Enlaces accesibilidad

Condenan a seis meses de cárcel a dos mossos por pegar y humillar a un detenido

  • La Audiencia de Barcelona califica su conducta de "prepotente, desproporcionada y vejatoria"
  • Los dos agentes detuvieron a la víctima como presunto autor del robo a dos turistas
  • Le agredieron y le amenazaron antes de dejarle en libertad sin cargos
  • Una mujer que fue detenida como cómplice presenció los hechos

Por
La Audiencia de Barcelona ha condenado a seis meses de prisión por un delito contra la integridad moral y a una multa de 450 euros por una falta de lesiones a dos mossos d'Esquadra que pegaron y humillaron a un hombre que fue detenido por robar a unas turistas en el barrio de la Barceloneta de la capital catalana. 

La Sección Octava considera que "no existe ninguna duda acerca de la conducta prepotente, desproporcionada y vejatoria que desplegaron los acusados" contra el hombre, que después resultó ser inocente

Testimonio clave

La condena se basa principalmente en el testimonio de Eva M., una mujer a quien los Mossos detuvieron junto a la víctima como encubridora y que también denunció maltratos, aunque la Fiscalía pidió que se archivara la causa para los tres mossos a quienes se les imputaban por falta de pruebas suficientes

Con todo, la sentencia condena a los dos agentes autonómicos, Nicolás Jesús Ledesma y Laura Cañas, por los maltratos que la víctima sufrió durante su detención y dentro de la comisaría de Nou de la Rambla, pero no por los que denunció haber padecido en las dependencias de Les Corts, dado que la Fiscalía no acusaba por esos hechos.

El tribunal afirma tener claro lo que sucedió la noche del 1 de octubre de 2006, pero por respetar el principio acusatorio no entra a valorar los presuntos maltratos ocurridos en el interior de la comisaría de Les Corts, ante la "vaguedad y falta de concreción" del escrito del fiscal sobre lo ocurrido en esas dependencias policiales.

Delito "no grave"

Además, el fallo no califica el delito como grave porque en la conducta de los mossos "primó el afán de conseguir a cualquier precio encontrar a los presuntos agresores de las chicas", que habían huido.

Los hechos se remontan a la madrugada del 1 de octubre de 2006, cuando los procesados detuvieron a un hombre por presuntamente atracar a dos turistas y abusar sexualmente de una de ellas.

Los procesados le agredieron, le amenazaron y le vejaron antes de dejarle en libertad sin cargos.

Noticias

anterior siguiente