Enlaces accesibilidad

Mundial de Natación 2019

Jessica Vall: "Los nadadores no ganamos lo que nos merecemos para todas las horas que le dedicamos"

  • La veterana de la delegación española afronta con “ambición” su cuarto Mundial y otros proyectos
  • Sigue el Mundial de Natación en directo, del 12 al 28 de julio en +tdp y RTVE.es

Por
Jessica Vall, tras nadar una final en el Europeo de Glasgow (2018)
Jessica Vall, tras nadar una final en el Europeo de Glasgow (2018) EFE

Jessica Vall va a ejercer de líder de la delegación de la natación española en Gwangju, un equipo “pequeño”, según su propia definición. La barcelonesa afronta el campeonato con la misma ambición que otros proyectos para hacer más grande este deporte y para mejorar las condiciones de quienes aspiran a dedicarse profesionalmente a él.


La bracista se ha enrolado en uno de los equipos de la nueva Liga Internacional de Natación, una competición al margen de las federaciones, que dará comienzo en otoño. Pero eso será después del Mundial, el cuarto para esta bióloga de 30 años. Antes de viajar a Corea del Sur, la estrella del CN Sant Andreu atendió por teléfono a RTVE.es para analizar este campeonato y sus perspectivas personales.

Pregunta: En las últimas competiciones tus marcas son poco a poco mejores. ¿En qué estado llegas al Mundial?

Respuesta: Tuve problemas de cara al Open de España, clasificatorio para el Mundial, porque sufrí una lesión en el pie y algunos problemas personales. Tuvimos que superarlo, y aunque a veces me sigue molestando el pie, en esta parte de la temporada nos hemos puesto para entrenar al 100% y coger el ritmo de competición en las carreras internacionales, que me motivan mucho. Cada vez que me he tirado al agua he tenido mejores sensaciones. Así que llego con muchas ganas.

P: En tu web dices que el mejor recuerdo de tu trayectoria deportiva es el del primer Mundial, en Barcelona, tu ciudad... ¿por encima del bronce de Kazán, que es tu mejor resultado internacional?

R: Cualquier experiencia te revuelve emociones. La medalla de Kazán fue inesperada y me abrió los ojos. Pero en Barcelona fue muy especial porque estaba rodeada de mis amigos y mi familia. Aquí no estamos acostumbrados a competir con tanto público y el Palau Sant Jordi estaba abarrotado. Además era mi primera gran competición internacional. Mi objetivo era estar en semifinales y cuando lo conseguí fue un momentazo.

P: Y para este de Gwangju, ¿cuáles son tus objetivos?

R: Voy a nadar las tres pruebas (de braza, 50, 100 y 200 metros). Tengo que ir pasando fases. Me gustaría estar en las tres finales, aunque en las pruebas de velocidad es más difícil. Pero también estamos trabajando mucho la velocidad y me da un plus para competir en el 200 con más recursos para afrontar la estrategia. Podemos ser ambiciosos con eso.

P: En los últimos meses han ido apareciendo jóvenes nadadoras en la élite, aunque en principio las supercampeonas Efimova y King están a otro nivel. ¿Crees con las competidores de la nueva generación la competición va a estar más difícil?

No lo veo así. Sí que la actual plusmarquista mundial, Rikke Møller Pedersen, lo ha dejado (con 30 años), pero están las de siempre, Efimova, ahora vuelve Micah Lawrence, las japonesas… Al final da igual el nombre y el nivel es el mismo. Yo tengo que trabajar para mejorar mis marcas.

P: En las redes sociales, tus seguidores hacen un gesto cruzando dedos de las dos manos. ¿Qué significa?

R: Es mi club de fans de mi entorno más cercano aunque no van a poder estar en Gwangju. Aunque me llamo Jessica, todos me llaman Xer, Xer Vall. Así que hacen una equis y una uve por las iniciales. Pero yo una vez hice el símbolo y me lié. (Se ríe).

P: Después del Mundial también estás inscrita en la nueva Liga Internacional de Natación. ¿Cómo te has incorporado a esta competición?

R: Es una propuesta que parte de Katinka Hosszu, quien lleva diciendo desde hace unos cuantos años que la natación es muy sacrificada, que no se ganaba suficiente dinero... Entonces junto a un empresario ruso han creado la ISL con cuatro equipos norteamericanos y cuatro europeos que se van a enfrentar entre ellos, para dar más visibilidad a la natación y profesionalizarla. Para mí es un doble orgullo formar parte de esta liga y que Katinka me haya llamado para su propio equipo porque creo que es algo que marcará la historia y abrirá la puerta a otros nadadores que sí podrán dedicarse profesionalmente... Porque nosotros no tenemos un salario bueno, necesitamos ayuda de patrocinadores y me parece que no cobramos lo que nos merecemos para todas las horas que le dedicamos

P: Aunque estarás centrada en Gwangju, estamos en un año preolímpico. ¿Tienes en mente Tokio 2020?

R: Más que yo, quien lo tiene en perspectiva es mi entrenador Jordi (Jou), que hace una preparación pensada en un ciclo (olímpico). Mi primera parada es Gwangju, luego un poco de vacaciones y después la ISL. Son dos grandes objetivos que no tapan el de Tokio, pero tengo que disfrutar el camino de cara a los Juegos.

P: Eres una de las veteranas de la delegación española, y en cierto modo compartes galones con Ona Carbonell. ¿Cómo ves la participación del equipo nacional?

R: Somos una de las grandes delegaciones en el conjunto de los deportes acuáticos. Ona Carbonell es muy buena amiga y espero que lo haga muy bien. He visto su nueva coreografía y se me ponen los pelos de punta. En un campeonato internacional es importante tener veteranos y gente joven. La delegación española es un poco pequeña, pero tenemos esa mezcla y nos podemos ir contagiando.

Deportes

anterior siguiente