Anterior "Las maldiciones", de la escritora argentina Claudia Piñeiro Siguiente Charla en directo con Marina o Mireya en #ComentandOT de rtve.es Arriba Ir arriba
tve

Curiosidades de Águila Roja: La máquina voladora

  • En el capítulo 81 Sátur está a punto de ser el primer hombre en volar

  • Utilizará una máquina voladora propulsada con su cuerpo. ¿Sería factible?

|

Un importante código trae de cabeza al monarca en el capítulo 81 de Águila Roja. Solo tiene que descifrarlo para construir la primera máquina de volar, 'un arma que les hará ganar muchas guerras'. Sátur es el elegido para probar el aparato, un dudoso honor que puede poner en peligro su vida, aunque solo Gonzalo parece consciente de ello. ¿Era posible ver una máquina voladora como la que vemos en Águila Roja?

La máquina voladora

Como bien explica Gonzalo de Montalvo el gran referente en aquella época hubiera podido ser Leonardo da Vinci. Sus tratados de aeronáutica datan de 1490. Se basan en el estudio del vuelo de las aves, así que en sus diseños encontramos aeroplanos con alas, aunque no nos consta que se alzara el vuelo con ellos. Probablemente, en los años siguientes, muchos más lo intentaron, pero no han trascendido.

Sí podemos hablar de otro hombre, el francés Besnier, quien en el XVII, inventó un aparato con cuatro alas de bisagra unidas por una varilla que se accionaban con los brazos y que con dos cuerdas estaban también atadas a los tobillos. Algo parecido a las alas con las que vemos practicar a Gonzalo. Tampoco sirvieron para volar.

Lo más cercano a la época de alguien que consiguiera levantar el vuelo se sitúa en 1742. Lo hizo el Marqués de Bacqueville, en París. Con 60 años, y una máquina de la que apenas tenemos datos, tan solo que llevaba como unas alas en una especie de planeador, logró cruzar el Sena de orilla a orilla. Se rompió una pierna al aterrizar sobre un bote de lavanderas. Pero fue todo un hito.

La máquina que vemos en Águila Roja bien podría haber existido. Y lo más probable también es que el probarla fuera mortal para el elegido. Menos mal que el Rey salvó a Gonzalo y Águila a su fiel Sátur.