Enlaces accesibilidad

Londres acusa a Damasco por la muerte de un médico británico apresado en Siria

  • Abbas Khan fue arrestado en noviembre de 2012 en Alepo
  • La noticia coincide con una crisis sanitaria en la ciudad por los bombardeos

Por

Un miembro del Gobierno británico ha responsabilizado al régimen de Damasco de haber “asesinado de facto” a un médico de esa nacionalidad que ha fallecido en custodio tras haber sido detenido hace un año en plena guerra de Siria.

Abbas Khan, cirujano ortopédico de 32 años, había sido arrestado en noviembre de 2012 horas después de llegar a Alepo para prestar ayuda médica de emergencia, según Londres. Su hermano Afroze ha dicho este martes a la cadena británica BBC que la Agencia Nacional de Seguridad de Siria había prometido que esta semana sería puesto en libertad, pero que la víspera les informaron de que había muerto.

Después, un subsecretario de Estado del Ministerio de Exteriores británico, Hugh Robertson, ha dicho a la radiotelevisión pública que “no hay nada que pueda excusar el trato que (Abbas Khan) recibió por las autoridades sirias, quienes, de facto, han asesinado a un ciudadano británico que había viajado a su país para ayudar a los heridos de guerra”.

El Gobierno siria no ha comentado la información. El Foreign Office ha recordado que había pedido acceso consular a Khan a través de otros países, entre ellos de Rusia y la República Checa, pero las solicitudes fueron continuamente ignoradas por el Gobierno de Damasco. Reino Unido suspendió sus servicios consulares en Siria hace tiempo y ha sido uno de los países que más se han posicionado contra el régimen de Bachar al Asad, hasta el punto de armar a la oposición.

Meses después de que fuera detenido, la madre del médico, Fátima, le encontró en una cárcel de Damasco en terribles condiciones, pues pesaba apenas 32 kilos y casi no podía hablar, según el relato de esta. La familia dice que no ha recibido información sobre las circunstancias de la muerte del cirujano, que deja dos hijos.

Hospitales desbordados

Alepo, la gran ciudad del norte de Siria donde fue apresado, es uno de los lugares donde se han registrado más enfrentamientos en el conflicto que desangra al país desde hace dos años y medio.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (proopositor) ha denunciado que este mismo martes ha sido objeto de un nuevo bombardeo que ha causado 20 muertos y que en los últimos tres días van 120 fallecidos.

Además, Médicos sin Fronteras ha dicho que los hospitales del norte de Alepo se encuentran desbordados ante la llegada de tantas víctimas. “Los médicos se enfrentan a decisiones dificilísimas ante la avalancha de pacientes”, ha lamentado Aitor Zabalgogeazkoa, coordinador de MSF en Siria.

Por su parte, el Gobierno sirio había denunciado este mismo martes en cartas dirigidas a la ONU la muerte la semana pasada de más de cien civiles a manos de "terroristas", como las autoridades denominan a todos los grupos armados opositores, en la localidad de Adra, al norte de Damasco.

Damasco acusa al Frente al Nusra, vinculado a Al Qaeda, la Brigada del Islam y el Frente Islámico. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de la ejecución el pasado día 11 de 32 ciudadanos drusos y alauíes, secta a la que pertenece el presidente Bachar al Asad, en Adra por parte de combatientes islamistas suníes.

Noticias

anterior siguiente