy sencilla y algo aburrida tal vez.

Las cosas que sé me salen seguro al revés.

Pero hay un talento en mí singular

y es que la gente me escucha al cantar

y me hace feliz.

Es que estamos ya como camioneros de hablar todo el día.

Por eso quiero dar las gracias a las canciones

que transmiten emociones.

Quiero dar las gracias por lo que me hacen sentir.

Debo admitir que con la música vale vivir.

Por eso quiero dar las gracias

por este don en mí.

Quiero dar las gracias a las canciones

que transmiten emociones.

Quiero dar las gracias por lo que me hacen sentir.

Debo admitir

que con la música vale vivir.

Por eso quiero dar las gracias

por este don en mí.

Hola, soy Pilar Tabares y ha estado realmente bien, me ha emocionado.

Me voy a poner seria. No.

Hubo momentos delicados, ¿sí o no?

Hubo momentos delicados. A toro pasado, lo de delicado ya...

No, ahora no, pero... Menos.

Delicada era también la vestimenta.

-...sin poder hablar perfectamente en inglés.

Mi prioridad es aprender inglés, en cuanto salga me meto

en una academia pero ya. Clark.

-¡Oh, Clark!

-¿Cómo te llamas? -Manu.

-Manu.

Yo le dije... bueno, ya verás.

-Muy bien, ¿de dónde eres? -Tenorio, Tenorio.

(RÍEN)

(HABLA EN INGLÉS)

-Lo entiendo muy poco.

No entiendo. No entiendo nada, no tengo ni idea.

No entiendo nada, ¿eh?

Yo sé un poco de vocabulario, los verbos y eso un poco.

Pero al no hablarlo...

(RÍEN)

Ay, Dios.

Las zapatillas de Navidad, ¿eh?

Las zapatillas del mercadillo. (HABLA EN INGLÉS MAL)

(HABLA EN INGLÉS MAL)

(HABLA EN INGLÉS MAL) "Reading the books".

¡Ah!

(RÍEN)

(RÍE)

No digas "gay" porque "gay" es "marica".

(RÍEN)

-¡Qué malos que sois!

Venga, vamos allá.

Ese se te dio bien.

He cantado en inglés, pero mal.

¿Quién me aconsejó que llevara el pañuelo?

(RÍEN)

(RÍEN)

-Hacía frío, ¿eh?

(RÍEN)

(IMITA A CHIQUITO DE LA CALZADA) Eres un pecador sexual.

Eres un mariquita "diodenal".

Puedes cantar hasta en japonés. ¿Quieres cantar en japonés?

(ANGUSTIADO) No.

(RÍEN)

-¡Qué cara!

-Parece que está con lo del estómago.

(LOZANO) ¿Español? Español.

La camisa era de la orquesta.

Bueno, David, quién te lo iba a decir, ¿no?

Suelta una parrafada en inglés, venga.

¿Yo? No... Habla inglés.

Y, Vero, tú vives en Los Ángeles, ¿no?

-Y me fui sin saber nada. Dije: "Quien se quiera venir que venga".

-¡No me lo puedo creer! -Tampoco sabe nada ahora, ¿eh?

(RÍEN)

-"Excuse me?" -Para eso sí hay que tener valor.

-Y ahora vivo una vida hablando en inglés

y escribiendo canciones en inglés, todas.

Ya no necesito ayuda, compongo en inglés.

-¿Sueñas en inglés? -Y sueño en inglés.

-Y Rosa seguro que habla alemán, ¿no?

¿Te acuerdas de aquella inocentada? (CANTA)

-Y para Rosa Lili Marlene Dietrich en alemán.

¿Qué? Eso ha sido, sí.

Eso es una petición. No.

No va con malas intenciones. ¿Es en alemán de verdad?

Cántala otra vez, por favor. Es que no me acuerdo.

-Yo sí, me la tuve que estudiar para enseñártela.

(CANTA EN ALEMÁN) Solo me sé eso. Pero da el pego.

"Vor dem grossen Tor" Claro.

"Vor de..." "Vor dem..."

"Vor dem grossen Tor". Así.

"Vor dem gross..." -"Grossen".

"Grossen Tor".

Vor dem grossen... No me acuerdo.

Por favor, que nos manden un mensaje

a ver en qué idioma está cantando.

Recuerdo también especialmente cuando

os venía a ver la familia. Eso era... Pero ¿cómo podíais?

¿Cómo podíais estar allí sin vuestra gente?

-Teníamos más ilusión por la música que cualquier otra cosa.

Nos apoyábamos entre todos. Pero ¿cómo se lleva eso?

-¿No se lleva? -Se lleva.

Porque hicimos de esto una familia.

Además, lo bonito que era, porque todos hablabais mucho de los padres.

Los padres siempre estaban ahí. Eran muy importantes.

-Pero yo creo que era el miedo de no saber qué se decía fuera.

A mí me pasaba, era como: "Es que si digo esto

a lo mejor lo tergiversan", o me acerco a algún compañero

y mis padres piensan mal y se piensan que me estoy acercando

más de la cuenta, el no saber qué era lo que estaban viendo

fue una de las cosas que más me preocuparon familiarmente.

-Ahora me contáis más secretillos, pero vamos a ver estas imágenes.

No me apuntaron para llamar a la familia.

Es que, terriblemente los hecho tanto de menos...

(RÍEN)

Terriblemente.

Tengo unas ganas de verte, mi amorcito. (RÍE)

¿Ese era tu novio de antes?

-Yo también. -(BALBUCEA NIÑO)

Te quiero, te quiero mucho, mi niña.

-Dicen que los chicos no lloran, pero los chicos lloramos también.

(LLORA) Hola.

(RÍEN)

-¿Bustamante llorando? No... -Este quítalo que no tiene gracia.

Oh. De la mami.

¡Vaya, qué joven está Tati!

¡Uy, Dios mío!

-Te he echado mucho de menos tía, tengo muchas ganas de estar contigo.

-Uy, la Paca.

(RÍEN)

-Yo no te cambiaría por nada del mundo, tito, te lo juro.

-Eso es lo que esperabas oír. -(LLORA)

Te juro que no te voy a defraudar nunca. Te juro que te quiero.

¿Estás bien? No llores, papá.

-¡Ese es mi hermano!

-(RÍE) -¡Qué guay, tío!

-Se está portando que da gusto.

Se está portando que parece mentira.

Necesito que me digas que todo está bien y si tú estás bien yo también.

Que te quiero muchísimo, cariño. Tengo muchas ganas de verte.

Mira tu hermana. Esa es tu hermana, ¿no?

-Estás disfrutando lo que tenías que disfrutar desde hace mucho.

-Es que pienso en mi familia, en cómo está, en muchas cosas...

-Joder... Mamá, mamá...

-Qué necesidad, sobre todo de sentir de la voz del padre o de la madre

que no los estás defraudando, que lo estás haciendo bien...

Que se sientan orgullosos.

-No me digáis que no es bonito. -Yo era la primera vez

que mi padre me decía: "Estoy orgulloso de ti".

