Enlaces accesibilidad

Los choques armados se apoderan de Kiev y dejan al menos 47 muertos tras romperse la tregua

  • El Gobierno ordena la entrega de armas de combate a la policía
  • Según el Ministerio de Interior, los manifestantes han capturado a 67 policías
  • El Parlamento prohibe la operación antoterrorista anunciada este miércoles

Por
Decenas de muertos en un "jueves sangriento" en las calles de Kiev

En el centro de Kiev reina una calma engañosa tras la batalla campal que han librado la policía y los manifestantes durante todo el día. Los choques armados se han apoderado este jueves de la capital ucraniana y han ocasiado al menos 47 muertos, según fuentes oficiales, más de 100 según la oposición. En total, desde que el pasado martes se reanundaran los enfrentamientos han muerto al menos 75 personas.

"Los manifestantes se han reorganizado en la plaza de la Independencia, bastión de las protestas, construyendo nuevas barricadas, para pasar la noche", según informa el enviado especial de TVE, Carlos Franganillo.

En un intento por detener el derramamiento de sangre, la Rada Suprema (Parlamento de Ucrania) ha prohibido la operación antiterrorista anunciada este miércoles, después de que el ministro del Interior, Vitali Zajárchenko, ordenara la entrega de armas de combate a los efectivos de la policía para enfrentarse a los manifestantes. El Gobierno justifica su decisión en que, asegura, al menos 67 policías han sido capturados por los manifestantes.

"La resolución del Parlamento prohíbe el uso de munición letal por parte de las fuerzas de seguridad y ordena a los destacamentos de tropas desplegadas en las ciudades que vuelvan a sus bases", explica Franganillo. La oposición ha subrayado que la decisión del Parlamento ya ha entrado en vigor y debe ser cumplida de forma inmediata.

Caos en Maidán

El resonar de las balas ha sido constante durante todo el día. Como el trasiego del personal médico para atender a los centenares de víctimas que se amontonaban en las calles. Con las primeras luces del día el caos se apoderó de la plaza de la Independencia. Los manifestantes hicieron retroceder a las fuerzas antidisturbios lanzando adoquines y la policía respondió con balas de goma y gas lacrimógeno. Y entonces empezaron los choques armados.

Algunos de los opositores portan armas de fuego, incluso escopetas con mira telescópica, según se puede apreciar en las imágenes. "En los últimos días en el este del país grupos antigubernamentales asaltaron depósitos de armas de comisarías", subraya el enviado especial de TVE.

Kiev se sume en la violencia y el caos tras el fin de la tregua

La mayoría de los muertos y heridos se ha producido junto a la bautizada euromaidán (europlaza). "Gracias a los esfuerzos conjuntos con los servicios de ambulancias, hemos logrado organizar la evacuación de los heridos a centros hospitalarios", resaltó a medios locales el diputado Sviatoslav Janenko, del partido opositor ucraniano Svoboda (Libertad) y jefe del servicio médico del denominado Estado Mayor de Resistencia Nacional.

El Ministerio de Sanidad ha confirmado la muerte de 47 personas solo este jueves. Medios locales y la oposición elevan la cifra al centenar. “Todos han muerto por herida de bala”, apunta a AFP el responsable de los servicios medicos opositores, Sviatoslav Khanenko, aunque esa cifra no ha sido confirmada desde fuentes institucionales.

El vestíbulo del hotel "Ucrania", donde se aloja el equipo de TVE, se ha convertido en una morgue y en un improvisado hospital de campaña. Al menos 13 cadáveres yacían en el suelo "En este mismo hotel hay gente con armas registrando las habitaciones porque temen que haya francotiradores", apunta el enviado especial de TVE. "Desde la azotea del hotel hay testigos que aseguran haber visto a un francotirador disparando durante todo el día", añade.

La oposición acusa a las autoridades de "provocar"

Se desconoce si la reanudación de los choques ha sido una decisión política de la oposición parlamentaria o una reacción de los manifestantes más radicales, los que encabezan la protesta a pie de calle, y entre los que hay grupos de extrema derecha. El presidente del país, Víktor Yanukóvich, y los tres principales partidos opositores habían llegado durante la noche a un acuerdo para detener la violencia y afrontar nuevas negociaciones para lograr una salida política a la crisis. El acuerdo preveía además que la Policía no desalojara la plaza. 

El líder del partido UDAR, Vitaly Klitschkó, ha acusado a las autoridades de la reanudación de los disturbios con "provocaciones sangrientas a la vista del mundo". "Esos planes están destinados al fracaso. Debemos frenar el derramamiento de sangre", ha destacado el exboxeador, quien ha pedido a los ucranianos que no permitan excesos.

Klitschkó pidió también una reunión urgente del Parlamento, cuyo edificio fue desalojado por la mañana. Por su parte, el líder del principal partido opositor, Batkivschina (Patria), Arseni Yatseniuk, exigió a Yanukóvich que ordene "la detención de los jefes de las fuerzas de seguridad que dieron la orden de disparar contra la gente".

El partido de extrema derecha nacionalista Svoboda (Libertad) ha asegurado que las fuerzas de seguridad rompieron la tregua al abrir fuego contra los congregados en la plaza. Los opositores consideran que las autoridades escenificaron el nuevo estallido de la violencia callejera aprovechando la llegada a la ciudad de los ministros de Exteriores de Alemania, Francia y Polonia para demostrar, a ojos de la comunidad internacional, que los manifestantes son unos extremistas violentos.

Sin embargo, la influencia de los grupos opositores parlamentarios sobre algunos sectores de los manifestantes parece que disminuye. "Hay gente en la calle que ya no escucha a la oposición parlamentaria", comenta Carlos Franganillo. Por su parte, la Unión Europea (UE) ha acordado este jueves imponer sanciones económicas y diplomáticas a Ucrania por los enfrentamientos. Y las negociaciones de representantes europeos y otros líderes internacionales con Yanukóvich podrían continuar durante toda la noche.

28 muertos en los días anteriores 

Por otro lado, un nuevo saldo oficial eleva a 28 las personas muertas en los disturbios de los últimos días, los más graves desde el inicio de las protestas, según el Ministerio de Sanidad de Ucrania. De acuerdo con las estadísticas oficiales, desde el pasado martes hasta la mañana de este jueves (antes de reanudarse los enfrentamientos) habían recibido atención médica de urgencia 445 personas, de la cuales 287 tuvieron que ser hospitalizadas.

Entre los heridos hospitalizados hay 88 efectivos de la Policía, seis periodistas, un diputado, el político opositor Vasili Pazeniak, cuatro menores de edad y dos extranjeros, ha precisado la oficina de prensa de Sanidad.

La crisis política estalló en Ucrania a finales de noviembre del año pasado, en el marco de la negociación de un acuerdo de asociación con la Unión Europea, que finalmente Yanúkovich no firmó. En su lugar, el presidente recibió un préstamo de Rusia.

Para intentar acabar con la crisis, el primer ministro, Mykola Azárov, dimitió y el Parlamento aprobó una amnistía para todos los imputados por desórdenes callejeros. La oposición, sin embargo, reclama la convocatoria de elecciones anticipadas, tanto presidenciales como legislativas, y la vuelta a la Constitución de 2004, menos presidencialista.

Noticias

anterior siguiente