Anterior Jordi Cruz y Ángel León ascienden al olimpo de las tres estrellas Michelin Siguiente Puigdemont renuncia a la pensión de expresidente al no considerarse cesado pero seguirá cobrando como diputado Arriba Ir arriba
Espectacular Ángela del panteón de los marqueses de la Gándara del escultor italiano Monteverde
Espectacular Ángela del panteón de los marqueses de la Gándara del escultor italiano Monteverde

Un libro de anécdotas y visitas guiadas a los cementerios para "Todos los Santos"

  • Marta Sanmamed ha escrito el libro  'Aquí yace... o no"

  • "El turismo de cementerios está empezando en España" asegura Marta

  • El Cementerio de San Isidro ofrece visitas turísticas estos días

|

Marta Sanmamed es una artista plástica multidisciplinar a la que apasionan los cementerios. Hace cuatro años fundó el portal pervive.com, dedicado a salvaguardar el patrimonio funerario (entre otras muchas cosas) que recibe más de 10.000 visitantes al mes.  Además es una de las organizadoras del llamado "turismo de cementerios", una iniciativa para descubrir los rincones más especiales de los Camposantos, como las que se han organizado estos días en el Cementerio Sacramental de San Isidro de Madrid.

Y acaba de publicar el libro Aquí yace... o no (Oberon), en el que recoge historias y anécdotas sobre los cementerios. "Este libro -comenta Marta- es el resumen de los tres años de vida de pervive.com en los que hemos paseado por cementerios, descubriendo el arte, las anécdotas, historias increíbles... Y lo hemos reunido todo en papel".

"Es un paseo desmitificador, sin dolor ni miedo, sino con amor por los seres queridos y amor al arte que encierran los camposantos"-asegura Marta-.

"El cementerio hace vecinos de lo más inesperado"

"El libro no quiere aburrir con un aluvión de datos, sobre a quién pertenece cada tumba, el estilo artístico etc..., sino que es como un paseo por los cementerios, que te puede sorprender en cualquier esquina. En el que encuentras una tumba gitana al lado de la de un filósofo, porque el cementerio hace vecinos de lo mas inesperado. O el contraste del panteón inmenso junto a la tumba más humilde. Sin embargo, por grandes o pequeñas que sean las tumbas todas son un recuerdo para los seres queridos".

"Los cementerios son una muestra de amor -asegura Marta-. Nos empeñamos en que sean sitios de psicofonías,  fuegos fatuos o fantasmas, pero yo nunca he visto nada raro. Sólo son lugares para que la gente que va a llorar se pueda sentir acompañado".

"Es una pena -puntualiza Marta- que los cementerios están vacíos, parece que la gente tiene miedo. Y los cementerios tienen que ser un lugar que se visite. Incluso por los niños. Por eso, en las visitas guiadas que hacemos hay grupos familiares. Los niños tienen un concepto más natural de la muerte que los adultos. Somos nosotros los que nos empeñamos en sobreprotegerlos".

La mejores esculturas funerarias

El libro de Sanmamed es una amena recopilación de historias y anécdotas: "Hay de todo -comenta Marta- desde el top ten de las mejores esculturas de escalofrío, las más inquietantes, como la del Beso de la muerte (un espectacular esqueleto alado) hasta conversaciones de cementerio, charlas con enterradores (por cierto que yo me convertí en enterradora por un día para ver lo que se sentía y también cuento la experiencia en el libro)... hay esquelas curiosas, leyendas, y las tumbas más pintorescas, inquietantes e incluso absurdas.. y muchas obras de arte".

"Por eso -comenta Marta- el libro tiene muchas fotos. Es sido riguroso y documentado pero sin ser un ensayo, sin entrar en detalles, solo sensaciones. La intención es que den ganas de visitar los cementerios, porque las sorpresas están garantizadas".

"Turismo y funerario parece que no pega mucho"

Marta también organiza visitas guiadas a los cementerios a través de la web pervive.com.  "El turismo de cementerios está en alza en toda Europa, no hay camposanto que no tenga su visita guiada, su paseo a la luz de la luna, conciertos de jazz,  exposiciones... Muchos cementerios están en una situación delicadísima. Hay algunas tumbas maravillosas, de más de 200 años cuyas familias no pueden atenderlas y habría que preservar estos sitios. Se puede visitar un cementerio y descubrir muchísimas cosas sin necesidad de ser un friki".

