arriba Ir arriba

Científicos británicos han alertado del desprendimiento de uno de los icebergs más grandes de la Antártida. Creen que la rotura se produjo entre el lunes y el miércoles y esperan que no se desplace mucho ni muy rápido. Su extensión es de 5.800 kilómetros cuadrados, como la provincia de Alicante, o casi diez veces la superficie de la ciudad de Madrid.

  • El presidente de EE.UU. alega que el acuerdo de París perjudicaría el empleo, la industria de combustibles fósiles y el crecimiento económico
  • No contempla la inversión en renovables, un potencial de creación de empleo
  • La industria agroalimentaria, una de las más perjudicadas a largo plazo
  • Trump se enfrenta a algunas de las compañías y petroleras más importantes

La comunidad internacional ha reaccionado con una mezcla de indignación y decepción tras la decisión de Donald Trump de abandonar el Acuerdo de París contra el cambio climático. Incluso Reino Unido, país socio incondicional de EE.UU., ha manifestado su rechazo a la posición de Trump. Así lo ha expresado este viernes Theresa May en un comunicado y directamente al presidente estadounidense Donald Trump en una conversación telefónica en la noche del jueves.

Desde Francia, el primer ministro francés, Édouard Philippe, ha calificado este viernes de "calamitosa" la decisión, pero se ha mostrado convencido de que muchas ciudades de Estados Unidos van a continuar su acción contra el calentamiento global. El jueves, el jefe de Estado galo Emmanuel Macron invitó a "todos los científicos, emprendedores y ciudadanos" implicados en la lucha contra el cambio climático a que vayan a trabajar a Francia, después de que Trump haya "dado la espalda al mundo".

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, ha instado este jueves a que la Unión Europea (UE) y China lideren la aplicación del acuerdo del clima de París. "No hay marcha atrás en la transición energética", ha dicho, y ha asegurado que "China y la UE coinciden en la necesidad de soluciones internacionales. En ningún campo es esto más importante que en el liderazgo de la transición global a las energías limpias y la implementación completa (...) del acuerdo del clima de París", ha dicho el político luxemburgués durante la XII cumbre empresarial UE-China.

Donald Trump ha decidido "irreversiblemente" sacar a EE.UU. del acuerdo contra el calentamiento global, un pacto en ql que su predecesor Obama tuvo un papel protagonista. Naciones de las casi 200 firmantes de los Acuerdos de Paris, ONG e incluso varios de los Estados de EE.UU., han rechazado abiertamente la decisión del presidente estadounidense. Incluso Reino Unido, país socio incondicional de EE.UU., ha expresado su rechazo y decepción por la decisión de Donald Trump de abandonar el Acuerdo de París contra el cambio climático. Así lo ha manifestado este viernes Theresa May en un comunicado y en la noche del jueves directamente al presidente estadounidense Donald Trump en una conversación telefónica. May ha recalcado a Trump que Reino Unido sigue comprometido con el acuerdo firmado por casi 200 países en 2015, destinado a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en los próximos años "para proteger la prosperidad y seguridad de las futuras generaciones", ha indicado Downing Street.

Desde Francia, el primer ministro francés, Édouard Philippe, ha calificado este viernes de "calamitosa" la decisión, pero se ha mostrado convencido de que muchas ciudades de Estados Unidos van a continuar su acción contra el calentamiento global. El jueves, el jefe de Estado galo Emmanuel Macron invitó a "todos los científicos, emprendedores y ciudadanos" implicados en la lucha contra el cambio climático a que vayan a trabajar a Francia, después de que Trump haya "dado la espalda al mundo".

El presidente de EE.UU.Donald Trump, ha anunciado su intención retirar al país del Acuerdo de París para la lucha contra el cambio climático. De esta manera, EE.UU. se quedará solo junto a Nicaragua y Siria, los únicos dos países no firmantes de los compromisos adoptados en París por casi 200 naciones a finales de 2015.
El mandatario norteamericano ha asegurado que intentará negociar un acuerdo climático "mejor" que el de París, ya que el tratado suscrito en la capital francesa es "ejemplo de un trato que es desventajoso para Estados Unidos". Una de las razones que ha esgrimido para justificar su decisión es que "necesita todas las formas de energía estadounidense disponible" o "estará en grave riesgo de caídas y apagones". Así lo ha manifestado mientras ha indicado que su Gobierno "cesará todas las implementaciones" de los compromisos climáticos alcanzados en París a finales de 2015.