Enlaces accesibilidad

Steve McQueen: "No hay más películas sobre la esclavitud porque todavía avergüenza a la gente"

  •  RTVE.es entrevista al director de 12 años de esclavitud
  • Basada en una historia real, es una de las favoritas para los Oscar de 2014

Por
Steve McQueen: "No hay más películas sobre la esclavitud porque todavía avergüenza a la gente"

Ficha Técnica

Título original: 12 Years a Slave
Año: 2013
Duración: 133 min.
País: Reino Unido
Director: Steve McQueen
Guión: John Ridley (Biografía: Solomon Northup)
Música: Hans Zimmer
Reparto: Chiwetel Ejiofor, Michael Fassbender, Benedict Cumberbatch, Paul Dano, Paul Giamatti, Brad Pitt, Quvenzhané Wallis

Casi siglo y medio después de la Guerra Civil Estadounidense, ¿queda algo por decir sobre la vergonzosa historia de la esclavitud en EE.UU? En el cine, desde luego, es tendencia. Dos de las películas más importantes de este año, Django y Lincoln, lo atacaban desde diferentes perspectivas. Y 12 años de esclavitud, del director británico Steve McQueen, toma el testigo y apunta a ser una de las referencias para los premios de 2014 con sus nueve nominaciones a los Premios Oscar, incluidas película, actor y director.

La película dirigida por Steve McQueen (Hunger, Shame) es la crónica minuciosa del proceso de sometimiento. Está basada en las memorias de Solomon Northup, un hombre negro del norte, libre y culto, que fue secuestrado con la escusa de ser contratado como violinista y embarcado hacia Nueva Orleans donde fue subastado y vendido a un amo sureño. Allí comienza una terrible odisea de humillaciones y de deseo de regresar a su Ítaca y Penélope particulares. Chiwetel Ejiofor, como Solomon, y Michael Fassbender, como su cruel amo, protagonizan un drama duro y emotivo. Benedict Cumberbatch, Paul Dano, Paul Giamatti y Lupita Nyong’ y Brad Pitt, que participa en la producción completan el reparto.

RTVE.es entrevistó a McQueen en diciembre, con motivo de su visita a Madrid para promocionar el estreno de su película.

12 años de esclavitud es prácticamente un anti-Django: rezuma la responsabilidad de mostrar con realismo y crudeza lo que la esclavitud significaba. "Si, sentí la responsabilidad, pero quería esa responsabilidad en mis hombros. Nunca había visto películas así antes y es muy importante verlas en las pantallas. Hay cientos o miles de películas sobre la II Guerra Mundial y el holocausto, pero menos de 20 películas sobre la esclavitud", dice el director.  "¿Por qué no ha habido más películas sobre esclavitud? Creo que la razón es porque la gente estaba muy avergonzada y es entendible el porqué de esa vergüenza".

El director señala directamente a la presidencia de Obama como un factor clave del 'boom' de cintas sobre la esclavitud. "Todo el mundo quería hacer películas como esta antes pero ahora sienten que pueden, posiblemente antes no encontraban financiación, pero ahora sienten que pueden contar la historia a causa de este presidente. El problema es si cuando Obama no sea presidente se harán estas películas. Veremos".

Los mecanismos de la esclavitud

Aunque McQueen, que viene del vídeo-arte y en 2006 ganó el premio Turner, continúa descendiendo a los infiernos (Hunger era la crónica de la huelga de hambre de un terrorista y Shame el desasosegante retrato de un adicto sexual), también frena en Doce años de esclavitud sus estilizadas realizaciones, como si el tema exigiera un mayor respeto formal. La bella atmósfera de Louisiana pone el contrapunto al horror que se desarrolla en sus tierras. "Pienso que la narrativa es la razón de ser: es una historia muy tradicional. En algunos momentos he podido subvertir la forma, pero es una historia clásica, y me gusta la idea de acoger a los espectadores conmigo", explica.  

12 años de esclavitud profundiza en los mecanismos psicológicos de los que nació y ser perpetuó la esclavitud, pero también es la reivindicación de “un auténtico héroe americano”. MvQueen sueña con que el libro de Northup se convierta en un clásico de referencia para los estudiantes, al modo que El diario de Anna Frank lo es sobre el holocausto.

Fassbender, más que actor fetiche

Chiwetel Ejiofor sobrecoge como protagonista. En una escena, el actor mira directamente a la cámara, recordando al espectador que la humillación, el odio e incluso la esclavitud no es un problema solo de hace siglo y medio. “Cuando Salomon mira al espectador, sientes tu responsabilidad y sientes tu presencia viendo la película. Para mí era sobre la idea de quién eres en el contexto de la historia. A veces, somos inocentes, a veces culpable, pero, sobre todo, qué hacemos en nuestras circunstancias”.

Para McQueen, su película no es solo racismo, sino también sobre sexismo, ejemplificado en el personaje de Lupita Nyong’o, que sufre la doble explotación de esclava laboral y sexual. “Hay muchos elefantes a los que no queremos mirar. Está el racismo, el sexismo, etc. Particularmente, en los EE.UU., pienso que no se han centrado lo suficiente en este tiempo histórico pero las consecuencias pueden verse en su población: problemas educativos, crimen, drogas, salud mental. Son las evidencias y los efectos de la esclavitud".

La poderosa presencia de Michael Fassbender, en su papel de violento, salvaje y atormentado amo, acapara la narración con su incapacidad para resolver la disonancia entre su desprecio a los negros y su atracción hacia una esclava. Un nuevo regalo de McQueen para algo más que un actor fetiche. El director no contempla de momento rodar sin Fassbender y su próximo proyecto es un musical con el actor irlandés. “No hay nada que él no pueda hacer, lo único que no sabe hacer es volar”, afirma tajantemente.

Premiada en Toronto, por los críticos de Boston y Washington, a 12 años de esclavitud, McQueen y sus actores les queda mucho recorrido y alfombra roja hasta la entrega de los Oscar en marzo.

La odisea del libro

Doce años de esclavitud, el libro, también sufrió un azaroso destino. Publicado en 1851 fue un éxito inmediato que vendió 27.000 copias en su primer año. Pero el lanzamiento simultáneo de La cabaña del tío Tom, de Harriet Beecher Stowe, eclipsó su proyección como obra abolicionista de referencia.

El libro de Solomon Northup cayó en el olvido durante 100 años hasta que a mediados del siglo XX dos historiadores de Luisiana coeditaron una nueva versión. La película de McQueen no es la primera adaptación. En 1984, el director afroamericano Gordon Parks realizó una tv movie para la PBS con Avery Brooks como protagonista.

Eso sí, desde el estreno estadounidense de 12 años de esclavitud en octubre, se han vendido más de 100.000 ejemplares.

Noticias

anterior siguiente