Fue ahí, en esa imagen en la que salgo llorando fue la primera vez.

-¿Y Chenoa?

Brutal, ¿eh? Entiendo que no se pueda explicar.

Y veo a Rosa ahí, también...

Mi padre es que ya no está en vida, nos falta.

-Los años pasan, son 15 años y no quiero hablar. Es muy bonito eso

-y ya está, en fin. -Yo creo que nosotros decidimos,

en este caso vosotros decidisteis entrar en ese concurso,

yo no sé vuestros padres, vuestro entorno, cómo lo vivieron

y cómo lo han vivido. Para nosotros creo que es más fácil,

-es nuestra decisión. -Yo creo que era un estrés.

-A muchos nos falta... -Uy, Juan.

-(RESOPLA)

Para mí la familia es muy importante y la única manera de hablar

con ellos era, si no recuerdo mal, una vez a la semana.

Era esa válvula de escape, hablar con esas personas que te conocían

cómo eres. Necesitaba el contacto exterior.

Y necesitaba saber que estaban bien.

-Echaba de menos a la familia, a los amigos.

Me encantaba cuando nos dejaban llamarles

o teníamos visitas

y veía a mi padre que venía o mi hermano.

Los oía, me recargaba las pilas y a seguir.

Era un poco difícil. Echabas de menos a tu familia.

Echabas de menos tu tierra, cantar con tu orquesta,

a mucha gente.

Había veces que sentía que necesitaba meterme en algún sitio

y echaba muchísimo de menos.

El mar. Mi gente, mis amigos, mi familia. Era difícil.

¿Sabes una cosa que a mí me marcó mucho?

Como bien decías, nosotros escogimos esto

y mis padres lo llevaron bien, gracias Dios yo los tengo conmigo,

pero mis hermanos estaban en una edad de adolescentes,

y no fue fácil, fue duro y malo para ellos.

Hoy en día tengo la suerte de que los dos son estupendos, uno trabaja

conmigo, pero ellos no escogieron eso y les cambió la vida.

Me he sentido culpable. Creo que he cuidado de ellos,

pero me he sentido culpable porque les robé unos años

en donde ellos no tenían que ser el foco de atención.

Tenían que disfrutar.

Es lo que decía antes... Para mí ha sido muy difícil.

Pero te han apoyado mucho.

Pero de alguna manera fue injusto.

Y pasa el tiempo y te acuerdas de la gente. El padre de Rosa

me quería mucho y yo a él. Se van las personas y...

Y es difícil. No creo que haya nadie de vosotros

a ninguno, ni padres, ni hermanos, tíos, primos,

a quien no les condicionara esto en sus vidas.

-Mis padres lo pasaron muy mal. -¿Por qué?

-Porque me veían muy pequeña.

-Tú eras la más pequeña, además. Tenías 18.

-Había compañeros con 19, pero sí que era una niña

muy de casa y al meterme en la academia

y no ver más a mis padres, allí encerrada, que yo lo pasé muy bien,

pero ellos lo pasaron muy mal. Muchos padres lo pasaron muy mal.

-Los mío sí. -¿Y ahora cómo lo llevan?

¿Qué sienten, cómo lo viven?

-Mis padres se sienten orgullosos. Siempre son felices los padres

porque hacemos lo que a nosotros nos hace felices, entonces

eso está por encima de casi todo.

Tú imagínate, yo con 18 años, en Barcelona, sin familiares.

¿No te entraron ganas de coger un avión e ir a por mí?

-Yo le decía: "Vamos a dejarla que se haga fuerte".

-¿En serio? -El miedo la hará fuerte.

-De esto me estoy enterando yo hoy.

-"El miedo la va a hacer fuerte, déjala que luche."

-Cuando salí de la academia nos seguíamos formando,

entonces nos pusieron un pisito en Barcelona

y allí a veces estaba Àlex, Javián,

Mireia y Geno, yo era la quinta.

A mí me dijeron: "Vas a grabar un disco,

no puedes hacer ningún bolo ya", mis compañeros se iban a cantar

y yo me quedaba sola, y había veces que me iba a la calle

a pasear y pasar el tiempo porque me daba miedo

estar sola en la casa.

Ahora entiendo lo mal que lo pasaron mis padres

Yo en aquella época era más egoísta, pensaba en disfrutar,

pero cuando yo llamaba a mis padres diciendo: "Tengo miedo, estoy sola"

y estaba en la otra punta de España...

-Tú le tienes mucho miedo a todo, hasta dentro de casa.

-Dentro, fuera y en todos lados. -Te acuerdas en el campo que decías:

"Mamá, si te vas al pueblo, a Sanlúcar,

yo me quedo fuera si es tarde, pero en la habitación me da miedo".

-¡Qué bonito!

Yo ahora noto soledad en el sentido de que echo mucho de menos

a mis padres porque sí que es cierto que llevo 15 años sin parar,

y cuando dio sin parar es sin parar, de ver a mis padres

veces contadas durante el año porque no tengo tiempo.

Echo mucho de menos estar con ellos,

vivir cómo crecemos todos, y sobre todo mis sobrinos.

Lo que más echo de menos es el perderme... Otra vez.

Echo menos el haberme perdido ver crecer a mis sobrinos.

-Es que los niños me preguntan todos, que si vas a ir este verano

para estar un ratito allí todos pasándolo bien en la terraza y hacer

-los juegos como todos los años. -¿Te acuerdas cuando éramos chicos?

-Todo el día jugando, disfrazándonos y con las tonterías.

-Yo siempre he hecho mucho caso a mis padres,

nunca les he querido fallar,

siempre me he preocupado por que nunca les moleste algo,

entonces mi madre siempre me ha tratado como una niña,

no le gustaba que fuera muy sexy, ni que intentara ser más mayor...

Mamá, ¿te molesta que lleve la barriga fuera?

-Natalia, ¿tú eres feliz? -Hombre, claro.

Digo, a lo mejor que vaya un poco..., no sé...

Soy una chica normal que se ha criado en medio de un campo

sin amigos, porque mis padres se fueron a vivir al campo cuando yo

tenía siete años y me he criado con los animales, mis amigos eran

mis perros, teníamos alguna cabra, algún pollo, algún pato, un caballo

y al estar tan lejos del pueblo he vivido en el campo hasta los 18

que entré en OT, entonces me dolió mucho cuando salí

y vi esa imagen que tenía la gente de mí

de: "Ay, qué tonta", y yo decía "¿Yo...?"

Nunca me he considerado ni pija ni tonta ni nada.

Yo soy pequeña de edad, pero de aquí no.

Nada. ¡Vamos a ver!

Todo el mundo me trata muy bien y todo el mundo me quiero mucho.

Todo el mundo me coge en brazos.

-Para mí lo peor era cuando... Yo creo que no se daban cuenta.

No te dabas cuenta lo pequeña que tú eras, y eras una niña que

había alguna persona que tenían un recorrido bastante grande,

tú no eras nada, tú eras pequeñita.

-Es que lo único que había cantado era en el coro de la iglesia.

-Te trataban como otra más de los mayores y los que cantaban.

-Yo me acuerdo que allí dentro eran muchísimas emociones, mucha presión.

Los compañeros tuyos eran muy buenos y querías estar a la altura.

Era difícil porque tenían grandes voces, y yo me sentía

como la voz más aniñada, la voz más chiquitita.

Y no me enseñaste a decir adiós,

he aprendido ahora que te has marchado.

(NINA) Natalia es la benjamina del grupo, aun así

pensamos que está muy a la altura de la fuerte competitividad

que hay en la academia.

-Yo decía: Vale, soy la pequeñita.

Esta gente ha cantado en otros sitios

y había chicos que ya, habían cantado en orquesta

en casinos e incluso en bodas.

Yo no había cantado profesionalmente.

Había que ser realista, yo sabía que yo no iba a llegar a la final

teniendo a grandes voces como una Rosa, un Bustamante,

un Bisbal o una Chenoa. No hay que ser muy listo para darse cuenta.

(JURADO) Creemos que en esta ocasión la canción te ha superado a ti.

Lo siento mucho, pero te tenemos que proponer para que abandones.

Me enfadaba cuando me nominaban porque yo no me quería ir.

(RÍE) No porque me nominaran en sí. Yo no me quería ir.

El día que me echaron yo decía: "Dejadme estar por aquí rondando".

Dejadme estar con mis compañeros. A mí me daba más pena

que me separaran de mis compañeros y que me enviaran a Sanlúcar.

Si me afectó esto era porque se acababa.

Y en cada página el amor,

nos convierte en luchador

y descubres lo común

no hay un héroe como tú.

Solo Dios.

Para mí, Operación Triunfo fue abrirme en todos los sentidos

y luego ante las críticas negativas que iba leyendo, pues

para la edad que tenía las asumí bastante bien.

Y lo que me hizo fue muy fuerte.

Yo miro ahora hacia atrás y después de 15 años, creo que puedo estar

con la cabeza muy alta de lo que he conseguido.

A día de hoy, puedo decir, y se me llena la boca al decir

que soy feliz con lo que hago, con mi vida, con mi familia,

con mi pareja, con mi trabajo, con la música. Me llenan plenamente.

Pensando que yo he salido de un Talent Show como OT,

que ahora esté yo presentando un Talent Show con niños

que se llama "Fenómeno Fan", que también haga de profe con ellos,

que vivo con ellos el día a día, que veo lo nerviosos que se ponen

y la verdad es que siento mucha empatía, hay veces que me veo

reflejada en muchos de los niños que están en este programa.

Son 15 años que no me he rendido, que aunque me han puesto zancadillas

me he dicho que esto lo consigo sí o sí,

pero por mis medios. Y como yo lo he peleado y luchado

y yo me lo financio y yo lo pago y lo hago todo

he podido, gracias a ser cabezona, vivir de la música 15 años.

A mí, mis padres me felicitaban por haber tenido buen ojo.

Porque siempre mandaba maquetas y nunca había decaído

en la perseverancia de seguir haciéndolo tras 10 años.

Yo seguía haciendo cosas y mi padre me decía: "Bueno, ánimo".

Cuando tocó desde el primer momento estaban orgullosos,

pero son músicos también, entonces no era una cosa rara.

Con menos miedos que los padres que no conocen este mundo.

-(ÀLEX) Mi madre ha sido depresiva muchos años

y cuando yo salí de la academia, la mejor noticia que me dio mi madre

fue decirme que había dejado las pastillas".

Porque es que le cambió la vida.

Mi familia no es que estuviera desunida,

pero se juntó de una manera que hicimos una piña

y eso fue gracias a este concurso y fue

por la alegría que desbordó esto, ¿fue en muchos casos?

Evidentemente, pero a mí me dio muchas más alegrías que penas.

-(GISELA) En mi casa hacían turnos para ver el 24h.

(RÍEN)

-Yo tenía un abuelo de 98 años, Juan,

que no paró hasta que le pusieron el Canal Plus.

Estas son cosas que nunca nos hemos podido contar.

-Qué bonito. -Claro que sí.

¿Sabes una cosa? Ahora para nuestra familia y para nosotros

ya ha pasado el tiempo suficiente para acostumbrarnos.

(NINA) Claro. Parece que toda la vida

hemos tenido esta vida y nos hemos dedicado a esto.

Ya ha pasado tiempo suficiente para que todo sea normal.

Bueno, yo supongo que echaríais muchas cosas de menos

-aparte del sexo. -Por supuesto.

(RÍEN)

Bueno, yo cuando lo descubrí. Oye, ¿eso cómo se lleva?

-No preguntes cómo se lleva.

-No, porque no soy nada cotilla. Después de OT descubrí todo.

Todo. A día de hoy aún me sorprendo

de que no me enterara.

Con mucho amor propio. Todo. A partir de OT descubrí todo.

(RÍEN)

Hasta el sexo.

Yo era virgen. Tenía 20 años y era virgen.

No te engaño si te digo que no tenía las hormonas revolucionadas.

Y yo deseaba chicos, pero claro, no me habían tocado.

No me había rozado nadie, hablándote en plata.

(NINA) ¿Qué tal se pasa sin sexo? ¿Es duro?

(RÍEN)

-Haberlo, hay. Ahora, que se practique o no...

-¿Seguro que había sexo en la academia? A mí no me constaba.

-Pero ¿cuenta el onanismo? (RÍE) No.

Tus quiquis me recuerdan a otros quiquis que yo

antiguamente conocía.

Àlex, no es por nada, pero estoy debajo, ¿eh?

-(ÀLEX) ¿Te gusta debajo? -Pues no.

-(NAÍM) Hay que ver cómo te pones.

-(VERO) Pero ¿te duele de gusto? -(GIME) Sí, sí.

-¿Qué les hacía falta a ellas para que se cansaran más?

Si tienen tanta energía es porque no...

-Un par de empujoncitos... -La desgastan.

-Pataplán, pataplán, y venga.

Yo la efervescencia ya la traía de casa.

¿Qué preferirías, tener sexo sin amor o amor sin sexo?

Pero ¿tú que prefieres?

Sexo sin amor. Vamos, sexo sin amor.

Pues, hombre, lógicamente había momentos.

Momentos dulces.

Para el hombre es muy importante no eyacular

para estar entero. Más si vas a cantar cuatro días seguidos.

Digamos que si tú eyaculas un día antes de cantar

pierdes un tono, dos tonos más o menos de tu voz.

(RÍEN)

-(MANU) Está cagado.

-Sexo en la academia. No sé a lo que te refieres.

(RÍE) No, no.

-Esto es como en la cárcel. Cuando no hay lomo, de todo como.

-No, pero de verdad. ¿Qué cosas echabais de menos aparte del sexo?

-¡El chocolate! -¡Sí, yo también!

(ÀLEX) El que me tocara el aire.

-Por aquí el chocolate, por aquí el aire para Álex.

¿Manu? Yo quería estar sola.

¿Tú estar sola? Yo necesitaba estar sola.

Buscaba momentos y siempre aparecía alguien.

Si no era en el Pub, era abajo, y si no era en el baño.

Da igual, pero como éramos tantos. Echaba de menos mi ático de Triana.

Que aquello era un cuchitril, pero un cuchitril.

Tú te sentabas en el baño y con la mano tocabas la otra pared.

No te digo más nada. Tenía el ancho del plato de ducha.

Pero claro, yo tenía mi atiquito en una terraza en Triana, tío.

Yo por las mañanas, me levantaba,

-cogía la guitarra, al borde de... -En verano qué bonito.

(RÍEN)

Sevilla en verano es una maravilla.

-¿Qué más echabais de menos?

Yo el chocolate, sí. Era muy de chocolate. De hecho

una vez me comí una bandeja entera

de 20 kg de... ¿te acuerdas? Lo hacíamos con colacao y cruasanes.

Llevo media hora comiendo cruasanes con chocolate.

Mira, si no había nada. Estaba todo lleno y todo para nosotros.

Lo podríamos patentar: Cruasanes Operación Triunfo

rellenos de cacao.

Yo echaba de menos llamar a nuestras familias

porque nada más teníamos una vez a la semana para llamar.

El decir: "Mamá, me está pasando esto", o pedir consejo a mi padre

o a mi madre y simplemente decirles cómo estaba.

Y nada más teníamos una vez, ¿y cuánto era? Cinco o diez minutos.

No había tiempo, sí.

Que estoy bien.

-Es la emoción de... -(MADRE) Que me hundo yo también.

(RÍEN)

Ahora te voy a pasar a papi que me está quitando el teléfono.

Espera, no cuelgues, ¿eh?

-No, no.

-(MADRE DE JUAN) Dime.

-Hombre, ya lo has cogido, estaba esperando a que lo cogieras.

¿Cómo va todo? Que hace mucho que no hablamos.

-Pues muy bien, hijo, muy bien.

-¿Y qué tiempo hace ahí? Porque aquí llueve todo el rato

y ayer hizo un día alucinante con sol.

-Pues mira, aquí hace un sol precioso.

-Qué guay, qué guay. -Se está fuera en el patio

-que no veas. -Pues mándanos un poco de sol.

Yo vine aquí a Inglaterra después de terminar la universidad.

Como el tema de la música era tan difícil en España

pues eso unido a mi creatividad

tengo que hacer algo. ¿Qué te apetecería si no es música?

Y entonces me gustaba diseñar y empecé con las joyas.

Después me empecé a interesar mucho por la salud.

Y entonces pensé en desarrollar mi gama de cosméticos ecológicos.

Y también siempre he querido tener mi propia marca de ropa.

Empecé por las corbatas. Siempre estoy haciendo algo, inventando,

siempre estoy creando y siempre estoy liado,

pero porque me gusta y es lo que me nace,

el crear cosas.

Estos dos últimos días, ayer y anteayer, lo he pasado un poco mal.

Algunos os habéis dado cuenta, otros no. Pero lo que yo he sacado

en positivo es que tenemos la suerte de estar aquí y mucha gente no.

Yo me lo pasé bien, pero la convivencia

fue un poco difícil para mí por dos razones.

Uno, por la diferencia de edad. La mayoría tenían 18, 19 años

y yo por mi paso por la universidad y que ya tenía mi primer trabajo

pues yo encontraba un poco de desnivel.

-(JURADO) Lo siento.

-Fue difícil también por mis nominaciones,

porque los demás podían interaccionar entre ellos,

pero yo estaba solo siempre nominado.

Claro, eso se me hizo mucho más difícil. La convivencia

si encima que es difícil, estás aislado

del grupo y no puedes interaccionar, pues fue difícil.

La convivencia fue difícil, no ahora que nos hemos reencontrado

porque ahora muchos de ellos son padres con hijos

y yo estoy al mismo nivel.

-Tantas veces le han nominado que ya he perdido la cuenta.

-(JURADO) No acabas de transmitir lo que tienes que transmitir

con tu público.

Pero él siempre tiene una sonrisa en la boca.

Una, dos y tres.

Somos los nominados y estamos requetebién.

Si no nos votas ahora, nos puedes votar después.

Yo cuando entré en OT, tenía la autoestima por las nubes.

Y ya si te dicen que vas a entrar en un programa de televisión

pues ya hasta la estratosfera.

-¿Cómo te sientes al estar tri-nominado?

-Pues me siento... -¿Más fuerte?

-Me siento muy triste, me siento triste

porque somos personas.

Y semana tras semana, tiraban mi autoestima por los suelos.

Yo, dentro del programa, tenía la autoestima por los suelos.

"On the floor, on the floor". Y porque no hay más abajo.

La gente que me está viendo ahora, a lo mejor pueden ver

que soy una persona de muchísimos amigos,

muy abierta, que yo nunca he tenido ningún problema.

Por ejemplo, en la escuela no tenía amigos, todos se metían conmigo

y me acuerdo en los recreos que quedaban todos para jugar y yo

no tenía a nadie con quien jugar. Era un cero a la izquierda.

Entonces llegó el momento en que dije

que no quiero que me machaquéis más,

ya dejadme ir y respirar, y de hecho,

cuando salí del programa empecé a respirar y a reconstruir

esa autoestima que tenía totalmente por los suelos.

Yo creo que la humildad es muy importante y para mí

el que alguien que esté arriba y muestre humildad, significa mucho.

Yo no sé si soy quien para decir quién ha perdido la humildad.

Yo te puedo decir que yo creo que alguno se beneficiaría

de ser un poco más humilde.

Llegué a Inglaterra, entonces caí en esta familia

que no os lo vais a creer, fue totalmente una lotería

porque con todo lo que me ha pasado y con todo lo que me han ayudado

no me imagino otra familia mejor en Inglaterra.

Y son muchos millones de personas en Inglaterra.

Entonces, me tocó con esta familia,

yo no les conocía, ellos no me conocían a mí

y poco a poco, pues magia. Como la magia esta misma

ocurrió y han estado conmigo desde el principio, el primer trabajo

y ayudándome con el inglés, llevándome de un sitio a otro.

Entonces se convirtieron en mi familia.

Sí.

Yo estoy mucho más feliz estando aquí en Londres,

haciendo mi vida sin que me reconozcan,

siguiendo con mi música,

siguiendo con mis empresas, yo soy feliz así.

¿De qué me sirve el éxito a mí? ¿De qué me sirve tener dinero?

¿De qué me sirve lo que tengo? Si a mí, personalmente,

se me ha ido lo más grande de este mundo, que es mi padre.

¿De qué sirve el éxito? ¿De qué sirve el éxito?

Bueno, tampoco lo pasasteis tan mal, ¿no? Hubo momentos divertidos.

No, no, para nada. Yo creo que queda todo lo bueno.

Si decimos momento divertido, ¿qué flash os viene?

