Enlaces accesibilidad

Bruselas: España puede cumplir el 6,3% de déficit y el Gobierno "hará todo lo posible" para lograrlo

  • El vicepresidente de la CE: las ayudas a la banca pueden no contarse como déficit
  • De Guindos insinúa que España puede asumir la deuda por el rescate a la banca
  • Dice que la recapitalización directa interesa "por el bien de la UE", no por el de España

Por
Olli Rehn da su apoyo a las reformas impulsadas por el gobierno español

El vicepresidente económico de la Comisión europea, Olli Rehn, ha señalado en Madrid que España tiene "a su alcance" terminar este año con un déficit público del 6,3% -el objetivo marcado por la Unión Europea- y se ha mostrado "seguro de que el Gobierno español hará todo lo posible para alcanzarlo".

El comisario europeo responsable de Asuntos Económicos ha realizado estas declaraciones después de reunirse en La Moncloa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y -de forma separada- con el gobernador del Banco de España, Luis Linde, y con el ministro de Economía, Luis de Guindos.

Además, Olli Rehn ha reconocido que el impacto de las ayudas a la banca "se traten de forma externa y no afecten a total de déficit". "La decisión debe venir de Europa, y hay diversas opiniones entre los distintos países", ha advertido el comisario, quien ha recordado que ya se hizo así en el caso de otros países ayudados y que "la UE debe tener unidad de actuación con lo hecho en otros países".

Guindos: España puede asumir la deuda por la ayuda a la banca

Preguntado sobre la posibilidad de que pueda aplicarse la recapitalización directa a la banca española -lo que evitaría que las ayudas a las entidades contasen como deuda pública del Estado-, el ministro de Economía español, Luis de Guindos, ha destacado que España pedirá 40.000 millones de euros al fondo de rescate, el equivalente a una deuda del 4% del PIB.

Vista esa cantidad, el ministro ha subrayado que el Gobierno español quiere sacar adelante que las ayudas europeas puedan inyectarse directamente en las entidades "por el bien de la Unión [Europea]". La defensa de la recapitalización directa "no se deriva tanto del caso doméstico como del de Europa, para que no se repitan errores en el futuro", ha añadido De Guindos.

"España apoya la unión bancaria porque es decisiva para el avance de la UE. No está mirando en ningún caso sus intereses propios, sino que cree necesario avanzar en esa unión bancaria. Es bueno mucho más allá de las necesidades a corto plazo de la banca española", ha reiterado el responsable español de Economía.

Sobre ese asunto, Olli Rehn se ha mostrado convencido de que todos los países de la UE van a respetar los compromisos alcanzados en la cumbre de junio, incluidos los referentes a la recapitalización directa de los bancos. Respondía así a la declaración conjunta de Alemania, Holanda y Finlandia que la semana pasada mostraron sus reticencias a esa fórmula y negaron cualquier posibilidad de que la totalidad de la ayuda a la banca española pudiera acogerse a esa fórmula para evitar que lastre la deuda pública española.

Rehn no descarta usar la ayuda sobrante de la banca para otros fines

A las preguntas de los periodistas sobre si el resto del rescate bancario podría utilizarse para otros fines distintos que ayudar a las entidades, el comisario ha respondido que "son buenas noticias saber que España no tendrá que utilizar finalmente toda la cantidad", y ha indicado que "no debemos adelantar conclusiones: primero vamos a ver cómo evoluciona el sector bancario y, después, vamos a ver si utilizar o no esas cantidades".

De esta forma, Rehn no ha descartado la vía abierta por el Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (FEEF), que permite reutilizar el sobrante de una línea de crédito para un fin diferente del original previsto, aunque para eso se debe solicitar de nuevo al Eurogrupo, deben autorizarlo también la CE y el BCE, y deben negociarse nuevas condiciones que aparecerían en un memorando de entendimiento específico.

Sobre la posibilidad de que España pida un nuevo rescate, el ministros ha reiterado lo ya dicho por el presidente Rajoy: el Gobierno está analizando "con cuidado y atención" las condiciones ligadas a esas peticiones de ayudas financieras y, "con ello, tomará una decisión". Se tendrá en cuenta, ha añadido, "el bien de la economía española, pero también el de la UE: una decisión de este tipo afecta no solo a España, sino al conjunto de la UE".

A ese respecto, Rehn ha reiterado que el Gobierno español no ha realizado ninguna solicitud a la Comisión Europea para una nueva ayuda. Y, de nuevo, como ha señalado en numerosas ocasiones la Comisión, ha señalado que el Ejecutivo comunitario cuenta con las herramientas apropiadas y está listo para ayudar a cualquier Estado miembro que solicite asistencia financiera.

Sobre las condiciones que podría exigirse por ese nuevo préstamo, el vicepresidente económico ha reiterado que "las condiciones se basan en recomendaciones específicas de cada país, que fueron decididas por los 27 Estados miembros de la UE en julio, y habría un conjunto claro de prioridades políticas y calendarios claros sobre la base de esas recomendaciones específicas para cada país".

Noticias

anterior siguiente