Anterior Arroz de pulpo Siguiente Amelia, la musa de Francisco de Goya Arriba Ir arriba
El escarabajo verde - El último viaje del oso ondo

El último viaje del Oso Ondo

  • Los recortes presupuestarios para investigación han supuesto un duro ajuste

  • ¿Cortar el grifo financiero a la ciencia supone un ahorro?

|

Un documental de Mario de la Mano
Imagen y Sonido: Óscar Martínez Forcada y Alberto Novo
Montaje: Guillermo Durantes
Sonorización: David Beltrán

El Escarabajo verde es el programa semanal de documentales de medio ambiente de La 2 de TVE que dirige y presenta Mario de la Mano, realiza Eduardo Laplaza y produce Marta Vilanova

Los recortes presupuestarios para grupos de investigación, universidades, proyectos científicos, etc. han supuesto un duro ajuste que en el peor de los casos ha llevado a la interrupción de contratos de los investigadores y profesionales adscritos y al cierre de algunas entidades y programas. La cuestión es si cortar el grifo financiero a la ciencia supone un verdadero ahorro o una rémora más para salir de la crisis.

Para ejemplificar la grave situación que atraviesan nuestros científicos, “El Escarabajo Verde” ha compartido el tramo final de la última campaña de investigación de la Sociedad para el Estudio de los Cetáceos en el Archipiélago Canario (SECAC) y ha registrado la labor que realizan las biólogas marinas a bordo de su barco de expedición, el Oso Ondo. 

Esta ONG, con más de 20 años de trabajo a sus espaldas y que se centra en el estudio de las comunidades de cetáceos que viven o transitan por las islas Canarias, se ve obligada a cerrar por la falta de dinero y la imposibilidad de mantener su infraestructura y al equipo humano que hasta ahora se ha ocupado de los trabajos científicos. La parte final de la última campaña de cetáceos en las áreas de Canarias del proyecto “INDEMARES”, financiada con fondos Life de la Unión Europea y que pretende designar áreas marinas a proteger dentro de la red Natura 2000, nos sirve para observar el trabajo de campo previo al estudio científico, pero también para transmitir el compromiso, la ilusión y abnegación con que desarrollan su tarea este grupo de biólogas.

Pero el entusiasmo y las ganas de conservar y proteger con su labor a los cetáceos sirve de poco cuando a final de mes la entidad no tiene fondos para pagar facturas y cubrir las nóminas.

El caso de la SECAC es extrapolable a otros, uno más que constata la caída de financiación para instituciones y organismos de carácter científico. Testimonia la peligrosa deriva hacia la que nos conduce la crisis económica y que clausura proyectos tan interesantes y necesarios como el narrado en este “último viaje del Oso Ondo”.