Anterior Arabia Saudí condena la ley estadounidense que permite demandar a su Gobierno por el 11S Siguiente El sector crítico pide no mezclar la crisis en el PSOE con el debate sobre la abstención a Rajoy Arriba Ir arriba
Los nuevos fluorescente, sin zumbidos ni parpadeos. Universidad de Wake Forest

Los tubos fluorescentes del futuro no parpadean ni hacen ruido

  • Se trata de un nuevo material luminoso uniforme para los tubos luminosos

  • No emite molestos zumbidos ni parpadea; además tiene un color uniforme

  • Tras años de pruebas, pronto comenzará su fabricación a gran escala

|

En la universidad de Wake Forest (Estados Unidos) unos científicos están desarrollando un nuevo tipo de tubo de luz fluorescente menos molesto que los actuales. Su misión: eliminar el parpadeo –invisible a los ojos humanos, aunque molesto– y también el zumbido de fondo (¡bzzzzzz!) que se produce en muchas instalaciones de este tipo, principalmente cocinas de los hogares y oficinas.

La nueva tecnología se llama FIPEL y lleva más de una década en desarrollo. Son las iniciales de «electroluminiscencia inducida en un polímetro mediante un campo eléctrico» (Field-Induced Polymer Electroluminescent) y aunque su nombre suene un tanto extraño el concepto es más sencillo: tres capas de un compuesto especial fabricado con nanomateriales que brillan simulando un resplandor parecido al de las bombillas, más uniforme y agradable al ojo humano.

Gracias a este material el efecto que se obtiene es una luz cálida y blanca muy similar a la de las bombillas convencionales de bajo consumo, pero sin los problemas asociados de los fluorescentes: parpadeo, ruido y tono amarillento. Parte del planteamiento tras el invento es que la bombilla o tubo pueden tener cualquier color y forma, de modo que se pueden fabricar del mismo tamaño que las bombillas y los tubos actuales para que no sea necesario hacer grandes cambios en las instalaciones.

En cuanto a eficiencia energética, su consumo es similar al de las lámparas LED y casi la mitad que el de un fluorescente tradicional. Además, tienen una vida media razonablemente duradera: según sus creadores en el laboratorio hay alguna que lleva funcionando más de diez años.

En su estado actual las lámparas FIPEL pueden fabricarse ya a gran escala y la universidad está colaborando con una empresa externa para comenzar a comercializarlas en 2013. ¿Son pocas la ventajas? Pues hay una más: cuando se pulsa el interruptor de la pared la luz se enciende al instante. Va a ser hora de ir diciendo adiós a esa pausa parpadeante de unos segundos tan característica del encendido los tubos fluorescentes viejos y gastados.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente