Enlaces accesibilidad

MSF: "La devastación es enorme y el caos total en Puerto Príncipe"

  • "Hay cientos de miles de heridos en las calles que no pueden ser atendidos"
  • "Desde los escombros se oyen gritos de la gente que se ha quedado dentro"
  • Las ONGs PLAN y Cruz Roja describen la terrible situación en la capital

Por
Testimonios de algunos supervivientes del terremoto de Haití

CUENTAS BANCARIAS PARA AYUDA A HAITÍ

PLAN:

Santander: 0049 0001 56 2010025526

BBVA: 0182 4018 14 0208515929

La Caixa: 2100-2927-90-0200054649

sms con la palabra PLAN al 25152 

Entreculturas:

Banco  Santander: 0049 0496 83 2010200200

BBVA: 0182 4000 62 0208002127

Teléfono 902 444 844

Unicef España:

Teléfono: 902 255 505

www.unicef.es

Solidaridad Internacional

Banco  Santander: 0049-0001-54-2210042242

Caja Madrid:  2038-1001-37-6000888882

Cáritas Española

Teléfono 902.33.99.99.

Banco Santander: 0049-1892-64-2110527931

BBVA: 0182-2000-21-0201509050

La Caixa: 2100-2208-39-0200227099

Banesto: 0030-1001-38-0007698271

Caja Madrid: 2038-1028-15-6000969697

"La devastación es enorme y el caos total en Puerto Príncipe" ha explicado a RTVE.es el director de Comunicación de Médicos Sin Fronteras (MSF), Jaume Codina, tras conseguir contactar con su personal en la zona tras el devastador terremoto de magnitud 7 en la escala Richter (ver ficha técnica) que ha destruido gran parte de la capital haitiana, y cuyos habitantes han deambulado por las calles esta noche.

La naturaleza ha golpeado en esta ocasión al país más pobre de América

"Hay cientos de miles de personas heridas en las calles, con fracturas y cabezas abiertas, que no pueden recibir asistencia médica", les ha dicho el coordinador de MSF en Puerto Príncipe, Hans van Dillen, según Codina, que explica que las instalaciones sanitarias de esta ONG son de las pocas que están operativas en la capital haitiana, en cuya área metropolitana residen 1,7 millones de personas.

El director de Comunicación de MSF ha añadido que muchas instalaciones médicas de la ciudad han resultado "muy dañadas" por el terremoto y se da una situación de "clara incapacidad" para tratar a los heridos.

Codina, que aclara que las comunicaciones con Haití son muy difíciles y que por el momento es imposible dar una cifra de damnificados, ha informado de que sus instalaciones de asistencia sanitaria en Puerto Príncipe han resultado dañadas y algunos pacientes y trabajadores pueden haber resultado heridos, si bien aún intentan localizar a parte de su personal en la zona, unas 800 personas entre locales y extranjeros.

Su centro de traumatología Trinidad, ha quedado gravemente dañado, mientras que en la Maternidad Solidaridad están acogiendo a heridos, pero han tenido que evacuar de pisos superiores a embarazadas, nuevas madres y recién nacidos, según el responsable de MSF. El centro de salud del barrio de Martissant también ha resultado muy dañado y se han instalado hospitales de campaña en la calle, donde están recibiendo heridos por centenares, "sobre todo con traumas, fracturas y quemaduras".

Según Codina, los médicos de la ONG están recibiendo pacientes incluso en sus propias casas, que se han convertido en "dispensarios improvisados".

Además, unos 80 cirujanos y nefrólogos de MSF van ya camino de Puerto Príncipe y hay un avión de carga con material humanitario y de asistencia sanitaria preparado en Panamá para volar hacia Haití, a la espera de que se determine si es posible aterrizar en Puerto Príncipe o hacerlo en uno de los aeropuertos de República Dominicana.

"La situación es muy, muy mala"

Desde la ONG PLAN, que trabaja en Haití desde 1973, informan a RTVE.es de que han podido contactar a través de Skype con uno de sus cooperantes, Samuel Lucien, que ha descrito como "muy, muy mala" la situación en Puerto Príncipe, aunque cuando se produjo el terremoto estaba fuera de la capital con un equipo de cooperantes y aún no han podido volver a casa porque las carreteras están devastadas. "Todo está ha destruido", les ha contado.

