Anterior Cataluña lidera el incremento de detenciones yihadistas desde 2012 Siguiente Los cuatro presuntos terroristas que buscaba la policía fueron abatidos por los Mossos en Cambrils Arriba Ir arriba
Jean-Michel Basquiat y Andy Warhol. 'Gana 1.000.000 de dólares (Win $ 1'000'000)', 1984. Colección Bischofberger, Suiza. © Estate of Jean-Michel Basquiat. Licensed by Artestar, New York

Jean-Michael Basquiat, el artista total

  • Una retrospectiva en el Guggenheim Bilbao recorre su breve e intensa carrera

  • El artista, iniciado en el graffiti, murió a los 27 años de sobredosis de heroína

  • Fue el primer artista afroamericano en ser portada del New York Times

  • La muestra dedica una sección a sus colaboraciones con Andy Warhol

|

Con 24 años, Jean-Michael Basquiat (1960-1988) vendía cuadros por 10.000 o 25.000 dólares. Tres años después, los vendía por el doble, cuando su temprana muerte por una sobredosis de heroína le hizo engrosar el maldito 'Club de los 27'. En 2013, su obra Dustheads alcanzó los 48,8 millones de dólares (unos 44 millones de euros) en una subasta en Nueva York convirtiéndose en el Basquiat más caro de la historia y codeándose con los precios de los Picasso, Pollock o Roy Lichtenstein.

"Basquiat tiene un valor artístico autónomo y así se le está viendo ahora, independientemente de toda la mitología que se ha construido por razones extraartísticas. Fue un artista que tuvo un reconocimiento muy rápido y cuando era muy joven, pero es ahora, casi 30 años después de su fallecimiento, cuando empezamos a entenderle en el contexto de la historia del arte", explica a RTVE.es Álvaro Rodríguez Fominaya, comisario español de la retrospectiva que dedica al artista afroamericano el Museo Guggenheim de Bilbao desde este viernes.

Desde este viernes 3 de julio al 1 de noviembre, la exposición Jean-Michel Basquiat: Ahora es el momento, organizada en colaboración con la Art Gallery de Ontario -donde se ha exhibido entre febrero y mayo-, mostrará casi un centenar de obras entre pinturas de gran formato y dibujos, una muestra de grandes dimensiones si se tiene en cuenta que el artista realizó unas 3.000 obras en toda su vida -unas 900 pinturas y 2.000 dibujos-.

"Es la gran exposición internacional de Basquiat del año", subraya Rodríguez Fominaya, comisario junto a Dieter Buchart, que añade que la muestra es "pionera" en Europa al estar organizada de manera temática y no cronológica para conocer mejor a un artista que revolucionó el mundo artístico en el Nueva York de los años 80 y que, a día de hoy, sigue ejerciendo una gran influencia.

 'Jean-Michel Basquiat', 1984. Fotografía de Lee Jaffe. Cortesía de LW Archives

El artista autodidacta

Nacido en el barrio neoyorquino de Brooklyn en 1960, Basquiat era hijo de un contable haitiano y una diseñadora gráfica portorriqueña que le inculcó desde muy pequeño el amor al arte: le llevaba constantemente a visitar museos y le animaba a dibujar y, cuando con 7 años Basquiat fue atropellado por un coche, le regaló un manual de anatomía (Anatomía de Gray) para que se entretuviese durante su convalecencia en el hospital, lo que le influiría de por vida en sus dibujos.

"Nunca se licenció en Bellas Artes, fue un autodidacta pero procedía de un entorno familiar donde la cultura y el arte ocupaban un lugar relevante. Ese amplio poso cultural, su conocimiento de la historia del arte, la historia antigua y de la literatura, lo conectó con todos los movimientos artísticos y culturales que estaban sucediendo en el sur de Manhattan de finales de los 70 y 80, como el hip hop, el graffiti... Eso es único en la historia de Basquiat", explica el comisario de la exposición.

"La idea de Basquiat como un artista muy cultivado que utilizaba referencias procedentes de muchas fuentes, de la historia del arte o la anatomía, o el papel que el lenguaje tiene en toda su producción, su conexión con la poesía... Todas estas ramificaciones empezamos entenderlas ahora en mayor profundidad", opina Fominaya.

Del graffiti a la celebridad

Tras la separación temprana y dolorosa de sus padres, que también le marcaría, en 1976 conoció a Al Diaz y comenzarían a pintar graffitis en los vagones de metro bajo el seudónimo de SAMO (SAMe Old shit, "la misma mierda de siempre"), un graffiti compuesto de frases literarias hoy denominado conceptual que sería la vía de entrada al mundo del arte para Basquiat, que siempre se consideró pintor y dibujante. La primera parte de la exposición del Guggenheim está dedicada a esa temática de la calle como estudio y a los héroes y santos en los que convertía al hombre negro para rendirle tributo, a los que tocaba con su característica corona de tres puntas -una por cada uno de los linajes reales: el poeta, el músico y el campeón de boxeo".

 Jean Michel Basquiat. 'Exu', 1988. Colección particular © Estate of Jean-Michel Basquiat. Licensed by Artestar, New York

En 1979 dio por muerto a SAMO, fundó una banda de rock (llamada precisamente Gray) y protagonizó el film indie Downtown 81. Su fama creció rápidamente y con 21 años, Basquiat realizó su primera exposición en solitario y lo vendió todo. Empezó a codearse con celebridades y entabló una estrecha amistad con Andy Warhol que daría pie a una gran colaboración artística simbiótica en la que Basquiat se benefició de los consejos y la fama del maestro del arte pop y este halló una nueva inspiración a través de la poderosa energía del joven.

A la colaboración de esta "extraña pareja del mundo del arte" dedica la exposición un amplio apartado con obras de gran formato como Gana 1.000.0000 de dólares y ¡Peca más!, además de otras realizadas a tres bandas por Basquiat y Warhol junto a Francesco Clemente. "La idea de colaboración forma parte de la naturaleza de Basquiat, es algo innato", señala el comisario, que recuerda sus inicios con Al Diaz y sus proyectos junto a Keith Haring y Kenny Scharf también presentes en la muestra. De los 900 cuadros que el joven artista pintó, 90 fueron colaboraciones.

El artista hipertextual

El Guggenheim también dedica secciones a temas recurrentes en la obra del artista afroamericano, como la historia de la esclavitud y el colonialismo, la dualidad y la doble identidad o a su apropiación de las imágenes populares de los cómics o la incorporación de la música jazz, punk o hip hop en sus obras, que hicieron de él una especie de artista hipertextual que profetizó la cultura actual de internet.

"La idea del hipertexto, de navegar de un lugar a otro, de una idea que nos lleva a otra más lejana, aparece ya en la obra de Basquiat pues en una misma pieza puede estar hablando de jazz, de la historia o de la anatomía y todo con una densidad de estratos casi arqueológicos. Esa densidad casi asfixiante es lo que creo que atrae al espectador", señala Fominaya.

Esa complejidad de las referencias de su obra es lo que el Guggenheim pretende que el público descubra en esta retrospectiva y alejarlo de esa mitología que se ha construido a su alrededor motivada por la fascinación que siempre generan las muertes tempranas, como la de este inmenso pintor que con solo 24 años fue el primer artista negro en ocupar la portada del New York Times. Ya se lo advirtió a su padre con 15 años: "Papá, algún día seré muy, muy famoso".

Basquiat en el Guggenheim de Bilbao

anterior siguiente
18 Fotos 1 / 18 ver a toda pantalla ver miniaturas
  • Jean-Michel Basquiat. 'Sin título', 1982. Museum Boijmans Van Beuningen, Róterdam

     

  • Jean Michel Basquiat. 'Autorretrato' (Self-Portrait), 1984. Yoav Harlap Collection

     

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente