Enlaces accesibilidad

'Lo que más me gusta son los monstruos', la novela gráfica del año

  • Emil Ferris nos sorprende con una historia sobre monstruos reales e imaginarios
  • Un cómic que es el gran favorito a los Premios Eisner, con cinco candidaturas

Por
Fragmento de la portada de 'Lo que más me gusta son los monstruos'
Fragmento de la portada de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

Lo que más me gusta son los monstruos (Reservoir Books) es la novela gráfica del año? La respuesta es: Si. Algunos críticos aseguran, incluso, que es la mejor de los últimos 10 años. Una historia inolvidable por lo que cuenta, por cómo lo cuenta y por las circunstancias en las que se ha escrito.

Un clásico instantáneo que ha sido elegida la novela gráfica del año en más de 60 listas anglosajonas, ha vendido más de 70.000 ejemplares en EE.UU. y es la favorita a los premios Eisner con cinco candidaturas: Mejor Novela Gráfica del año, Mejor diseño de publicación, Mejor autor completo, Mejor Colorista y Mejor rotulista. También ha logrado dos premios Ignatz y una nominación a los prestigiosos premios Hugo, que premian lo mejor de la ciencia ficción.

Lo más sorprendente de todo es que su autora, Emil Ferris, escribió esta novela gráfica como parte de la terapia para superar una gravísima enfermedad que la dejó paralizada de las piernas y de una mano y que, gracias a su tesón y esfuerzo ha logrado recuperarse; lo que ella atribuye al poder sanador del arte

Una historia que nos invita a reflexionar sobre los verdaderos monstruos, como los que odian a los demás simplemente por ser diferentes, y que trata temas universales como el Holocausto judío y la Alemania Nazi, el racismo, la familia, el acoso escolar, la corrupción moral y el amor por el arte. Y que también es una inolvidable historia de superación. Uno de esos títulos que marcan una época. y en el que es tan importante lo que se cuenta como la forma de contarlo.

Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'
Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

Una niña-lobo

La protagonista de la historia es Karen Reyes, una niña de diez años que vive en el Chicago de finales de los sesenta. Y que lleva un diario gráfico donde se refleja su pasión por las películas de Serie B y las revistas pulp de monstruos. Se imagina a sí misma como una niña-lobo vestida de detective y se propone investigar el misterioso asesinado de su enigmática vecina, Anka Silverberg, una superviviente del Holocausto.

Esta imaginación desbordada es una forma de escape de la realidad que la rodea, ya que su madre está muy enferma y los niños del colegio no dejan de acosarla. Su único respiro es el arte, al que accede gracias a su hermano, un artista bohemio que logra disparar su imaginación.

Y todo esto en mitad de una de las épocas de mayor desengaño de la sociedad norteamericana, con las protestas por la igualdad racial de finales de los años 60 en Estados Unidos y la guerra del Vietnam (el hermano de Karen tiene que incorporarse a filas). Una historia con numerosas capas, ramificaciones e interpretaciones, que podemos leer una y otra vez, ya que siempre descubrimos cosas nuevas.

Por la igualdad y contra los auténticos monstruos

Completan el reparto una serie de secundarios dignos de una mala película de terror, como el casero del edificio, que también es un mafioso a tiempo parcial, su cotilla esposa y el Sr. Chugg, un ventrílocuo de extrañas costumbres. Además de los extraños pero irresistibles amigos de Karen. Detrás de toda esta serie de personajes, a cual más curioso, se esconde un canto por la igualdad de todas las personas, por muy diferentes que seamos unos de otros.

También es un poderoso relato sobre los padecimientos de los judíos en la Alemania Nazi, (sin caer en el sensacionalismo) y una reivindicación del poder sanador del arte como algo que puede ayudarnos a superar nuestras limitaciones y hacernos mejores de lo que somos.

Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'
Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

Y un relato sobre los auténticos monstruos, esos seres humanos que se creen mejores que los demás y cuya única forma de demostrarlo es aprovecharse de ellos; humillándolos, torturándolos o, simplemente, mirándolos por encima del hombro. Esos monstruos que acechan dentro de nosotros mismos y que debemos mantener a raya.

