Enlaces accesibilidad

La gripe de este invierno, un virus normal que ha creado una alarma social injustificada

       
  • Seis personas han muerto esta semana por el virus de tipo A
  •    
  • Sanidad asegura que el desarrollo de la gripe estacional es normal
  •    
  • Cada temporada hay miles de fallecimientos por gripe en el mundo

Por

La OMS aconseja vacunación anual en los siguientes grupos

- Personas que viven en residencias asistidas (ancianos o discapacitados)

- Ancianos

- Pacientes con enfermedades crónicas

- Embarazadas

- Profesionales sanitarios

- Trabajadores de servicios esenciales

- Niños de entre seis meses y dos años

Fiebre alta, tos y mucosidad. Son algunos de los síntomas de la gripe que ha vuelto a hacer acto de presencia, como ocurre cada invierno, aunque esta temporada ha desatado cierta alarma social ante la concentración de casos en pocos días.

Sanidad ya ha aclarado que el virus de la gripe se está comportando de forma completamente normal tal y como corresponde a los meses de enero y febrero, que es cuando se alcanzan los picos de contagio en España.

Esta semana cuatro hombres, una mujer y una niña de año y medio, que padecían otras enfermedades previas, han fallecido en relación con el virus en Cantabria, Murcia, Madrid y Zaragoza.

En Aragón, más de 70 personas han sido hospitalizadas en apenas cinco días, y ocho comunidades han rebasado el umbral de epidemia que suele situarse en 100 casos por cada 100.000 habitantes.

En total, 13 pacientes han muerto por gripe desde el arranque de la campaña en octubre.

A pesar del revuelo mediático y de la inquietud social,  la gripe evoluciona según lo esperado en estas fechas y la situación no varía mucho con respecto a otros años aunque la incidencia puede ser “un poco más alta” por la actuación del virus del tipo A (subtipos H1N1 y H3N2), según ha informado el Ministerio de Sanidad que ha llamado a la calma.

Los expertos sanitarios consultados por RTVE.es señalan que el virus A suele actuar de forma algo más agresiva y provoca más ingresos en el hospital aunque depende de las circunstancias de cada paciente.

“La incidencia de la gripe acaba de empezar y llega antes al norte de España. Se suele concentrar en unas ocho y diez semanas y el pico se suele situar en la mitad con lo que a partir de ahora va a empeorar. La gripe nos pone a prueba cada invierno”, explica Raúl Ortiz de Lejarazu, microbiólogo y director del Centro Nacional de Gripe de Valladolid, que investiga bajo las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La situación de este invierno en España no es un caso aislado. Cada temporada la gripe estacional está relacionada con miles de hospitalizaciones y muertes. Según los datos de la OMSel virus provoca cada año en el mundo entre 250.000 y 500.000 defunciones.

En España, las últimos balances del INE correspondientes a 2011 atribuyen al virus 214 fallecimientos como causa directa o indirecta.

Estos datos se amplían hasta entre 2.000 y 4.000 muertes anuales si se suman los números de "muertes en exceso" por temporada del INE y se cruzan con los recogidos por el boletín epidemiológico del Instituto Carlos III, según explica  Antoni Trilla, experto en gripe del Hospital Clinic de Barcelona.

En muchos de los casos, la infección vírica complica otra enfermedad que ya existe en el paciente y acaba causando mortalidad.

La mayor parte de las personas que mueren relacionadas con la gripe son de avanzada edad y suelen presentar otras patologías o factores de riesgo como pueden ser insuficiencia pulmonar crónica, neumonía, cardiopatías, diabetes, o los casos de pacientes con inmunodeficiencias (VIH-SIDA),  según señala el doctor Trilla.

Prevalencia esta temporada del virus de tipo A

La gripe es una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias, se contagia persona a persona y entra en contacto con nuestro organismo a través de las mucosas.

