arriba Ir arriba

Corea del Sur ha completado este jueves el despliegue del sistema antimisiles facilitado por Estados Unidos para hacer frente a la amenaza del Norte tras su última prueba nuclear. Seúl ha instalado este jueves cuatro lanzaderas del sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD en sus siglas en inglés), que se suman a las dos ya instaladas con anterioridad. El Gobierno surcoreano ha asegurado que el despliegue es "provisional".

"La batería estará operativa tan pronto como EE.UU. finalice sus procedimientos internos", ha declarado el portavoz de Defensa, Moon Sang-gyun, en una rueda de prensa recogida por la agencia Yonhap. El primer ministro surcoreano, Lee Nak-yon, ha admitido que se trata de una decisión "difícil" pero "inevitable, para proteger a la población en respuesta a la sofisticación del programa nuclear y de misiles norcoreano", informa Efe. El despliegue ha provocado una protesta de activistas y habitantes de pueblos cercanos. La Policía antidisturbios ha cargado contra unos 300 manifestantes que intentaban cortar el paso a los camiones militares, y 30 de ellos han resultado heridos.

  • Washington amenaza con una "respuesta militar masiva" si es atacado
  • Trump apunta con bloquear "todo intercambio comercial" con Pyongyang a nivel global
  • La situación ha enrarecido las relaciones con China y Rusia, que rechazan una agresión
  • El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá este lunes para analizar la amenaza

La comunidad internacional ha condenado enérgicamente el nuevo ensayo nuclear de Corea del Norte, en el que afirma haber lanzado "con éxito" una potente bomba de hidrógeno. China y Rusia apuestan por el diálogo y el presidente Donald Trump genera incertidumbre al responder con un "ya veremos" al ser preguntado por si va a atacar a Corea del Norte. Por su parte Japón, Corea del Sur, Francia, Alemania y Reino Unido exigen que se endurezcan las sanciones contra el régimen de Kim Jong-un y la ONU ha pedido al país asiático que cese su actividad.

Corea del Norte ha lanzado este martes un misil balístico que ha sobrevolado la isla de Hokkaido y ha caído en el océano Pacífico. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha calificado el lanzamiento de "amenaza grave y sin precedentes".

Tras el lanzamiento, Corea del Sur ha realizado ejercicios militares en la frontera con el norte y junto a Estados Unidos y Japón ha solicitado una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, que tendrá lugar en la tarde del martes.

Corea del Norte ha lanzado varios misiles en estos últimos meses, y al menos en dos ocasiones ha usado misiles balísticos intercontinentales (ICBM). Tras el segundo de estos lanzamientos, en julio, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó de forma unánime un paquete de sanciones.

  • El proyectil cayó en aguas japonesas sin causar daños
  • Pyongyang lo califica de éxito y dice que es un aviso para EE.UU.
  • Trump lo condena y adelanta que tomará medidas para proteger a su país
  • Corea del Sur pide colaboración a EE.UU. para duplicar la carga de sus misiles
  • China exige respeto a las resoluciones de la ONU y muestra su preocupación