Enlaces accesibilidad

Envases que dejan huella

  • La mitad del plástico que se produce en España se destina a la industria del envase y el embalaje
  • Los sectores de la alimentación y de la droguería representan el 85% de los productos envasados
  • 8 millones de toneladas de residuos plásticos acaban cada año en el mar

El escarabajo verde - Envases que dejan huella

Envases que dejan huella

Un documental de Carme Nicolás y David Ruiz
Imagen y Sonido: Cristian Marín y Jordi Sánchez
Montaje: Joanpep Nieto
Sonorización: Jaume Albert

El Escarabajo verde es el programa semanal de documentales de medio ambiente de La 2 de TVE que dirige y presenta Mario de la Mano, realiza Eduardo Laplaza y produce Luisa Miranda.

La mitad del plástico que se produce en España se destina a la industria del envase y el embalaje. Los envases, dado el estilo de vida actual, permiten comprar tiempo y comodidad. Pero como resultado dejan una estela de residuos difíciles de gestionar. Algunos plásticos, además, tardan siglos en biodegradarse, sin olvidar que la mayoría de ellos se elabora a partir del petróleo, un recurso no renovable con un enorme impacto ambiental.

El 85 por ciento de los productos envasados que hay en el mercado corresponden a los sectores de la alimentación y la droguería

El 85 por ciento de los productos envasados que hay en el mercado corresponden a los sectores de la alimentación y la droguería. Desde la industria del packaging, que engloba tanto a fabricantes de materias primas, como a productores de envases y embalajes -y que crece cada año un 3% a nivel mundial- se incide en la función esencial del envasado para evitar el despilfarro alimentario. Sin embargo, cada vez más voces claman por la necesidad de poner freno al derroche de materiales, de energía y de recursos que ello comporta.

No en vano, en España se consumen 3 millones de toneladas de plástico al año, de las que el treinta por ciento corresponden a envases. Hace 50 años cada habitante consumía 300 gramos al año de este material. Hoy en día el consumo es de 120 kilos. Y buena parte de los residuos que se generan acaban en los fondos oceánicos. Según un estudio reciente de la Universidad de Georgia, anualmente se vierten al mar 8 millones de toneladas de desechos plásticos.

Los sectores críticos con el uso indiscriminado del plástico, especialmente en embalajes de un solo uso, lamentan la tibieza de las administraciones para atajar el problema. El Parlamento Europeo, por ejemplo, acaba de aprobar una nueva normativa para acabar con las bolsas de plástico, pero no fija ni plazos ni objetivos concretos. También reprochan a la industria plástica que sus esfuerzos por reducir su huella ambiental se centren en la gestión de los residuos que produce, como la iniciativa “Cero Plásticos en Vertedero” para el año 2020.