Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

En el espacio "Vamos a cambiar el mundo", en colaboración con la plataforma social Change.org, hoy abordamos una petición para que el Gobierno de España declare el estado de emergencia climática, tal y como ha hecho recientemente el Parlamento británico. Carles Mesa charla con Gerard Porta, estudiante de Ingeniería de las Energías en la Universidad Politécnica de Cataluña y creador de la petición (www.change.org/EmergenciaClimatica).

416,7 partes por millón. El CO2 es necesario para la vida, sin él, la temperatura media en la Tierra sería 15 grados menor, inhabitable. El problema viene cuando a los gases preexistentes en la atmósfera se añaden otros de forma artificial. Es lo que estamos haciendo. El termómetro sube cada vez más y se produce ese calentamiento global del que tanto hemos oído hablar. Lo peor es que los niveles aumentan cada vez más rápido.
 

Iberoamérica está cada vez más preocupada por la desigualdad y el cambio climático, según declaran 9 de cada 10 ciudadanos. Así lo refleja el informe ?Las empresas con propósito y el auge del cuarto sector en Iberoamérica?, realizado por la Secretaría General Iberoamericana y la IE University, que se presentó el 8 de mayo en Madrid y que aporta hojas de ruta para la consecución de los ODS de la Agenda 2030. Hablamos de las conclusiones de este informe y de la encuesta sobre el papel de las empresas en la creación de una economía más justa y sostenible, con Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana.

El planeta ha lanzado ya su voz de alarma: un millón de especies animales y vegetales se encuentran en riesgo de extinción, muchas en las próximas décadas, a menos que haya un cambio radical en los métodos de producción y consumo, según advierte el mayor informe sobre biodiversidad hasta la fecha.
El análisis de la Plataforma Intergubernamental en Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES), presentado este lunes en la Unesco, subraya la responsabilidad humana en esta situación límite porque los cambios en el uso de la tierra y el mar y la explotación directa de ciertos organismos son los principales culpables.
El cambio climático, la contaminación y las especies exóticas invasoras completan esa combinación, que ha llevado a que la tasa de extinción actual sea ya "entre decenas y cientos de veces más alta que el promedio experimentado en los últimos diez millones de años".

Hablamos del cambio climático y de los movimientos ciudadanos que han surgido para liderar la lucha contra esta amenaza medioambiental y concienciar sobre la necesidad de llevar a cabo un desarrollo sostenible. Entre ellos el movimiento Fridays For Future, pilotado por la activista sueca de 16 años, Greta Thumberg. Pues ahora les damos a conocer un movimiento nacido en España y que pretende aglutinar a ciudadanos, empresas e instituciones en esta lucha por la sostenibilidad. Se llama Piel de Atún y hablamos con su fundador, Luis Prieto.

Este martes ha terminado, en el Reino Unido, una semana de protestas que -bajo la bandera de la desobediencia civil- han exigido a los políticos británicos que se tomen en serio el cambio climático y recorten las emisiones de CO2. Las movilizaciones han bloqueado varios espacios públicos y han acabado con más de 1.000 detenidos. Los tradicionales autobuses rojos de dos pisos han sido sustituidos estos días en el centro de Londres por tiendas de campaña, tenderetes informativos y hasta un velero rosa convertido en plataforma musical con dijey incluido. Son los activistas de Extinction Revelion, un movimiento contra el cambio climático cuya protesta ha coincidido con los días más calurosos en lo que llevamos de año en la capital británica. Una amplia representación parlamentaria, a excepción del partido conservador, se ha reunido con la joven activista e icono de las protestas, Greta Thumberg, quien ha mostrado su apoyo a los manifestantes. Las protestas, que duran ya varios días, han colapsado diferentes puntos de Londres y han bloqueado algunas infraestructuras de transporte.

Estamos en Semana Santa, pero no todos los tambores acompañan a las procesiones convencionales. Hace dos días, en Barcelona, desde la Plaza de Cataluña hasta la de San Jaume tuvo lugar un especial paso, también dramático, también lento, también con costaleros, y con un mártir: el planeta Tierra. Lo desarrolló el movimiento Extinction Rebellion, que esta semana en todo el mundo intenta hacerse oír a golpe de acciones no violentas. En Londres ya han detenido a 300 personas. Quieren la verdad sobre la crisis climática y que los gobiernos actúen de forma contundente. Al igual que otro movimiento, el liderado por los jóvenes de Fridays For Future, que hace un mes llamaron a la huelga general escolar y que preparan nuevas movilizaciones para la próxima semana. Mientras tanto otra chispa se ha encendido, el de las Madres por el Clima, que claman por la salud de sus hijos.

En Brasil, al menos diez personas han muerto por la gran tromba de agua que cayó hace dos días en Río de Janeiro. Los daños son innumerables y hay más de un millar de desalojados. La zona sur ha sido la más afectada, especialmente la favela de Morro da Babilonia donde han recuperado los cuerpos de dos hermanas sepultadas por un deslizamiento del terreno. En una noche ha caído tanta agua como la que suele caer durante todo el  mes de abril.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el expresidente estadounidense Barack Obama han mantenido un encuentro en Sevilla, donde han participado en la inauguración de la Cumbre Mundial del Turismo.

Según fuentes de Moncloa, durante la reunión, que ha durado media hora, han hablado sobre todo de los jóvenes, de sus desafios y sobre cambio climático.

En su cuenta de Twitter, Sánchez ha señalado que ha compartido con Obama "un interesante intercambio de ideas sobre la lucha contra el calentamiento global".

El cambio climático es un problema en el Sáhara. La expansión rápida del desierto está provocando que regiones como el Sahel se estén calentando 1,5 veces más rápido que el resto del planeta. En 2008, la Unión Africana comenzó a construir una Gran Muralla Verde, más de 8.000 km de largo y 15 de ancho, desde Senegal a Djibouti. El objetivo: concienciar y proteger los árboles y las plantas, además de evitar el sobrepastoreo.