"El turismo de cementerios permite descubrir auténticas joyas escultóricas y arquitectónicas -según Marta-. Esta actividad todavía no tiene nombre. Nadie sabe muy bien lo que es esto, porque turismo y funerario parece que no pega mucho. Yo lo llamo "turismo de cementerio". Somos como senderistas o  buscadores. Los que nos metemos en un cementerio descubrimos un lugar de paz. Los cementerios suelen ser muy seguros, no te pasa nada. Y es terapéutico, se te quitan muchas tonterías y ves la realidad de la vida, que en algún momento se va a acabar".

"Hay algunas visitas a cementerios muy interesantes, con mapas muy bien hechos. Una de las mejores es la del cementerio de San isidro, que es del Siglo XIX. Para reservarla sólo hay que entrar en cementeriodesanisidro.com o en pervive.com. Las visitas guiadas se llaman 9 días ad eternum y cuestan 6 euros. El paseo comienza todos los días a las 11:30 de la mañana hasta el día 4 de noviembre. Es un precio especial con el que se trata de autofinanciar la restauración y el cuidado de algunos panteones en peligro. Nosotros no podemos tocarlos, porque son propiedad particular, pero queremos que haya un mantenimiento. Y la iniciativa está resultando un éxito. La gente lo apoya y lo hacemos entre todos. Porque el pasado es de todos".

"Un susto de muerte"

"También tienen mucho éxito las visitas nocturnas -comenta Marta-. Por ejemplo, en el cementerio de Poble nou, con velas música y poemas, que reúne a más de 700 personas cada año. A mí me invito el presidente de la asociación de cementerios de Europa. Porque España tiene casi 20 camposantos incluidos en esa ruta".

"Durante el recorrido, yo me perdí por cotillear. Me metí por donde no debía y me di de bruces con el Beso de la muerte, esa gigantesca escultura alada de la Parca.  ¡Y el susto que me dió fue de muerte!. Porque con luna llena yo veía a un espíritu con unas alas gigantescas. Estuvo a punto de darme algo".

Pervive.com

"Pervive.com -nos comenta Marta- también es un espacio de recuero para las familias. Cuando quieren abren un memorial, que es un recuerdo a sus seres queridos y cuelgan fotos, videos... o les dejan palabras. Por otro lado es un firme defensor del patrimonio funerario no solo de España sino de otros países. Por ejemplo informamos sobre los impresionantes cementerios. Siempre estamos ampliando información y contenidos".

"Cada vez tenemos más visita (más de 10.000 al mes, con un pico enorme en Todos los Santos). Tenemos muchas entradas de Méjico, donde ven la muerte de forma muy diferente. Y el portal está creciendo a una velocidad vertiginosa. Hace tres años era rarísimo ver una foto de una tumba en Internet y ahora compartimos millones. ¡Es imparable!.Yo creo que esta normalización de los cementerios es sana".

"El de Niembro es el cementerio más bonito de España"

Después de recorrer los cementerios de medio mundo, Marta asegura que "El de Niembro (Asturias) es el más bonito de España. Es como San Michele, un islote de tierra pequeñito al que sólo se puede ir cuando baja la marea. Es un delirio para muchas productoras de cine y televisión que quieren rodar allí. ¡es espectacular!".

"También me gustan mucho el cementerio Marino de Comillas, donde un ángel exterminador  brutal te recibe encima de un arco gótico. Es increíble. También me gustan los gallegos, los pequeñitos con encanto. Y en cuanto a Monumental, el de Montjuïc es el número uno".

"Y el cementerio de Monturque es una joya que tiene una cisterna romana única en el mundo (por ello es el único de Europa considerado como Bien de Interés Cultural). La verdad es que es difícil quedarse con uno porque hay auténticas joyas"-comenta Marta-.

Por último hemos preguntado a Marta si va a celebrar Halloween en un cementerio. "Por la mañana si, estaré haciendo una visita guiada. Pero nunca he unido Halloween a los santos y los difuntos. No me veo disfrazada de momia o zombi en un cementerio. Cuando terminemos la visita de cementerio me iré a celebrar Halloween. No son fiestas antagónicas. Y a mí, todo lo que sea una fiesta me gusta".

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente