Anterior El Gobierno de Venezuela impide la candidatura electoral de María Corina Machado y otros opositores Siguiente El número de parados registrados bajó en 74.028 personas en julio, con lo que el total se situó en 4.046.276 Arriba

Comando Actualidad. Vivo en el paraíso

  • Los reporteros de Comando visitan unas viviendas muy especiales

  • Viajamos al Parque de Doñana, al Parque Nacional del Atlántico y a la Catedral de Burgos

|

No es cuestión de dinero: aunque le sobre, nunca podrá vivir en estos paraísos. Sólo unos privilegiados tienen su casa de el Parque de Doñana, en la Isla de Ons... o en la misma Catedral de Burgos.

En el Parque Natural del Atlántico, en la Isla de Ons, vive y trabaja Fernando. Es el propietario de uno de los tres bares que sirven a diez vecinos. Aquí nadie se mueve en coche, sólo un pequeño tractor les lleva de un lugar a otro. Esther y Arturo se sienten privilegiados. No cambian su casa por nada... y eso que les han ofrecido grandes cantidades. Comen lo que pescan y lo que cultivan... les basta abrir la ventana para encontrar su despensa: el Atlántico.

Matías vive en una catedral. La única de España que es Patrimonio de la Humanidad. Junto a su hermana, custodia la catedral de Burgos. Su trabajo de sacristán consiste en abrir sus más de treinta puertas a los fieles y en ayudar en misa. Con más de cincuenta años nunca ha dejado de ser un monaguillo con casa a costa de la Iglesia. Su "vivienda" tiene ochenta metros de altura y con él subimos a lugares donde nadie más que él tiene acceso.

Merche vive en una casa con un "jardín" de cien mil hectáreas, mil kilómetros cuadrados. Como ella, otras catorce familias comparten esta "parcela". Son los vecinos del Parque Nacional de Doñana. Biólogos, cuidadores y sus parejas e hijos viven entre humedales, bosques, fauna de todo tipo...

Son lugares que quizá haya visitado, pero donde nunca podría plantearse construir una casa. Aunque quizá con un buen desembolso, Silvia le venda una de las cinco viviendas que tiene en plena Plaza Mayor. En la misma imagen de postal que promociona Madrid hay vecinos que pagan cincuenta euros al mes. Las rentas antiguas conviven con apartamentos de lujo a más de un millón de euros.

Historias de vecinos muy particulares que se sienten privilegiados por vivir donde viven.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente