arriba

El último desafío de Corea del Norte, en forma de lanzamiento de un cohete de largo alcance, ha renovado las preocupaciones de la comunidad internacional sobre la amenaza militar creciente que supone el régimen norcoreano y, al mismo tiempo, ha revelado las divisiones y suspicacias en torno a la seguridad en la región entre China, el principal apoyo de Pyongyang, y Estados Unidos y sus aliados, Corea del Sur y Japón.

El lanzamiento norcoreano, oficialmente con fines científicos, motivó la inmediata convocatoria de una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, que lo ha condenado como una "amenaza para la paz" y estudiará nuevas sanciones contra Pyongyang, ya que se teme que esconda un ensayo encubierto de misiles balísticos.

¿Qué riesgo representa la dictadura norcoreana?, ¿cómo financia Pyongyang las innovaciones tecnológicas?, ¿cuál es el objetivo del lanzamiento de satélites? Pedro Baños, coronel del Ejército de tierra y analista político, asegura que “Corea del Norte sabe que si ataca con un misil a EE.UU. desaparecería del mapa”. “El arma nuclear es un arma política fundamental mente disuasoria”, señala.