Enlaces accesibilidad

El juez apunta en su último auto que Urdangarin y Torres estaban "al mismo" nivel en Nòos

  • Dice que no es convincente el papel que se atribuyó el duque en su declaración
  • El juez Castro indica que no se produjó una desviculación total de las empresas
  • El abogado de Urdangarin no quiere hacer valoraciones todavía
  • Castro desestima la citación de los intermediarios del rey con su yerno

Por
El juez no cree a Urdangarin

El juez instructor del caso Nòos, José Castro, mantiene después de interrogar a Iñaki Urdangarin que el duque de Palma, y según la aportación de los testigos, "siempre estuvo detrás del entramado societario" investigado por presunta malversación de fondos públicos. 

"Declaraciones de imputados en sede judicial, cuya parcialidad en esta cuestión no se advierte, le sitúan (al duque de Palma) como rector" del grupo de empresas ligadas al Instituto Nóos "al mismo nivel" que su socio, Diego Torres, indica Castro en un auto sobre el que informan este miércoles los diarios El Mundo y El País.

Sobre este auto el abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Sala, ha declinado hacer valoraciones y ha recalcado que él se ciñe al "procedimiento". Asimismo, el abogado ha señalado que tampoco conoce la decisión del juez José Castro de no tomar declaración al conde de Fontao y abogado de la Familia Real, José Manuel Romero.

En su comparecencia judicial, el marido de la infanta Cristina atribuyó a Torres las responsabilidades de gestión de las empresas investigadas y aseguró, recuerda el magistrado, que "se desvinculó totalmente" del Instituto Nóos desde el 20 de marzo de 2006, "siguiendo las recomendaciones que se le hicieron desde" la Casa Real.

Este martes se conoció también que la Fiscalía Anticorrupción estudia solicitar dos millones de euros al yerno del rey, como fianza de responsabilidad civil. 5,8 millones recibió el Instituto Nóos, organización sin ánimo de lucro, de las administraciones balear y valenciana, que presuntamente fueron a parar a empresas participadas por Iñaki Urdangarin y su essocio Diego Torres. 

Todo apunta a que no hubo desvinculación

"Ninguna trascendencia penal tiene el conocer en concreto cuáles fueron aquellos supuestos consejos o instrucción, y sí que la tiene, y mucha, el establecer si don Iñaki Urdangarin Liebaert abandonó realmente a partir de esa fecha sus actividades de negocio relacionadas" con el Instituto Nóos, argumenta Castro.

Según su criterio, "todo apunta a que tal desvinculación no se produjo, ya que existen sobrados indicios" de que tras esa fecha desempeñó el cargo de presidente del consejo asesor de la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social, que dirigía Torres, "y no acaba de convencer" su explicación de que su labor se limitaba a asuntos deportivos.

Para Castro, el testimonio de Urdangarin queda cuestionado por el de "innumerables testigos" que ante la policía han declarado que "siempre estuvo detrás de todo el entramado societario", algo que también han declarado ante el juez varios imputados y "viene avalado por la numerosa documentación intervenida".

"Por si todavía cupiere alguna duda", agrega el instructor, el duque de Palma admitió que en 2007 actúo como mediador entre Diego Torres y el Govern balear para que el primero cobrara una deuda que tenía con él la administración autonómica.

Esta mediación, hecha "con fuertes dosis de apremio" por Urdangarin ante el exdirector general de Deportes José Luis "Pepote" Ballester, imputado también en el caso Palma Arena, motivó "la ruptura de la amistad que le unía a su interlocutor", detalla el juez.

Urdangarin reconoció "puntuales negocios" con Torres

Agrega que el duque de Palma también reconoció "puntuales negocios" con Torres tras desvincularse formalmente de Nóos, porque consideraba que la recomendación de la Casa del Rey de apartarse de su socio se limitaba a "no mantener con él asociaciones mercantiles a largo plazo".

Como el hecho de que el esposo de la infanta Cristina obedeciera o no la indicación del rey no es "constitutivo de infracción penal", el juez Castro desestima la petición del sindicato Manos Limpias de que llame a declarar al asesor de la Casa Real José Manuel Romero.

El auto dictado este martes por el juez instructor también rechaza la petición de Manos Limpias de que declare el secretario de las infantas, Carlos García Revenga, pero admite la procedencia de citar como testigo a Julita Cuquerella, secretaria de Urdangarin, a la que cita para el 20 de abril en Barcelona.

Además, la notificación del juez desestima otros recursos de las partes, reordena las declaraciones de testigos previstas para fechas próximas en Valencia y Madrid y admite la petición de la fiscalía de ordenar informes sobre varias cuentas bancarias relacionadas con la investigación.

Noticias

anterior siguiente