(CANTA EN INGLÉS)

Cuando nos soltábamos el pelo y no había profes ni nada.

Nos quedábamos gamberreando que era lo que a ti te mosqueaba.

El mosqueo que pillabas era porque hacíamos luego fiesta.

-Me acuerdo por la noche que Laura...

-¡Vamos uno a uno, que no nos enteramos!

-Por la noche, en las habitaciones, estábamos de cachondeo

y ella iba corriendo por toda la habitación

y pegó un resbalón

y se quedó... No, porque me perseguía Alejandro.

Te perseguía Alejandro.

Tú me perseguías y me pegué una hostia.

Lo que te he dicho, sexo... (RÍE) Es broma, es broma.

Se metió un guarrazo. Pero de estás, así.

¿Quién se llevaba la palma de la diversión?

Àlex.

¡No!

-Ahora sí que eres Àlex, en vez de Alejandro.

-Como tienes tantos, escoge un momento divertido. Difícil.

No te creas. Hubo uno que me acuerdo que iba en calzoncillos

y no sé qué hicimos en el espejo.

-Ibas con las chanclas haciendo así y luego nos dabas electricidad.

Iba por la habitación de las chicas

haciendo así, entonces se cargaba de electricidad.

(RUIDO DE CALAMBRE)

(RÍEN)

-Yo os voy a contar mi momento más divertido.

Fue con este hombre. Él llorando, pero llorando de qué manera.

¿Las gafas? Sí, sí.

¡Que alguien queme esas gafas! Y yo, es que me reía.

¡Pues yo no me reía nada, coño, vaya disgusto!

Yo no sé si saldrá ese momento, pero saldrán algunos en este vídeo.

-Es lo que nos gusta. Por eso tenemos que reír.

(TODOS) ¡Cuñao!

(TODOS) ¡Somos las burbujas Triunxenet!

¡Hostia! ¿Te acuerdas?

-(IMITA A LLÀCER) Tú sabes, ¿eh? -Venga.

-¿Sí o no? -Venga, va, Álex.

-Sácame eso que tienes dentro.

-Venga, va, sácamelo. -Venga, va.

-(NINA) ¡Qué bien lo imita! No lo había visto.

(RÍEN)

-(MUJER) ¡Con la camiseta de Peter Pan!

¡Como una ola!

(RÍEN)

(CANTAN EN INGLÉS)

-(MUJER) Te sienta mal el rojo ese.

-(JUAN) Mira mi cara. (RÍE)

Uy va, uy va. (RÍE)

-(NINA) Es que erais lo peor, ¿eh?

Joder.

(RÍEN)

-(MIREIA) Ese era el que yo decía.

-(JUAN) No te acordabas de eso.

Cuando yo te conocí.

-(VERO) Ese es mi pelo detrás.

-(IMITA A BISBAL) Increíble.

(RÍEN)

Es que erais tremendos, por favor.

Cuando salga esto en televisión, ¿cómo le cuento yo a Daniela

que eso no se hace?

(RÍEN)

Papá, pero si me dices que no se hace y tú lo hacías ahí.

A ver en el lío que me metéis. Ella es más mayor.

Lo que realmente fue auténtico, porque a día de hoy,

ni de coña hacemos lo que hemos hecho ahí.

(HABLAN A LA VEZ)

No, hoy en día vas a una entrevista y te pones el palito por el culito.

(HABLAN A LA VEZ)

Sí, bueno, he sacado un disco.

Lo haríamos, lo haríamos. Nos metéis en un sitio con cámaras

y nos olvidaríamos a los dos minutos y la liaríamos más gorda.

-Teníais 20 añitos.

Voy a...

Chenoa. Voy a hacer una confesión,

pero aparte con mucho cariño.

(MANU) A ver qué va a decir.

Sabéis que no metería nunca la gamba.

Nuestra intención era venir un poco comportándonos como toca,

y desde el minuto uno, se les ha ido de las manos...

El cafre. ¿El qué?

Estamos haciendo el cafre. Exacto.

Desde esta mañana. El cafre no, pero la idea era

de que habrá que comportarse

porque estamos mayores y no han parado desde que entramos.

¿Hay algún periodista que os siga llamando triunfito?

-(NATALIA) Casi todos.

-¿Y eso qué? -Ponen el apellido.

Natalia OT o triunfita,

o la extriunfita Natalia o Alejandro.

-Sí.

-Lo ponen siempre.

El que quiere ver algo que pasó y fue verdad no habla así.

Alguien que es meticuloso con su trabajo jamás ridiculizaría

a 12 millones de espectadores viendo un programa que gustó tanto.

Cuando empezamos, nos atacaron tanto y nos prejuzgaban

y nos etiquetaban con lo de triunfito que nosotros

solamente queríamos que se dijera: "Pero es que yo he vendido..."

"Es que yo he hecho..."

Y con el paso de los años: "No, yo soy de OT1.

Pero así".

A mí me preguntan por alguien más y yo no sé de nadie más.

Yo solo sé de los míos, y los míos son estos señores.

-Bravo. -Eso es una respuesta.

Bravo.

Unas palomitas.

-¿Y el mayor aprendizaje? ¿La lección que os lleváis?

-Saber que la vida te cambia en un momento.

y tienes que estar preparado,

pero disfrutar en la vida de cada momento. Es que a mí

y a todos nos cambió la vida en un momento.

Entonces cuando aprendes a valorar, a ser agradecido, a seguir...

Ya no solo eso, si no que nuestra felicidad

no debe depender de las circunstancias.

Si no que deberíamos ser felices a pesar de nuestras circunstancias.

Y tenemos que aprender a serlo y a disfrutarlo.

Qué buena gente eres, niño. Te lo juro. Qué buena gente.

¿Qué más aprendizajes? Esos subidones de hacerte pensar

que algo que hemos sabido equilibrar,

a pesar de no haber estado preparados.

Hemos sabido equilibrar y a pesar de haber tenido ese aplauso

teniendo esas audiencias, esos estadios tremendos

de no sé cuántas mil personas, hemos sabido equilibrar.

Nadie se ha endiosado ni lo permitiríamos ninguno.

Encontrasteis el equilibrio. Es muy fácil creerse alguien.

¿Habéis superado, por así decirlo, a Operación Triunfo?

¿Superado en qué sentido?

Perdón, yo no creo que superarlo, sino integrarlo.

Hay cosas que hay que integrar

y se gestionan cada uno con más o menos tiempo

porque cada uno tiene uno y se gestiona. Lo que se nos dio...

Está claro, Operación Triunfo forma parte de tu vida.

Pero ¿te referías a si hemos pasado la experiencia personal?

De si hemos... Porque hay momentos

al salir de OT que psicológicamente necesitábamos todos a un psicólogo.

Tú lo dijiste. En mi caso es verdad. Yo necesité un momento de bajón.

Seguía trabajando, todo estaba bien, pero en mi interior había algo

que se revolvía.

-Se necesitan unos años. -Para recuperar el equilibrio

y superar todo lo que nos ha pasado.

