Enlaces accesibilidad

¿Cómo se cuida a las aves tras la marea negra?

También te puede interesar: Especial 'Las aves' en '30 años sin Félix'

Por
 Un equipo de científicos tratan a un alcatraz atlántico encontrado en el Golfo de México
Un equipo de científicos tratan a un alcatraz atlántico encontrado en el Golfo de México REUTERS REUTERS/Sean Gardner

La gran mancha de petróleo se acerca cada vez más a las costas del Golfo de México y los parques naturales de Luisiana, donde intentan refugiarse gran cantidad de aves amenazadas por la marea negra.

La recuperación de las aves marinas es uno de los puntos más delicados tras un desastre ecológico. Cientos de especies son alcanzadas por el petróleo y necesitan la ayuda humana para liberarse de uno de sus peores enemigos.

Tanto los picos como los ojos pueden sufrir irritaciones. Aunque uno de los mayores daños provocados por el petróleo es que puede afectar a la capacidad de volar y de flotar de las aves. Sus principales características de supervivencia.

Hay protocolos para la rehabilitación de estos ejemplares, como el realizado por SEO / Birdlife tras la catástrofe del Prestige en Galicia en noviembre de 2002.

1. La recogida

Es preciso acercarse al ave afectada interponiéndose entre ella y el mar, para evitar su huida. La recogida tiene que ser rápida y decidida, para que las aves no se agiten y sufran lo menos posible.

Habitualmente, ayudados por una toalla, para facilitar la inmovilización y sujección de los animales, hay que quitarle los restos de petróleo frotando con una tela o papel, algo que sólo debe hacer personal especializado.

Otro de los aspectos importantes para conseguir la rehabilitación de estas 'especies petroleadas' es buscar signos de shock en las aves, porque los ejemplares empapados en petróleo pueden sufrir hipotermia, deshidratación y  estar hambrientos.

2. Rehabilitación

Los agentes forestales llevan a los ejemplares afectados a los centros de estabilización. Las aves se instalan en habitaciones tranquilas y templadas para poder descansar y disminuir el estrés. Posteriormente son trasladadas a los centros de rehabilitación donde reciben asistencia veterinaria especializada.

Se les administra glucosa para ayudarles a superar la deshidratación, incluso hay soluciones basadas en carbón vegetal que les pueden ayudar a absorber todo el petróleo ingerido.

Cuando han alcanzado la temperatura, el peso y los parámetros sanguíneos adecuados, son sometidos al lavado. Después del secado, en instalaciones adecuadas, las aves pasan gradualmente a las piscinas, para que recuperen la impermeabilidad de su plumaje.

A los animales se les alimenta a mano hasta que pueden pescar con su propio pico.

3. Suelta

El plazo de reintroducción de estos ejemplares en su hábitat puede variar desde una semana hasta más de mes y medio de rehabilitación.

Los ejemplares que tienen las plumas manchadas levemente, pueden ser devueltos a su hábitat en un plazo de siete a diez días. Los más afectados pueden tardar hasta 45 días en volver a su medio.

Los animales estarán preparados para ser liberados cuando su comportamiento sea normal, cuando su examen físico sea favorable, cuando recupere el peso normal de la especie, cuando la impermeabilidad sea perfecta en todo el cuerpo y cuando todos los parámetros sanguíneos estén dentro de la normalidad.

Noticias

anterior siguiente