Según ha explicado la ONG, la sede de PLAN en Puerto Príncipe ha quedado destruida y no se puede trabajar en ella, aunque por el momento no tienen constancia de víctimas mortales entre sus cooperantes.

La ONG, que tiene en marcha proyectos en diez ciudades haitianas, además de Puerto Príncipe, ha habilitado una ayuda inmediata de 100.000 dólares y está enviando a varios expertos en emergencias a la zona.

Por su parte, Cruz Roja Española ha logrado contactar con su delegada en Haití, Barbará Ballés, también a través de Skype, y les ha contado que ha podido recorrer parte de la ciudad en moto y ha comprobado "que hay muchos heridos y muertos en las calles" y que los hospitales "están derrumbados total o parcialmente" y que hay barrios enteros devastados.

"Desde los escombros se oyen gritos de socorro de  los que se han quedado dentro"

Otra cooperante, de la ONG italiana de la Asociación de Voluntarios para el Servicio Internacional (AVSI), Fiammetta Cappellini, ha relatado que "desde los escombros se oyen gritos de socorro de los que se han quedado dentro y los parientes se desesperan por la impotencia".

El testimonio de esta mujer, recogido por Europa Press, narra "el  panorama devastador" en que se ha convertido la isla caribeña y, en especial, su capital, Puerto Príncipe, donde "las  calles se han convertido en una trampa" y, en toda la ciudad, "la gente se queda en la calle, unos porque ya no tienen casa y otros  porque temen una nueva sacudida".

Cappellini ha explicado que fueron dos los terremotos y que, tras ambos, "los edificios más importantes habían desaparecido, bloques enteros de varios pisos estaban a ras del suelo y, un supermercado muy conocido, que a esa hora tenía que estar lleno de gente, estaba reducido a ruinas".

"Por las calles vagaban personas presas del pánico y de histeria, heridos buscando ayuda, luces de alta potencia colocadas para poder continuar con las actividades de rescate y todos los medios de la misión de la ONU movilizados para ayudar, aunque sus mismos trabajadores habían sufrido daños graves", ha matizado. "Rezad por este  país en desgracia", ha concluido la cooperante.

Los heridos y los cadáveres, en las calles

La emisora haitiana Radio Metropole indica en su web que mientras la ayuda internacional comienza a organizarse, "los haitianos apilan los cadáveres en las calles devastadas de la capital y otros buscan sobrevivientes y muertos entre las ruinas", informa Efe.

"El caos reina en las calles de Puerto Príncipe, donde varias decenas de miles de personas están en la calle, incluidos heridos graves que reclaman atención médica", agrega Radio Metropole, medio que, junto al resto de los del país, empiezan a actualizar sus informaciones tras quedar congelados en un primer momento, aunque ninguno se atreve a dar cifras.

Según Haiti Press Network, miles de personas han "dormido", o mejor pernoctado, en las calles de Puerto Príncipe, que "han servido de refugio a los habitantes de la capital que huyeron de sus casas en ruinas".

Tanto Haiti Press Network como la página digital de Radio Metropole describen el panorama en Puerto Príncipe como desolador o dantesco, con "cadáveres abandonados sobre el pavimento" y "destrucciones enormes e indescriptibles" en las edificaciones.

"La ciudad es muerte"

Los medios confirman que el edificio de la ONU se vino abajo con el terremoto y mencionan también daños muy importantes en la catedral de Puerto Príncipe, el Palacio Presidencial, los ministerios de Finanzas, Obras Públicas y Comunicación, numerosas escuelas y colegios, y el hospital de Peitonville, un suburbio de la capital.

"La ciudad es muerte. Una parte de Haití se ha destruido", subraya Haiti Press Network.

Radio Metropole publica en su web una lista "no exhaustiva y sujeta a cambios" con los edificios importantes "fuertemente dañados o destruidos totalmente" por el sismo, en la que aparecen, además de los ya mencionados, los hoteles Christopher, Montana y Karibé, y la embajada de Francia.

Muchas partes de la ciudad se encuentran sin electricidad, por lo que la gente se ha reunido en las calles alrededor de hogueras que han encendido.

Noticias

anterior siguiente