Enlaces accesibilidad

Nutrición

Después del verano, ¡ponte en forma!

  • En septiembre los gimnasios vuelven a llenarse
  • ¿Es bueno hacer dieta estricta si practicas deporte a diario? 

|

Por
Para todos La 2 - Nutrición - Ponerse en forma

Si durante tus vacaciones has dejado a un lado el gimnasio y los buenos hábitos alimenticios para entregarte al placer de la vida relajada y las comidas con amigos a base de tentempiés hipercalóricos y bebidas gaseosas, probablemente al regresar a la báscula tu peso se habrá incrementado entre dos y tres kilos.

Así que en septiembre llega el momento de volver a hacer ejercicio y recuperar la silueta perdida. Los gimnasios se llenan de nuevos clientes con la buena voluntad de perder esos kilos de más de manera saludable y a medio plazo a base de ejercicio, pero ¿qué alimentación llevar cuando se somete al cuerpo al desgaste de una intensa sesión de spinning? ¿Es saludable hacer dieta estricta si realizamos ejercicio a diario? ¿Qué debemos comer después de ir al gimnasio? ¿Es mejor consumir proteínas y dejar a un lado los carbohidratos?

Después del ejercicio, toma una fruta

Eulàlia Vidal, nutricionista del programa de TVE Para todos La 2, nos alerta del peligro de no llevar un alimentación equilibrada cuando practicamos deporte con asiduidad: "Si no recuperamos la energía que gastamos durante la práctica de ejercicio, entonces aparece el cansancio excesivo, la falta de concentración y el bajo rendimiento".

"Es importantísimo comer después de hacer deporte, sobre todo carbohidratos. Nuestro cuerpo tiene un depósito de energía cargado de carbohidratos de los que tiramos cuando hacemos ejercicio. Si no recuperamos esos carbohidratos, es cuando aparece una gran sensación de agotamiento y mal humor. Lo primero que hay que hacer justo después de terminar el ejercicio es tomar un azúcar rápido para llenar este depósito, y el azúcar más rápido proviene de las frutas. Tomar un zumo de naranja después de hacer deporte es una buena opción", explica Eulàlia. 

Y a la media de hora de terminar el ejercicio... a por tu ración de carbohidratos

Recién terminado el ejercicio ingerimos una fruta y, justo media hora después, es necesario "tomar algún carbohidrato lento, como pan, un plátano o unas galletas María". Eulàlia recuerda que la ingesta de azúcar rápido y carbohidratos es absolutamente fundamental "sobre todo para niños que hacen actividades extraescolares y cuando llegan a casa tienen que concentrarse y hacer deberes". 

Tras ello, podrás llevar una dieta normal: comidas y cenas saludables y sin renunciar a ningún alimento, solo dejando a un lado la ingesta de grasas saturadas, bollería y  fritos (aunque de vez en cuando puedes darte un capricho). Una buena opción a tener en cuenta son las barritas energéticas: "Están bien como alternativa, porque aportan azúcar rápido y el carbohidrato lento en un mismo alimento que puedes llevar en el bolso y tomarlo donde quieras".

Las "cenas normales" deben ser algo más escasas cuando practicas ejercicio entre las 9 y las 11 de la noche. Siguiendo la pauta de ingerir un azúcar rápido después del ejercicio y un carbohidrato a la media hora, sí que deberás renunciar a cenas copiosas "como, por ejemplo, un entrecot. Es importante tomar proteínas, pero no hay que abusar de ellas porque una alimentación con una ingesta alta de proteínas y baja en carbohidratos acaba por acidificar el cuerpo. Es decir, el cuerpo se vuelve más ácido, lo que provoca el agotamiento".