Enlaces accesibilidad

Sánchez, Díaz y López arrancan una campaña que se prevé tensa con un PSOE partido en dos

Por
Arranca oficialmente la campaña electoral de las primarias del PSOE

Los ya oficialmente candidatos a las primarias del PSOEPatxi LópezPedro Sánchez y Susana Díaz arrancan este martes su campaña electoral en un ambiente en el seno del PSOE de división absoluta, tensión máxima y con una militancia muy movilizada.

Tienen por delante doce días para convencer a los 187.949 militantes del PSOE, del PSC y de las Juventudes de que la suya es la mejor propuesta para liderar un partido que acaba de cumplir 138 años de historia y que puede, con estas elecciones primarias, cerrar o no la crisis abierta desde el Comité Federal del pasado 1 de octubre que acabó con la dimisión del entonces secretario general, Pedro Sánchez, que él define como "derrocamiento".

Aunque la precampaña arrancó hace ya muchos meses- López y Sánchez anunciaron su intención de liderar el PSOE en enero- los candidatos echarán el resto en una campaña que se prevé muy dura tras la batalla de los avales que ha puesto de manifiesto lo reñida que será la lucha final el domingo 21 de mayo y que ha apeado a Susana Díaz del rol de candidata favorita.

Estas son las claves de una campaña que puede ser decisiva:

El cara a cara entre los candidatos, momento clave

El debate entre los tres candidatos será, sin duda alguna, el plato fuerte de esta campaña de elecciones primariasFinalmente será uno, el 15 de mayo, y en él los tres podrán confrontar sus posiciones. Arrancará Díaz y cerrará Sánchez, por sorteo, en un debate que moderará la periodista de La Vanguardia Carmen del Riego.

Será la primera vez que los dos máximos rivales se hablen y se miren a la cara desde hace ocho meses. La propia presidenta de Andalucía reconoció recientemente, en una entrevista en RNE, que no se dirigen la palabra desde el fatídico Comité Federal de octubre.

Salvo sorpresa mayúscula, uno de los dos se sentará en Ferraz tras el 39º Congreso Federal de junio para dirigir un nuevo PSOE, por lo que se espera que ese cara a cara se convierta en un duelo decisivo entre ambos. Patxi López tendrá que jugar sus cartas para que el debate a tres no se convierta en un cara a cara Sánchez-Díaz y quede relegado a mero árbitro.

En los debates que hasta ahora han mantenido en diferentes medios de comunicación los equipos de cada candidato, la polarización ha sido absoluta, y los ataques y pullas entre 'sanchistas' y 'susanistas' han marcado los tiempos y los contenidos.

Las mañanas de RNE - Los argumentos de las candidaturas del PSOE a las primarias

El 'leitmotiv' de cada aspirante

Cada candidato ha tratado de construir un relato durante esta larga precampaña para convencer al militante socialista. Ideas fuerza que se centran en defender su modelo de PSOE y de España y atacar las supuestas debilidades del contrario. 

  • Díaz pide el voto para ganar elecciones

Susana Díaz, la última en sumarse al carro de las primarias y con menos tiempo de precampaña, ha centrado casi en exclusiva su relato en que "el PSOE puede volver a ganar las elecciones" con ella como líder. La andaluza se postula como la primera secretaria general del PSOE pero también como clara candidata a La Moncloa y trata de extrapolar su triunfo electoral en Andalucía a una victoria en unas elecciones generales. Y, además, no pierde ocasión en recordarle a Sánchez que llevó al PSOE a sus dos mayores derrotas electorales en los últimos comicios.

"Quiero arrasar en las elecciones generales para abrir un nuevo tiempo en España", "la única vez que he sido candidata, gané y bien" y "hay quien está contento con ser el segundo por tercera vez" han sido algunos de los mensajes y dardos lanzados por la andaluza, que va endureciendo el tono según se acerca el domingo de primarias, muy consciente de que Sánchez, lejos de estar muerto, está más vivo que nunca.

Susana Díaz, de precampaña en la Feria de abril de Barcelona.

Susana Díaz, de precampaña en la Feria de abril de Barcelona. EFE

  • Sánchez pide el voto para hacer protagonista al militante

Por su parte, Pedro Sánchez, que lleva desde enero de precampaña, ha erigido a la militancia en protagonista absoluta, baluarte y bastión de su discurso. Sabedor de que una parte de los militantes no perdona la abstención del PSOE en la investidura de Mariano Rajoy, se refiere a ella día sí, día también, en cada mitin, y en cada acto repite que hay "dos PSOE: el de la abstención, encarnado en Díaz y la gestora, y el de la militancia" que hace sólo suyo, para enfado de los los otros dos candidatos, que le afean que trate de apropiarse del sentir de las bases socialistas.

Sánchez defiende un PSOE "tan a la izquierda como su militancia", busca el "empoderamiento" de la base socialista, a la que quiere dar el poder incluso para decidir los acuerdos y alianzas postelectorales, y se lamenta de que la gestora "haya situado a los socialistas en tierra de nadie". Da por hecho que si Díaz gana las primarias, habrá 'sorpasso' de Podemos, y le recuerda a la andaluza que ganar en una comunidad no significa ganar en unos comicios generales.

Pedro Sánchez rodeado de militantes en un mitin de precampaña.