Frente a estos monstruos reales que dominan la sociedad moderna se alzan los monstruos clásicos de la Universal: el Hombre Lobo, Drácula, Frankenstein, el Monstruo de la Laguna negra... que aparecen como el triunfo de la imaginación. Esa imaginación que permite a la joven protagonista refugiarse en un mundo donde todo es más inocente y donde los monstruos no son tan terribles, porque nos ayudan a escapar del mundo real. El mundo de la imaginación, cuyo poder puede llegar a derrotar a esos monstruos reales. Porque la mente es, al fin y al cabo, nuestro órgano más poderoso.

Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'
Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

Visualmente sorprendente

Además de este absorbente relato literario con varias capas, que está contado como una sucesión de historias dentro de historias y con un suspense digno de la mejor novela de detectives, el cómic destaca por su aspecto visual, cuidado hasta el más mínimo detalle. 

Para empezar, ya que es la historia de una niña, está contada como si fuera su diario. Las páginas imitan a las de un diario, con hojas con rayas, sobre las que Karen dibuja día a dia sus impresiones, ilustrándolas con sus dibujos de monstruos.

Monstruos que son un homenaje a las viejas películas de monstruos de la Universal y de los años 50, pero también a los famosos cómics de EC, también de los 50.

Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

Además la historia está contada con bolígrafos de colores. Para imitar lo que haría una niña, y también porque esos lápices de colores formaron parte de la terapia que ayudó a Emil Ferris a recuperar la movilidad de su mano derecha (os lo contamos en el último apartado de este artículo).

Sin olvidar la rotulación, que demuestra lo importante que es este apartado en un cómic, ya que se integra a la perfección con los dibujos y sirve para subrayar los momentos más destacados del relato. Pocas veces dibujo y rotulación se han integrado con tanta potencia visual como en este libro

Un festín visual que hace de la lectura del cómic toda una experiencia estética. Y que ha servido para que esta obra sea la favorita a los próximos Premios Eisner (los más importantes del mundo del cómic) con cinco nominaciones (Mejor Novela Gráfica del año, Mejor diseño de publicación, Mejor autor completo, Mejor Colorista y Mejor rotulista)

Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'
Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

La imaginación y el cómic como terapia

Este triunfo del arte y la imaginación sobre los monstruos reales también ha sido fundamental para la recuperación de su autora tras una grave enfermedad. Porque esta sorprendente historia es la primera novela gráfica de Emil Ferris, ¡a sus 57 años!.

Antes de dedicarse al cómic era ilustradora médica y técnica, además de diseñadora de juguetes (por ejemplo, diseñaba las figuritas que regalan dne McDonalds). pero en 2001 contrajo el virus del Nilo Occidental. Una grave enfermedad que la dejó paralizada de cintura para abajo y le hizo perder la movilidad de la mano derecha, con la que dibujaba. Tuvo que seguir un largo periodo de reaprendizaje y se matriculó en el Art Institute de Chicago, donde se ejercitó en nuevas técnicas (dibujo y texturas con bolígrafos de colores), hasta recuperar el control de su mano. También logró volver a caminar, aunque sea con muletas.

Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'
Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

Páginas de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

De las 50 editoriales a las que presentó el proyecto, 48 se lo rechazaron. Al final se lo publicó Fantagraphics con el éxito de crítica y público que os hemos comentado. E incluso se va a rodar una película dirigida por el gran director Sam Mendes (American Beauty). Actualmente Alison trabaja en la segunda parte de esta historia que esperamos que esté finalizada para finales de año (en total serán más de 800 páginas)

Destacar la excelente edición española por parte de Reservoir Books, que respeta el diseño original del libro y conserva toda su fuerza visual. Y el excelente trabajo de maquetación y rotulación de Toni Mascaró y Sergi Puyol, así como la impecable traducción de Montse Meneses Vilar.

Portada y página de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

Portada y página de 'Lo que más me gusta son los monstruos'

RTVE

anterior siguiente