Nadie estaba amueblado, preparado y eso es así.

A mí me decían: "No tenéis ni idea de lo que ocurre".

Y yo sí, pero no sabía a qué te referías.

Y ahora lo entiendo.

-No hay ninguna mente humana que esté preparada para una adversidad.

Antes decías que la vida puede cambiarte de un momento a otro.

-Una adversidad. -Yo era el mayor

y pasé por lo mismo y tenía más experiencia.

-¿Y volveríais a repetir? Sí, pero no sería lo mismo.

Pero vamos uno a uno, ¿va?

-Con la misma inocencia sí, pero con lo que sé ahora.

-No, sabiendo claro. -Ni de coña.

-Yo pasaría un mes todos juntos. -Pero yo sin cámaras.

(HABLAN A LA VEZ)

Vale, por aquí un mes. ¿Rosa?

A mí me encantaría. Yo era feliz con esa disciplina.

Nunca la había tenido. Era feliz allí dentro

con mis compañeros charlando, riéndome.

Bañándonos en música, todo el día con la música.

-A mí me encantaba. -Y hubo una palabra

que a veces cuando la digo pienso: "No la digas,

que se van a pensar que quieres hacer el chiste".

He cumplido mi sueño. ¿Os acordáis de esto?

No, pero es que es así. Y todos tenemos nuestros sueños

y nuestra obligación es cumplirlos. ¿Se han cumplido los sueños?

Sí.

Sí y han aparecido muchos más. Yo entré en ese programa,

lo he dicho en muchas ocasiones,

con un objetivo que era cumplir un sueño. Y después de ese sueño,

aparecieron cinco, y después de cumplir esos cinco,

aparecieron 15, y eso significa la vida.

Tener sueños para poder mejorar.

(RÍEN)

Y que no iluminen nunca, Nina.

Siempre hay que estar aprendiendo. ¿Entendéis o no?

(RÍEN)

Yo sigo viviendo como un milagro el que yo siga viviendo de cantar.

Y de que mi trabajo sea levantarme, coger la guitarra

y ver por dónde tiro esta canción o llamar a los arreglistas.

Una entrevista de prensa, no sé qué.

Tengo que coger el petate para irme a cantar a Galicia.

Eso yo lo sigo viviendo como un milagro, la verdad.

Y cuando estás en tu teatro con el micro y escuchas el piano

y para una canción y se queda en silencio y tienes 300 butacas,

y todo el mundo con el corazón en vilo, y terminas la canción,

y todo el mundo para arriba.

Eso es impagable.

(HABLAN A LA VEZ)

De verdad, eso es emocionante. Yo lo vivo así.

-Imagino que han habido otros sueños y que habéis seguido soñando.

Ya dejaremos de soñar cuando no estaremos aquí.

Yo lo decía más porque esa frase salió mucho

y era por saber. Estéis haciendo lo que estéis haciendo,

si a raíz de OT, ese primer sueño se había cumplido.

La idea de que después de ese sueño,

después de esa puerta que se abrió, se abrieron más sueños y puertas,

-eso está más que... -Con OT se cumplieron muchos sueños

que ni si quiera habíamos soñado.

Porque llenar el Estadio Olímpico, el Bernabéu, el Sant Jordi,

no tuve capacidad de soñar eso.

-Eso era imposible de soñar, vamos. Ver toda esa gente.

-En el castin me preguntaron por mi sueño.

Dije estar en un escenario

muy grande, con muchísima gente. Y creo que lo que más ayuda

es visualizar sin decir, simplemente visualizando

sin contarlo para no contaminarse. Y yo creo que todos antes de OT

teníamos un sueño y la vida nos puso ahí

porque teníamos ese mismo sueño. Yo lo veo así.

-Me pongo a pensar y digo: "¿Qué ocurrió?"

Había soñado con algo parecido, pero ni adivinaba

a saber cómo funcionaba todo esto.

No pensé nunca que fuera como fue. Ya solo el convivir dentro.

Ya no hablemos de la repercusión fuera.

Llenar dos veces el Bernabéu, el Sant Jordi,

el Olímpico de Sevilla. Llegábamos y nos escoltaba la policía.

Se paraban las ciudades. Salíamos a saludar en los hoteles

y había 20.000 personas a fuera del hotel.

Ver cómo los famosos que admirabas en la tele

se querían echar fotos contigo. Yo había veces que decía:

"¿Esto está pasando?"

-Me sobrepasó todo. Me acojoné.

Nadie, nadie, eso es...

Joder, es increíble y nosotros vivimos eso.

Todo lo que yo quería hacer, entre comillas, lo he hecho.

No significa que no me queden ilusiones por cumplir.

Pero la mayoría de mis sueños, eso sí lo puedo decir.

He enfocado mi carrera básicamente a los musicales.

Al teatro. Tengo mi productora, hago mis propios espectáculos.

El musical "Gisela y el libro mágico"

lo hemos producido nosotros. Está escrito por mí.

También hay que empezar a pensar en la parte dos.

Gisela y el reino de hielo. Gisela en busca de sus hermanas.

Gisela y el arca perdida.

(RÍEN)

-Eso ya será 2017 o 2018.

-He tenido a mi lado a mi hermano que nunca me ha dejado.

-Empecé llevándola las maletas. -Es verdad, empezó llevándomelas.

Sí, en OT.

Y hemos intentado que este sueño no acabara.

Pero lo bonito es ver que una persona que te ayudó

a llevar maletas en ese programa hoy es tu mánager.

-Lo importante es tener un equipo sólido, hacer piña,

-estar juntos. -Que nos entendemos.

-Y que no es fácil. Este mundo es muy feroz

y salvaje, entonces también los palos han sido más fuertes,

las victorias han sido más fuertes.

La marca OT en este país ha tenido muchos detractores,

se nos han cerrado muchas puertas.

No me gustan las etiquetas y aquí en España somos mucho de etiquetas.

Entonces, desdeñar a alguien porque viene de un sitio,

no lo entiendo.

Y luego, que hay que ser muy mediocre para no ver más allá

de una etiqueta. Creo que te pierdes muchas cosas

si etiquetas así a la gente.

Éramos el centro de todos los aprovechamientos del mundo.

Sí, y más siendo tan inexpertos.

Al fin y al cabo, para ojos de mucha gente, éramos un producto.

Más que unas personas.

Éramos la gallina de los huevos de oro, entonces era exprimir

lo que puedas sin importante si esa persona

es lo que quiere, es lo que no quiere.

Y si está bien o está mal.

Entonces sí, muchas pirañas

vinieron e intentaron aprovecharse del momento a costa nuestra.

(Gritos de euforia)

Al principio, fuimos el fenómeno social del mundo,

y luego era como que nos costaba entrar en todos los sitios.

Era como un poco saturación, quizá.

Entonces hemos tenido que luchar mucho solos y caernos muchas veces

y batallar muy duro

para sobrevivir en este mundo. Y yo me siento muy afortunada

porque a día de hoy tengo mi productora, hago espectáculos,

los llevo adelante, son exitosos y yo no he parado de trabajar.

