Enlaces accesibilidad

Corea del Sur y EE.UU. inician sus maniobras anuales tras la escalada de tensión con Corea del Norte

  • Participarán 50.000 soldados surcoreanos y 17.500 estadounidenses
  • Las maniobras durarán hasta el próximo 31 de agosto
  • La tensión con Pyongyang ha aumentado mucho durante las últimas semanas

Por
Imagen de archivo de soldados estadounidenses participando en maniobras militares de Corea del Sur y Estados Unidos
Imagen de archivo de soldados estadounidenses participando en maniobras militares de Corea del Sur y Estados Unidos EFE

Los ejércitos de Corea del Sur y EE.UU. ha iniciado este lunes sus maniobras anuales Ulchi Freedom Guardian en un momento marcado por la reciente escalada de tensión entre Pyongyang y Washington, la más aguda que se ha vivido en la península coreana en los últimos años.

Esta vez participarán en las maniobras 50.000 efectivos surcoreanos, al igual que el año pasado, mientras que Estados Unidos desplegará 17.500 soldados (3.000 de los cuales están estacionados fuera de Corea del Sur), lo que supone 7.500 menos que en 2016.

La decisión de reducir el número de efectivos estadounidenses no responde sin embargo al reciente episodio de tirantez con Corea del Norte sino a la necesidad de enfatizar la "integración" en estas operaciones, según ha declarado el secretario de Defensa estadounidense, James Mattis.

Los ejercicios, que son la mayor simulación bélica computerizada del mundo, incluyen este año también a representantes de siete países (Australia, Canadá, Reino Unido, Nueva Zelanda, Holanda, Dinamarca y Colombia) del Comando de Naciones Unidas que tomó parte por Seúl en la Guerra de Corea (1950-1953).

Estos ejercicios, que duran hasta el próximo 31 de agosto, buscan ensayar respuestas conjuntas a una hipotética invasión de Corea del Sur por parte de Corea del Norte.

Escalada de tensión

Aunque los aliados argumentan que tienen carácter defensivo, Pyongyang los considera un ensayo para realizar un ataque y normalmente responde realizando lanzamientos de prueba de misiles.

Los ejercicios de este año se producen justo después de que EE.UU. y Corea del Norte escenificarán uno de las peores escaladas dialécticas de los últimos años.

Corea del Norte amenazó primero con atacar a EE.UU. en respuesta a las sanciones de la ONU por sus recientes lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales, a lo que respondió con un tono inusualmente beligerante el presidente estadounidense, Donald Trump.

Pyongyang reveló entonces un plan para bombardear el entorno de la isla de Guam, que alberga importantes bases estadounidenses, aunque luego afirmó que observaría "un poco más" los movimientos de Washington antes de atacar.

Noticias

anterior siguiente