Enlaces accesibilidad

Casado, Rajoy, Aznar, Santamaría y Cospedal, dos días de reencuentros históricos en el PP

  • Moreno juntará en su toma de posesión a Casado, Rajoy y Santamaría, imagen que no se repite desde el Congreso
  • Todos ellos acudirán también a la Convención Nacional, con intervenciones muy esperadas de Rajoy y Aznar

Por
Casado, Rajoy y Santamaría, en el Congreso Extraordinario del PP de 2018
Casado, Rajoy y Santamaría, en el Congreso Extraordinario del PP de 2018 EFE

El nuevo PP y el viejo PP, juntos de nuevo. El ya presidente de Andalucía, Juanma Moreno, conseguirá este viernes una fotografía que no se ha repetido desde el Congreso Nacional del PP del pasado julio. El expresidente Mariano Rajoy, el actual líder del PP, Pablo Casado, y la exvicepresidenta y rival de Casado en las históricas primarias, Soraya Sáenz de Santamaría, asistirán al Parlamento andaluz a la toma de posesión del único presidente de la Junta no socialista de la historia

Todas las miradas se dirigirán a los tres expesos y pesos pesados del PP con una vinculación directa con el recién investido presidente andaluz. Moreno es hijo político de Rajoy- él lo nombró secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad en 2011 y puso al frente del PP de Andalucía en 2014 en una dura batalla por el control del partido regional entre el sector de Sáenz de Santamaría y el de de María Dolores de Cospedal, que ganó la primera-.

Por otro lado, Moreno fue uno de los principales apoyos de la exvicepresidenta cuando se enfrentó a Casado para liderar el PP. El 'barón' en Andalucía fue una apuesta directa de Santamaría cuando fue designado como candidato autonómico y debe así, en parte, tanto a Rajoy como a Santamaría su ahora triunfo político.

Pero finalmente será Casado quien pueda rentabilizar este inédito triunfo en Andalucía al conseguir que, con el peor resultado de la historia de los 'populares' en la comunidad, termine ocupando el Palacio de San Telmo (Sevilla), del que los socialistas han sido dueños cerca de cuatro décadas. Modelo que el PP quiere exportar ahora a otras comunidades y a La Moncloa. Eso sí, Ciudadanos y Vox, mediante.

El líder del PP se volcó como nunca lo ha hecho un presidente nacional en la campaña en Andalucía y vende ahora el éxito de Moreno también como propio. Mención aparte que en las negociaciones para cerrar el acuerdo de investidura con Vox y el pacto de Gobierno con Ciudadanos mucho se ha decidido en Madrid, con reuniones pilotadas directamente por el secretario general del PP, Teodoro García Egea.

Moreno consigue así que de su llegada al Gobierno de Andalucía se alegren unos y otros y todos le arroparán en su gran día, este viernes.

Rajoy, dos días de inusual actividad pública

Y si Moreno conseguirá unir en Sevilla a los exrivales Casado y Santamaría, el actual presidente del PP se apuntará el tanto de juntar, aunque no en el mismo día, a Mariano Rajoy y José María Aznar en la Convención Nacional ideológica del PP con dos intervenciones muy esperadas y que se analizarán al milímetro, por lo que se diga y por lo que no.

En un fin de semana frenético para el PP, cuando finalice la toma de posesión en Andalucía, Casado, Rajoy, Santamaría y Moreno viajarán a Madrid donde arranca este viernes la convención con la que el partido pretende un "rearme ideológico" de cara a los comicios que llegan: elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo; y elecciones generales adelantadas este 2019 o en 2020, si aguanta Pedro Sánchez hasta el final de legislatura.

Muy poco se ha visto y oído al expresidente Rajoy tras su abrupta salida del Gobierno después de la moción de censura de junio de 2018 y su dimisión como presidente del PP, inmediatamente después de la moción, por lo que es más que inusual que dos días seguidos participe en actos políticos. 

Dijo que no intevendría en el Congreso Extraordinario que elegió a su sucesor y que no se decantaría por nadie públicamente y así fue. Rajoy reivindicó su legado en su discurso de despedida en ese conclave, lo que se interpretó por muchos como una respuesta clara a las críticas directas que entonces lanzó Casado a Santamaría por su labor en La Moncloa y, por extensión, al expresidente. 

Tras meses de silencio y de nula exposición pública, hay mucha expectación por el tipo de discurso que hará este viernes Rajoy en un momento más que decisivo para el PP- que celebra además este fin de semana sus 30 años de historia- por ese fortalecimiento ideológico que Casado quiere en pleno auge de Vox. 

Hasta este jueves no se supo que la exvicepresidenta también acudirá a la importante convención 'popular', donde pocos 'sorayistas' quedarán. Parte del entorno de Casado no rebaja en su hostilidad con la que fue mujer fuerte del Gobierno Rajoy. La recientemente nombrada candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, apuesta personal de Casado, ha dicho esta misma semana en El Mundo que si Santamaría hubiese ganado las primarias, se habría ido del PP

La ahora consejera de Estado, cuya salida de la política "es firme", ha puntualizado que asistirá para acompañar a Rajoy y "sin ánimo de incendiar nada", han indicado fuentes de su entorno a TVE. La exvicepresidenta anunció el pasado 10 de septiembre su retirada de la política y su renuncia al acta de diputada, aunque sigue militando en el PP. En ese silencio también comparte forma de ver la política con su exjefe. 

Aznar vuelve al PP y quiere evidenciarlo

Otra reaparición estelar será la del expresidente José María Aznar, no tan silencioso. Muy cercano a Casado y a sus postulados, vuelve así a las grandes citas 'populares'. Tuvo que llegar Casado a la cima de Génova para que Aznar volviera a pisar la sede nacional a la que no entraba desde hacía casi tres años.

No fue invitado al Congreso Extraordinario de julio- el PP dijo claramente entonces que por su actitud de "desdén" con la formación- y tampoco acudió al Congreso de 2017. Hay que remontarse al Congreso de 2012 para ver a Aznar en la principal cita de los 'populares'. 

Aznar y Casado se reúnen en Génova.

Aznar y Casado se reúnen en Génova. EFE

Ahora vuelve a 'querer' a un partido con el que ha mantenido un desencuentro indisimulado, a pesar de que fue él quien elevó a Rajoy al liderazgo en los tiempos en los que las primarias eran algo desconocido e impracticable para el PP.

Aznar llegó incluso a renunciar a la presidencia de honor en 2016, desvincular a la Fundación FAES del PP y declaró no saber si estaba al corriente de pago como militante cuando se le preguntó si votaría en las primarias de 2018 para elegir entre Casado y Sáenz de Santamaría. No participó, dijo, aunque no dudó en mostrar su conformidad absoluta por lo decidido por los compromisarios 'populares'. Su apuesta claramente era Casado y su acercamiento al nuevo PP es absoluto.

Ahora todo parece indicar que ha encontrado ya el carné 'popular' y que vuelve a influir en la formación. Casado no duda en demostrar su agrado por el expresidente que, por otro lado, fue un visionario en 2015: "Si alguna vez me tiene que renovar alguien, que sea Pablo Casado".

Más allá de las palabras que digan Casado, Rajoy, Aznar, 'barones' y candidatos electorales desde este viernes y hasta el domingo, los gestos entre los que lo fueron todo en el partido y ya no son prácticamente nada y los que marcan ahora el paso, definirán estas dos importantes citas- la llegada histórica del PP a la Junta de Andalucía y su convención ideológica- de las que dependerá y mucho sus próximos resultados electorales. 

Noticias

anterior siguiente