Anterior Pescado a la sidra Siguiente José Mota vuelve a La 1 con 'El Acabose', su nuevo programa de humor Arriba Ir arriba
Informe Semanal - Evita, la muerte de un mito

Evita, la muerte de un mito

  • En julio de 1952 muere Eva Perón, dejando huérfano al Pueblo argentino

  • Evita fue la defensora de los 'descamisados' en un país dictatorial

|

Los vecinos de la Plaza de los Frutos se hicieron eco de la muerte de Eva Duarte de Perón. Pelayo no pudo evitar lamentarse por la desaparición de esta figura, que tanto hizo por el reconocimiento de los derechos de los obreros y las mujeres en Argentina. En honor a Evita, los de 'El Asturiano' brindan con vino el día de su fallecimiento.

Amar - La Plaza de los Frutos lamenta la muerte de Evita

Eva Perón es una de las figuras más controvertidas y contundentes de la escena política del siglo XX. Evita, como se la conocía popularmente, llegó a convertirse en la abanderada de los 'descamisados' durante la dictadura del General Perón.

Su muerte prematura, debido a un cáncer de útero, le convirtió en un mito y desde entonces su figura no ha parado de crecer. El 26 de julio de 1952 todos los relojes de Argentina se pararon a las ocho y veinticinco. Hora en que Evita se hace inmortal

Orígenes humildes

Detrás de los lujos y la ostentación se escondía una mujer de orígenes humildes. Eva Duarte conocía el hambre y el rechazo social. Era considerada 'hija ilegítima', ya que su padre nunca la reconoció. A pesar de ello, y sin derecho, Evita utilizó el apellido Duarte.

Toda su vida siguiente fue una lucha por escapar de la miseria y llegar a ser actriz, su sueño de la infancia. Tuvo unos comienzos difíciles como artista, pero su persistencia hizo levantar esas barreras y conseguir el éxito.

La mujer del pueblo

Su actuación fue determinante para que el general Perón llegase al poder en 1946. Es la época de una Argentina de contrastes: una parte de la sociedad enriquecida y millones de personas hambrientas.

Evita dedicó 18 horas al día ayudando a los más desfavorecidos, trabajando para que tuvieran pan para llevarse a la boca y zapatos que calzar.

Como primera dama, promovió el reconocimiento de los derechos de los trabajadores y de la mujer, entre ellos el sufragio femenino y realizó una amplia obra social desde la Fundación 'Eva Perón'.

En la etapa de su popularidad, Evita hizo una gira mundial, cuyo primer destino fue España. Aquí recibió la más alta condecoración que se podía anhelar, la Cruz de Isabel la Católica. Además, un parque de Madrid lleva su nombre.

Discurso 'descamisado'

Cuando 'la Perona' hablaba se hacía el silencio. Ella consiguió que el pueblo le escuchase. Su discurso era llano y emocional, con gran impacto popular.

Pero si por algo destacó el discurso de la argentina fue por usar la palabra 'descamisados'. Era el término que utilizaba para dirigirse a los trabajadores y que se convirtierón en todo un símbolo del peronismo.

Otra de las particularidades de sus sermones eran las palabras que dedicaba a la clase alta, igual de peyorativas que las que los 'ricos' utilizaban para referirse a los obreros.

Por eso, Eva Perón, si bien fue adorada por el pueblo, también fue odiada y despreciada por la alta sociedad, que se veía desplazada del poder por la concesión de derechos a la clase obrera. Esta 'oligarquía', como eran conocidos, pintaron en las paredes de las calles "¡Viva el cáncer!" días antes de la muerte de Evita.

Una vida de novela

El cine, el teatro y la música se han inspirado en la vida de esta mujer repleta de pasiones y de ambiciones. En 1975, el compositor inglés Andrew Lloyd Weber produjo el musical "Evita", escrito por Tim Rice.

La adaptación castellana de esta obra fue interpretada por Paloma San Basilio, que popularizó el tema "No llores por mí Argentina" en España y Latinoamérica. Madonna se pondría en la piel de Eva Perón en la versión cinematográfica sobre su vida.

Más de 50 años después la figura de 'la Perón' sigue estando presente en la memoria colectiva. En el orgullo herido del pueblo argentino, que cada 26 de julio llora la muerte de su Evita.