arriba Ir arriba
  • El proyectil cayó en aguas japonesas sin causar daños
  • Pyongyang lo califica de éxito y dice que es un aviso para EE.UU.
  • Trump lo condena y adelanta que tomará medidas para proteger a su país
  • Corea del Sur pide colaboración a EE.UU. para duplicar la carga de sus misiles
  • China exige respeto a las resoluciones de la ONU y muestra su preocupación

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado que es posible un conflicto a gran escala con Corea del Norte por el programa de misiles balísticos de este país.

"Hay una posibilidad de que podamos acabar teniendo un gran, gran conflicto con Corea del Norte", ha asegurado Trump en una entrevista con Reuters con motivo de sus 100 días en el gobierno.

No obstante, Trump ha insistido en que prefiere un arreglo pacífico, posiblemente con nuevas sanciones.

Trump, no obstante, ha tendido la mano a China, ha agradecido sus esfuerzos para presionar a Corea del Norte y ha alabado al presidente chino, Xi Jinping, con el que se reunió recientemente en Florida.

"Creo que está trabajando muy duro - ha dicho - Sé que le gustaría poder hacer algo. Tal vez no pueda. Pero creo que le gustaría".

"Realmente creo que está haciendo todo lo que puede para ayudarnos en una situación importante", ha añadido Trump, en referencia a Xi.

Durante la entrevista, el presidente estadounidense se ha referido a las relaciones entre Estados Unidos y su aliado Corea del Sur, y ha advertido que Seúl tendrá que pagar por el escudo antimisiles desplegado por EE.UU.

Trump ha estimado el coste del sistema, conocido como THAAD por sus siglas en inglés, en 1.000 millones.

  • El vicepresidente de EE.UU. cree que hay que revisar "dónde falla" el acuerdo
  • Considera, además, que hay demasiadas trabas para que las empresas estadounidenses entren en el mercado surcoreano
  • El déficil de EE.UU. de 2016 con Corea del Sur fue de 25.990 millones de euros
  • La administración Trump ya sacó a EE.UU. del Acuerdo Transpacífico (TPP)

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ha visitado este lunes la zona desmilitarizada (DMZ, en sus siglas en inglés) que separa las dos Coreas en un momento de máxima tensión con el Norte debido a sus repetidos ensayos armamentísticos.

A escasos metros de la tensa frontera con Corea del Norte, Pence ha recordado la "alianza de hierro" entre Washington y Seúl y ha reiterado las palabras del secretario de EstadoRex Tillerson, durante su gira asiática en marzo: la "paciencia estratégica" con Pyongyang se ha acabado y "todas las opciones están sobre la mesa".

No obstante, Pence ha destacado la "determinación del pueblo y el presidente estadounidenses" para solventar la situación "a través de medios pacíficos, a través de negociaciones".

Corea del Norte ha realizado un lanzamiento fallido de un misil, que estalló casi inmediatamente después de ser disparado, según ha confirmado Estados Unidos. El lanzamiento se ha producido en plena escalada de tensión entre el régimen norcoreano y Estados Unidos. El vicepresidente norteamericano, que ha llegado a Seúl en una gira centrada en la amenaza atómica de Pionyang, ha dicho que la alianza con Corea del Sur está más fuerte que nunca.