El “frío seco” invernal propio de muchas regiones de España, con baja humedad y temperaturas por debajo de cero grados, también contribuye a su propagación. Existen tres tipos de virus de la gripe: A, B y C pero es el de la variante A el que provoca más epidemias.

El virus de tipo B suele presentar brotes más localizados y es el que prevaleció en la última campaña (2012-2013) que fue “moderada”, según el balance del Sistema de Vigilancia de Gripe del Instituto de Salud Carlos III.

Todos los fallecidos esta semana habrían sido infectados por el virus A, que es el que predomina esta temporada en España y en el mundo, y del que actualmente circulan dos subtipos; el H1N1, que corresponde al que causó la pandemia mundial en 2009 y permanece desde entonces, o bien el H3N2.

Las vacunas de la gripe que se han dispensado en España incluyen la protección contra estas variantes ya que contienen tres cepas, dos del tipo A y una del B.

Vacunas a tiempo

Debido a la alta mutabilidad del virus las vacunas cambian cada año. Éstas se elaboran bajo las indicaciones de la OMS que se basa en la información proporcionada por el sistema internacional de vigilancia epidemiológica [ver información anexa].

“Vacunarse siempre es lo recomendable pero la vacuna tarda en desarrollar la protección unos quince días y siempre es mejor hacerlo al principio, durante el mes de octubre, cuando la gripe aún no circula tanto porque sino siempre se está más expuesto al contagio”, indica el doctor Antoni Trilla.

Este especialista explica cómo los niños y adolescentes son los grandes transmisores del virus, ya que han estado menos expuestos a él y pueden contagiarlo durante más de siete días desde el comienzo de los síntomas.

“La incidencia en menores de 14 años siempre suelen ser alta; en países como Inglaterra hay un programa piloto para vacunar a todos los niños por vía intranasal para frenar el avance”, cuenta este epidemiólogo a RTVE.es.

La vacunación y las medidas de higiene como lavarse las manos y la protección en el estornudo siguen siendo las más eficaces para prevenir, en especial, para las personas mayores de 65 años que pertenecen a la población de riesgo, junto a los niños menores de dos años y los enfermos crónicos.

Según un estudio de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), en la temporada de gripe 2010-2011 unas 1.900 personas perdieron la vida en España como consecuencia de la enfermedad, de las cuales el 90% eran personas mayores de 70 años y el 85% no se había vacunado.

“Nos consterna que aún estemos muy distantes de alcanzar en los mayores unas tasas vacunales próximas al 75% como recomienda la OMS; los datos provisionales de la última campaña no llegan al 60%, analiza para RTVE.es el doctor Primitivo Ramos, experto en vacunas y secretario  general de la SEGG, que defiende la vacunación masiva como antídoto para  atajar el avance del virus por excelencia del invierno.

"Y lo que nos entristece más, es que los profesionales sanitarios no secunden con el ejemplo estas campañas, ya que en algunos casos no sobrepasan el 30-35%, actuando como vectores o transmisores del virus hacia la población de alto riesgo a la que atienden”, puntualiza este especialista en geriatría.

Cómo actúan los “vigilantes” de la gripe

Hace más de cinco décadas la Organización Mundial de la Salud creó un programa internacional de vigilancia epidemiológica de la gripe. La OMS recibe información de 112 centros centinelas distribuidos por todo el mundo que recogen muestras que servirán para identificar las cepas que circulan.

Con estos datos se fabrica la vacuna para la siguiente temporada, que incluye los virus que con más probabilidad se van a propagar.

España participa en el programa con tres Centros Nacionales de Gripe: Centro Nacional de Microbiología. Instituto de Salud Carlos III en Madrid; Hospital Clínico de Barcelona; Facultad de Medicina de Valladolid.

La composición de la vacuna de cada temporada se puede consultar en http://www.who.int/influenza/vaccines/virus/en/

Fuente: Ministerio de Sanidad

Noticias

anterior siguiente