(EMOCIONADA) ¡Disney!

He visto este vídeo mil veces.

-En este caso, buscamos una solista femenina

para la próxima película que se llama "Peter Pan 2.

(EMOCIONADAS)

Brilla estrella, brilla más.

Y sabré dónde estás.

Madre mía, no me reconozco casi.

La estrella te iluminará

y siempre brillará.

Estaba tan nerviosa.

-La concursante de OT elegida para interpretar la banda sonora

de "Peter Pan, el regreso a Nunca Jamás" sea...

Gisela.

(Gritos de euforia)

-Se me ponen los pelos de punta.

Es que claro, entrar en OT ya fue algo importante,

pero esto fue como la repera.

La ilusión de mi vida era cantar para Disney.

Que es algo tan inalcanzable o más que ser cantante.

Y a partir de entrar en esa factoría,

de trabajar con ellos he hecho tantas cosas.

He colaborado con ellos en "La bella y la bestia",

en una serie para Disney Channel,

para otra película: "Encantada, la historia de Giselle".

Y la última que fue "Frozen" que ha sido como algo...

Entonces, pertenecer a esa élite de voces

que cantan para Disney y que son tan reconocidos mundialmente

y pertenecer al mundo de los niños y crearles esa magia,

ya tienes que tener algo distinto y diferentes y entonces

yo creo que me han dado ese testigo y lo llevo con orgullo

y estoy feliz.

Para mí, uno de los regalos auténticos de OT

ha sido trabajar con Disney.

Por el cielo.

Hola, ¿cómo estáis? Aquí estamos una semana más...

Sí, creo que he tenido una youtuber dentro, escondida

y este año ha sido cuando ha salido, cuando la he sacado.

Y también por la experiencia. Me animé y dije: "¿Por qué no?"

Creo que puedo, primero estar más en contacto con todo el mundo,

y luego, compartir todo lo que yo he aprendido,

cosas que he vivido. Cosas que si me las hubieses explicado

hubiera aprendido de ellas.

O trucos que yo uso en mi vida.

Así que vamos con el vídeo de hoy que es pasar un vídeo con Gisela.

Y en la parte más técnica, tengo a mi chico que me ayuda.

Y entre todos lo sacamos a delante porque yo sola es muy difícil.

Soy yo en estado puro, con mis tonterías, con mi casa

o mis viajes o todo pasado por mi filtro.

Es una manera de compartirlos, interactuar con la gente.

De que entren en mi vida y yo en la suya.

Al fin y al cabo, eres libre de escoger si lo ves o no.

Y ahí pues el que quiera bienvenido es

y el que no pues también.

El camino que me ha dado OT es lo que yo soy como persona

ahora más mi esencia.

OT fue para mí el cambio total de mi vida.

(Gritos de euforia)

Muchísimas gracias, Barcelona.

-Ahora os vais a reunir todos. -Sí.

Pero ahora Bisbal y yo cantaremos "Escondidos".

(RÍEN)

¿Os acordáis de ese concierto de ese día?

Yo estaba y me acuerdo. ¿De cuál?

Del de Sant Jordi. Sí.

Fue maravilloso.

Nos acordamos de toda la gira porque muchos de nosotros

lo que realmente soñábamos era con volver a cantar en directo,

pero ya en diferentes ciudades, no solo en el plató de televisión.

¿Os hace ilusión volver a hacer el concierto?

-Sí, yo haría más. -¿Más conciertos?

Bueno, creo que os podríais hacer una gira fácilmente.

-A mí no solo me hace ilusión el concierto, sino también

el saber que gracias a ese concierto tenemos la oportunidad de juntarnos.

Estar ensayando, entre bambalinas.

-Y en un escenario. Que hasta ahora nos hemos visto,

pero en un escenario no.

-El reencuentro en el escenario va a ser...

Guau.

Mola mucho pensar que vamos a revivir lo que vivimos hace 15 años.

Yo no sé si vamos a poder cantar porque es que la garganta

cuando estás tan emocionada y con ganas de llorar se te cierra.

Espero disfrutar mucho esto y pasarlo bien con ellos.

Y disfrutar mucho con ellos.

-El poder revivir con ellos todo lo que vivimos en el Palau,

en el Bernabéu, en ese estadio que yo decía: "Son lentejas".

Yo no me voy a poner nervioso. No voy a sentir lo que ese día.

Yo me voy a reír, voy a disfrutar, voy a jugar.

Voy a sufrir, no quiero pensar. Mira, estoy sudando y todo.

-Eso va a ser brutal. Ya somos más maduros. Bueno, 15 años.

Delante de 15.000 personas, eso va a ser algo brutal.

-La gente además lo está esperando. Yo creo que va a ser bonito.

Va a ser tan potente todo eso, un "déjà vu" tan gigante,

recordar ese momento que vivimos

que va a ser muy divertido.

Voy a llorar.

Va a ser muy mágico, va a ser muy heavy.

Estamos llegando al final de esto. Luego sin cámaras podemos seguir.

Vamos a ver unas imágenes. Vamos a ver un último vídeo

-(GENO) Para mí ha sido un placer haber estado en este programa

y haber conocido a esta gente maravillosa que me ha podido enseñar

lo que he querido desde que estaba en la barriga de mi madre.

-(MIREIA) Me han apoyado todos mucho,

es una pena que me tenga que ir tan pronto,

pero para adelante.

-(JAVIÁN) Me habéis dado el sueño de mi vida

que es cantar esa canción aquí.

No me puedo quejar.

-(ÀLEX) No hay nada más agradable que trabajar de lo que te gusta.

-(NATALIA) Lo más grande que me ha pasado es conoceros.

-(JUAN) Muchísimas gracias por todo lo que nos habéis dado a todos.

-(ALEJANDRO) Un amigo mío decía que al mal tiempo, buena cara.

-(NAÍM) Os quiero, tío, os quiero. Sois los mejores.

-(GISELA) Han sido los tres meses más maravillosos de mi vida.

-(NURIA) Y que estaré siempre muy orgullosa de vosotros.

-(VERO) Esto solo pasa una vez en la vida y sientes un calor

y eso lo dais vosotros, el público.

(MANU) No tenía capacidad para soñar algo tan maravilloso como esto.

La vez que fui favorito. Gracias al público, a España,

a Mallorca, mi tierra.

Gracias por hacerme sentir la persona más feliz del mundo.

Esto ha sido un sueño, ¿no? Y se ha hecho realidad.

No me creo que pueda recibir tanto cariño de tanta gente.

(LOZANO) ¡Rosa!

¡A Eurovisión!

(HOMBRE) ¡De pie, señores!

(HOMBRE) Ya ha terminado Eurovisión.

-(HOMBRE) ¡Rosa, desnúdate!

(GRITA) ¡Viva OT 1!

(GRITAN

Por favor.

Bueno...

-(HOMBRE) Impresionante.

(RÍEN)

¡Qué bonito! Chulo, ¿eh?

¡Qué bonito!

-(NINA) A mí me han preguntado hasta la saciedad

cuál era el éxito de OT

y he dicho hasta la saciedad que era gracias

al trabajo en equipo de un gran equipo de profesionales

por un lado y por otro esto, es mi opinión.

Que 15 años de esa verdad, esa autenticidad...

Es decir, sois colegas, pero de verdad

y habéis seguido siendo colegas, y eso se veía ahí.

Yo creo que eso pudo con todo.

-Y eso no ha pasado en ningún programa,

en ninguno se han juntado 16 personas que sean 16 amigos.

-En este castin se cruzaron

-los astros y... -Totalmente.

-Fue mágico desde el minuto cero hasta hoy.

Bueno, venid, venid.

-Será Mikel Herzog, lo sabía.

(RÍEN)

-No tenemos a Poty para la coreografía,

pero nosotros nos podemos organizar para no tapar las cámaras.

Me gustaría que nos cogiéramos de las manos.

Me quiero calmar un poco porque ahora quiero vivir este momento

pensando que no hay cámaras, que solo estamos nosotros.

Han pasado 15 años.

(MURMURA) Necesito mi momentito.

-Joder, Nina, me vas a hacer llorar a mí también.

-Es que no quiero llorar... -Pues yo ahora sí.

-Bueno, así se limpia el alma.

Tenía ganas de que estuviéramos así, cogidos de las manos,

para felicitarnos mutuamente y felicitar

a todas las personas que han tenido que vivir todo esto

con vosotros. A las personas que han pasado,

que ya se han ido, a las que han llegado,

esos hijos maravillosos.

No sé si sois conscientes de lo privilegiados que fuimos

de vivir y formar parte de algo que fue un fenómeno social

en este país sin precedentes.

Y son 15 años, no sé si cerráis esta puerta,

o esta etapa.

(HABLAN A LA VEZ)

Empieza otra etapa.

-Abrid.

-Esto que no parezca un funeral que no lo es.

-No lo es. Vamos a dar un concierto chulo.

Sí, exacto.

Queda amistad, queda experiencia.

-Vamos a soplar unas velas imaginarias.

(RÍEN)

Voy a ser técnico. ¿Lo sabes?

Sí y tal.

Vamos a soplar unas velas imaginarias

y a cerrar un momento los ojos

y bueno, a pensar otro deseo, otro sueño,

que quizá pueda nacer de aquí. Un segundito.

Yo voy a decir mi sueño en voz alta.

Mucha salud y todo el éxito que os merecéis que s mucho.

Esto no se ha terminado aquí.

(SOPLAN)

¿Estáis tontos? Que no hay velas. Que era de broma.

-Un mechero, un mechero.

(HABLAN A LA VEZ)

Cuando vengamos al 50 aniversario. Àlex, no que la lías.

(HABLAN A LA VEZ)

(TODOS) ¡Una, dos y tres!

-(NINA) Esto no se termina aquí.

¿Os pensáis que me iba a ir yo sin mi momento preferido?

Todos habéis hablado de un momento divertido, tal.

Mi mejor momento es cuando estábamos encerrados en el estudio

y que escuchamos cómo había quedado "Mi música es tu voz".

Ese es mi momento y no os vais a ir de aquí sin cantarla.

Así que.

¿Podéis poner la letra?

(RÍEN)

A modo de karaoke.

Bueno, coged las posiciones que teníais.

Si no te conociera, si no estuviera aquí.

No habría encontrado la alegría de vivir.

Enciendes melodías que brotan en tu voz.

Que calman y apaciguan mi lucha interior.

Y aunque somos diferentes.

Nos une una obsesión.

Cantar es nuestra vida.

Y mi música es tu voz.

Cuenta con mi vida.

Que hoy la doy por ti.

Mi pasión, la quiero compartir.

A tu lado me siento seguro,

a tu lado no dudo,

a tu lado yo puedo volar.

A tu lado hoy brilla mi estrella,

a tu lado mis sueños,

se harán por fin realidad.

A tu lado.

Estamos hoy unidos cantando esta canción.

Mañana separados pero unido está el corazón.

Y aunque somos diferentes.

Nos une una obsesión.

Cantar es nuestra vida

y mi música es tu voz.

A tu lado me siento seguro

a tu lado no dudo,

a tu lado yo puedo volar.

A tu lado hoy brilla mi estrella,

a tu lado mis sueños

se harán por fin realidad.

A tu lado me siento seguro,

a tu lado no dudo,

a tu lado yo puedo volar.

A tu lado hoy brilla mi estrella,

a tu lado mis sueños

se harán por fin realidad.

A tu lado mi música es tu voz.

A tu lado mi música es tu voz.

A tu lado mi música es tu voz.

A tu lado mi música es tu voz.

A tu lado mi música es tu voz.

A tu lado mi música es tu voz.

A tu lado mi música,

mi música es tu voz.

(GRITAN)

(GRITAN)

(TODOS) ¡OT1! ¡OT1!

OT. El Reencuentro - Capítulo 3

Tras la emisión de los documentales, los seguidores de Operación Triunfo tuvieron la oportunidad de revivir alguno de los momentos más recordados de aquella primera edición. El casting de David Bisbal, sus ensayos con Chenoa o las actuaciones de Rosa son algunas de las imágenes que han quedado en la retina de todos. 

El espirítu de Operación Triunfo regresa a Televisión Española 16 años después. Llega la oportunidad de los nuevos concursanes de cumplir su sueño. 

Otras compras audiovisuales

El Consejo de Administración ha aprobado también hoy un contrato con DLO para la producción de 'Hotel Romántico', un espacio en el que un grupo de personas de más de 65 años viajará a un hotel de ensueño a fin de encontrar a su pareja ideal, y otro con El Torreón del Sol para la puesta en marcha de 'Dr. Romero', un nuevo programa de servicio público basado en la importancia de llevar una dieta saludable y evitar el sobrepeso.

También se ha dado luz verde al contrato de Soluciones Camiral y Joue Consultants para la producción de 'Por arte de magia', un talent show presentado por el mago Lari en el que los concursantes mostrarán a un jurado sus habilidades en el ámbito de la magia, el ilusionismo y el mentalismo.

Finalmente, el Consejo ha autorizado la producción de nuevos capítulos de las series 'Acacias 38' y 'Centro Médico', así como sendos contratos con Video Mercury Films y Sony Pictures para la adquisición de los derechos de emisión de diferentes largometrajes.

Plan de Internacionalización

Por último, el Consejo de Administración ha aprobado un 'Plan de Internacionalización' cuyos objetivos son apoyar la acción española en el exterior, tanto en el ámbito diplomático como en el de la lengua, la cultura y la empresa, así como reforzar la presencia exterior de la Corporación. Ambos objetivos se refuerzan mutuamente y son imprescindibles para que RTVE alcance una posición más sólida en un contexto crecientemente globalizado. El contenido del plan será presentado ante los medios, con presencia institucional y de la industria audiovisual española, a finales del próximo mes de mayo.

Televisión

anterior siguiente