La devaluación del bolívar lanza a los venezolanos a los centros comerciales