Enlaces accesibilidad

Elecciones europeas

Sánchez y Macron coinciden en buscar una alianza progresista que frene a la ultraderecha

  • Con el fin del bipartidismo en la Eurocámara, la familia socialistas y los populares deben pactar con liberales y verdes
  • Buscan esta alianza ante la amenaza de que formaciones eurófobas o de ultraderecha se agrupen en el Parlamento Europeo

Por
Sánchez aborda con Macron la alianza de socialdemócratas y liberales en Europa

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se ha reunido la noche de este lunes con su homólogo francés, Emmanuel Macron, para analizar los resultados de las elecciones europeas y con la vista puesta en una alianza progresista que frene a la ultraderecha en el Parlamento Europeo.

El jefe del Ejecutivo español ha sido recibido sobre las 20.00 horas en la escalinata de acceso al Palacio del Elíseo por el presidente francés, con el que posteriormente ha compartido una cena de trabajo a base de productos franceses.

El encuentro, que se ha desarrollado en un ambiente de "excelente sintonía" según Moncloa, ha tenido lugar en el antiguo despacho del expresidente Nicolás Sarkozy, ahora reconvertido en comedor y ha contado con la presencia del secretario general de Asuntos Internacionales, Unión Europea y G-20, José Manuel Albares, por la parte española, y del asesor internacional de Macron, Clement Baune, por la francesa.

Asimismo, la reunión ha servido para analizar los resultados de las elecciones europeas tanto a nivel nacional como europeo. Sánchez y Macron, que lideran sus respectivas familias políticas, la socialista y la liberal, han compartido el deseo de buscar una alianza progresista y europeísta en el Parlamento Europeo "de claro rechazo a la ultraderecha", según han indicado fuentes de Moncloa.

Posible acuerdo de eurófobos y ultraderecha

Ambos han coincido en trabajar estrechamente para lograr esta alianza ante la amenaza de que formaciones eurófobas o de ultraderecha como la Liga, UKIP o Agrupación Nacional de Le Pen lleguen a un acuerdo para agruparse en el mismo grupo.

Con los resultados de las elecciones celebradas el pasado domingo, el Partido Popular Europeo (PPE) y la Alianza de los Socialistas y Demócratas (S&D) han dejado de sumar la mayoría absoluta con la que hasta ahora venían gobernado el Parlamento Europeo, por lo que a partir de ahora necesitarán pactar con liberales o Verdes

El partido de Macron, La República en Marcha, con 21 eurodiputados, será la delegación más numerosa dentro del bloque Alianza de Liberales y Demócratas (ALDE), en la que se integra Ciudadanos. Con 105 representantes en la Eurocámara, es la tercera fuerza --por detrás de los socialistas y del Partido Popular Europeo (PPE), la más votada con 180 escaños-- en el Parlamento Europeo.

El PSOE será el partido con más peso dentro del grupo de los socialistas europeos en la futura Eurocámara, por delante de delegaciones que en otras ocasiones eran de mayor tamaño, como la alemana, la francesa o la italiana.

En concreto, los socialistas españoles aportarán 20 eurodiputados al grupo de Socialistas y Demócratas (S&D), que contaría en total con 152 representantes, según las últimas estimaciones de la Eurocámara. Por detrás del PSOE se situaría el Partido Demócrata italiano (PD), con 18 eurodiputados.

Renovación de cargos

Además, el encuentro ha servido a ambos dirigentes para intercambiar puntos de vista sobre la renovación de cargos en las instituciones europeas tras los comicios de este domingo, coincidiendo en que deben reflejar la nueva mayoría en el Parlamento Europeo, que ya no es sólo del PPE, sino que ahora incluye a los socialdemócratas y a los liberales.

Precisamente, Macron y Sánchez coincidirán este martes en una cumbre de los Veintisiete en Bruselas en las que se empezará a abordar el reparto de puestos en las elecciones europeas celebradas durante los últimos días en los países del bloque.

Allí deberá empezar a conformarse la nueva Unión Europea. Por eso, cobra más relevancia que Sánchez fuese el primer líder en ser recibido personalmente tras las elecciones europeas por el gobernante francés, quien el domingo por la noche ya había hablado por teléfono con la canciller alemana, Angela Merkel.

El Gobierno español no esconde que aspira a un "papel importante" en las instituciones europeas durante esta legislatura, como este mismo lunes reconoció el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell.

La cena de trabajo también ha servido para que los presidentes español y francés hayan analizado la Agenda Estratégica de la UE 2019-2024 que, para España, pasan por construir una Europa más social.

Noticias

anterior siguiente