Pedro Sánchez rodeado de militantes en un mitin de precampaña. EFE

  • López pide el voto para acabar con la división en el PSOE

Y ante los dardos y pullas de Sánchez a Díaz y de Díaz a Sánchez, Patxi López trata de convencer a los militantes de que, dada la guerra abierta entre estos dos aspirantes, sólo él puede llevar la paz y la unidad a Ferraz. Critica la "lucha fraticida", la "guerra suicida entre bandos', las "peleas de barrio" y la "formación de ejércitos" entre 'susanistas' y 'sanchistas' y pide el voto útil para "salvar" un PSOE que ve "en riesgo de desaparición".

El vasco dijo desde el minuto uno que el día de las primarias habría una papeleta con su nombre y se ha mantenido hasta el final en medio de una lucha entre dos PSOE que parecen irreconciliables. Además, ha dicho 'no' a la OPA lanzada por Sánchez para la integración de sus candidaturas- comparten parte del sector crítico con la gestora- contra la de Díaz.

Patxi López, en un acto de precampaña de las primarias.

Patxi López, en un acto de precampaña de las primarias. EFE

En los últimos días de la precampaña, Sánchez está tratando de hacerse con el 'electorado' de López, incluso ha incluido en su 'programa electoral' propuestas planteadas por el vasco.

La batalla de los avales pone la campaña al rojo vivo

La primera batalla de los avales ha puesto al rojo vivo la campaña de estas primarias con un primer asalto que ha dejado casi un empate técnico en avales.

Nadie dudaba de que la ganadora en esta batalla iba a ser Susana Díaz (60.231 firmas) dado el absoluto poder orgánico territorial que la avala, pero la contienda ha dejado un vencedor psicológico: Pedro Sánchez (53.692 avales).

No es casualidad que tras conocerse el resultado de las primarias, Díaz haya endurecido, y mucho, su discurso contra Sánchez, al que ha acusado de segundón y de no tener "ambición" para ganar elecciones.

El exlíder ha dado la sorpresa con una demostración de fuerza que minimizó el poder real de la presidenta andaluza y que deja un escenario más que abierto para el día de las primarias.

Queda claro que Díaz domina Andalucía (el 41,7% de sus avales proviene de allí) pero también que en muchos territorios, cuyos 'barones' apoyan con fuerza a la presidenta autonómica y se muestran muy críticos con Sánchez, la militancia va por libre y no 'obedece' al aparato.

Significativo es que en la tierra del presidente de la gestora, Javier Fernández, gane Sánchez y que en Valencia venza también el madrileño, a pesar de que Ximo Puig es uno de los grandes valedores de Díaz. Otras comunidades como Madrid están absolutamente divididas y en Cataluña el poder del exlíder es absoluto, a pesar de que Iceta se mantiene neutral y de que la participación allí en los avales no ha sido muy alta.

López sólo ha ganado en el País Vasco, donde Sánchez gana en su batalla personal con Díaz.

La campaña puede animar más a una movilizada militancia

Además de pintar un mapa socialista en función de las preferencias por uno u otro candidato, dividido casi en una mitad sur para Díaz y mitad norte para Sánchez, el trámite de los avales, que no era más que eso, un trámite, ha puesto de manifiesto que la movilización de la militancia es total.

Han avalado, con su firma, más militantes de los que votaron en 2014 para elegir al secretario general. Han participado 123.373 socialistas de base, lo que ha convertido esta batalla en una primera vuelta en toda regla con un 70% de participación y lo que hace preveer que el domingo 21 de mayo las urnas en las sedes del PSOE van a rebosar de votos. 

La lógica dice que los militantes que avalan también votan y la campaña que este martes arranca puede animar a los 64.576 que aún no se han pronunciado por su candidato favorito. Los candidatos tendrán que medir sus mensajes, sus ataques, sus gestos ya que los aciertos en campaña son importantes pero los errores aún más.

Existe, además, una diferencia clave entre avalar y votar en las primarias: este día no hay firma con nombre y DNI. El voto es secreto y el candidato elegido en los avales puede cambiar. Los 'sanchistas' confían en que muchos militantes procedentes de aparatos pro Díaz se atrevan a votar por libre.

Tras elegir líder...¿llegará la paz al PSOE?

Todo hace pensar que el resultado del 21 de mayo va a estar reñido y que el que gane no lo hará por goleada, salvo sopresa. El PSOE puede elegir así la figura de un líder o una líder que lleve las riendas del partido pero que no sea reconocido y casi ni respetado por la otra mitad del partido.

Todos hablan de unidad, de integración, de sumar fuerzas el día después de las primarias pero se hace difícil saber cómo lidiaría una Ejecutiva dominada por Díaz con un sector de la militancia muy amplio que defiende las tesis de Sánchez o si habría reconciliación entre un Sánchez líder con unos 'barones' que han amagado con irse si gana él y que lo han definido como "veneno", en palabras de Javier Lambán (Aragón).

Además, tras las primarias para elegir secretario general, vendrán en un futuro las elecciones internas para elegir candidato a La Moncloa. Sánchez ha dicho que no se presentará si no gana esta batalla.

Todo ello, sumado a unos congresos territoriales que vendrán después del 39º Congreso Federal, incluido el andaluz, que se pueden convertir en auténticos polvorines.

Noticias

anterior siguiente