Anterior El rey llama a la "unidad de todos" para conseguir "grandes éxitos" como Barcelona 92 Siguiente Rajoy dice que es "absolutamente falso" el cobro de sobresueldos y la existencia de una 'caja B' en el PP Arriba Ir arriba
Fotografía facilitada por la ESA que muestra el lugar donde se estrelló el módulo de aterrizaje Schiaparelli.
Fotografía facilitada por la ESA que muestra el lugar donde se estrelló el módulo de aterrizaje Schiaparelli. EFE

Schiaparelli se estrelló en Marte debido a un fallo de software

  • El cerebro de la sonda calculó erróneamente que se encontraba en el suelo

  • Esta es la principal hipótesis con la que trabaja la Agencia Espacial Europea

  • El escudo térmico y el paracaídas fueron expulsados antes de tiempo

|

Un fallo de software es la principal hipótesis de la Agencia Espacial Europea (ESA) para explicar el aterrizaje frustrado de la misión ExoMars 2016 en Marte. El cerebro de Schiaparelli calculó antes de tiempo que ya estaba en el suelo.

A diferencia de la misión Beagle 2 británica, dirigida y operada por la ESA, que desapareció durante su aterrizaje en Marte el día de Navidad de 2003, el aterrizador Schiaparelli envió datos a su nave nodriza durante su descenso.

El análisis preliminar sugiere que el módulo de aterrizaje inició la maniobra sin problemas, frenó contra la atmósfera del planeta y desplegó su paracaídas. Pero a los 4 minutos y 41 segundos en una caída de casi 6 minutos, algo salió mal. El escudo térmico de la sonda y el paracaídas fueron expulsados antes de tiempo, asegura Jorge Vago, científico del proyecto ExoMars.

A continuación, los propulsores, diseñados para desacelerar la nave durante 30 segundos hasta que estuviera a unos metros del suelo, funcionaron sólo unos 3 segundos antes de que se les ordenara apagarse, "porque la computadora del módulo de aterrizaje pensó que estaba en el suelo".

El módulo de aterrizaje llegó incluso a activar su conjunto de instrumentos, listos para grabar la meteorología de Marte y el campo eléctrico, a pesar de que no recopilaron datos. "Mi conjetura es que en ese momento todavía estábamos demasiado altos. Y el escenario más probable es que, a partir de entonces, caímos a la superficie", dice Vago.

Caída de entre 2 y 4 kilómetros a 300 km/h

La nave probablemente cayó desde una altura de entre 2 y 4 kilómetros antes de golpear contra el suelo a más de 300 kilómetros por hora, de acuerdo con estimaciones basadas en imágenes del lugar probable del accidente de la sonda, tomada por el Orbitador de Reconocimiento de Marte (MRO) de la NASA el 20 de octubre.

Según informa nature.com, la causa más probable es un fallo en el software de la nave o un problema en la fusión de los datos procedentes de diferentes sensores, que pueden haber llevado a la nave a creer que su altura sobre la superficie era más baja en altura de lo que realmente era, reproduciendo palabras de Andrea Accomazzo, responsable de misiones solares y planetarias de la ESA.

Cálculo, software y sensores de diseño europeo son algunos de los elementos del módulo de aterrizaje que se pretende sean reutilizados en la misión ExoMars 2020 que, a diferencia de Schiaparelli, supondrán una mezcla de tecnología europea y rusa. Pero fallos en el software deberían ser más fáciles de corregir que un problema fundamental con el hardware de aterrizaje, una prueba que los científicos de la ESA creen haber superado con creces. "Si tenemos un problema tecnológico serio, entonces es diferente, entonces tenemos que volver a evaluar cuidadosamente. Pero no espero que sea el caso", dice Accomazzo.

Replicación del error

El equipo de ExoMars intentará replicar el error utilizando un sistema de aterrizaje virtual diseñado para simular hardware y software del módulo de aterrizaje, sostiene Vago, para asegurarse de que los científicos entienden y pueden hacer frente a la cuestión ante el rediseño de cualquier aspecto de ExoMars 2020.

La misión Rover ya ha sufrido un retraso de dos años, debido a problemas en Rusia y Europa, pero Vago cree que hacer ajustes a su diseño no demorará la misión de nuevo. "En este momento, nadie quiere pensar en movernos a 2022. Fue bastante doloroso el retraso de 2018 a 2020", dice.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente