Enlaces accesibilidad

Austria

La destitución del ministro del Interior austríaco provoca la salida de los miembros de ultraderecha del Gobierno

  • El canciller considera que el titular de Interior debe dimitir hasta que se aclare el caso de corrupción de su partido
  • Todos los ministros del ultraderechista FPÖ abandonan la coalición en protesta contra la decisión de Kurz

Por
El ministro del Interior austríaco, Herbet Kickl, este lunes en rueda de prensa en Viena
El ministro del Interior austríaco, Herbet Kickl, este lunes en rueda de prensa en Viena. REUTERS / LEONHARD FOEGER

El canciller en funciones de Austria, Sebastian Kurz, ha propuesto este lunes la destitución del ministro del Interior, el ultraderechista Herbert Kickl, al presidente, para poder esclarecer por completo todos los aspectos del escándalo de corrupción que el sábado provocó la dimisión del líder del partido FPÖ y que ha motivado el adelanto electoral en el país. Acto seguido, los miembros de Gobierno del partido de ultraderecha han anunciado que abandonan el Ejecutivo, por lo que pasarán a la oposición.

El FPÖ tenía cinco ministerios en el actual Gobierno en funciones con el Partido Popular (ÖVP): Interior, Defensa, Exteriores, Transportes y Sanidad. 

Kickl y Kurz se han reunido este lunes para analizar la situación tras la revelación de una supuesta oferta de adjudicaciones en Ibiza a un oligarca ruso que ha desatado una crisis de Gobierno durante el fin de semana. 

El canciller considera que Kickl debe dimitir porque era secretario general y responsable de las finanzas del partido cuando se grabó el vídeo clandestino en el que el líder del FPÖ y el vicecanciller, Heinz-Christian Strache, se mostraba dispuestoa dar contratas públicas a cambio de financiación ilegal. Además, el canciller no cree que su permanencia en el Ministerio del Interior sea compatible con la investigación sobre el vídeo.

Todo Noticias Mañana - Austria, una crisis a dos bandas

Los ministros del FPÖ abandonan el Gobierno

El anuncio de Kurz ha desencadenado la salida de los miembros de Gobierno del FPÖ, que cumplen con su amenaza en protesta por la destitución del responsable de Interior y pasarán ahora a la oposición. Es más, el partido ha asegurado que no descarta apoyar una moción de censura contra el canciller.

Kickl regenta el Ministerio desde 2017, y es conocido por su polémica política de seguridad nacional e inmigración en Austria. Pretendía aumentar las fuerzas policiales y colocar una "línea cero" para los migrantes, y muchos lo consideran el cerebro de la formación.

El líder popular había puesto la salida de Kickl como condición a mantener la coalición, pero daba por sentado que el FPÖ acabaría abandonando el Gobierno. Ahora nombrará a expertos o altos funcionarios para asumir las carteras vacantes con el objetivo de "asegurar la estabilidad". Según el canciller, Kickl ya debería haber dimitido para ayudar a una "aclaración íntegra" de lo sucedido. 

Entretanto, la oposición socialdemócrata ha exigido la creación de un Ejecutivo de expertos durante el periodo de transición hasta las elecciones anticipadas, que se celebrarán en septiembre. 

Los partidos se preparan para la precampaña

La ruptura del Gobierno de coalición se produce a apenas seis días de las elecciones europeas, en un momento en que Europa se prepara para el avance de las fuerzas de extrema derecha.

Pero  los partidos tienen la vista puesta en las elecciones de septiembre. Kurz ha dicho que solo su partido puede asegurar la estabilidad y aspira a la mayoría absoluta sin ultras ni socialdemócratas. Por su parte, el SPÖ responsabiliza al canciller de la crisis por haber permitido un Gobierno con el FPÖ.

Sin embargo, el escándalo parece haber tenido un bajo impacto en los ultraderechistas, ya que un sondeo de la televisión OE24 les da el 18% de los votos, solo cinco puntos menos que antes de la filtración del vídeo. 

Noticias

anterior siguiente