Enlaces accesibilidad

Cumbre del Clima

La Cumbre del Clima afronta su jornada final con negociaciones "in extremis" y una prórroga más que probable

Por
La Cumbre del Clima afronta su jornada final con negociaciones "in extremis"

La Cumbre del Clima COP25 de Madrid no termina de vislumbrar un horizonte claro después de más de diez intensas jornadas. El encuentro de la ONU afronta su último día y las negociaciones avanzan muy lentas debido a los escollos más importantes, los ya previstos, con reuniones "in extremis" que provocan que se asuma ya casi como inevitable tener que "ir a la prórroga" hasta el sábado, algo habitual en los veinticinco años de historia de estas cumbres.

Las partes que trabajan en el documento final de la cumbre estudian desde esta mañana los textos que les han entregado los facilitadores, entre los que se encuentra la ministra española en funciones de Transición Ecológica, Teresa Ribera. En declaraciones a los medios, Ribera ha asegurado que en este momento, "normal en todas las cumbres", los facilitadores "hemos llegado hasta donde podíamos llegar" y ahora toca "alcanzar el consenso o el equilibrio".

Este equilibrio debe dejar claro "cuáles son los elementos en los que es imposible llegar a un acuerdo por estar vinculados a otras negociaciones e identificar los puntos en lo que se puede ceder o no", ha subrayado la ministra a horas del cierre de la cumbre.

Tras la clausura oficial de las actividades del pabellón de España en la Zona Azul de la COP25, Ribera ha explicado que "en este momento todo el mundo ha tenido acceso por primera vez a los textos retocados por los facilitadores y las distintas partes están haciendo su evaluación".

Un plenario con todas las opiniones

Así, la Presidencia, liderada por la ministra chilena de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, "está teniendo reuniones bilaterales y va a organizar un plenario con las opiniones recogidas de todos ellos, donde dará las pistas sobre cómo se quiere seguir trabajando". La ministra ha subrayado que "no es descartable" que, una vez escuchadas las opiniones de todos y la Presidencia tenga una conclusión "sobre qué temas están maduros y cuáles no lo están, encargue que se siga trabajando en éstos".

Que se alargue o no la cumbre "va a depender mucho de cómo los países reaccionen en ese plenario", ha matizado Ribera, para agregar: "depende de cómo vayan las consultas bilaterales y los textos, decidirá si trabaja en una nueva versión o considera que son cosas menores y pueden seguir adelante".

"Tanto si hay muchos comentarios de fondo como si hay sólo algunos, el preparar los textos y editarlos lleva horas", ha asegurado la ministra, lo que hace pensar que "muy probablemente" no sea hasta esta noche cuando, "en el mejor de los casos", se pueda llegar a un plenario con las decisiones razonablemente consensuadas.

Contabilidad de los mercados de carbono

Uno de los puntos más controvertidos, ha recordado, es cómo garantizar la contabilidad correcta para construir los mercados de carbono globales y para poder saber que las toneladas de CO2 que se computan en los mercados nacionales e internacionales responden "a una única realidad y no a una realidad contada dos veces", lo que se conoce como "doble contabilidad".

La robustez contable de estos mecanismos es uno de los puntos defendidos por España y otras delegaciones, que quieren evitar que tanto los países que venden el derecho de emisión como los que los compran apunten esa unidad en la contabilidad de sus contribuciones nacionales (NDC) para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

"Es uno de los temas más complicados", ha dicho, coincidiendo con organizaciones como Amigos de la Tierra que, además, ha asegurado esta misma mañana que tal y como está prevista la letra pequeña de los mercados de carbono no se va a evitar completamente esa doble contabilidad.

Aumento de las contribuciones nacionales

Por otro lado, Ribera espera que se pueda mantener en un acuerdo final el llamamiento a invitar a las partes a incrementar sus contribuciones nacionales de reducción de emisiones (NDC) en 2020, pese a que algunos países quieren retrasar su publicación hasta 2023 y, además, este jueves se oponían a hacer una invitación a aquellos que quisieran asumirlo.

Finalmente, Ribera ha valorado los pasos pasos dados por la UE, como la aprobación del Green New Deal y el compromiso se ser neutrales en carbono en 2050.

El viernes amanecía con la noticia de que la última cumbre del año de la Unión Europea lograba fijar el compromiso de alcanzar la neutralidad climática en 2050, es decir, emitir solo el CO2 que pueda absorber la UE, aunque se trata de una victoria incompleta, ya que Polonia no la ha suscrito, lo que supone un importante contratiempo porque sin unanimidad el acuerdo no es legalmente vinculante.

Esta COP25 también será recordada por un perfil bajo de Estados Unidos -segundo país más contaminante de CO2 y principal emisor per cápita, que ha solicitado formalmente su baja del Acuerdo de París-. Su falta de protagonismo ha contrastado con la "delegación alternativa" al Gobierno federal, para demostrar que son muchos los estadounidenses que todavía están ahí en la lucha climática.

Guterres apela a lograr más ambición

En esta última jornada prevista de COP25, el secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, ha hecho un llamamiento a todos los países para que envíen un mensaje de "ambición" y les ha instado a alinear sus objetivos climáticos con los de la ciencia para que la temperatura no supere los 1,5 grados a final del siglo.

El responsable de la ONU ha publicado en su cuenta de twitter este mensaje acompañado de un vídeo de apenas un minuto grabado en la sede de la COP, con el logotipo de la cumbre al fondo.

El mandatario ha reclamado también un fuerte "espíritu de compromiso", necesario para una conclusión satisfactoria de los reglamentos relacionados con el Acuerdo de París.
 

Noticias

anterior siguiente